¿Sería peor Peña Nieto?

PAULINO CÁRDENAS

¿Sería peor Presidente de la República el ex mandatario mexiquense Enrique Peña Nieto, que todos los anteriores, incluídos los dos últimos surgidos del panismo? ¿De veras? Sus pifias, primero en la Feria Internacional del Libro y luego en ocasiones posteriores en donde en cascada ha venido cometiendo otros deslices verbales, lo han colocado en el ojo de huracán por parte de quienes políticamente lo quieren ver disminuido en las preferencias para el 2012. Obvio.

Incluso a esas críticas se acaba de sumar la del escritor Carlos Fuentes, –acaso molesto porque el priísta lo confundió como autor de ‘La silla del águila’ con Enrique Krauze–, y le puso la cereza al pastel del escarnio al señalar que tiene el derecho de no leerlo, pero a “lo que no tiene derecho es a ser Presidente de México a partir de la ignorancia; eso es lo grave”, dijo constituyéndose en el gran elector con su habitual aire de suficiencia.

Y como todo mundo dice ahora, a verrr: ¿Acaso los otros aspirantes son una ‘Chucha cuerera’? ¿Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota, Ernesto Cordero o Santiago Creel, serán más capaces que el mexiquense? ¿Y en todo caso, el priísta sería peor Presidente de la República que Vicente Fox que se jactaba de ser un ranchero enamorado y de compartir el poder con su pareja presidencial o que el propio Felipe Calderón dedicado a promover sin éxito la guerra armada contra  los cárteles de la droga y que por ello desde muy lejos México huele a violencia y muerte?

Dice Fuentes que México requiere de un Presidente que pueda estar capacitado para hablar con otros líderes mundiales somo el de Estados Unidos, de Alemania o Francia. ¿Acaso Fox fue un gran interlocutor e hizo un gran papel con sus homólogos cercanos y lejanos después de aquel ‘comes y te vas’ que le dijo a Fidel Castro? ¿O de veras hay quienes creen que su sucesor Felipe Calderón es un dechado de virtudes como internacionalista y un hombre brillante en materia de política exterior, cuando el propio Barack Obama prefirió a Luiz Inácio Lula da Silva como interlocutor de Estados Unidos  en América Latina?

Si de politizar la ignorancia sobre muchos tópicos se trata, entonces podría establecerse ahora mismo un concurso en Televisa o Televisión Azteca en el que todos los aspirantes presidenciales debían de pasar a responder preguntas X, a ver si de veras sabrían las respuestas. Queda en el aire ese tufo de soberbia de quienes como Fuentes pretenden consituirse en el gran elector al referir que  a Peña Nieto es ‘incapaz’ para gobernar México porque equivocó el autor de ‘La silla del águila’ y tampoco supo manejarse de manera políticamente correcta en Guadalajara ni supo los precios de productos básicos.

Ni siquiera un afamado escritor y premio Nobel de Literatura 2010 como Mario Vargas Llosa  quien, exitoso  con la pluma como Carlos Fuentes, en política no la pudo hacer cuando fue postulado como candidato y perdió la contienda para la Presidencia en Perú en 1990 contra Alberto Fujimori. Él mismo lo aceptó, que para político no sirve. Si en México, desde siempre y anticipadamente, hubieran sido juzgados los aspirantes a a Presidencia de la República por su cultura y preparción, prácticamente ninguno de los que llegaron a serlo, incluidos los dos últimos de los regímenes panistas, debieron haberlo sido. De la época contemporánea, quizá un caso de excepción lo fue José López Portillo. Y aún así de poco le sirvió al país que fuera un hombre preparado.

Si sólo por joder va a ser por ahí el flanco por el que querrán debilitarlo ante sus seguidores y simpatizantes –la mayoría mujeres–, muy pronto se les agotará la pólvora y ya no tendrán con qué atacarlo. Ya se vio que el propio Cordero, aspirante presidencial panista, la regó feo al apurarse al día siguiente y quererlo criticar, e incluso otro que anda en campaña en Guanajuato, también panista, el doctor José Angel Córdova, dijo que Maquiavelo escribió ‘El Principito’, en tanto el secretario de Educación del DF, el perredista Mario Delgado, le cambió el nombre al autor de Cien Años de Soledad y sigue en su cargo tan campante, y conste que también es aspirante para la jefatura de gobierno capitalino.

Aunque gentes como el escritor Carlos Fuentes se sumen al juego del escarnio y aticen el fuego con sus declaraciones, lo más probable es que nada o muy poco alterará las preferencias a favor del candidato más adelantado para el 2012, que es el objetivo primordial de sus enemigos políticos que han magnificado ese episodio con propósitos electoreros. Pronto se verá en los sondeos si sus momios bajaron. Mientras tanto, la rienda suelta en su contra seguirá por un rato. Si no es con eso, con otras que desde Los Pinos le estarán preparando, porque por nada quiere su hoy principal huésped que llegue el PRI a la Presidencia.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.