Incomoda ‘Niños incómodos’

PAULINO CÁRDENAS

El cortometraje ‘Niños incómodos exigen a candidatos’, que en muy breve lapso se ha vuelto uno de los más vistos en las redes sociales y en YouTube por la originalidad y audacia como plantea una problemática real que vive México, ha causado polémica en varios sectores de la sociedad, pero en donde más ha incomodado es en la clase política, específicamente entre algunos legisladores acaso porque en esa realización se ven retratados con crudeza, no obstante que principalmente exalta los flagelos como el secuestro, la corrupción y la violencia que agobia a millones de mexicanos.

Por lo pronto parecen discrepar en su apreciación el candidato priísta y la bancada de su partido. Enrique Peña Nieto apuntó en su cuenta de Twitter: “Apoyo el mensaje de #NiñosIncómodos. Lo mismo escucho en giras: se acabó el tiempo. Es hora de renovar la esperanza y cambiar a México”, en tanto el diputado, Miguel Ángel García Granados, consideró ‘deleznable’ utilizar a menores de edad para esa realización, además de que ve un “tinte” de carácter electorero “para establecer una política de miedo e inhibir el voto el próximo 01 de Julio”.

Añadió el legislador que no será a través de la política, de la estridencia y el amarillismo como se resolverán los problemas que se presentan en el video. 
Dijo que las verdaderas intenciones del polémico cortometraje que dura cuatro minutos, 

probablemente lo que está pretendiendo su patrocinador, Alberto Bailleres, presidente de GNP seguros, es arrancar o violentar la cuestión de las reformas estructurales que hacen falta en el Congreso, “aún y cuando en la Cámara de Diputados hemos observado que alguna de ellas lesionan gravemente los derechos humanos”.

Según se desprende de lo que ha declarado en varias entrevistas Rosenda Martínez, coordinadora general del proyecto Nuestro México del Futuro, el famoso cortometraje es producto de una idea surgida en el seno de la agrupación y que con motivo del bicentenario de la Independencia, se buscó la forma de recopilar opiniones sobre los temas que la gente considera deben ser atendidos para lograr que las nuevas generaciones tengan un país distinto, floreciente y próspero, con oportunidades de desarrrollo para todos, pero sobre todo, saneado de flagelos como la corrupción y la impunidad que da lugar a la cadena de actividades criminales que están vigentes y de los que trata de dar cuenta el video en cuestión.

Mientras que algunos sectores se han escandalizado por la forma de presentar esa realidad que azota al país, por ser actuada por niños, para otros es una forma original de llamar la atención, para que sociedad y gobierno vean de otra forma lo que la cotidianidad le impide ver con objetividad y preocupación, como es la serie de flagelos que azotan a la ciudadanía en cada entidad federativa de la nación, sin que las autoridades logren detener su avance.

Esa producción es un crudo recordatorio de que los problemas ahí están, aunque muchos no los quieran ver. De hecho es un sacudimiento de conciencias que debe hacer reaccionar a todos, sociedad y gobierno en sus tres órdenes: ejecutivo, legislativo y judicial. Mientras para unos es un problema de falta de sensibilidad el poner a actuar a niños los problemas de la criminalidad, para otros el reto era de enfoque sobre cómo hacer para que todo mundo volterara a ver esos problemas.

Aunque algunos se han escandalizado y tratan de verle intencionalidades nocivas al video, otros elogian al realizador por haber logrado sumar varios elementos de una sola vez: enviar un mensaje de largo aliento, presentar una realidad política y social, e invitar a hacer conciencia para hallar soluciones conjuntas hacia una transformación real de México. Nadie podría decir que lo que ahí se plantea es exagerado o que no representa una realidad cotidiana que vive la nación y que agobia a los mexicanos.

Nada es distante de lo que en realidad acontece a diario en prácticamente cualquier rincón de nuestro país. Cierto que su impacto es innegable, pero sin duda era justo lo que el realizador buscaba, independiente del manejo politico que se le quiera dar al cortometraje en cuestión. A unos les preocupa el patrocinador, a otros que los niños hayan hecho un rol de adultos en la película, y para los que participaron en realizar la idea lo importante fue que su esfuerzo de inmediato fructificó. Pudiera ser inacabada, pero la propuesta ahí está.

Por lo pronto se dice que la indignación de algunos diputados llegó al extremo de que harán una petición a la Secretaría de Gobernación para que el video sea retirado de las redes sociales, páginas de internet y YouTube. Poco se lograría porque esa dependencia no tiene injerencia en el uso de esas tecnologías y, de intentar algo, la medida sería equiparable a querer coptar la libertad de expresión. Además, la bancada panista parece estar de acuerdo con el propósito del video, que sin duda ha sido un exitoso golpe mediático. ¿De parte de quién? Ya se sabrá.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.