Calderón, ‘fundamentalista’

PAULINO CÁRDENAS

El relevo del titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales, José Luis Vargas Valdez, obedeció a que no aceptó presiones del Gobierno y de Acción Nacional en torno a la elección para gobernador en Michoacán en la que perdió la hermana del Presidente, ya que la acusación sobre la supuesta injerencia del crimen organizado en las elecciones no pudo ser probada ante esa instancia, por lo que quedó ratificado el triunfo del priísta Fausto Vallejo que hoy tomará posesión como gobernador de esa entidad, tierra natal del mandatario panista.

Lo anterior fue denunciado por el dirigente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell quien señaló que el relevo en la Fepade fue hecho sin dar explicación alguna, lo cual es antidemocrático. Dijo que da la impresión que lo que se busca con el nombramiento de la nueva fiscal, Imelda Calvillo Tello, es la incondicionalidad y la sumisión a las órdenes superiores. El dirigente calificó  de ‘fundamentalista’ a Felipe Calderón, ya que por ningún motivo quiere que el Revolucionario Institucional llegue a Los Pinos.

Considera que para evitarlo, buscaría por todos los medios que las elecciones del primer domingo de julio queden anuladas, como el mandatario panista y su partido buscaban a toda costa que sucediera en el caso de Michoacán donde perdió su hermana Luisa María, juego al que el ahora ex fiscal no se prestó, por lo que fue relevado. En entrevista con Carmen Aristegui dijo que Vargas Valdez no accedió a las presiones que ejerció sobre él el presidente Calderón y Acción Nacional.

Señaló además que hay pruebas fehacientes de que el gobierno usa la procuración de justicia en beneficio de sus causas partidarias, lo que ‘es muy grave para la higiene del proceso electoral’. Indicó que a falta de una explicación del gobierno federal por ese inesperado relevo en plena época electoral, el PRI se avocó a indagar las causas de ese ‘arbitrario y antidemocrático’ cambio repentino. Comentó que a la nueva fiscal le falta experiencia para la alta responsabilidad que le tocará enfrentar.

Indicó que en el caso de Michoacán, la intención del Presidente estaba orientada a buscar la nulidad de la elección, a partir de una acusación temeraria –”digo temeraria porque no se acompañó de ninguna prueba”–, en el sentido de que el crimen organizado había coaccionado el voto de los ciudadanos michoacanos, y en consecuencia se debería declarar nula esa elección. Pero el ex fiscal no se prestó a ese truculento juego.

En una visita a Washington, agregó el dirigente, en una comparecencia en el Consejo de las Américas, el fiscal Vargas Valdez declaró dos cosas en línea opuesta a lo que ha vendio sosteniendo el gobierno federal y Acción Nacional. Dijo primero que en México el Presidente debería de convocar a todos los partidos políticos para hacer un pacto que blindara las elecciones para evitar cualquier injerencia del crimen organizado y que el Estado acabe siendo rehén de grupos ilegales.

Otro de sus comentarios fue que la línea rectora de ese pacto debía de ser la no utilización política para descalificar partidos con el tema del narcotráfico, “que es justo lo que el gobierno está haciendo”, comentó el dirigente priísta. “No hagamos política electorera con ese tema” era el mensaje del fiscal en Washington. Esto a raíz de que Enrique Peña Nieto se había quejado de que Calderón y sus agentes han insistido en Estados Unidos en querer vincular al PRI con el crimen organizado en un afán de desprestigiar a ese partido y a su candidato de cara a las próximas elecciones.

Otra cosa que seguramente irritó enormemente al partido y al gobierno panista, es que dijo en Washington que era imposibe que alguien pudiera alterar en este momento los resultados electorales de manera masiva en México, por la serie de candados que existen y la confiabilidad del sistema electoral. Puso como ejemplo que las últimas siete elecciones estatales se habían conducido con normalidad democrática, incluida la elección a la gubernatura de Michoacán, la cual consideró como ‘válida’.

A partir de esas declaraciones, afirmó el dirigente tricolor, se inició el proceso de la remoción del titular de la Fepade. Y preguntó: ¿Por qué esa prisa de cambiar al fiscal? ¿Cuál es la razón? ¿Por qué sustituir a un fiscal de delitos electorales cuando el proceso ya esta en marcha? Sin duda fue un golpe de autoridad el relevo en la Fepade. Un gobierno democrático debe dar una explicación. Sin embargo no ha sido así y a cambio se dio el acto arbitrario del relevo la noche del pasado lunes 13.

Si como lo afirma Joaquín Coldwell, Felipe Calderón ha actuado como ‘fundamentalista’, es porque su formación panista, según su biografía política, incluyó aprender a odiar al PRI a todo lo que da. Lo que queda zumbando en los oídos es la intención del Presidente de hacer hasta lo imposible para anular las elecciones de julio próximo, si ve que el avance del candidato del Revolucionario Institucional hacia Los Pinos sigue incontenible, como se da por hecho que sucederá.

pcardenascruz@yahoo.com.mx



Anuncios

Los comentarios están cerrados.