Archivo de la etiqueta: AMLO

En un manifiesto pintarán su raya

PAULINO CÁRDENAS 

Más allá de la lucha postelectoral de la coalición de izquierdas que reclama la invalidez de los comicios que difícilmente prosperará, sus asesores le han preparado a Andrés Manuel López Obrador un plan que dará a conocer esta semana en una especie de ‘manifiesto a la nación’, donde se declarará oficialmente el antagonismo amlista con respecto a ‘la mafia del poder’ imperante en México ‘que se prestó a las trampas electorales para robarle el triunfo al candidato de las izquierdas’, en el cual quedará asentado el decálogo de sus principios y las acciones que tomará en lo sucesivo el movimiento que impulsó la frustrada llegada del tabasqueño al poder federal por segunda vez consecutiva.

El documento que dará a conocer le han llamado “Plan Nacional para la Defensa de la Democracia y la Dignidad de México”, el cual será presentado públicamente en un mitin que seguramente habrá de ser convocado en el zócalo capitalino. Se trataría de una exposición de hechos primordialmente políticos, sin descartar los económicos y sociales, que han incidido en lo que consideran un ‘despojo’ del triunfo electoral del tabasqueño, y las opciones y desafíos que será necesario afrontar para hacer lo correctamente viable a partir de la derrota, según la óptica de quienes metieron mano para elaborar el texto del mencionado plan.

López Obrador cree que fue hecho para reposicionarlo en su intento de buscar por tercer vez consecutiva el poder federal en 2018 lo que para muchos sería otra fracasada aventura, ya que para algunas tribus AMLO ya es un cartucho quemado. Como nadie sabe para quién trabaja, los puntos que contiene dicho manifiesto pudieran estar destinados, paradójicamente, para apuntalar la candidatura del mandatario capitalino Marcelo Ebrard e incluso para el sucesor de éste, el jefe de gobierno capitalino electo Miguel Angel Mancera, quien llegará al mando en el DF con un mejor cartel que su ex jefe y que el tabasqueño. Máxime si hace un buen gobierno.

Por ahora el gran perdedor se ha mantenido aparentemente paciente y dimisimula una prudencia que lo alienta la supuesta confianza que tiene en que el Tribunal Federal Electoral le dé la razón jurídica a sus alegatos políticos, aunque sabe que las pruebas que presentó a las autoridades calificadoras de los comicios su ex coordinador de campaña Ricardo Monreal, no servirán para declarar la nulidad de la elección ni para decretar su invalidez, ya que entre otras cosas, son pruebas conseguidas en su mayoría por denuncias ciudadanas y a través de las redes sociales, además que no llenan las condiciones legales para lo que pretenden las izquierdas.

El ex candidato de la coalición Movimiento Progresista ha dicho que “no se afectará a terceros” lo que venga aparejado con las impugnaciones, refiriéndose, sin decirlo, al “Plan Nacional para la Defensa de la Democracia y la Dignidad de México”.  Pero pocos le creen. El dilema que trae encima como pesada lápida, es qué le tendrá que decir a sus seguidores y al nuevo movimiento ‘estudiantil’ que se apuntó a su favor desde su ‘espontánea’ aparición el pasado 11 de mayo, quienes por lo pronto han comenzado a hacer ejercios de ‘calentamiento’ y a peregrinar por el Paseo de la Reforma partiendo del monumento a la Independencia y llegando al zócalo de la capital del país, gritando consignas de reprobación e insultos al candidato ganador y a las autoridades electorales. En otras entidades, a mucho menor escala, han hecho lo mismo sus brigadas de apoyo.

Mientras esperan la señal de su caudillo para empezar a multiplicar sus mitotes, otras células del mismo colectivo estudiantil dizque ‘apartidista’, se habían reunido este fin de semana con los integrantes del Frente en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco en una Convención Nacional contra la Imposición organizada por los universitarios, donde se acordaron una serie de movilizaciones e incluso boicotear la toma de posesión de Enrique Peña Nieto en el Congreso. Se habla de que en dicha reunión hubo la reprentación de 250 organizaciones de 25 estados de la República, en la que diversas voces lanzaron serias acusaciones contra el ganador y su entonces gobierno mexiquense. A propósito, ¿quién paga todo eso?

Mientra culmina la etapa del pataleo en que están los intergantes de la coalición Movimiento Progresista en busca de que el Tribunal Electoral decrete lo que seguramente no va a decretar, la impugnaciones tendrán la debida respuesta de los acusados entre los que están el PRI, las televisoras y los medios que según López Obrador fueron ‘inequitativos’ con él, así como los abogados de las tiendas Soriana, y de Banca Monex entre otros agraviados. Los más de 33 millones de ciudadanos ‘tontos y ciegos’ que no votaron por el tabasqueño se preguntan ¿quiénes los defenderán en tribunales de las arremetidas del atrabiliario gran perdedor y sus secuaces?

Por otro lado, vinculado a lo mismo, ojalá que al ‘presidente espurio’ como le ha llamado López Obrador a Calderón durante todo el sexenio, con el poder que aún le queda, no se le ocurra apoyar al ‘presidente legítimo’ en su acelerado plan de querer dividir a los mexicanos, ya que el mandatario sigue sin aceptar que será el PRI el que saque al PAN de Los Pinos, lo que le eriza la piel. Ojalá que no cometa otro error más, por el bien del país.

