Viola la veda y echa cuentos

PAULINO CÁRDENAS 

Importándole poco el ordenamiento del IFE de que el gobierno debe abstenerse de hablar de logros durante el período de campañas electorales, que ni siquiera son logros, en un discurso pronunciado en la Cámara de Comercio estadounidense ante empresarios, el presidente Felipe Calderón usó cifras del Centro Pew de Washington para hacer creer que gracias a las políticas públicas de su gobierno se ha propiciado la disminución de migrantes mexicanos a EU, a sabiendas de que las razones son otras. Dicho Centro dio a conocer que en el periodo de 2005 a 2010, migraron un millón 390 mil  personas de Estados Unidos a México, comparado con una migración de un millón 370 mil de México a EU.

Ese comparativo numérico para el mandatario panista significa que la migración se detuvo. En la capital norteamericana presumió que debido a las oportunidades de empleo, salud y educación que hay en el país, su gobierno ha logrado frenar a ‘cero’ la tasa de migración de mexicanos a Estados Unidos, lo cual dista de ser cabalmente cierto porque el fenómeno de disminución obedece a otras razones y causas, entre ellas, la amenaza del crimen organizado que azota a la población migrante nacional y que atenta contra los que provienen de Centroamérica. Él sabe que las verdaderas causas de esa disminución son otras.

Está, entre otros factores, la contracción de la economía en el vecino país que ha hecho disminuir la contratación de mano de obra mexicana en el campo y en las zonas urbanas de aquel país; el endurecimiento de las políticas antiinmigrantes en varios estados de la Unión Americana; el aumento del costo por la ‘pasada’ al otro lado por parte de ‘coyotes’ y ‘polleros’. Y una gran razón es el peligro que representan los grupos delincuenciales que operan las redes de prostitución, la trata de personas y el abasto de jóvenes a las bandas criminales, donde todo mudo sabe que está coludido personal oficial.

Con sus aseveraciones trata de ignorar deliberadamente las verdaderas causas, como ha sido el aumento en la deportación a nuestro país de migrantes sin papeles, más otros factores internos que suceden en territorio mexicano, como el incremento en la inseguridad por la creciente actividad del crimen organizado en contra de quienes quieren pasar ilegalmente a territorio norteamericano, que son factores, entre otros, que verdaderamente inciden directamente en la reducción del flujo de connacionales ilegales hacia el país vecino.

Sin embargo, dijo que la disminución del flujo de migrantes a tasa ‘cero’ fue resultado resultado de la “buena forma” económica de México, con estabilidad y crecimiento sostenidos, incluído, según afirmó, las oportunidades para establecer negocios en el país. Nada dijo sobre el escenario de violencia y sangre que ha prevalecido desde que le declaró la guerra a los cárteles de la droga durante su administración, y que ha sido el sello distintivo de su gobierno en la lucha contra los cárteles de la droga, que ha desalentado internamente el crecimiento empresarial e incluso el cierre de negocios por temor a la delincuencia organizada, como lo señaló hace unos días el presidente de la Coparmex, Alberto Espinosa Desigaud, quien declaró que en los últimos cinco años, cerca de 160 mil empresas han tenido que cerrar por motivos de inseguridad.

Tampoco hizo alusión directa a que los cárteles de la droga en México han hecho un gobierno paralelo y cobra impuestos que el Estado no recauda, como lo señaló hace unos días en Puerto Vallarta, al referir que los criminales han impuesto en México un Estado paralelo. En la capital norteamericana no aludió al tema de su poco responsable y poco racional guerra contra los cárteles de la droga y las mafias del crimen organizado que han dejado en el camino a miles y miles de muertos, mientras las mafias siguen operando como si nada.

Se recordará que al participar en aquel destino turístico de Jalisco durante la sesión plenaria del Foro Económico Mundial, manifestó que “lo que está en juego es preguntarnos quién manda, ¿el presidente municipal de esta localidad o el capo que está en esa localidad?, ¿el gobernador de este estado o el jefe del grupo o el jefe de la mafia que está en ese estado o en un país?, ¿quién manda en un país, el presidente y el Congreso o mandan las leyes de los capos?”, lo que sorprendió a muchos que se preguntaron: ¿Entonces de qué ha servido durante más de cinco años su guerra?

Calderón quiso presumir en Washington que su gobierno ha promovido la creación de suficientes empleos para desalentar totalmente la migración que muchos mexicanos hacia el vecino país, echando mano de datos que no corresponden estrictamente a la realidad. Él sabe que por falta de oportunidades, miles de gentes se están yendo semanal y mensualmente a trabajar al comercio informal. Con verdades a medias o mentiras completas, el caso es que el mandatario panista sigue violando, dentro y fuera de México, la veda electoral. Y aléguenle.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.