Archivo de la categoría: Nada de la DEA todavía

Gaddafi en vez de la DEA

PAULINO CÁRDENAS 

Cuando los reporteros fueron llamados a conferencia de prensa ayer por la mañana, todos daban por hecho que sería abordado el tema de las revelaciones del diario The New York Times de que la DEA, con la anuencia y cooperación de autoridades mexicanas, había realizado durante años un operativo con agentes federales encubiertos la introducción ilegal de dólares a nuestro país provenientes del narco por nuestras fronteras violando la soberanía territorial, eso dizque para seguirle la pista y saber a donde iba a parar ese dinero, además de que ‘lavó’ millones de dólares en bancos norteamericanos supuestamente abriendo cuentas ficticias para conocer el modus operandi de los capos. Pero no fue ese el tema.

Inesperadamente, quienes habían sido citados a temprana hora por la Secretaría de Gobernación, empezaron a escuchar una historia distinta en voz del titular de la dependencia Alejandro Poiré, cuyo preámbulo lo había hecho la vocera de la Presidencia, Alejandra Sota. Cuando los reporteros empezaron a oir que se mencionaba el nombre de Gaddafi, de uno de sus hijos, de Libia y de la operación ‘Huésped’, unos a otros se preguntaban que qué onda. ¿A qué nos llamaron entonces?  De trataba del demantelamiento de una red criminal que quería meter ilegalmente a México al tercer hijo del difunto Moammar Gaddafi, no del caso de la DEA.

Al gobierno mexicano le había caído de perlas lo que acababa de publicar el diario canadiense National Post, sobre la intención que tenía Saadi Gaddafi de 38 años –hijo del coronel Gaddafi el ex dictador de Libia que fue derrocado en febrero pasado y que murió lapidado por una turba en Sirte–, de venir a México ilegalmente y establecerse en un lugar exclusivo de playa situado en el Pacífico, para lo cual su gente había echado a andar el plan a través de una agencia de viajes y promotora inmobiliaria, y un grupo de falsificadores.

Según la edición digital del diario canadiense, fechada el pasado martes 6 de diciembre bajo el título ‘Saadi Gaddafi planned escape to luxurious home in trendy Punta Mita’, pese a que por órdenes de la ONU se le habían confiscado sus bienes al tercer hijo del dictador y se le había prohibido salir de Libia, su gente se movió para conseguirle una salida del país de manera clandestina y entrar ilegalmente con papeles falsos a otra nación en donde se refugiaría en un resort paradisíaco, que resultó ser Punta Mita, ubicada en Bahía de Banderas del estado de Nayarit, México.

En septiembre pasado el hijo menor del dictador Gaddafi había logrado cruzar la frontera y exiliarse en Níger. Supuestamente de ahí sería trasladado a México después de realizar varios recorridos por distintos países. El pasado 29 de septiembre la Interpol emitió una orden de detención contra Saadi, a petición del Consejo Nacional de Transición de Libia, que lo acusa de presunta apropiación indebida de inmuebles y propiedades por medio de la fuerza e intimidación armada.

En la rueda de prensa de ayer, el titular de Gobernación fue narrando la serie de actividades de inteligencia que se llevaron a cabo, y cómo fue armándose el rompecabezas que finalmente llevó a los agentes a dar con el grupo que de manera clandestina estaría buscando sacar de su país a Saadi para traerlo luego al nuestro, explicando los detalles de cómo se logró desenmarañar la posibilidad de que un huésped libio potencialmente peligroso, que con el poder del dinero podría organizar en nuestro país actos terroristas contra Estados Unidos. Señaló que con la operación “Huésped” fueron detenidas cuatro personas, dos mexicanos, una canadiense y un danés.

Los detenidos se encuentran arraigados. Poiré indicó que la organización criminal fletó varios vuelos privados entre México, EU, Canadá, Kosovo y diversos países de Oriente Medio “para coordinar la ruta y preparar la logística del traslado de Gadafi” a nuestro país, quien ya tenía para él y su familia distintas identidades falsas. ¿Qué hubiera pasado si el National Post de Canadá no hubiera publicado la nota de Saadi Gaddafi?

Como sea, esta historia fue la tablita de salvación para que el asunto de la DEA se dejara de lado. No obstante, la opinión pública está en espera de una explicación oficial sobre el lavado de dinero y la introducción ilegal a México de millones de dólares provenientes del narco, que ha venido realizando por años la Agencia Federal Antinarcóticos de Estados Unidos en territorio nacional, violando la sobreranía nacional, pero con la anuencia, cooperación y beneplácito del gobierno mexicano.

¿Ya dejó Calderón en manos extranjeras su fallida estrategia de guerra contra los cárteles de la droga? ¿De veras el Senado de la República le entrará al asunto? ¿O esperarán a que The New York Times haga más revelaciones que pudieran ser peores? ¿Habremos de ver pronto a soldados y marines norteamericanos en nuestras calles combatiendo sicarios y regresando a sus cuarteles como héroes frustrados y fatigados a los efectivos de nuestras Fuerzas Armadas?

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios