AMLO ni Josefina ganarían solos

PAULINO CÁRDENAS

¿Qué pasaría si llegar a anunciarse en las próximas horas una alianza entre el PRD y el PAN? ¿En Los Pinos estarían de acuerdo que López Obrador sea su ‘nuevo gallo’? ¿Los votos de ambos servirían para ganarle a Peña Nieto? Tomando como ejemplo una de las encuestas, la de BGC-Excélsior aparecida en su edición impresa de ayer, en la que Peña lleva 45 por ciento de las preferencias, AMLO 27 por ciento y Josefina 24 por ciento, si se sumaran los dos porcentajes del segundo y tercer lugar, ¿en teoría vencerían a Peña? El jueves se vence el plazo para un pacto aliancista.

Por otra parte, la verdadera sorpresa podría estar entre los votantes de primera vez; en los sufragios del Movimiento #Yo Soy 132 que aunque se dice ‘apartidista’ en parte pudiera votar a favor del tabasqueño; en el peso del voto real de al menos cuatro centrales obreras que estaría a favor del PRI; más el factor Elba Esther Gordillo con sus huestes del magisterio que obviamente contará y cuyo apoyo pudiera ser a favor del puntero en las encuestas. Con  todo eso la cosa se pone buena con miras a las elecciones del domingo 1 de julio próximo.

Los potenciales votantes primerizos según el IFE suman 14 millones, aunque sólo suelen votar por primera vez no más del 20 por ciento. ¿Por quién lo harían? ¿Y si se animan todos a ir a las urnas? El padrón total de votantes a nivel país es de poco más de 76 millones de ciudadanos mexicanos incorporados según el Instituto Federal Electoral. Parece ser que esta vez el abstencionismo sería el gran perdedor. Ojalá.

Como van las encuestas hasta ahora, favoreciendo todas al puntero priísta, quienes saben de esas tendencias empiezan a afirmar que con que Peña Nieto se sostenga de aquí al día de las elecciones como va, no tendría ningún problema para ganar la Presidencia y sacar al PAN de Los Pinos. Aún que López Obrador se acercara a 9 puntos del ex mandatario mexiquense, de cualquier modo éste ganaría el día de las elecciones.

No obstante, hay varios factores numéricos que pudieran contar y darle un vuelco a las estadísticas y a las predicciones. Uno es la cifra de nuevos votantes, la de los jóvenes que por primera vez irían a las urnas. Otro es el movimiento antipeñista surgido entre el estudiantado de las escuelas privadas que inició en la Ibero que aunque se dice ‘apartidista’ está en contra del PRI.

El otro factor es el de los trabajadores sindicalizados que en total se estima en poco menos 5 millones de votos, donde el sufragio corporativo de cuatro centrales obreras ya declararon su preferencia a favor del PRI, lo que equivale a 1.5 millones de votos aproximadamente.  Esto quiere decir que entre los que votarían por primera vez, los votos que tiene asegurado el candidato priísta, más la ventaja que lleva en las preferencias según todas las encuestas, no se requiere ser brujo para adivinar quien sería el ganador de la contienda.

Aunque ha sido negado de manera reiterada, pareciera haber un viso de verdad en la especie que no ha dejado de circular, de que a causa del desplome que ha venido sufriendo paulatinamente la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, pudiera haber la decisión, venida de arriba, de que se sume a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador. Incluso si sus agendas no han variado, ambos coincidirán hoy martes en Cancún, Quintana Roo, víspera de la fecha máxima que marcan las autoridades electorales para cualquier cambio, dimisión por enfermedad, renuncia o muerte de un candidato, que es de un mes antes de los comicios. Ahí podría darse el pacto.

Por un lado lo que en Los Pinos no quieren es que por ningún motivo llegue Peña Nieto a Los Pinos. Y por otro, están convencidos que su candidata no da para más y en lo que resta del periodo de campañas no creen que vaya a repuntar en las preferencias ni con un ‘milagro’ como dijo Fox, sino al contrario. Por ello, estarán terminando de deshojar la margarita para decidir si suman la candidatura panista a la del tabasqueño, o de plano dejar ir sola a doña Josefina, como va, derechito al despeñadero.

Cierto es también que el gobierno panista la ha dejado morir sola sin brindarle la ayuda que en otro caso hubiera sido patente aunque hubiesen dicho que era una elección de Estado. Incluso la hermana del Presidente tuvo una mucho mayor ayuda ‘del centro’ que la misma candidata al gobierno federal. Como sea, parece llegado el momento en que ‘de arriba’ se decida la suerte de la aspirante ‘diferente’, ya que el tiempo legal que dicta el IFE para cualquier decisión finaliza el último día de mayo. De no hacer esa alianza, se da por hecho que ninguno ganaría la contienda electoral y Peña Nieto llegaría a Los Pinos.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.