¿Quiénes mueven a #Yo Soy 132?

PAULINO CÁRDENAS

A raíz de que surgió el  movimiento universitario #Yo Soy 132, varios analistas y periodistas de investigación imparciales, se han dado a la tarea de indagar quién es el artífice que está detrás de ese colectivo estudiantil que habría surgido ‘espontáneamente’ el pasado 11 de mayo en la Ibero, el cual, aunque se autodefine como  ‘apartidista’, está en contra del candidato priísta Enrique Peña Nieto, pero a favor del candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, a quien le demostraron su adhesión gritándole ‘presidente, presidente’ en un mitin que realizó en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco lo que, dicen, emocionó al tabasqueño hasta las lágrimas.

Al respecto parece haber presunciones de quién o quiénes pudieran estar moviendo los hilos de ese movimiento que estaría extendiéndose a otras plazas fuera del Distrito Federal como parte de la estrategia para debilitar al puntero en las preferencias electorales. Los personajes se ubican al parecer dentro del propio equipo del candidato del Movimiento Progresista, aunque hay al menos uno que fungiría como asesor externo y es extranjero. Parece que es un hombre de 38 años, chileno y especialista en adiestrar cuadros universitarios que saben movilizar masas estudiantiles para diversos fines. Se valen de las redes sociales para lograrlo.

Él sería un asesor del equipo de López Obrador, junto con el uruguayo especialista en estrategias electorales Luis Costa Bonino quien cobró fama por haber participado en la famosa cena celebrada en la casa de las Lomas de Chapultepec propiedad de Luis Creel –primo de Santiago Creel, ex secretario de Gobernación con Vicente Fox y frustrado aspirante a la Presidencia en el 2006–, quien propuso ‘pasar la charola’ para recopilar 6 millones de dólares (cerca de 90 millones de pesos), que serían destinados ‘a garantizar’ el triunfo de López Obrador, de lo cual el aspirante presidencial se deslindó de las intenciones de esa reunión que se habría realizado el 24 de mayo.

El nombre que ha surgido como posible artífice y quien mueve los hilos del movimiento estudiantil de reciente cuño que está a favor del tabasqueño, es el del chileno Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio, quien en 2009 fue candidato independiente a la Presidencia de Chile. Había sido diputado por el Partido Socialista por Valparaíso; ha sido líder del Partido Progresista. Es un talentoso cineasta, con una impresionante currícula como activista político cuya carrera la comenzó desde muy joven; es carismático, nacido en 1973 y con antecedentes familiares en las filas de izquierda y de la democracia cristiana.

Se le atribuye ser especialista en movimientos estudiantiles y en hacer activismo liderando a esas fuerzas guardando distancia. Parece haber participado anteriormente en campañas electorales realizadas en México y Perú. En Chile asumió la coordinación de la campaña del senador Carlos Ominami en 1993 y 1999. Esta labor la continuó en la campaña presidencial de Ricardo Lagos en 1999, así como en las senatoriales de 2001 y en las elecciones municipales del año 2004.

Naturalmente que si se le pregunta a López Obrador si Enríquez-Ominami es uno de sus asesores, dirá que ni lo conoce, como sucedió cuando le preguntaron por el uruguayo Luis Costa Bonino, quien fue estratega electoral de varios presidentes sudamericanos, y a quien se atribuye la idea de la ‘pasada de charola’ para garantizar el triunfo del tabasqueño, y que criticó a Javier Sicilia, el líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, luego de que llamara al Peje intolerante, sordo, mesiánico, confrontador e incapaz de autocrítica para castigar las corrupciones de muchos de sus miembros. “Hay un espíritu fascista entre algunos de quienes lo apoyan”, le dijo Sicilia al tabasqueño en el Alcázar de Chapultepec.

Al parecer Enríquez-Ominami no es el único asesor en ese naciente movimiento universitario mexicano. Hay trascendidos en el sentido de que al menos otro importante personaje que pudo estar apoyando la idea de la creación del #Yo Soy 132, es uno de los más allegados y que más influye en el ánimo del candidato de las izquierdas, versión que de confirmarse, podría acabar en otro escándalo que pondría en otro predicamento al candidato de las izquierdas a la Presidencia de la República, y que pudiera dar al traste con sus aspiraciones. Se trata de alguien que AMLO lo invitó a formar parte de su gabinete este año y que por supuesto no es Cuauhtémoc Cárdenas.

Por lo pronto  el aspirante de la coalición Movimiento Progresista anda eufórico porque ese movimiento se ha pronunciado a su favor, porque los estudiantes han ido al IFE a promover su inscripción como observadores electorales y a exigir que el segundo ‘debate’ se transmita en cadena nacional. En lo horizontal aparentemente ese movimiento tiende a ser moderadamente beligerante con ideas liberadoras y de apertura democrática. En lo vertical ni ellos saben quién o quiénes están incitándolos al econo y que más temprano que tarde habrá los infiltrados a sueldo que provocarán la violencia. Y no tarda mucho. Algo podría pasar en el estadio Azteca este viernes 8 durante el juego México-Guyana.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.