Oootra superpifia del gobierno

PAULINO CÁRDENAS 

Por lo que se ve el gobierno del presidente Felipe Calderón quiere entrar a como dé lugar al libro de Récords Guinnes, como el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas que ha acumulado el mayor número de pifias, al querer atrapar a presuntos criminales que supuestamente trabajan para los cárteles de la droga o a los capos mismos. Con tanto fracaso acumulado en esa materia, queda de manifiesto que los costosos y fastuosos aparatos de inteligencia mexicanos y la carabina de Ambrosio, disparan para el mismo lado. Lo peor es que la DEA ha colaborado con parte de esas farsas con las que se han querido hacer los  montajes mediáticos que han resultado un fiasco.

El último ejemplo lo significó la noticia con la que quiso impactar a la opinión pública el gobierno federal panista, justo en víspera de las elecciones, de que habían atrapado al hijo de Joaquín Guzmán Loera alias ‘El Chapo considerado el capo más buscado del mundo, lo que resultó otro ridículo más al querer sorprender a los mexicanos con una noticia que resultó otra mentira, lo que acabó siendo desastroso para Calderón al haberle salido el tiro por la culata. Para muchos suspicaces la noticia, desde que se originó, pareció manipulada y falta de veracidad.

La razón es que se sabe de sobra que ‘El Chapo’ es el consentido, no sólo del gobierno de Calderón, sino del que le antecedió, el de Vicente Fox, durante el cual se dio ‘la fuga’ del líder del cártel de Sinaloa, cuando salió a relucir –en el libro de Anabel Hernández ‘Los Señores del Narco’ se narran los detalles–, que todo fue obra de la vil corrupción, del cohecho, de millones de dólares que repartió entre varios funcionarios de medio pelo hasta los de tupido bigote, para salir aquel 19 de enero de 2001 caminando tranquilo por la puerta grande de la cárcel ‘de alta seguridad’ de Puente Grande, Jalisco.

En febrero pasado, en ocasión del ensayo general previo a la reunión internacional del G-20 que acaba de efectuarse en Los Cabos,  Baja California Sur, en el que estuvo como máxima figura la secretaria de Estado norteamericano Hillary Clinton,  coincidió que el capo más buscado del mundo estaba también pasando unos días de descanso en aquel paradisíaco lugar en una casona a la orilla de mar –se dice que muy bien acompañado por una dama con buena fama de cumplidora en sus servicios especiales–, y la DEA, como ahora, le dio el ‘pitazo’ a la Marina para que fuera a detener de inmediato a Guzmán Loera.

Si bien los servicios de inteligencia de ese organismo antinarcóticos habrían sido eficientes, los que no lo fueron estaban del lado de los mandos de la Marina-Armada de México, cuyo equipo de élite que fue enviado para detener al capo llegó al lugar, pero ya ‘El Chapo’ había huido. Se dice que hubo un ‘pitazo’ que alertó a sus guardaespaldas y que por eso no alcanzaron a capturarlo esa vez en Los Cabos. Algo similar sucedió hace unas semanas con su socio Ismael ‘El Mayo’ Zambada. Informes de la DEA habían dado el ‘pitazo’ a las autoridades mexicanas de que podían atrapar al fugitivo narcotraficante en una zona localizada en los límites de Sinaloa y Durango.

Sin embargo, fuentes de la Secretaría de la Defensa señalaron que el socio de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán logró huir junto con al menos otras diez pistoleros que lo custodiaban. La tarea había sido encargada a un grupo de élite de la Secretaría de Marina. Se dice que estuvieron ‘a un pelito’ de atraparlo, pero el famoso capo resultó ser más vivo que quienes pretendían ser sus captores o le avisaron a tiempo que iban por él y eso alertó a su lugarteniente y sus custodios.

Todos recuerdan el hilarante caso de Jorge Hank Rhon, en donde el Ejército mexicano irrumpió en su casa dentro del Hipódromo de Tijuana y lo detuvieron en junio del año pasado. La incursión se debió a una denuncia ciudadana. El Ejército encontró en el inmueble 50 armas, 25 de las cuales eran largas y las otras 25 eran cortas y de cacería. Hank, ex alcalde de Tijuana de 2004 a 2006, fue detenido junto con su personal que custodiaba el lugar, pero todo acabó en un rotundo fracaso y en una tomadura de pelo. Eso por no hablar del ‘michoacanazo’, de triste memoria.

Otros asuntos que están en veremos son las detenciones de los generales y las acusaciones contra ex gobernadores de Tamaulipas por presuntos vínculos con el narcotráfico, lo cual se cree que acabarán en lo mismo, por lo cual sí es probable que Guinnes mande a certificar el número de pifias y fracasos en material de combate a la delincuencia organizada por parte del gobierno de Calderón, para que entre con mención honorífica a su famoso libro de récords.

@Paulinocomenta

Anuncios

Los comentarios están cerrados.