¿Quién ‘pompó’ a AMLO el ‘132’?

 PAULINO CÁRDENAS

Ya empezó a salir el peine sobre quiénes están detrás del movimiento “#YoSoy 132”. El pasado 6 de junio señalábamos en este mismo espacio que a raíz de que irrumpió en la vida política ese colectivo universitario, varios analistas y periodistas de investigación imparciales se habían avocado a indagar quién o quiénes eran los artífices que estarían detrás de ese grupo que aunque se autodefine como ‘apartidista’, está abiertamente en contra del candidato priísta Enrique Peña Nieto y descaradamente a favor del candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador.

Ese colectivo se está constituyendo en un grupo fáctico de choque frontal contra los que no están con ellos –como el que hubo el viernes en el estadio Azteca–, mientras los mexicanos ya no quieren revueltas, enfrentamientos, ni más sangre. Ya con el de la fracasada guerra de Calderón, tienen. Un dato curioso es precisamente que los del ‘132’ ignoran los más de 70 mil muertos del sexenio y en cambio le dan vuelo al reclamo de Atenco en donde hubo dos muertos. ¿Curioso no?

Y algo que llamó mucho la atención es que en el programa de Televisa, Tercer Grado, del pasado miércoles, el tabasqueño se refirió al mandatario panista como ‘Presidente Calderón’ y ya no como el ‘Presidente pelele’ ni como ‘Presidente usurpador’ ¿Pues qué le picó? ¿Ya hubo arreglo en lo oscurito, como se rumorea, para evitar que llegue Peña Nieto a Los Pinos? ¿En la casa presidencial ven con gusto los reclamos del ‘132’ al candidato priísta, su apoyo al Peje y la omisión de las cuitas de la administración calderonista que son muchísimas?

El pasado miércoles 6 señalábamos aquí que el nombre que ha surgido como uno de los posibles artífices y quien pudiera estar moviendo los hilos del movimiento de reciente cuño que está a favor del tabasqueño, es el del chileno Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio, de 38 años, quien en 2009 fue candidato independiente a la Presidencia de Chile. Había sido diputado por el Partido Socialista por Valparaíso; líder del Partido Progresista. Es cineasta, con una impresionante currícula como activista político juvenil cuya carrera la comenzó desde muy joven; tiene antecedentes familiares en las filas de izquierda y de la democracia cristiana.

Sin embargo, ha trascendido que uno de los principales operadores de ese movimiento es Manuel Camacho Solís, coordinador de DIA, (Diálogo para la Reconstrucción de México), que agrupa al PRD, Convergencia y PT. Uno de los analistas políticos que se dio a la tarea de indagar también quiénes son las manos que mecen la cuna del ‘132’, Ricardo Alemán, así lo dio a conocer ayer, y señaló que además del mencionado líder juvenil chileno hay en México otras gentes que están coordinando esa ‘ayuda’ a favor de AMLO.

Incluso el PRI acusó la semana pasada al tabasqueño de ya estar utilizando los recursos de la ‘pasada de charola’ que fue promovida en una cena en la que estuvieron algunos colaboradores directos de López Obrador y el uruguayo especialista en estrategias electorales Luis Costa Bonino quien propuso recaudar 6 millones de dólares, que serían destinados ‘a garantizar’ el triunfo del tabasqueño de lo cual el aspirante presidencial de las izquierdas se deslindó de las intenciones de que empresarios se cayeran ‘con su cuerno’ para apoyarlo. Típico en él. 

Además de Camacho Solís, ‘asesor’ del jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, hay otros personajes señalados como apoyadores de ese movimiento. El pasado miércoles señalábamos que había también uno muy allegado al tabasqueño a quien le había prometido un cargo en el gabinete si ganaba y que también estaría involucrado en el manejo de ese movimiento.

Se trata de Miguel Torruco Marqués, a quien el tabasqueño le ha ofrecido ser secretario de Turismo. Su hijo, Miguel Torruco Garza, es uno de los principales activistas en CU del colectivo. Su hermana María Elena está casada con Carlos Slim Domit, hijo de Carlos Slim Helú, considerado el hombre más rico del mundo según Forbes, y quien ha tenido conflictos con Televisa y TV Azteca porque el duopolio televisivo le han impedido entrar al mercado como tercera opción.  

Hay otros nombres de mucho menor peso, y personajes del mundo empresarial que están empujando ese movimiento a favor de AMLO, como Alfonso Romo, quien en el 2006 estuvo en su contra porque ‘era un peligro para México’ pero que de un tiempo para acá es su gran aliado. Lo que empieza a trascender es que detrás de esa maloliente conspiración está también Los Pinos, para evitar que llegue Peña Nieto a la Presidencia. De todo ese complot habrá que ver qué dicen los millones de mexicanos que irán a las urnas a votar el 1 de julio próximo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.