Aumenta la presión social

PAULINO CÁRDENAS

O se ponen las pilas los candidatos o que se den por vencidos de una vez, empieza a ser el mensaje popular que va expandiéndose por todo el país. Una gran parte de los mexicanos que aún no deciden por quién votar no están dispuestos a seguir escuchando promesas y más promesas que al final no se cumplen, pudieran ir el uno de julio próximo a las urnas no sin antes estar monitoreando quién sí y quién no pudiera reorientar no sólo su discurso y su oferta de gobierno, sino quién cumplirá cabalmente sus promesas de campaña, para decidir a quien darle su sufragio de los cuatro aspirantes. Los indecisos no son pocos; son millones.

‘Seguimos hasta la madre’, se escuchó decir a Javier Sicilia hace unos días, quien, ante la incompetencia de las autoridades y la “imbecilidad” del crimen organizado, llamó a la ciudadanía a ejercer su voto en blanco. Y un botón de muestra de que la gente sigue ‘hasta la madre’ por las falsas promesas, los incuplimientos, malas políticas públicas de gobierno, y falta de sensibilidad, fue el supuesto impedimento a Josefina Vázquez Mota de celebrar una reunión proselitista en el World Trade Center el sábado pasado con trabajadores de Mexicana.

Según versión de quienes los encabezan, los trabajadores de tierra de esa empresa aérea habían sido invitados para ‘dialogar’ sobre la problemática que vienen padeciendo, y al final, por razones que nuevamente quedaron en el limbo y volvieron  a hacer quedar mal a la abanderada panista, la invitación acabó en zafarrancho y ella nunca apareció. Si bien su estribillo es ‘Digamos no al regreso al pasado’, el de millones de mexicanos es el de ‘Digamos no al regreso al presente’, porque ha sido desastroso para su economía.

Ya un grupo de académicos, actores y políticos hace unos días a través de un desplegado, plantearon a los candidatos responder por escrito una serie de preguntas muy concretas sobre diversos temas de la vida del país como la economía, programas sociales y políticas públicas en general, exhortándolos a abrir una serie de debates sobre los asuntos más trascendentes para México. Aunque entre los abajofirmantes aparecen personajes de distintas ideologías y creencias, hay plantamientos afines y hasta coincidentes que buscaron recoger el sentimiento de la nación. Dicen que entre quienes suscriben el documento muchos son los apuntados de siempre que buscan decirle al próximo Presidente ‘aquí estoy’.

Como sea, señalan en su escrito que la complejidad de los problemas que aquejan a los mexicanos parece no haber sido registrado plenamente por quienes pretender gobernar al país. Mediante el desplegado ‘Preguntas cuyas respuestas podrían transformar a México’, proponen que tanto Enrique Peña Nieto del PRI, como Andrés Manue López Obrador de la Coalición de Izquierdas, Josefina Vázquez Mota del PAN y Gabriel Cuadri de Nueva Alianza, se pongan la pilas y se ajusten a la realidad que vive México, que sin duda es de emergencia nacional.

Los temas que proponen para ser respondidos son diversos, como la recomposición de la economía, la inseguridad y la violencia, la creación de empleos, la falta de oportunidades de miles y miles de mexicanos en edad productiva, entre otros problemas, lo que deberá ser dimensionado por cada aspirante, afinando el oído para escuchar los planteamientos que se hagan en los foros de discusión y debate sobre lo que los diferentes sectores de la sociedad están demandando. Uno de tantos pendientes será la prioridad que representa la atención de millones y millones de jóvenes que por razones muy diversas no estudian ni trabajan.

Otro asunto de la mayor importancia será la de definir si Petróleos Mexicanos se moderniza –o se privatiza– y mejoran las reglas del juego a favor de esa importante empresa paraestatal para reactivarla y que no muera de inanición por el indiscrimiando aporte que es obligada a dar cada año fiscal, arrancándole a la brava gran parte de sus ingresos para el gasto corriente del gobierno. Será necesario ver si el esquema de Brasil o de Noruega le pudiera funcionar o si es otro el camino que habrá de tomarse para que Pemex no deje de ser la ‘gallina de los huevos de oro’ del gobierno en turno.

Este y otros temas de primerísimo orden serán motivo de discusión de aquí al 27 de junio cuando finalice el periodo de campañas de los cuatro aspirantes. Del análisis cuidadoso que sean capaces de hacer de las demandas ciudadanas y de los sectortes de la sociedad con respecto a la política social, a la justicia, al combate a la corrupción y la impunidad, a la inversión pública y privada entre otros rubros, dependerá que cada uno logre beneficiarse con el voto no tanto de quienes ya decidieron desde ahora por quién lo harán, sino sobre todo de los indecisos que son más de la tercera parte de quienes supuestamente sufragarán el próximo uno de julio.

Bajo ese esquema de presión social es como cada candidato podría ir afinando su propuesta de gobierno y lo que será su plataforma de políticas públicas para el próximo sexenio. Quién mejor capte esas necesidades ingentes que requieren ser enderazadas de inmediato para que México no se hunda más, podrá tener la certeza de que más de 34 por ciento de potenciales votantes que aún no saben a quién darle su sufragio y que bien podrían optar por cruzar la boleta a su favor. Hay que avertirles que quien diga que no subirá impuestos y después lo proponga, le irá como en feria ya en funciones.

Esto parecería ser una mejor opción que dejar el voto en blanco como propone Sicilia en su comprensible desesperación, coraje e indignación que lo aqueja, al igual que a miles y miles de deudos que han perdido a sus familiares a causa de la guerra contra el narco, ante la incompetencia de las autoridades y la “imbecilidad” del crimen organizado. Al tiempo que señala que la soberanía radica en los ciudadanos, no en los políticos, mandó el mensaje a los 4 aspirantes que deben entender que los mexicanos ya no están dispuestos a aceptar seguir viviendo lo intolerable, al referirise entre otras cosas, a la inútil guerra de Calderón.

Por ello, a causa de la “ceguera” que las partidocracias han llevado a estas elecciones, el poeta convocó para junio a los candidatos a reunirse en el Castillo de Chapultepec, para que “respondan por esta ignominia y por la paz y la justicia que borraron de sus agendas”. No hay duda pues, que el imperativo de la sociedad es que los candidatos levanten la mira para sacar a México de la mediocridad en la que ha estado en los últimos dos sexenios. Que lo hagan pensando en milllones de mexicanos que han sufrido en carne propia las políticas equivocadas del gobierno, y no lo hagan pensando en el beneficio personal o de su clan político. Quien más se aplique en esos propósitos podría salir triunfante en las próximas elecciones.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.