La vida de Peña Nieto ‘corre riesgo’

PAULINO CÁRDENAS

Reportes de al menos dos agencias de inteligencia indican que pudiera haber ‘muy pronto’ derramamiento de sangre por los enfrentamientos derivados de la violencia que de hecho ya dio comienzo al menos de manera verbal, a causa del descontento, el odio y la frustración que ha motivado la derrota del ex candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, quien por más de 3 millones de votos perdió en las urnas el pasado 1 de julio frente al ganador de la elección presidencial, Enrique Peña Nieto, que sigue siendo el principal blanco de los insultos de las huestes del perdedor. Uno de los reportes confidenciales destaca que la vida del priísta ‘corre riesgo’, por las amenazas de quienes quieren incendiar el país interpretando el sentir de su caudillo.

Además de que la ira de los perdedores está centrada principamente en el priísta, también lo está en contra de su partido, en contra de las autoridades electorales, y en contra de las empresas de tarjetas de descuento y monederos, Soriana y Monex respectivamente, que según los amlistas ‘se prestaron a la compra de 5 millones de votos por parte del PRI’. Sin embargo, lo que más preocupó a las agencias de inteligencia fueron los reportes recogidos en la “Convención Nacional contra la Imposición” celebrada este fin de semana en San Salvador Atenco organizada por ‘estudiantes’ del movimiento YoSoy 132.

En esa reunión se aprobaron varios acuerdos para “impedir” que Peña Nieto “tome posesión como Presidente de la República”, no obstante que el Tribunal Federal Electoral tiene de plazo hasta el 6 de septiembre para analizar las impugnaciones lopezobradoristas, tomarlas en cuenta o desecharlas, elaborar el dictamen respectivo y hacer la declaratoria de Presidente Electo. De hecho esos acuerdos revelan que los amlistas reconocen tácitamente a Peña como ganador. Y es lo que no pueden tolerar.

Incluso trascendió de algunos reportes de inteligencia que los movimientos clandestinos político-militares que hay en el país, pudieran decidir el apoyar ese movimiento amlista; con el poder económico que cuenta éste para fondear las acciones de descontento y desatar la división y los enfrentamientos, pudieran las huestes más radicales del ex candidato perdedor, hacerse de armas a través del mercado negro que prolifera en el sur de nuestra frontera, según un trascendido extraoficial de una de esas áreas, lo cual constituiría la principal amenaza a la paz y la estabilidad del país, desde la perspectiva de algunos mandos castrenses.

Cabe reconocer que junto a los grupos más violentos que están a favor del candidato de las izquierdas, hay una corriente más moderada que difiere en llevar las cosas al extremo de propiciar enfrentamientos y violencia, porque saben que solo faltaría una chispa para que el pasto seco que hay en el país, se encienda. Los más acelerados ya hablan de hacer ‘una revolución del pueblo’ y quieren que los demás los sigan, sobre todo los jóvenes y grupos ya apuntados bajo la marca del YoSoy 132, que están siendo usados como ‘carne de cañón’ por gente que quisiera emprender una lucha social de largo aliento, llevando como bastión al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra  de Atenco entre otras organizaciones agraviadas por el sistema.

Ya hay brigadas amlistas de reclutamiento que están invitando a organismos obreros, campesinos y familias en general, a sumarse a ‘su lucha’. Uno de los grupos apuntados en ese activismo es el SME. Se espera que la actividad de estos grupos irá creciendo, además de lo que han venido realizando de hecho en las manifestaciones que se han realizado desde que perdió el tabasqueño, como la que se celebró este fin de semana en el Distrito Federal y otras ciudades del país, en donde con enardecidos insultos se están yendo sin más ni más a la yugular del priísta ganador, contra su partido y las empresas que según López Obrador fueron la causa de su derrota en los comicios donde perdió por más del 6 por ciento de votos ante el ganador.

La situación actual del país ciertamente se encuentran en un contexto en el que el propio gobierno ha ido creando las condiciones de inconformidad en prácticamente todos los sectores de la sociedad, por darle prioridad única a la guerra contra el narcotráfico, sin que se hayan resuelto tantas urgencias que han venido demandando los mexicanos, empezando por la pobreza que en este sexenio aumentó en más de seis millones según cifras oficiales, y tantos otros rezagos que hay. La pregunta es, ¿por qué a Calderón no se le increpa nada de su mal gobierno, ni siquiera los más de 80 mil muertos que ha dejado su inútil guerra antinarco, cuando en Atenco hubo sólo dos muertos? ¿En dónde está el misterio o la razón?

Parece simple esa razón: AMLO, como se adivinaba desde que comenzó su campaña, reclamaría el fraude, el complot y la conspiración en su contra y haría todo un escándalo postelectoral, si perdía la contienda, y así fue. Calderón por nada del mundo quisiera que el PRI sacara al PAN de Los Pinos. De ahí que al final de la película haya nacido una ‘natural’ alianza entre el ‘espurio’ y el ‘legítimo’ contra el priísta. ¿Hay recursos federales en esa estrategia antiPeña o es mera simpatía ver desde la casa presidencial los crecientes reclamos y amenazas dirigidos al priísta? Ya vendrá el tiempo de saberlo.

@Paulinocomenta

Anuncios

Los comentarios están cerrados.