Presidente Calderón naufraga

PAULINO CÁRDENAS 

Ese hubiese sido el título de muchos medios si lo que quedó en una anécdota se hubiera convertido en realidad. Por algunos minutos, embarcaciones de la Armada de Colombia que custodiaban al presidente Felipe Calderón, perdieron el rastro del mandatario mientras practicaba buceo en aguas de ese país. Esta situación se produjo durante la gira que realizó hace unos días a Cartagena de Indias, luego de que se soltara una boya atada a uno de los buzos que los acompañaba, la cual era monitoreada por una de las embarcaciones que lo custodiaba.

El hecho lo contó a la cadena de radio Caracol, Sandra Bessudo, consejera del presidente colombiano Juan Manuel Santos para la Gestión Ambiental y la Biodiversidad, quien acompañó al mandatario panista en su buceoaventura, quien aseguró que en ningún momento estuvo en riesgo su vida ni la del presidente mexicano, pero el susto nadie se los quitó ni a ella ni a los agentes que los acompañaban.  “Los tripulantes de las lanchas se angustiaron muchísimo” dijo la funcionaria.

Pero con el presidente Calderón, añadió, “hasta sacamos chistes y nos inventamos titulares: ‘Presidente Calderón naufraga en aguas colombianas’”, narró Bessudo, según el medio radial colombiano. Si las circunstancias hubiesen sido otras, el michoacano habría perdido la vida en las profundidades de aguas de Cartagena de Indias, por querer protagonizar prácticas deportivas cuando anda de gira, empezando por sus paseos en bicicleta de la que se ha caído varias veces.

De esa anécdota nada había trascendido, y de no haber sido por el comentario en la entrevista que le hizo radio Caracol a la funcionaria del gobierno colombiano quien habló de ese incidente, nada se hubiera sabido.  El hecho hubiese sido de innegable impacto si no se hubiese tenido rastro de Calderón y hubiese perecido en aguas colombianas. Pero el hubiera no existe. El hecho es que salió vivito y coleando de esa buceoaventura.

Por lo pronto de regreso a México, después de recibir al jefe de gobierno español Mariano Rajoy e intercambiar con él  lisonjas mutuas por más negocios que podría haber entre México y España además de las muchas empresas de aquella península que se han venido a asentar en nuestro país en este sexenio,  luego que había estado en Oaxaca y Guerrero para visitar a los afectados por los temblores, el titular del Ejecutivo mexicano realizó un sobrevuelo a la zona del volcán Popocatépetl que amenaza con incrementar su actividad.

Durante una reunión de la toma de protesta del comité ejecutivo y consejo directivo de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, el jueves pasado el presidente Calderón dijo que después de la crisis de la influenza, alimentaria, económica y la sequía “sólo falta que haga erupción Don Goyo para completar el cuadro… esperemos que no”, dijo al tiempo que tocó madera del podio desde el que hablaba.

Pero aquella frase de ‘Presidente Calderón naufraga’ inventada por él mismo como supuesto título si otra hubiese sido la historia en la zona rocosa del mar de Cartagena de Indias utilizada para el buceo, bien podría usarse para la última etapa de su gestión administrativa, si las cosas siguen como van, cuando faltan escasos siete meses para que finalice el sexenio. ¿Por qué? Por la sarta de asuntos cuyas pitas están comenzando a enredarse antes de que se dé el cambio de estafeta que, lejos de que sea democráticamente terso y civilizado, parece que terminará como el Rosario de Amozoc.

Una de las causas es porque Calderón insiste en seguirse metiendo en el proceso electoral a sabiendas de que ni el IFE ni el Tribunal Electoral de la Federación podrán sancionarlo, ya que constitucionalmente tiene inmunidad para ser castigado por esa intromisión que supone ser un delito. Ya van dos veces que en plena veda electoral se mete a darle cran a su partido y a su candidata, sin que haya pasado nada.

La primera fue cuando en una una reunión con consejeros de Banamex, dio a conocer su propia versión sobre las preferencias electorales en la que, mostrando una serie de láminas, aseguraba, sin mencionar nombres, que Josefina Vázquez Mota estaba a sólo 4 puntos porcentuales del puntero priísta Enrique Peña Nieto, lo cual de hecho todos tiraron de a loco, empezando por las propias encuestadoras.

Recientemente Calderón fue sanciondo por el IFE por transmitir spots con mensajes en material de logros de gobierno cuando se supone que estaba prohibido hacerlo, igual que sucedió en 2010 cuando salieron al aire promocionales sobre seguridad en pleno proceso electoral. De acuerdo al artículo 108 de la Constitución el Presidente sólo puede ser acusado por delitos graves del fuero penal o de traición a la patria, y no por violaciones electorales. De eso se vale el mandatario panista. Y por ahí seguirá.

Sin duda eso le acarreará más críticas, pleitos y problemas con la oposición. De ahí que esa frase de ‘Presidente Calderón naufraga’ no debe ser descartada como definción de una realidad en ciernes, ya que el ambiente se irá caldeando cada vez más al empezar a caer el telón del cuestionado sexenio marcado de por vida por su fracasada guerra contra el narco.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.