¿Perdió Peña 18 puntos?

PAULINO CÁRDENAS

La empresa encuestadora Ipsos-Bimsa dio a conocer que el virtual candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, perdió 18 puntos porcentuales en los últimos tres meses. A principios de enero escribimos aquí que el ex mandatario mexiquense pudo haber perdido al menos 8 puntos porcentuales en la intención del voto rumbo a la Presidencia, después de ignorar el nombre de autores y hacerse bolas en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, por desconocer los precios de productos básicos, y por equivocarse al querer hablar en náhuatl en Huejutla, Hidalgo, todo ello a finales de año.

Señalábamos que el resultado se había conservado en secreto porque al parecer esa muestra habría sido por encargo especial para saber el verdadero efecto que había causado en las preferencias aquellos olvidos, desconocimiento y dislates del hasta entonces insuperado prospecto priísta. En las primera encuesta del año, a principios de enero, Consulta Mitofsky daba a conocer que EPN había perdido sólo cuatro puntos porcentuales, al pasar de  40 por ciento (en noviembre) a 37 por ciento (en diciembre) en la medición de su imagen positiva. La imagen negativa pasó de 8 a 9 puntos porcentuales. Se decía que ni cosquillas le había hecho en las preferencias sus desatinos.

Con respecto a sus virtuales rivales, para el 22 de enero según la misma empresa encuestadora, Peña Nieto quedaba con 50 por ciento en la intención del voto para el 2012, Josefina Vázquez Mota –aún sin haber ganado la candidatura de su partido– con 31, y Andrés Manuel López Obrador candidato de las izquierdas, con 29 por ciento. Mitosfky señaló a principios de año, que al preguntarle a los encuestados (mil mexicanos mayores de 18 años) quién le gustaría que fuera el próximo Presidente, 33.4 por ciento optó por Enrique Peña Nieto; 11.9 por ciento por Andrés Manuel López Obrador, y 8.1 por ciento respondió que por Josefina Vázquez Mota.

Pero según los resultados de la encuestadora Ipsos-Bimsa en los últimos tres meses el precandidato del PRI cayó 18 puntos porcentuales en la intención del voto rumbo a la Presidencia de la República, según datos que fueron dados a conocer por Juan Azcárraga a Eduardo Ruiz Healy en Radio Fórmula el martes pasado. Dichas cifras refieren que Peña Nieto registró una intención de voto de 36 por ciento en enero, cuando en octubre ese número era de 54 por ciento.

Asímismo se señala que Josefina Vázquez Mota, ya como precandidata del PAN, aumentó a 24 por ciento, en comparación con el 15 por ciento que registraba en octubre. Por su parte, Andrés Manuel López Obrador, precandidato de la Coalición de Izquierdas, habría ganado un punto en el mismo periodo mencionado, pasando de 15 a 16 por ciento. En lo que se refiere a la preferencia por partidos, el PRI se mantiene a la cabeza con 31 por ciento, el PAN subió a 24 por ciento, mientras el PRD se mantuvo en 11 por ciento.  La medición tiene un margen de error de (+ -) 3.7 por ciento y contó con una participación de mil personas.

Pero los numeritos pueden cambiar considerablemente de aquí a finales de junio dependiendo de varios factores. Uno es lo que cada candidato proponga en campaña, dos, de las promesas que la ciudadanía equipara con el grado de dificultad para cumplirlas, y tres, que para cuando haya que decidir en las urnas al ganador, mucho habrá de contar los errores que hayan cometido cada aspirante en el camino hacia las elecciones, lo que podría ser capitalizado, aún sin mover un dedo, por los otros contendientes.

Por lo pronto, a Peña Nieto le han recomendado que no se duerma en sus laureles aún estando con una amplia ventaja sobre sus adversarios porque eso, jnto con las ganas que le traen en Los Pinos para que no llegue, sería siuficiente para dejarlo fuera de combate. En cuanto a doña Josefina, una frase lapidaria ya pesa desde ahora sobre sus aspiraciones, ya que se dice que, de ganar, sería ‘más de lo mismo’ del panismo, cuyos dos gobiernos, el de Vicente Fox y el de Felipe Calderón, han desencantado hasta a sus propios seguidores.

En lo que respecta a López Obrador, tanto que ha andando de amoroso, que Dios le habría hecho el ‘milagrito’ para que Cuauhtémoc Cárdenas le acercara una propuesta programática que llamó para un ‘México para Todos’, nombre por el que nació una primera rencilla entre el tres veces ex candidato presidencial y el PAN. Dicha propuesta integra 46 puntos que bien podrían convertirse en el programa de gobierno del tabasqueño, si ganara.

El hijo del general Lázaro Cárdenas del Río viene a darle al candidato de las izquierdas un nuevo aire y sobre todo un importante valor agregado que podría servirle mucho al tabasqueño, si no sale con una de sus baladronadas. Como sea y rencores aparte por añejas afrentas, el creador del PRD dejó sembrada una frase que lleva mensaje para las tribus de la supuesta izquierda mexicana: “En estos momentos aciagos es fundamental la acción unificada de las fuerzas progresistas”.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.