PAN-gobierno en evidencia

PAULINO CÁRDENAS

Si se demuestra la actuación indebida de Eduardo Medina-Mora, ex procurador general de la República y hoy embajador en la Gran Bretaña, de haber autorizado en 2007 a la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, la ATF norteamericana, el operativo Rápido y Furioso de paso ilegal de armas de Estados Unidos a México, se podrá constatar “la sumisión” que el gobierno tiene con respecto a Washington, acusó el senador priísta Carlos Jiménez Macías. Por tanto, el ahora diplomático deberá probar cabalmente ante el Senado de la República que no fue como el legislador afirma.

Para defenderse, Acción Nacional en el Senado denunció que el gobierno de Estados Unidos ha pretendido ‘desestabilizar a México’ a través de los operativos ‘Receptor Abierto’ aprobado por el gobierno de George W. Bush, que luego cambió de nombre al de ‘Rápido y Furioso’ en la administración de Barack Obama. Esos operativos –y  otros de los que probablemente “no sabemos todavía”–, consisten en dejar pasar por tierra a través de nuestras fronteras, armas compradas en la Unión Americana, dizque para seguirles la pista en el lado mexicano y poder atrapar narcotraficantes.

En medio de la andanada de acusaciones panistas contra el líder del tricolor Humberto Moreira, el PRI, junto con el PRD, denunciaron el ‘doble discurso’ del gobierno panista asegurando que de esos operativos ‘ya estaba enterado y no se informó nada al Congreso ni a la sociedad’, y que ahora para defenderse sale con que Estados Unidos ha pretendidod desestabilizar a México. ¿Por qué el PAN-gobierno no lo denunció antes y lo hace hasta ahora que la ATF hace la revelación?

La oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos de Estados Unidos señaló que sí informó al entonces procurador General de la República, Eduardo Medina-Mora, del operativo del tráfico ‘vigilado’ de armas, luego de que la agencia AP revelara detalles de un informe que data de 2007 preparado para el ex procurador general de Estados Unidos, Michael Mukasey, durante el gobierno de Bush, en el que se refiere el fracaso del operativo de rastrear armas compradas en la Unión Americana que ingresaron ilícitamente a México.

El documento titulado “Reunión del Procurador General con el Procurador General de México Medina Mora” es la primera evidencia en la que queda de manifiesto que un funcionario de alto nivel estadunidense, y su contraparte mexicana, recibieron información sobre tácticas relacionadas con el operativo ‘Rápido y Furioso’, situación que en su momento ambos países han negado.

“Recientemente la ATF ha trabajado de manera conjunta con México en un intento, realizado por primera vez, de una entrega de armas controlada que son introducidas de manera ilegal a México por importantes traficantes de armas”, señala el documento fechado el 16 de noviembre de 2007. El informe revela que la oficina de la ATF en México informó al entonces procurador Medina-Mora sobre la operación e incluso le pidió asignar un grupo de agentes mexicanos para trabajar en ella.

“El agregado de la ATF en la ciudad de México ha informado al Procurador General (…) sobre este intento de entrega controlada, y subrayó la importancia de asignar un grupo de agentes”, destacó el informe. “Es esencial que se asigne una unidad mexicana depurada para trabajar con la ATF en esta materia”. El hoy embajador de México en Gran Brataña aseguró que él “nunca” tuvo conocimiento de este ingreso de armas a México, como lo señala el informe presentado por el Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes estadounidense.

Desde que surgió a la luz el tema de ‘Rápido y Furioso’ –y su antecedente ‘Receptor Abierto’–, por una confesión hecha por el agente de la ATF John Dodson a una televisora norteamericana el pasado 3 de marzo, el gobierno panista empezó a negar que tuviera conocimiento de ese ilegal trasiego de armas, entre ellas rifle Barret calibre 50 y fusiles semiautomáticos AK-47. Sin embargo, con lo que ha dicho ahora la ATF de que el gobierno de Calderón sí sabía del operativo, las cosas se le empiezan a complicar.

El asunto se pondrá más difícil cada día para la administración que encabeza el mandatario panista, ya que el PRI no dejará pasar esta oportunidad de evidenciar al PAN-gobierno, como éste ha hecho con los casos de funcionarios del tricolor y sobre todo con el caso Moreira. En el fondo pareciera que con la aparente fracasada guerra de Calderón, se está preparando el terreno para que, pronto, los soldados estadounidenses que están por regresar a su país de Irán y Afganistán, vengan a arreglar a territorio mexicano el problema del avance de los cárteles.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.