Cinco años de matanzas

PAULINO CÁRDENAS

Ayer se cumplieron cinco años de combates armados del gobierno del presidente Felipe Calderón contra los cárteles de la droga y del crimen organizado, que a la fecha han dejado más de 60 mil muertos y que será el estigma que perseguirá por el resto de su vida al mandatario panista, quien ha dicho hasta el cansancio que no cambiará de estrategia de llevar como bastión a las Fuerzas Armadas en esa fracasada lucha, con el consecuente desgaste que eso está implicando para mandos y efectivos del Ejército y la Armada que han estado en los frentes de guerra.

Además, la manga ancha que su gobierno le ha dado a Estados Unidos para dizque combatir a las mafias a través de sus organizaciones antidrogas y de combate al crimen organizado como la ATF, DEA o el FBI, dejando pasar deliberadamente a nuestro territorio armas y dinero y lavando dólares para supuestamente seguirle la pista a los capos, es otra mancha negra en esa lucha en la que insiste el michoacano lo cual habrá de sumarse a la larga lista de milagros que se ha ido colgando por esa necedad bélica que al final es la cruz con la que tendrá que cargar.

La insistencia de combatir a los cárteles en todo el territorio nacional incitando al uso de la fuerza y la violencia o que no solo amenaza con emplearlas sino que ordena que ese sea el único camino de su lucha, es un problema grave que sólo él no quiere ver. Esa carta que le escribió el realizador y cineasta Epigmenio Ibarra el viernes pasado en Milenio.com dice mucho de lo que los mexicanos sienten y quisieran decirle al Presidente en torno a esa guerra que ha sido su obsesión sexenal.

En sus ‘Acentos’, el realizador le reclamó al Presidente de una manera muy dura su andar belicoso sexenal que como acto de autoridad unilateral ha llevado a México a un estado de cosas inéditas, por lo que –esto no dicho por el productor– ha dejado de lado otros muy importantes rubros que ya en el poco tiempo que le queda de gobierno, ni por asomo logrará siquiera poner la primera piedra. Le increpa Ibarra a Calderón:

“Se ha lanzado usted, aprovechando la ventaja estratégica que le da su posición como jefe de Estado, a una campaña intensiva para desprestigiar a quienes, haciendo uso de nuestro derecho, por amor a México, por nuestros hijos, con nuestros hijos, criticamos su estrategia de combate al narco.

“Nos ha tachado de calumniadores. Ha sugerido que somos faltos de entendederas, que obedecemos a propósitos político-electorales inconfesables. Que nos mueven sólo el odio y el resentimiento. Le hace falta, señor Calderón, verse al espejo. Todo su discurso parte de la tesis de que no hay otro camino para enfrentar al crimen y de que usted ha sido el único que ha tenido el coraje y la decisión de seguirlo.

“Se presenta usted ahora diciéndose víctima de las injurias de un pequeño grupo, como el “salvador de la patria”, el cruzado dispuesto, por el bien de la nación, a enfrentarse al sacrificio, al juicio de la historia. Pero usted, señor Calderón, no pone la sangre; los muertos son otros, son de otros.

“Gastando miles de millones de pesos del erario, aprovechándose de la reverencia atávica de los medios frente al poder, ha logrado establecer, al menos entre seguidores, gente atenazada por el miedo e incautos, la falsa disyuntiva: o se está de acuerdo con su estrategia o se está contra México y con los criminales. Lo cierto, señor Calderón, es que ha procedido, por decir lo menos, irresponsablemente”. Epigmenio Ibarra le dice al Presidente otras expresiones de reclamo en su escrito.

De otra parte hay más, si se considera la lastimosa actitud de nuestras autoridades federales en los casos de Rápido y Furioso de trasiego ilegal de armas de Estados Unidos a México, asunto en el que tanto el gobierno de Washington como el de México han negado saber lo que sucedía. ¿O sigue sucediendo?. Lo mismo acontece con la denuncia que hizo recientemente The New York Times, de que la DEA ha venido traficando con dinero del narco mexicano y lavando millones de dólares dizque para seguirle la pista a los capos. Acá dicen que nada se sabía. ¿De veras?

Por lo pronto, para el gobierno de Washington el gobierno calderonista es lo mejor que le ha pasado en la lucha antidrogas porque sus corporaciones federales pueden hacer y deshacer a su antojo lo que quieran, incluso dentro de territorio mexicano, sin que nadie les diga nada. Y todo esto sucede al cumplirse los cinco años de iniciada la narcoguerra de Calderón. ¿Qué pasará en el 2012? ¿De veras, como se viene diciendo, se quiere crear un ambiente de guerra tan peligroso para México como para que se lleguen a cancelar las elecciones de julio?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.