Los indecisos quedaron peor

 PAULINO CÁRDENAS 

Peña Nieto y López Obrador salieron a cuidar lo suyo. Doña Josefina quiso atizarles a todos y perdió tiempo para ella. Mister Quadri de plano quiso robarle el rol a Javier Solórzano. Ese segundo debate celebrado en Guadalajara, el último organizado por el IFE, fue una decepción para todos. Incluso para los mismos protagonistas. Quien diga que lo ganó está mintiendo. A decir verdad, si de animar a los indecisos se trataba, estos de plano quedaron no igual sino peor de como estaban. Los candidatos ni la aspirante habrían ganado simpatías como para que voten por ellos el 1 de julio próximo. No hubo motivación para ello. Perdieron de hecho su última oportunidad.

En ese encuentro hubo temas que no se tocaron, como el horroroso número de muertos del actual sexenio derivado de la fracasada guerra de Calderón, ni las vergonzantes omisiones de su gobierno para con prácticamente todos los sectores de la población; tampoco debatieron sobre la ‘espontánea’ aparición del movimiento estudiantil #YoSoy132 que nació antipeñista y proamlista y que parece ser un colectivo de choque solamente; también quedo sin tocarse el tema de la famosa ‘pasada de charola’ para recaudar 6 millones de dólares que habrían de ‘garantizar’ el triunfo del tabasqueño.

De ahora en adelante no les quedará más que seguirse tirando lodo unos a otros y a otra, como lo venían haciendo hasta antes del domingo, no sólo en los spots sino en cada foro y mítines al que asistan, asuntos de los que la gente ya está harta de escuchar. Nadie cree que de aquí a las elecciones cada cual vaya a variar un ápice su script. En realidad lo que se escuchará en lo que resta de las campañas, serán precisamente los temas que no se abordaron en ese segundo decepcionante debate.

Un asunto que ha empezado a inquietar a millones de mexicanos en todo el país es la rebelión juvenil que se ha desatado en la capital del país y en otros lugares de la República, quienes ya llevan de antemano los dados cargados a favor de uno de los aspirantes. Si no tuvieran simpatía por uno y fobia contra otro, estaría perfecto, pero resulta obvio a quién quieren favorecer,  arrastrando a otros jóvenes. Es curioso, escribíamos ayer, que están señalando con índice flamígero el caso de Atenco en donde hubo dos muertos, y soslayen los más de 70 mil muertos que ha dejado la guerra de Calderón, muchos de ellos gente inocente.

Esa infructuosa guerra que le declaró al narco el mandatario panista sin consultarle a nadie y sin medir consecuencias, no sólo ha cobrado la vida de quienes andan metidos en los diferentes cárteles, sino que ha llevado a la muerte a miles de gentes que nada tienen que ver con la guerra contra el narco, por la actuación atrabiliaria de miembros del Ejército, instituto armado, junto con la Marina, en donde, hay que decirlo, también han fallecido decenas y decenas de elementos castrenses, más otros cientos soldados y marinos heridos por esa lucha, muchos de los cuales quedarán inválidos para el resto de sus vidas.

¿Por qué no hay registro por parte del movimiento 132 de clamores, señalamientos y exigencias para que se aclaren todos los crímenes de lesa humanidad a causa de esa guerra contra los cárteles de la droga? ¿Acaso ignoran los abusos que han cometido militares, marinos y policías federales contra gente inocente a quienes han vejado, violado sus derechos y sus personas, sin importar sin son mujeres, niños o ancianos?

¿No saben de tantas desapariciones forzadas, torturas e incluso asesinatos a mansalva de mucha gente que nada tiene que ver con la lucha armada del gobierno contra los capos, y que son muertes que nadie investiga. ¿Ignoran las corruptelas y colusiones de autoridades del actual gobierno con las mafias, incrustados en zonas por donde pasan los migrantes, quienes son objeto no sólo de abusos y vejaciones sino de trata de personas?

¿Quién financia y moviliza secretamente a través de las redes sociales a ese colectivo que comenzó siendo universitario y al que ya se les pegaron otros grupos ajenos a las universidades y que no tarda en tener infiltrados, mercenarios dispuestos a todo? Incluso Felipe Calderón, recién que irrumpió en la vida política el ‘132’, se jactó de que las manifestaciones de grupos sociales no han sido en contra de él ni contra su gobierno. Esa es precisamente la otra sospecha. ¿Por qué? ¿Será por lo que comentamos ayer en este mismo espacio?

Volviendo al tema del segundo debate, los ciudadanos lo que quieren saber es quién de quienes aspiran a la Presidencia será capaz de llevar a México por un mejor camino, que no sea el de la pobreza, el del caos, la incertidumbre, la desolación, los enfrentamientos, más violencia ni más muertes. De eso los mexicanos están hasta la madre. Y de eso no hablan al grano los candidatos. Acaso porque implicaría hacer compromisos que no van a cumplir. O quizá porque se requiere madera de estadista y en ello no se ven empeñados sus esfuerzos.

pcardenascurz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.