Panismo ensaya estrategia

PAULINO CÁRDENAS 

Desde el pasado mes de junio escribíamos en ese mismo espacio que después de la reunión que sostuvo el Presidente en el Alcázar del Castillo de Chapultepec con los integrantes del Movimiento por la Paz, parecían haberse despejado las dudas sobre cuál debía ser el principal eje de campaña del PAN con miras al 2012. No sería otro que el de la inseguridad. Ese sería el tema ‘paraguas, pero había que vestirlo, ponerle ‘carnita’ antes de convertirlo en campaña, para lo cual había que analizar sus efectos con grupos de enfoque, como ha estado sucediendo con las entrevistas posteriores a la partcipación del mandatario panista en el Campo Marte, antes de echarla a andar formalmennte.

Desde tiempo atrás el PRI ya venía siendo el ‘punching bag’. El principal objetivo panista era debilitar a ese partido que desde las elecciones intermedias del 2009 ya había mostrado su músculo, al hacer pinole toda posibilidad de triunfo del PAN. Por ello había que echarle toda la carne al asador al propósito de hacer quedar mal a ese partido públicamente, objetivo que no fue difícil de lograr en virtud de que el tricolor sigue teniendo cola que le pisen, al menos por parte de algunos de sus más señalados cuadros.

Había pues que sacar a la luz pública asuntos ligados con actividades presuntamente ilícitas de varios de sus principales figuras, como pretendió ser el fallido intento del ‘michoacanazo’ contra el PRD, cuyas baterías se enfocaron más tarde contra el priísta Jorge Hank Rohn, operación que resultó fallida por la descoordinación que hubo por parte de las autoridades de justicia y de seguridad locales y federales, incluido el papelazo que hizo el Ejército.

El turno fue luego para Humberto Moreira, a quien le destaparon las cuitas de una danza de millones de dejó de deuda en Coahuila aun no aclaradas, echándole todo el peso del PAN-gobierno encima, hasta que la presión no fue aguantada por el candidato Enrique Peña Nieto ni por el propio priísmo, al grado de que tuvo renunciar a la dirigencia del tricolor. Aquella campaña empezó con un video de casi 8 minutos que bajo el título “El rostro oculto de la corrupción”, el panismo exhibió a los hermanos Humberto y Rubén, ex gobenador y actual mandatario de esa entidad federativa.

También se dice que el turno al bat es para Arturo Montiel Rojas, ex gobernador del estado de México y que fuera precandidato a la Presidencia en 2005, quien parece estar en la mira entre los ‘probables’ que podrían ser exhibidos pronto por el panismo como parte de esa misma campaña contra los hombres de nombre priístas. El objetivo evidente es exhibir al PRI como causante de todos los males de México y, por consecuencia, de los que vendrían si la gente vota por ese partido.

Calderón parece no tener dudas de que el tema de campaña del PAN será sobre la inseguridad y por lo pronto él mismo ha empezado a ensayar por dónde sí y por dónde no debe irse enfocando la estrategia correspondiente de Acción Nacional para el 2012. Esto empezó a vislumbrarse desde el pasado domingo cuando habló en el Campo Marte principalmente de su guerra contra las mafias como lo mejor que le ha podido suceder a México y los mexicanos, no obstante el escaliofriante número de muertos que lleva en su cuenta esa lucha armada, sin que los resultados convenzan a nadie.

Desde ahí, Calderón empezó a mandar el mensaje de que es probable la intromisión del crimen organizado y del narco en las próximas elecciones del 2012, y acto seguido alerta a los partidos, a las autoridades electorales y a la ciudadanía, de esa posibilidad, como habría sucedido en Michoacán en donde perdió la gubernatura su hermana Luisa María, de lo cual, dijo, tiene pruebas contundentes y palmarias de que así fue. En esa entidad, que es la nativa de Presidente, el triunfo fue para el priísta Fausto Vallejo

Con quienes lo han entrevistando posteriormente esta semana, ha hecho hincapié en que esa intromisión representaría un peligro para el proceso electoral que se avecina el próximo año, dejando entrever de paso que el beneficiario sería el PRI y su candidato como, según él, sucedió en Michoacán en donde afirma que hay evidencias de que la delincuencia participó en los comicios de aquel estado, lo que podría repetirse el próximo año cuando se elija a su sucesor y en donde el PAN desde ahora se ve que no tendrá con qué repetir.

A todo esto habría que preguntarle al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas a dónde quedaron aquellas baladronadas de que las bandas del crimen organizado y las mafias del narcotráfico ya estaban desmembradas, sometidas y prácticamente desaparecidas, cuando resulta que siguen tan empoderadas que pueden ser un peligro para el 2012, por lo que el asunto deja mucho qué pensar ya que eso podría ser causa, que no razón, para que no haya elecciones. ¿Será el verdadero objetivo de la estrategia panista? Por lo pronto, el dirigente panista Gustavo Madero ya empezó a hacer su parte.

pcardenascuz@yahoo.com.mx 


Anuncios

Los comentarios están cerrados.