¿Se desquitará la Corte?

PAULINO CÁRDENAS 

Todavía retumba en los oídos de muchos integrantes del Poder Judicial, las duras críticas que estuvo haciendo contra los jueces el titular del Poder Ejecutivo, Felipe Calderón. La última expresión que le valió el reclamo abierto del Consejo de la Judicatura Federal y del propio presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza, fue cuando el mandatario panista señaló el año pasado: “No es que yo la traiga contra los jueces, pero ya también se empieza uno a cansar. Uno los agrarra y los agarra (a los delincuentes) y (los jueces) los sacan y los sacan”.

Sus palabras despertaron la reacción inmediata del órgano que vigila y regula la conducta de los jueces y magistrados federales, en voz del consejero de la Judicatura Federal, Juan Carlos Cruz Razo quien en conferencia de prensa, le dijo: “Cuestionar el trabajo de los jueces, sin fundamento, por consigna y más aún, sin pruebas, atenta contra la estabilidad nacional”. Y el reclamo fue directo: “Rechazamos enérgicamente que se hagan señalamientos en contra de impartidores de justicia sin que se acompañen de pruebas suficientes”.

Incluso el propio presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza, fue a Los Pinos a hablar con Calderón sobre sus declaraciones y a decirle que si tenía pruebas de sus aseveraciones, que las presentara, ya que no eran las primeras críticas que hacía contra los jueces, en virtud de que desde el 2008 venía criticando el proceder de los juzgadores en relación a las detenciones que hacía la PGR.

La propia ministra Olga Sánchez Cordero declaró entonces que si las autoridades quieren sentencias condenatorias, “las averiguaciones deben estar bien integradas, que tengan las pruebas y las evidencias suficientes para que pueda actuarse”. Respaldó el reclamo del Consejo de la Judicatura Federal en el sentido de que “los jueces actúan conforme a las leyes y no tiene nada que ocultar sobre sus decisiones, porque se basan en el marco jurídico”.

Viene a cuento todo este recordatorio porque este miércoles 21, habrá de ser puesto a consideración de los ministros que integran la Primera Sala de la Suprema Corte, el proyecto elaborado por el presidente de la misma, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien propone la liberación absolutoria de la ciudadana francesa Florence Cassez, por considerar que hubo un ‘efecto corruptor’ al simular su captura para hacer que su detención se creyera que era en vivo y en directo y no un montaje ficticio para la televisión como después se supo.

El proyecto no se mete a discutir si la ciudadana francesa es culpable o inocente de plagio. Sólo se refiere a si se violaron o no derechos durante su aprehensión el 9 de diciembre de 2005. Éste es el segundo amparo que interpone la defensa de Cassez ante la Corte, el cual fue rechazado en 2011. El caso provocó la suspensión de la participación mexicana en el “Año de México en Francia”. El conflicto diplomático llegó al grado de que el presidente Felipe Calderón exigió respeto al gobierno francés de Nicolas Sarkozy.

El documento señala que, además del ‘efecto corruptor’ del montaje para la televisión, a la joven detenida a quien se acusa de haber participado en el secuestro de 3 personas, no se le otorgó el derecho notificación, se violó su derecho al inmediato contacto con su embajada y asistencia consular, le fueron violentadas sus garantías al no ser puesta a disposición del Ministerio Público, y negarle el derecho de presunción de inocencia, antes de ser procesada.

Zaldívar apunta que no encuentró justificación constitucional alguna por el que la francesa haya sido retenida en el rancho ‘Las Chinitas’ para obligarla a escenificar un montaje orquestado por la Agencia Federal de Investigación, la AFI, cuyo titular era Genaro García Luna, actual secretario de Seguridad Pública federal, con el fin de exponerla ante los medios de comunicación  como la responsable de la comisión de tres secuestros.

Los ministros que integran esa Primera Sala son, su presidente Arturo Zaldívar, José Ramón Cossío Díaz, Guillermo Ortíz Mayagoitia, Jorge Mario Pardo Rebolledo y  Olga Sánchez Cordero. Para aprobar el proyecto se requiere el voto de 3 de los cinco ministros. Al titular del Ejecutivo federal le vendría muy mal, si se vota a favor de la liberación absolutoria de la francesa. Pasado mañana al medio día habrá de conocerse si queda en libertad o si sigue presa.

¿Llegó la hora del desquite por las las acerbas críticas que, sin pruebas, le ha venido haciendo Felipe Calderón a los jueces, lo que ha sido rechazado por el Poder Judicial, el Consejo de la Judicatura Federal y por el propio ministro presidente del Máximo Tribunal de Justicia, Juan Silva Meza? Faltan pocas horas para saberlo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.