Peña pudo perder puntos

PAULINO CÁRDENAS

El precandidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador podría haber alcanzado la delantera en las preferencias preelectorales por sobre el precandidato presidencial priísta Enrique Peña Nieto. La diferencia estaría fluctuando en alrededor de 8 puntos porcentuales. No se sabe si la muestra habría sido a nivel Distrito Federal o a nivel nacional porque la especie no ha sido confirmada, aunque tampoco desmentida. Si esta información resulta cierta, en la cúpula del Revolucionario Institucional podrían estarse sometiendo a consideración el sostener o no a su candidato.

Al parecer esa muestra se habría realizado  para saber cuál habría sido el efecto en las preferencias, después de las pifias, titubeos y desconocimiento de autores y libros así como el no saber los precios de productos básicos por parte del ex mandatario mexiquense, y se dice en voz baja que el resultado habría sido de una caída del priísta en las preferencias que venía ostentando como figura política inalcanzable por parte de sus seguidores, admiradoras y fans del precandidato del tricolor, en tanto el tabasqueño lo habría rebasado.

Todavía el pasado jueves 29 de diciembre, en su primer acto público de precampaña en el municipio de Huejutla, Hidalgo, lugar donde iniciara su campaña Luis Donaldo Colosio en enero de 1994, Peña Nieto cometió otra equivocación al querer hablar en náhuatl. Ante más de ocho mil simpatizantes en la Plaza Constitución del Centro de Huejutla, el ex gobernador del Estado de México dijo “muchas tortillas” (“tlaxkali miak”) en lugar de “muchas gracias” (“tlazkamati miak”), en el mítin organizado en la huasteca hidalguense, lo cual le volvió a ser criticado.

Hasta noviembre pasado, y durante casi todo el 2011, las preferencias en torno a los nombres más mencionados por las encuestadoras, el de Enrique Peña Nieto era el más conocido. Y en cuanto a la elección de candidato del PRI,  a la pregunta de ‘¿quién te gustaría que fuera?’, el mexiquense estuvo siempre muy por delante del senador Manlio Fabio Beltrones con porcentajes que fluctuaban entre 85 y  87 por ciento contra un apurado 9 por ciento del legislador. Se supone que entre otras cosas, por ello el sonorense decidió no participar en la interna para elgir prencandidato de su partido.

Respecto a otros aspirantes, 67 de cada 100 ciudadanos daban al ex mandatario mexiquense como favorito para el 2012, mientras que uno de cada 10 mexicanos decía que López Obrador. Respecto a los del PAN –que aun no define abanderado–, a la pregunta de ¿quién te gustaría que fuera candidato de ese partido?, Josefina Vázquez Mota llegó a alcanzar el 49 por ciento, Santiago Creel 36 por ciento y Ernesto Cordero 10 por ciento. Hacia finales del año Creel se puso adelante, seguido de la aspirante y del supuesto delfín presidencial que siguió estado en la cola.

En la primera quincena de diciembre el ex gobernador mexiquense mantenía la delantera con 48 por ciento de la preferencia electoral, mientras que Creel lograba 14  y 15 López Obrador, estos dos prácticamente con un empate técnico. De acuerdo con las encuestas de finales de año, de siete empresas consultoras Peña llevaba una cómoda ventaja con respecto a Santiago Creel Miranda, del PAN y Andrés Manuel López Obrador del PT, dijo Roy Campos, presidente de Consulta Mitofsky.

En diciembre le expresó en el espacio de Joaquín López Dóriga que había tres variables que se podían comparar a Mitofsky con la otras empresas consultoras y es “cómo va la identidad partidista, cómo va la preferencia electoral y cómo va el enfrentamiento entre Creel, Peña Nieto y López Obrador”.

En preferencia electoral, el PRI iba a la delantera con 40 puntos y supuestamente no lo alcanzaría ni el máximo del PAN, ni el máximo del PRD. Y aun en la peor encuesta, Enrique Peña Nieto iba dos a uno de las preferencias dijo al periodista el director de Consulta Mitofsky. Comentó que de hecho todas las empresas encuestadoras ponían adelante al PRI, con más o menos puntos sobre sus más cercanos rivales. La propia Mitofsky le daba 19 puntos de ventaja en una de sus últimas muestras. .

Hasta antes de las vacaciones de fin de año todas las muestras arrojaban resultados similares y ponían al PAN en segundo lugar y al PRD lo bajaban hasta seis puntos. Incluso coincidían en que, ni con la suma del PAN y el PRD, alcanzaban al PRI. En promedio las cifras ponderadas andaban entre 33 y 35 por ciento para el PRI, 20 para el el PAN y 10 para el PRD. No había, pues, dudas en cuanto a las preferencias por partido ni por candidato para el 2012.

No obstante, después de los tropiezos del priísta en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, y las que tuvo posteriormente, esas preferencias estarían tendiendo a cambiar. De acuerdo con un sondeo de una conocida firma encuestadora después de esa serie de tropiezos, Peña Nieto habría caído varios puntos, quedando supuestamente López Obrador arriba. De ser así, no hay duda que en la cúpula del Revolucionario Institucional podrían tomarse medidas decisorias en cuanto a su candidato que el año pasado parecía imbatible.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.