Acechanzas contra el PRI

PAULINO CÁRDENAS

Al PRI lo acechan varios peligros, dijo Manlio Fabio Beltrones al bajarse del caballo como aspirante a abanderado de su partido para el 2012. Acaso por ello prefirió una misteriosa retirada de “unidad”. Y dio pistas de esas acechanzas contra el tricolor. Una, que podría persistir para el 2012 lo que hubo detrás de los recientes comicios de Michoacán que acabaron con un triunfo muy apretado de ese partido. Otra, que los partidos de izquierda, a pesar de los pesares, van en unidad con Andrés Manuel López Obrador, lo que, bajo la óptica del líder priísta en el Senado, el tabasqueño podría ser un serio enemigo a vencer.

Pero otra acechanza, acaso la más importante para el Revolucionario Institucional según lo dejó entrever, es el propio dirigente de ese partido, Humberto Moreira, no sólo porque éste  cambió la señal sobre la forma en que los miltantes, adherentes y priístas en general podrían manifestar internamente su simpatía por tal o cual prospecto. Manlio Fabio quería evitar que hubiera ‘cargada’ pero en la convocatoria que publicó el coahuilense, modificada, al final se daba luz verde a la también llamada ‘bufalada’.

Manlio Fabio debe tener sus reservas sobre la danza de 34 mil millones de pesos en deudas que dejó Moreira en el estado de Coahuila, que gobernó hasta enero, un asunto que el PAN no soltará por nada del mundo, lo que podría perjudicar a Peña Nieto en sus aspiraciones para llegar a Los Pinos. Y además, porque hay claros visos de una rebelión interna que empieza a darse en las filas priístas ya que Moreira firmó alianzas con el PVEM y el Panal con el compromiso de cederles candidaturas y posiciones en las Cámaras de Diputados y de Senadores.

Y en Chiapas también hay disgusto del bueno porque el tricolor pretende ir en alianza con el Partido Verde llevando como candidato al senador Manuel Velasco Coello, a quien ve con simpatía el ex mandatario mexiquense. Como sea, las circunstancias lo llevaron a dejarle el camino libre a Enrique Peña Nieto, quien siempre tuvo una enorme ventaja en cuanto a preferencia del voto según todas las encuestas, por lo que su decisión se esperaba en todo caso hasta el año próximo.

Cuando todavía soñaba aparecer en las boletas electorales del 2012 como aspirante a la máxima magistratura el país, el sonorense señalaba que antes de elegir candidato su partido debía explicarle a la gente para qué se quiere el poder y cuál es el rumbo que se le quiere dar al país. “De lo contrario estaríamos solamente intentando sustituir un nombre por otro en la Presidencia de la República, cuando lo que se necesita es construir un rumbo de país, para rescatar el orgullo de los mexicanos”, advirtió entonces.

Beltrones, al darse cuenta de que primero sería el hombre y luego el programa, le quedó claro que nada tenía que hacer con miras a la elección interna; incluso dejó entrever su molestia Si bien el sonorense se percató de que ni yendo a bailar a Chalma podría competir con el candidato inevitable, no quiso ser el ‘Juanito’ del ex mandatario mexiquense. “Prefiero ser un hombre últil al interés de mi país” señaló en un desplegado y un video que se dio a conocer desde la noche del lunes, al bajarse de plano del caballo de las posibles nominaciones internas de su partido.

Dijo que en semanas recientes había recibido opiniones de “distinguidos cuadros del PRI” a favor de construir una candidatura de unidad “para enfrentar a los verdaderos adversarios”. ¿Cuáles son los ‘verdaderos adversarios’? Dio otra pista al decir que la unidad “se construye con una idea común, con reglas claras, con transparencia, con equidad y sin exclusiones”. ¿Qué quiso decir con esto?

“En mi partido hay quienes tienen prisa y alegan la necesidad de la unidad para conservar privilegios o para garantizar sus intereses personales o de grupo”. Esto lleva mensaje. Al hacer pública su decisión dijo que “no es un sacrificio” sino su aportación a la unidad del instituto político donde milita y optimista da por hecho la victoria electoral de su partido para sacar al PAN de Los Pinos el próximo año. Advirtió que no tiene ambiciones personales ni abriga intereses mezquinos.

Por lo pronto no hay que olvidar que Manio Fabio Beltrones fue discípulo de Fernando Gutiérrez Barrios y conoce los intríngulis del espionaje político. Algo debe saber que los demás ingnoran. Y no quiere ser parte de ello. ¿Qué le depara su futuro político? ¿Negoció algo con Peña Nieto? ¿Qué significado tiene el “mañana empiezo otra vez”?

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.