Miles y miles de muertos

PAULINO CÁRDENAS 

¿A quién creerle sobre el número de muertos que ha cobrado la guerra de Calderón? ¿Al secretario de la Defensa de Estados Unidos o al secretario de la Defensa nuestro? Porque la cifra de decesos por esa guerra ha sido todo un misterio siempre. El gobierno federal a través de sus diversos voceros ha minimizado invariablemente el número de quienes han sido víctimas mortales de esa lucha armada contra los cárteles de la droga y el crimen organizado. Mucho menos existe una lista o un sitio en internet en donde los deudos puedan asomarse a ver qué pasó con sus muertos.

Aunque el titular de la Defensa de México desmintió la cifra que dio el  secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, quien en una reunión celebrada en Ottawa, Canadá afirmó que “150 mil personas han fallecido” por la guerra de Calderón y la violencia entre los cárteles en México –se supone que en el periodo que lleva la actual adinistración que encabeza el mandatario panista–, donde el funcionario norteamericano reiteró: “Yo pienso que el número que los oficiales mexicanos mencionaron fue de 150 mil”, no obstante que el general Galván habría dicho que eran 50 mil.

Panetta, quien fue director de la CIA antes de ser nombrado por Barack Obama como titular de la Defensa de Estados Unidos, no es propiamente un militar sino un político. En sus declaraciones no precisó al periodo que correspondía la cifra de 150 mil muertos por la guerra contra el narco, lo cual se ganó la ‘nota’ y opacó el resto de los objetivos de la reunión entre él y sus contrapartes de México y del país anfitrión, donde se replantearon estrategias de cooperación para combatir el tráfico de drogas y la ayuda mutua en caso de desastres naturales. Él cree haber escuchado la cifra de 150 mil muertos en la guerra de Calderón.

No obstante al parecer el titular de la Defensa Nacional había expresado que la lucha armada contra las drogas “ha costado la vida a 50 mil mexicanos” y que los cárteles mexicanos tienen nexos tanto en Canadá como en Estados Unidos. Precisó que las más recientes cifras oficiales dadas a conocer en enero de este año en México, indican que desde 2006 han muerto 47 mil 500 personas a consecuencia de la violencia del narcotráfico.

Y dijo algo que llamó la atención ya que fue una especie de mea culpa: “Es obvio que todos los gobiernos hemos dejado de hacer algo para que el narcotráfico se encuentre en la dimensión que observamos ahora”. Por la parte canadiense, el ministro de Defensa, Peter MacKay señaló: “Lo que estamos viendo hoy es el reflejo de un muy fuerte deseo por parte de los tres países de entrar de lleno a la solución de estos problemas”.

Por la noche, las secretarías de la Defensa y de Marina en un comunicado desmintieron haber referido la existencia de 150 mil muertos en México derivados de la guerra contra el narco emprendida por el presidente Calderón y la violencia entre organizaciones criminales, como afirmara el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panneta, en la Reunión Trilateral de Ministros de Defensa de Norteamérica. Esa cifra, aseguraron, corresponde “a todo el continente americano al año”.

La versión aclaratoria señala: “En cuanto a los homicidios presuntamente ocurridos por la violencia entre organizaciones criminales, los participantes en esta reunión conversaron sobre alrededor de los 150 mil casos registrados en el continente americano al año, y no sólo los observados en México”.

Es en el análisis crítico de las complejidades de esa guerra, en el examen riguroso de sus verdaderas causas y en el balance de los resultados, donde se verá si el sexenio de la narcoguerra cumplió sus expectativas o no, aunque el general Galván Galván haya adelantado en Ottawa: “No venimos a mencionar quiénes son los culpables del problema; es obvio que todos los gobiernos hemos dejado de hacer algo para que el narcotráfico se encuentre en la dimensión que observamos ahora”.

A los muertos de esa guerra y al dolor de sus deudos no podrán darles borrón y cuenta nueva, con declaraciones. Quienes han muerto, viles o no, eran seres humanos, a propósito de que el gobierno panista anda en campaña queriendo aparecer como muy humanista trayendo incluso al Papa de paseo a México, acaso para lavar conciencias por tanta sangre derramada.

De cualquier modo hay organismos no gubernamentales que se aprestan a presionar para que se indague quiénes deben pagar las cuentas que deban pagarse por tan enorme deuda de miles y miles de mexicanos que nadie sabe cómo murieron. Más los que faltan de aquí a que termine el sexenio.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.