Otro revés a Calderón

PAULINO CÁRDENAS

Aparte del inesperado golpe de haber perdido a su amigo Francisco Blake Mora en el fatídico helicopterazo del viernes, en el ámbito político el presidente Felipe Calderón sufrió otro revés este domingo con la derrota de su partido en los comicios de Michoacán, en donde su hermana Luisa María era la candidata del albiazul para la gubernatura de ese estado y que perdió pese a haber tenido consigo durante su campaña todo el apoyo del aparato presidencial y del gabinete calderonista, en una jornada que resultó más concurrida de lo esperado.

La ventaja que llevaba ayer al cierre del cómputo de los sufragios Fausto Vallejo, candidato del PRI-Partido Verde, aunque la podrán impugnar los panistas y perredistas en los tribunales electorales de esa entidad, el triunfo de quien hasta en cuatro ocasiones ha sido presidente municipal de Morelia, es de hecho irreversible. El PRI en alianza no sólo habría ganado la gubernatura, sino más de un tercio de los 113 municipios michoacanos, además de que tendría mayoría en el Congreso local.

Además de dejar en el camino a la hermana del Presidente, la virtual victoria del priísta habría echado por la borda también los anhelos de Silvano Aureoles, del PRD-PT-Convergencia, con lo que la izquierda habría perdido la jettatura de doce años consecutivos al frente del gobierno de Michoacán, que primero tuvo con Lázaro Cárdenas Batel, hijo de Cuauhtémoc Cárdenas, y actualmente con Leonel Godoy.

Con la derrota de su candidato en aquella entidad, al PRD sólo le queda como bastión único el Distrito Federal, en donde por como va la racha imparable del Revolucionario Institucional, podría recuperar la plaza más importante para el sol azteca la priísta Beatriz Paredes Rangel, quien está lista para rescatar políticamente para su partido la capital del país durante las elecciones de julio del año próximo, cuando desde ahora se da por hecho que Enrique Peña Nieto sacará al PAN de Los Pinos.

En cuanto al PAN, la aspiración de poder contender con la aplanadora priísta el año que viene, hará repensar a Calderón si de plano se lanza por promover una alianza PAN-PRD, en donde el candidato pudiera llegar a ser el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, ex priísta y dizque perredista, ya que ni Ernesto Cordero levanta, ni su candidata es Josefina Vázquez Mota  -quien perdiera a su principal apoyador en el accidente del viernes por la mañana, Blake Mora-, y menos el ex secretario de Gobernación, Santiago Creel, quien es gente de Martha Sahagún y Vicente Fox.

Otro escenario menos creíble es que Ebrard, al perder en las encuestas ante Andrés López Obrador, decida ser el coordinador de la campaña del tabasqueño, si éste lo acepta. De no ser así, la posibilidad de que el jefe de gobierno capitalino se anime a ir por la grande en alianza como candidato del albiazul y el sol azteca, sin duda no la descartaría.

Todo esto, en medio de la sombra de fatalidades que siguen persiguiendo al Presidente al perder el viernes pasado a otro de sus más cercanos colaboradores y amigo. Hacía tres años y siete días que había fallecido en un avionazo sucedido en la zona de Las Lomas de la ciudad de México quien fuera su delfín político, Juan Camilo Mouriño, que como titular de la política interior del país tenía, entre otras funciones a su cargo, igual que el funcionario tijuanense, acotar el avance de las mafias del narcotráfico que operan en el país.

En medio de su trágica circunstancia, Calderón tendrá que avocarse a buscar al quinto titular de Gobernación de su sexenio, después de haber pasado por ese cargo Francisco Ramírez Acuña, Juan Camilo Mouriño, Fernando Gómez Mont y su amigo ‘Blake’ como le decía al malogrado funcionario tijuanense. El jefe del Ejecutivo deberá determinar cual será su prioridad de cierre de sexenio -que sin duda seguirá siendo su guerra contra las mafias-, antes de ver el perfil del próximo huésped de Bucareli. Con toda la pena que lo embarga, esto lo habrá de decir probablemente esta misma semana.

Por ahora las autoridades aeronáuticas siguen dilucidando las causas del fatal evento que insisten en achacar al factor climatológico, aunque hay una versión surgida de parte de familiares directos de uno de los pilotos que conducían el aparato, en el sentido de que el helicóptero que se desplomó ya venía presentando algunas fallas desde antes de su fatal caída en un cerro del estado de México, lo que pudo haber provocado el desplome en pleno vuelo de la nave, lo que descartaría la hipótesis oficial de que un banco de nubes hubiese sido la causa de que el aparato se desviara y finalmente se estrellara.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.