El adiós de Calderón

PAULINO CÁRDENAS

Felipe Calderón aventó toda la carne al asador el miércoles pasado en el Auditorio Nacional donde durante dos horas dio un informe de lo que ha considerado sus ‘logros’ de gobierno en lo que va del sexenio, en un largo discurso repleto de autoelogios ante un público aplaudidor con el que quiso dársele al evento una dimensión que para muchos no la tuvo. Dijo que “más que una carga, ha sido un privilegio servir a México” y afirmó que fue un Presidente que hizo obras pero que no robó. Para muchos fue el adiós definitivo de su mandato ya que después de las elecciones nadie lo tomará en cuenta según el rito sexenal.

Justo fue en la fecha límite de la prohibición para que el Presidente pudiera promocionar la obra de su gobierno –ya que ayer mismo terminaba la llamada ‘veda electoral’ impuesta por el IFE a los partidos y contendientes, para dar paso a partir de hoy a las campañas electorales de los cuatro aspirantes para llegar a Los Pinos–, que Felipe Calderón quiso dar su informe de labor presidencial, en el que fue reiterativo de las mismas cantaletas que ha venido señalando a lo largo de su administración, donde por supuesto destacó su tema favorito, la inseguridad y la narcoguerra.

Para cerrar ‘a tambor batiente’ su apurado periplo, estuvo de invitado especial en el foro de alegatos de los miércoles del canal de la estrellas, en donde entre chacoteos tuvo preguntas a modo y espacios de lucimiento, cuyos interlocutores se abstuvieron de cuestionarlo duro y directo, viéndose decepcionantes cuando el Presidente se iba tendido hablando de un México que sólo en su mente existe sin que nadie interviniera. Era natural ya que había que brindarle la oportunidad de que dijera lo que quisiera en lo que para muchos fue un adiós adelantado.

Igual que en el discurso del Auditorio, lo que dijo en la televisión tampoco dejó un buen sabor de boca ya que la mayoría calificó de poco creíble las cifras y datos con los que quiso demostrar que antes de él, nadie, en materia de políticas públicas y logros de gobierno. Para muchos fue una campaña personal de autoelogios en su apurada y hasta desesperada forma de quererle ganarle tiempo al tiempo con un  recuento de lo que pareció su último informe de gobierno, a pocas horas de que. como él mismo lo había expresado, la carroza se le conviertiera en calabaza.

En su informe de ‘logros’ que hizo ante unas 10 mil personas en el Auditorio Nacional, distrayendo de sus labores a un gran número de trabajadores al servicio del gobierno federal, acompañado de su esposa y de sus hijos, del codirigente del PAN, de varios gobernadores de su partido, y del embajador norteamericano Anthony Wayne, destacó que sus logros, sin excepción, fueron positivos y muchos de ellos sin antecedentes históricos y sin precendente. Un gran número de personas coincide en que Calderón mintió sobre diversos temas que planteó, como el caso del combate a la pobreza cuando afirmó que esta redujo un 23 por ciento durante su gobierno.

Su tema favorito, el de la inseguridad y el combate armado a las mafias del narco fue a lo que más tiempo le dedicó en sus presentaciones. Insistió en que si no hubiera sido porque él decidió enfrentar a los cárteles de la droga, quienquiera que lo suceda en el gobierno se habría encontrado con instituciones completamente infiltradas por los delincuentes. “La próxima Presidenta o el próximo Presidente de la República se hubiera encontrado que aunque quisiera enfrentar a los criminales, quizá ya el próximo sexenio hubiera sido demasiado tarde para México”.

Enrique Peña Nieto, candidato del PRI, comentó que con su inesperado informe en el Auditorio Nacional, Calderón dio la impresión de que el actual gobierno federal ha concluido. “Pareciera que hoy quisieran que se acabara el sexenio. Me parece que el Presidente tiene responsabilidad hasta el 30 de noviembre y ahora, fuera de todo contexto me parece este evento”, dijo.

El representante del PRD, Camerino Eleazar Máquez dijo que “lo que hemos escuchado es un informe totalmente tendencioso que pretende manipular y orientar con datos no objetivos, y además lo hace no en las instancias formales que el Estado mexicano tiene, por eso vamos a presentar la queja y documentaremos cuanta actitud se aleje de la legalidad”.

Se dio a conocer que el PRI y el PRD presentarán una queja ante el IFE en contra del jefe del Ejecutivo, por considerar que el recuento de los cinco años de gobierno calderonista rompe con la veda electoral y pone en riesgo la equidad de la contienda al ser transmitido en cadena nacional, el cual además de impertinente, es ilegal. Hasta que se celebren las elecciones de julio, Calderón se dedicará a promover el turismo viajando a distintos destinos del país. Pocos creen que de veras respete la veda gubernamental ordenada por el IFE.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.