Jaque de HRW a Calderón

PAULINO CÁRDENAS

El sistemático rechazo del gobierno del presidente Felipe Calderón a las valoraciones de la organización internacional Human Rights Watch sobre violaciones a los derechos humanos por parte de militares, en la lucha que su gobierno sostiene desde hace más de cinco años contra los cárteles de la droga, provocó que esa ONG le lanzara el reto al mandatario panista para que demuestre la versión oficial de que bajo su mandato la mayoría de los muertos han sido cómplices y no víctimas colaterales de esa guerra. “De eso dependerá la credibilidad y el legado del gobierno de Felipe Calderón” al término de su gobierno, señaló José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

Por segunda ocasión consecutiva, en menos del 48 horas la organización humanitaria ha criticado duramente al gobierno de México por la preocupante situación de violaciones a los derechos humanos en el marco de la guerra contra el narcotráfico y por su silencio a la hora de justificar el elevado número de víctimas. El pasado fin de semana en El Cairo, la directora de comunicación de ese organismo, Emma Daly, dijo en el Sindicato de Periodistas de la capital egipcia, que en México se vive una ‘horrorosa violencia’ por la guerra que sostiene el gobierno federal contra las mafias.

Enfatizó que siguen los abusos de los miltares que cometen violaciones de derechos humanos gozando de una ‘impunidad absoluta’, criticando de paso una vez más al mandatario mexicano de haber puesto al Ejército a hacer las veces de policía persiguiendo delincuentes sin estar entrenado para eso. De acuerdo al informe de esa ONG, los esfuerzos de las autoridades mexicanas para combatir el crimen organizado han desembocado en un significativo aumento de los asesinatos, la tortura y otros abusos de las fuerzas de seguridad, que sólo hacen que “el clima de desorden y miedo empeore en algunas zonas del país”.

Señala que entre las violaciones de los derechos humanos cometidas por las Fuerzas Armadas, figuran los asesinatos, la tortura y las desapariciones forzadas. “Tenemos datos que demuestran que la violencia ha aumentado horrorosamente en México en los últimos años y que no hay un sistema para juzgar a los militares de forma que haya justicia”, señaló la señora Daly. Agregó que “existe una impunidad absoluta en México para los militares” quienes, con el sistema de justicia militar, nunca son juzgados, lo que fomenta que continúen “los abusos porque no hay modo de pararlos”.

Al respecto, el gobierno de México rechazó ese informe de Human Rights Watch. En un comunicado, la Secretaría de Gobernación reiteró “su respeto irrestricto a los derechos humanos de todas las personas y confirma su intención de continuar en la lucha contra el crimen organizado a fin de salvaguardar la integridad de la sociedad”. Añade que sus acciones se han desarrollado todos estos años “en estricto apoyo a la estructura de seguridad pública” en zonas de México donde hay peligro para la población.

“El actuar del personal es apegado a derecho y con pleno respeto a los derechos humanos, anteponiendo de manera permanente la seguridad e integridad de la población”, señaló el comunicado. La Secretaría de Defensa Nacional ha estado “fortaleciendo la transparencia y apertura de los cuerpos armados para informar de manera detallada y fidedigna” sobre el cumplimiento de las misiones asignadas, se agrega.

No obstante, José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, al presentar el informe anual de esta organización señaló que ante el casi inminente cambio de poder federal en julio próximo, esa organización internacional defensora de los derechos humanos tiene la esperanza que las próximas autoridades en México se muestren dispuestas a trabajar “sin prejuicios” y “de buena fé” para “revisar las conductas y aceptar las críticas y las sugerencias”, tanto de la sociedad mexicana como de los organismos internacionales.

“Esperamos que el próximo gobierno de México revise la estrategia porque (la actual) no está funcionando”, comentó Vivanco, al lamentar “la cerrazón”, la actuación “a ciegas” del gobierno calderonista “está dando resultados, pero que según todas las cifras, demuestran que crece la violencia y los abusos”. Apuntó que si el gobierno sostiene que el 90 o 95 por ciento de las víctimas son narcotraficantes, sería bueno que expliquen, especialmente a los mexicanos, cómo han llegado a esa conclusión. Insistió: “No sabemos como pueden sustentar una apreciación de ésta naturaleza”.

Para ilustrar el preocupante escenario que prevalece en el ámbito de la justicia militar, señaló que las cifras son muy reveladoras ya que se tienen abiertas más de 3 mil 700 causas contra militares que ya llevan varios años bajo análisis. “Sin embargo, solamente hay 29 condenas”, dijo, lo que para los altos mandos castrenses es un balde de agua helada. Por lo pronto el reto de ese organismo para que el presidente Calderón demuestre que la gran mayoría de los muertos producto de su guerra son parte de la delincuencia organizada y no gente inocente, pone en jaque a su gobierno de cara a la Nación.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.