A los cuatro Sicilia los sacudió

PAULINO CÁRDENAS 

Entre confundidos y abrumados, tuvieron que aguantar vara cuando el dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Javier Sicilia, les prodigó, además de besos, reclamos bien ganados por los desdenes que cada uno, y una, han tenido respecto de tantas muertes, desapariciones y violaciones a los derechos humanos de miles y miles de mexicanos, a consecuencia de la fracasada guerra de Calderón, por lo que les reprobó su omisión y les exigió tomar el tema muy en serio y como una de sus prerrogativas de campaña de ahora en adelante.

Más que humillante, la reunión que sostuvieron los cuatro candidatos presidenciales fue aleccionadora. A quien tal vez le tocó la peor parte fue a Josefina Vázquez Mota, porque Sicilia le dijo que ella representa la continuidad de la política de Felipe Calderón, quien “nos ha sumido en el horror y convertido al país en un inmenso camposanto” lo que la hizo quedar impávida. También le señaló a quien cree ser ‘diferente’: “Usted y su presidente, Felipe Calderón, se niegan a escuchar el corazón herido de la patria”, ya que ambos pertenecen “a un partido que nos debe la transición y se ha corrompido a grados ignominiosos”.

Le recordó  que el panismo tiene mucha cola que le pisen con los casos de Sergio Estrada Cajigal, ex gobernador de Morelos, que se paseaba con la hija de un narcotraficante en helicóptero; del “irresponsable” Marco Antonio Adame el actual mandatario morelense; y de ese “Herodes”, como le dijo a Juan Molinar Horcasitas por el caso de la guardería infantile ABC de Hermosillo donde murieron calcinados 49 niños , o de Cecilia Romero quien estuvo al frente de Migración dejando una mala fama como funcionaria.

Después del beso –menos a uno que lo evitó–, a todos les tocó una verdadera zarandeada verbal. A Peña Nieto lo señaló como heredero de “un regreso al pasado y al origen de la corrupción”, y el candidato priísta fue cuestionado por la represión en Atenco, y aunque admitió que en ese “incidente” hubo excesos policiacos, Sicilia le reprochó que en su “discurso frío” no dedicara una sola palabra de piedad ni compasión, “entre tanto dolor, frente a tanta violencia y humillación” a los habitantes de esa población. “Usted no pidió perdón, aunque fue señalado como responsable directo por las víctimas”, insistió el poeta. También le pidió que los priístas que han cometido delitos vayan a la cárcel o, al menos, queden fuera de la política.

El único que había logrado esquivar el ósculo de bienvenida y que prefirió cambiarlo por un efusivo abrazo, fue el candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, a quien Sicilia lo tildó de mesiánico, autoritario, intolerante, sordo, confrontador e incapaz de aceptar la autocrítica, a lo que el representante de las izquierdas respingó: “Javier, a mi no me puedes meter en el mismo costal” que a los demás, dando a entender que su linaje no es de esos, lo que corrobora lo dicho por su anfitrión. “No somos sectarios y no somos intransigente; no odiamos; queremos justicia”, se defendió el tabasqueño.

Pero el poeta le reviró: “Yo le pido autocrítica. No es con usted, señor López Obrador; mis respetos absolutos, lo quiero muchísimo, pero me disgusta mucho la falta de autocrítica. Hay debajo de todo esto, no de usted, no de lo mejor del PRD, pero sí de mucha gente que lo apoya, un espíritu fascista”.

A Quadri también le fue como en feria. Le cuestionó su candidatura ‘ciudadana’ y le dijo que era una gente de doble moral, al señalarle que aceptó ser candidato del Panal aun cuando detrás de ese partido están la corrupción, la riqueza mal habida y la represión a los maestros. Añadió Sicilia que su candidatura se base en el cacicazgo de Elba Esther Gordillo y que el “sindicato corrupto tiene secuestrada a la educación, usa a los niños como chantaje, y su fuerza es producto de la corrupción que ofende e indigna a todos”.

El hombre de estampa antigua sólo alcanzó a vociferar: “Yo estoy hasta la madre de todo esto. Y por eso estoy aquí, aunque no me crean. Por eso acepté esta candidatura, porque estoy hasta la madre y quiero hacer algo por mi país, dijo sacado de onda también. “Lo que les ocurrió a ustedes no sólo me hace sentir hasta la madre, me conmueve, me aterra. ¡También me encabrona! “Es fuente de un encabronamiento profundo saber que no estamos resolviendo esta tragedia”, exclamó.

Como sea, el tema de la violencia y el escandaloso número de víctimas que lleva la fracasada lucha contra los cárteles de la droga, deberían estar presentes de ahora en adelante en las campañas de los candidatos y de la aspirante. Tampoco estaría mal que esas expresiones de inconformidad generalizada las hicieran suyas quienes integran el Movimiento #Yo Soy 132, lo mismo que el tema de la corrupción y la impunidad que han ennegrecido aun más el panorama en este sexenio junto con el abandono de varias prioridades básicas. Eso fortalecería más su movimiento y empataría con lo que la sociedad en general está reclamando en todo el país.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.