La idea es crear sicosis

PAULINO CÁRDENAS

Los mexicanos ya se percataron de la intención del presidente Felipe Calderón de querer sembrar desde ahora una sicosis colectiva sobre la amenaza latente que según él pudiera representar la intromisión de las mafias del narcotráfico en las elecciones de julio de 2012, como afirma que sucedió recientemente en Michoacán donde perdió su hermana Luis María la gubernatura pese a que quiso ser una elección de Estado.

Quienes creen esta hipótesis señalan que es obvio que el Presidente está queriendo armar una estrategia como aquella que elaboró su gente en 2005 contra Andrés Manuel López Obrador, de que el tabasqueño era “un peligro para México” para que no votaran por él. La idea es crear una sicosis colectiva de miedo.

Señalan que el propósito esta vez sería evitar, o en su caso anular, las elecciones en julio del 2012, a causa de esa supuesta intromisión del narco en la jornada en donde habrá de elegirse a su sucesor como la que, según ha venido sosteniendo, sucedió en su tierra natal, sobre la cual la oposición priísta le ha pedido que presente pruebas contundentes que demuestren su dicho.

Al mismo tiempo se preguntan: ¿Qué hubiera pasado si la hermana hubiese ganado? ¿Estaría con la misma obsesión? Sólo habría que recordar el ‘michoacanazo’ contra el PRD, de triste y penosa memoria para el gobierno panista.

Esa obsesiva insistencia de hablar y hablar, de unas semanas para acá, en términos de amenaza latente de que los cárteles de la droga y del crimen organizado podrían influir en las elecciones del año que viene, evidencia que desde ahora el mandatario y su gente vislumbran que Acción Nacional no repetirá por tercera vez en el mando federal, sea quien sea su abanderado.

Esa peligrosa y audaz estrategia que el propio mandatario panista está empujando a todo lo que da, confirma también lo que se viene diciendo desde hace meses, de que por nada del mundo quiere que el PRI llegue a Los Pinos, y menos con Enrique Peña Nieto al frente, necedad que podría desembocar en un cisma político y electoral sin precedente.

En las filas del tricolor hay malestar por esa idea que se le ha metido en la cabeza a Calderón, y ven con grave preocupación que la quiera llevar hasta sus últimas consecuencias, molestia en la cual coinciden también no pocos intergantes de las izquierdas, sobre todo las que desde 2006 se han sentido robadas al haberle dado las autoridades electorales el triunfo al michoacano sin haber aceptado el escrutino ‘voto por voto’, como sí sucedió en Morelia pese a lo cual el triunfo fue ratificado a favor del PRI.

La afirmación presidencial de que va a cerrar su gestión gubernamental ‘a tambor batiente’, muchos lo asocian con esa intención que algunos califican de enfermiza, de hacer todo para denostar desde ahora el proceso electoral con la cantaleta de que el narco estará detrás, por lo que según insiste pasó en Michoacán, para dizque favorecer al PRI.

Quienes manejan la hipótesis de que quiere crear una sicosis colectiva de que el narco estaría atrás de los comicios de julio proiximo, refuerzan su dicho con la manga ancha que de hecho le ha dado su gobierno al de Washington para que agentes de sus diferentes corporaciones antinarcóticos y de lucha contra las bandas criminales operen en México, como son los de la DEA, el FBI, la ATF y la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), entre otras.

La intención es crear un clima de guerra total en donde el narco aparecería como enemigo público número uno para México, con un avance incontenible –lo cual se ajusta perfecto a la aceptada incapacidad de su gobierno de detener el empoderamiento de los traficantes y de las mafias criminales–, por lo que se haría necesario, bajo ese mismo supuesto, que soldados y ‘marines’ norteamericanos le vengan a echar la mano en esa lucha a las desgastadas Fuerzas Armadas mexicanas.

Por lo pronto, durante la celebración del aniversario número 63 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos celebrada este fin de semana en Querétaro, el rector de a UNAM José Narro, el poeta Javier Sicilia y Miguel Concha Malo, presidente de la asociación Fray Francisco de Vitoria, se sumaron a la denuncia que presentaron 23 mil personas ante la Corte Penal Internacional de La Haya el pasado 25 de noviembre contra la actitud criminal del Estado o de sus protegidos reales de esa infructuosa lucha armada.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.