Desconoce la Maestra a Josefina

PAULINO CÁRDENAS 

La maestra Elba Esther Gordillo se sabe mover muy bien en el inagotable tema de la educación; es hábil jugando con los tiempos, con los conceptos y con la posibilidad de capitalizar políticamente cada manifestación verbal que realiza. Ayer, durante la celebración del Día del Maestro, puso de manifiesto una vez más que, a pesar de que la quieren ver aniquilada políticamente, sabe manipular el peso específico que todavía tiene como lideresa magisterial. Incluso reaccionó punzante cuando los periodistas al final del evento le preguntaron qué piensa de Josefina Vázquez Mota: “¿Quién es ella?”, respondió.

Al referirse a la ex secretaria, sin mencionarla por su nombre dijo que fue por su “cortedad de miras” con que desarrolló su administración al frente de la SEP, que la educación quedó “supeditada a una ambición personal, carente de autoridad moral”. Fue como una mentada contra quien puso a la ahora candidata panista como funcionaria. El presidente Felipe Calderón, destanteado, alcanzó a hacerle el reclamo de que cumpla el compromiso de realizar la prueba universal para el magisterio, porque, recalcó vehemente, la evaluación ‘va’.

Ella no se arredró y le dijo al titular del Ejecutivo: “Señor presidente, no dude de la palabra del SNTE: la evaluación universal será una realidad, que aplicaremos oportunamente y adecuadamente a los maestros y maestras de México. Nuestra responsabilidad con usted, con los niños y pueblo de México, dista mucho de ser un chantaje, o el pretexto para aferrarnos a posiciones que, como todo, tendrán que legar a su fin”. Todo esto sucedió durante la ceremonia celebrada ayer en Los Pinos.

Por supuesto el titular de la SEP, José Angel Córdova, presente en el evento, estaría de plácemes si así fuera. ¿A cambio de qué? No tardará mucho en saberse. Por lo pronto se dice que el nuevo secretario del ramo ya renovó el diálogo con la cúpula del SNTE. Pero la percepción que quedó es que la maestra –otrora amiga y ex socia de andanzas electorales de Calderón en el 2006–, parece que trae con qué volver a poner nervioso a su antiguo cuate de cuates que ya va de salida.

Ambos quisieron disimular el distanciamiento que de hecho persiste y que se dio entre ambos a raíz de aquel agarrón, aún vigente, entre la dirigente magisterial y el ex director general del ISSSTE, Miguel Angel Yunes, en donde el año pasado salieron a relucir presuntos manejos ilícitos a costillas del erario, asunto que en cualquier momento podría resurgir con fuerza. ¿De que depende?

Acaso de que los maestros del SNTE se sometan a la evaluación magisterial, como tiempo atrás se había comprometido la lideresa, a lo que de pronto dio marcha atrás tal vez en espera del momento político oportuno que pudiera favorecer ese jaloneo en la negociación, para sacarle raja a un si o a un no que aún no define claramente.  A su ex amigo le dio por su lado diciendo que ‘en su momento’ se cumplirá con el compromiso de la prueba universal para el magisterio. Pero eso no es todo. Parece que la razón estriba en que la maestra trae como ‘arma secreta’ lo que ya es un secreto a voces: que podría darle su abierto apoyo al candidato priísta Enrique Peña Nieto.

El problema pues, no está en el ámbito magisterial ni educativo, sino en el terreno político y gremial.  Acaso lo que ha venido diciendo Andrés Manuel López Obrador de que ella y su gremio están con el PRI y que de ganar el candidato priísta, seguro que sería la titular de la SEP:

“Pruebas, pruebas, decir es muy fácil. No, yo no estoy en ese plano”, acotó la lideresa. Pero la especie corre y sigue corriendo. Y eso es lo que está causando harto disgusto en Los Pinos.

Ella sabe que una afilada guillotina pende sobre su cabeza y que alguien ordenaría dejarla caer si, como lo asegura el candidato de las izquierdas, decide apoyar con la fuerza magisterial al candidato priísta para que éste asegure un triunfo en las elecciones de julio, ya que muchos creen que pudiera estar en entredicho su victoria, no sólo por las vapuleadas que ha recibido de parte del estudiantado de la Universidad Iberoamericana, sino por lo que todavía se dice que le espera por parte de sus adversarios.

Por lo pronto, con motivo del Día del Maestro ayer, le tocó baño a doña Josefina y al propio Presidente con la crítica que le hizo a su ex funcionaria cuando estuvo a cargo de la SEP en esta administración. Y a la pregunta de si accederá a que se realice la evaluación magisterial en éste ciclo escolar como lo exige el Gobierno federal, respondió a los periodistas: “Puede ser (…) nadie me ha dicho que no; estamos trabajando en las mesas para eso; pero yo no (lo) podría afirmar categóricamente”. O sea, los trae fintos. Pero ese juego le puede salir caro.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.