Tiraría más lastre Peña

PAULINO CÁRDENAS

Por su salud y la de su partido, bien haría Enrique Peña Nieto, ‘por costo-beneficio’, seguir deshaciéndose de lastres que le han venido haciendo daño a su imagen y a la del tricolor en su apurada carrera hacia la Presidencia. Sobran nombres que están muy cerca de él que pudieran quedar en la lista, después de haber decidido que Humberto Moreira renunciara como dirigente del PRI, y que el Revolucionario Institucional se separara del Partido Nueva Alianza de la mandamás del magisterio nacional Elba Esther Gordillo anunciada el pasado viernes, aunque la otra es que este rompimiento pudo haber sido ‘pura faramalla’, como lo señaló Andrés Manuel López Obrador.

Una versión dice que la desintegración que coaligaba a ambos partidos como ‘Compromiso con México’ junto con el Partido Verde Ecologista que sigue con el PRI, fue por diferencias ‘con un sector reacio a las reformas’ y no con el candidato Peña Nieto, según declaró el dirigente Luis Castro Obregón. Sin embargo, se sabe que pudieron más las presiones internas en el tricolor, porque a finales del año pasado Moreira había suscrito compromisos anticipados para postular a cuatro senadores y 24 diputados del Panal, entre estos a dos familiares de la fundadora de Nueva Alianza.

Pocos creyeron que esa ruptura no era tal sino una ‘separación amistosa’, como lo declaró el nuevo dirigente priísta, Pedro Joaquín Coldwell. Incluso para el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, esa separación es una “mera simulación” y advirtió que podría haber un panorama similar al de 2006, cuando el Panal tuvo a un candidato propio, pero terminó operando para favorecer a Felipe Calderón. “Es una cuestión de imagen; pura faramalla. Como se está cayendo Peña y sus asesores le dicen que le afecta la imagen, hay una separación simulada”, dijo en Silao.

Otros señalan que si de deshacerse de lastre se trata, hay varios nombres que están a la vista, muy cerca de él, cuyo pasado le motiva más perjuicio que beneficio para efectos de imagen y de seguir navegando rumbo a Los Pinos, y que sabe que le estorban. Quizá esté ante esa disyuntiva. ¿Si se decide quiénes seguirían? En la lista de posibles aparecen hombres de nombre y hasta de renombre político, cuyo pasado los delata.

Por lo pronto el candidato priísta tendrá que lidiar con la decepción que ha causado entre sus seguidores y admiradoras sus desatinos, desconocimiento y falta de manejo en la improvisación, como quedó demostrado después que dejó el mando del estado de México, comentando que Los Angeles Times quizá tenga razón cuando publicó que podrá ser ‘carita’ pero no un hombre preparado que creían que era, ni el más capacitado para improvisar fuera de los guiones que le ponen sus asesores o si no tiene enfrente un teleprompter para leer lo que tiene que decir. El desencanto es más generalizado de lo que se cree, aunque las encuestas digan que ni cosquillas le hicieron sus desatinos.

De cualquier forma, si de echar tijera se trata, hay tela de donde cortar. Por lo pronto, de su primer equipo se deshizo de varios pero dejó a David López, un experimentado comunicador que lo fue incluso con el tío del hoy candidato, Alfredo del Mazo González, considerado un personaje que también influye mucho aunque de modo discreto en el joven aspirante priísta a la Presidencia. Aurelio Nuño Mayer, egresado de la Universidad Iberoamericana, fue nombrado en manejo de imagen. Pertenece al grupo de los ‘golden boy’ como su ahora jefe. Se dice que le fue recomendado por Luis Videgaray, hechura este de Arturo Montiel. Tiene fama de eficiente pese a ser joven.

El caso es que si Peña Nieto está decidido a deshacerse de gente cuyo pasado no le ayuda, debe de hacer lo que le hizo al ‘gober precioso’ Mario Marín –que aspira o aspiraba a ser senador– quien hace unos días, en uno de los eventos del candidato priísta, agarró lugar en primera fila, lo que provocó más que simples murmullos, al grado que el mexiquense tuvo que salir posteriormente a delsindarlo públicamente como uno de sus allegados. Si sigue por ese camino, lo de sus desatinos podrían irse disfuminando, por supuesto si no vuelve a cometerlos.

Hasta sus adversarios políticos han visto como buen punto el que se haya alejado de ‘Doña Tormenta’, si es que como dice López Obrador, no es más que ‘pura faramalla’ ese deslinde. La lista de personajes de los que debería deshacerse, de la calaña del ex gobernador de Puebla o peores, la conoce a la perfección el candidato virtual. Lo cierto es que mucho ganaría el ex mandatario mexiquense en su aspiración de sacar al PAN de Los Pinos, deshacerse de más lastre. Él conoce bien historias y nombres. Es cosa de que empiece, si quiere hasta por abecedario, para que ninguno de sienta. Bien haría.

pcardenascruz@yahoo.com mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.