De todos, ni a cual irle

PAULINO CÁRDENAS

Con todas las historias de corruptelas, engaños y desengaños que han aflorado a últimas fechas en los partidos políticos y entre sus principales protagonistas en pleno inicio de periodo electoral –y si algo faltara sin la rendición de cuentas que hay por parte de la clase política que suele despacharse con la cuchara grande sin que nadie les ponga un alto–, millones de mexicanos no saben a quién irle para que ocupe la máxima magistratura del país. Por eso desde ahora se empieza a hablar nuevamente de promover el voto nulo y la abstención para el 2012.

Cada vez es más frecuente escuchar en tertulias familiares, fiestas y cantinas, y en todos los rincones del país, comentarios en torno a quién habría que votar para Presidente de la República el año próximo, después de ver las noticias sobre los escándalos de las  principales figuras y sus partidos de donde habrá de salir quien supuestamente habría de llevar el mando del país una vez que termine el actual sexenio de la narcoguerra.

El caso de Humberto Moreira y su danza de miles de millones de pesos dejados como deuda a pagar por varias generaciones de coahuilenses, vino a trastocar más la imagen del PRI. Aunado a esto, está la fiesta que armaron los twitteros por la pifia del ex mandatario mexiquense Enrique Peña Nieto en la Feria Internacional del Libro celebrada en Guadalajara, al confundir al autor del libro ‘La silla  del águila’ que no es de Enrique Krauze sino de Carlos Fuentes y no recordar los nombres de otras obras ni el de sus autores.

Para colmo, su hija Paulina al parecer retwiteó un comentario de su novio en el que señalaba que quienes criticaban a su papá por lo sucedido en Guadalajara, ‘son unos pendejos’. Ante el ruido por las críticas que recibió Peña Nieto, éste tuvo que salir, a señalar que un olvido del nombre de un autor a cualquiera le pasa, y acto seguido tuvo que ofrecer una disculpa por ‘el exceso’ de su hija al reproducir el twitter de José Luis Torre.

El novio de la joven Peña Pretelini apuntó en su cuenta: “un saludo a toda la bola de pendejos, que forman parte de la prole y solo critican a quien envidian!”. A través de su cuenta @EPN, el priísta apuntó: “El RT de Paulina fue una reacción emotiva por mi error en la FIL. Definitivamente fue un exceso y me disculpo públicamente por ello”. El asunto podría quedar tal vez en el anecdotario, no así lo del caso Moreira, a quien sin duda habrán de investigar. Incluso hay runrunes de que existe una orden de presentación contra el ex dirigente prísta, que abogados panistas pretende convertir en orden de aprehensión.

Pero la gente del PAN no canta mal las rancheras. Un criticón del caso Peña Nieto fue el ex titular de Hacienda, Ernesto Cordero, quien han estado como cuchillito de palo sobre  el PRI, pero esta vez, al criticar la pifia del priísta en la FIL, también cometió un error al confundir el nombre de la autora del libro ‘La isla de la pasión’ de Laura Restrepo, a quien equivocadamente llamó Isabel, en una entrevista de radio. Pero eso no es lo peor.

Lo peor es que en el gobierno panista no sólo parece haber presuntos actos de corrupción sino incluso probables componendas con los cárteles de la droga en el caso de Pemex, según el libro ‘El cártel negro’ que acaba de presentar también en la FIL la periodista Ana Lilia Pérez, cuyo asunto  necesariamente habrá de ser motivo de una investigación, junto con lo que la misma autora escribió sobre la pararestatal en su anterior obra ‘Camisas azules manos sucias’.

Lo mismo sobre un pacto de una tregua que presuntamente buscaba hacer Juan Camilo Mouriño a nombre del gobierno calderonista con los principales capos de la droga al principio del sexenio, según otro libro, el de Anabel Hernández, ‘Los señores del narco’, en el que exhibe a miembros de la política mexicana y expone pruebas que muestran la estrecha relación entre líderes del narcotráfico, la política y sociedad empresarial mexicana. Por obvias razones, esas investigaciones habrían de hacerlas en el gobierno que sigue.

Y en lo que toca a Andrés Manuel López Obrador y las izquierdas que le dieron su voto de confianza para ser su abanderado como candidato único para competir otra vez por la Presidencia de la República, extrañó el radical cambio que tuvo en su manera de ser, de actuar y de decir, quien con ganada fama de rebelde y revoltoso, de potencial incendiario de pozos petroleros, que mandó al diablo a las instituciones e insistía hasta hace poco que ‘la mafia del poder’ le había arrebatado el triunfo en 2006, y que ahora navega con la bandera mesiánica de ‘amor y paz’. ¿Quién garantiza que no volverá a ser como era?

De ahí las dudas de tantos mexicanos que no saben, de todos, a cual irle para el 2012.

pcardenascruz@yahoo.com.mx



Anuncios

Los comentarios están cerrados.