Archivo de la etiqueta: aliado de lujo

¿Qué está por ocurrir en México?

PAULINO CÁRDENAS

Hoy es un día clave para el ex candidato de la coalición Movimiento Progresista. Andrés Manuel López Obrador podría empezar a ser víctima de su propio destino. Cuando creía que su argumento de compra de votos prosperaría y lo llevaría a lograr fácilmente la nulidad de la contienda electoral, el pasado martes le desvaneció su ánimo su principal asesor en la materia, Arturo Núñez, quien señaló que es imposible probar la compra de votos y que habría que buscar fuera de las urnas probables causas constitutivas de ilegalidad. Sin embargo, pese a esa lapidaria verdad, seguirá moviéndose porque esa es su naturaleza de animal político. Aunque sus cálculos le hayan fallado, después de lo que pudiera dar a conocer el Tribunal Federal Electoral querrá seguir adelante, porque no puede fallarle a su gente.

De lo que resulte dependerá lo que siga en su agenda respecto de sus reclamos. La resolución de ese tribunal podría convertirse para él en una gran encrucijada parecida a la de hace seis años, para saber si sigue adelante con su plan B de azuzar a los suyos al escándalo y al mitote con un alto ingrediente de repulsión y odio, o de plano desistir del propósito, aceptar lo irremediable, y volver a intentar en el 2018 ir por tercera vez por la Presidencia de la República. Luiz Inácio Lula da Silva lo intentó cuatro veces y lo logró en Brasil. Pero acá, quien iba a ser su secretario de Gobernación, ya se le adelantó.

El jefe de gobierno del Distrito Federal, al ver la debacle de su jefe, prefirió anunciar que desde el 6 de diciembre próximo iniciará su campaña rumbo a la Presidencia para de aquí a seis años. ¿Se lo permitirá López Obrador? Ese será otro cuento. Por lo pronto, sus seguidores están en espera de ver qué señal les da el gran jefe. ¿Qué seguirá después?, se pregunta el resto de la población. ¿Operará el tabasqueño el plan B? ¿Lo apoyará en esa peligrosa aventura su nuevo aliado, Felipe Calderón, a quien el gran perdedor siempre llamó el presidente ‘espurio’?

Lo que ha trascendido es que lo que expresó públicamente en varias entrevistas el mandatario panista, de que las autoridades electorales ‘deben aclarar’ la compra de votos por parte del PRI, será usado a favor de su causa ante el Tribunal Federal Electoral y el IFE, por los dirigentes de los tres partidos –PT, PRD y Movimiento Ciudadadano– que se unieron en coalición para apoyar al tabasqueño a través del Movimiento Progresista para que alcanzara la victoria en la elección presidencial del pasado 1 de julio, que el tabasqueño no logró. Calderón tendrá que ‘aguantar vara’ y si es convocado, podría ratificar sus dichos ante el Trife.

El asunto es que si no hay pruebas que sustenten jurídicamente las quejas de que hubo coacción del voto a 5 millones de ciudadanos para que supuestamente votaran por el PRI, mal habrán quedado, tanto Andrés Manuel López Obrador, como su aliado de lujo Felipe Calderón, de cara a la nación. Al final de la película ambos sumaron sus odios contra el priísmo y contra Peña Nieto, no obstante que hace seis años el mandatario panista y sus estrategas acusaron a AMLO de ser ‘un peligro para México’ cuando buscaba ser presidente por primera vez, y que durante la presente administración el tabasqueño siempre se refirió a Calderón como presidente ‘espurio’ y ‘títere’ de la mafia del poder.

La peor pesadilla para los mexicanos, empezando por los que habitan la capital del país,  podrían empezarla a vivir a partir de unas horas más, si el dictámen del Tribunal Federal Electoral no favorece los alegatos del Peje. Existe el temor de que comiencen los disturbios callejeros, azuzados por su caudillo, el gran perdedor de la contienda electoral 2012. Se supone que su jefe máximo los convocaría, a través de las redes sociales, al zócalo capitalino, para, en asamblea plenaria, después de hacer los planteamientos del por qué las instituciones no accedieron a sus necedades, acatar ‘lo que decida el pueblo’.

¿Qué podría decidir un ‘pueblo’ dolido por la derrota? El odio y la frustración son malas consejeras. Las protestas callejeras les quedarán chicas. Podrían desatarse actos de vandalismo que irían subiendo de tono, si López Obrador no los frena. Tendría que emular a Cuauhtémoc Cárdenas cuando no ganó las elecciones de 1988, y los suyos le exigían realizar actos subversivos como protesta por lo que consideraron un robo en los comicios que finalmente ganó Carlos Salinas de Gortari.

Al grito de ‘!Repudio total al fraude electoral!’, aquella vez sus seguidores quisieron lanzar al michoacano a la aventura de tomar las calles y empezar disturbios que sin duda acabarían en una guerra civil, ya que los ánimos estaban muy exacerbados. Pero el candidato perdedor no aceptó entrarle a esa aventura. Ojalá ese recordatorio le sirva esta vez al tabasqueño. Y a su aliado de lujo, ya que los ánimos de los perdedores podrían ser motivo de una ola de violencia que podría convertirse en un tsunami sangriento. Eso sin contar que el crimen organizado anda más desatado que nunca. ¿Qué está por ocurrir en México?

@Paulinocomenta

Anuncios