@Paulinocomenta

Calderón ‘no vale nada’ dice Sicilia

PAULINO CÁRDENAS

“Un hombre que falta a su palabra, no vale nada. El presidente (Felipe Calderón), en este momento, no vale nada para nosotros. Está faltando a su compromiso y a su palabra. Está violentando la Constitución”, señaló muy molesto el poeta y escritor Javier Sicilia al saber que el Poder Ejecutivo había regresado con observaciones al Congreso la Ley General de Víctimas, en lugar de haberla publicado en el Diario Oficial de la Federación. Hizo un llamado “muy fuerte al Presidente de la República”, añadió, para que honre su palabra y sea digno con las víctimas inocentes de su guerra contra el narcotráfico, dijo el dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

Respecto a ese reclamo, Emilio Alvarez Icaza, vocero del movimiento, señaló que “no se atrevieron a vetar la ley durante el proceso electoral, y ya que perdieron, lo hicieron”. Explicó: “Como el Presidente Felipe Calderón no quiso vetar la ley en el marco del proceso electoral, se observó un procedimiento fuera del marco legal, donde el decreto de la ley fue secuestrado 20 días, entre el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el panista Óscar Martín Arce Paniagua y la Secretaría de Gobernación”, señaló. Así de marrullero es el team, por órdenes de su gran jefe.

Pues ese mismo Calderón que ‘no vale nada’ es el que está decantando su ánimo a favor del reclamo lopezobradorista, en una especie de alianza postelectoral, pronunciándose de hecho, con el pretexto de que hubo coacción del voto, porque haya nulidad o invalidez de la elección como lo está exigiendo el gran perdedor de la contienda electoral del pasado 1 de julio, según lo ha estado manifestando el mandatario panista en diversas entrevistas. Incluso está en el plan de presionar a las autoridades electorales, lo que habla de la carta que traía escondida bajo la manga si ganaba Peña Nieto.

En lugar de andar de apoyador del Peje, el Presidente debería actuar como fiel de la balanza y predicar con el ejemplo para que todo se conduzca por las vías institucionales y como lo marca la Constitución en material electoral. Lo demás es estarle echando gasolina al fuego. Y eso puede colocar al país al borde de una guerra civil. ¿Eso lo habrá calculado Calderón? Alguien se lo tiene que hacer ver, antes de que sea demasiado tarde. ¿O ya lo sabe y le vale? ¡Cuidado! Y como él pretende irse del país una vez que concluya su administración, no sería justo que deje al país incendiándose. Su llamado debería ser a la cordura, a la unidad de toda la sociedad y a la pacificación, por el bien de México. Pero no.

En entrevistas con diversos medios, ha estado insistiendo en que ‘es inaceptable’ que se dé la compra de votos y dijo –como si ya tuviera las pruebas en la mano–, que el asunto de las tarjetas, refiriéndose sin decirlo a las de Soriana y a los monederos Monex, ‘son una compraventa de voluntades políticas’. Eso, recalcó, ‘es simplemente inaceptable’, y se pronunció porque la autoridad electoral ‘rectifique de inmediato y la castigue si debe castigarla’. ¿Sabrá que el jurídico de Soriana presentará esta semana una denuncia penal contra el metrosexual ex coordinador de campaña de AMLO, Ricardo Monreal, por las acusaciones que éste públicamente ha hecho, al vincular a esa empresa a la supuesta “compra de votos” del PRI?

Como sea, es obvio que el Presidente le está siguiendo el juego a López Obrador. ¿Por qué? Muy simple: porque por supuesto que no le cayó nada en gracia que el priísta Enrique Peña Nieto haya sido el ganador de la elección presidencial, ya que su antipriísmo ha quedado de manifiesto a lo largo de su gestión, pese a que gracias a ese partido pudo rendir protesta ante el Congreso de la Unión el 1 de diciembre de 2006, cosa que ha preferido olvidar. Lejos de eso ha estado sistemáticamente en su contra.

Después de las elecciones intermedias del 2009, donde el PRI arrasó con el PAN, se dice que el mandatario panista habría jurado que ‘por nada’ permitiría que el PRI regresara a Los Pinos. Por ello no se ha cansado de ordenar la persecusión de priístas supuestamente vinculados al narcotráfico, asuntos que no han podido ser probado y que solo ha hecho quedar en ridículo a su gobierno. ¿Por ello su alianza postelectoral con el Peje a favor de su reclamo de nulidad de la elección?

Lo que parece vislumbrarse en los 152 días que quedan para que el virtual ganador de la contienda tome posesión como Presidente República, es que las ‘manos negras’ del cártel antiPeña, apoyados en sus huestes y en el subversivo movimiento ‘estudiantil’, tienen toda la intención de acelerar el descontento, de ahondar el encono social, de propiciar la violencia y de llevar las cosas al terreno de los enfrentamientos e incluso al derramamiento de sangre si es necesario, en busca de crear un ambiente de emergencia nacional, Eso la mayoría de los mexicanos por supuesto que lo reprueba.

@Paulinocomenta

Calderón se suma al reclamo

PAULINO CÁRDENAS 

El gran dilema en el que no tarda en estar inmerso el ex candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, es no tanto si acepta o no la derrota ante el priísta Enrique Peña Nieto, sino qué va a hacer con los millones de seguidores que creyeron en él, en sus promesas y en sus mentiras. Por lo pronto anda rogándole al PAN que se sume a su exigencia de que se anule la elección por insistir, necio como es, en que hubo compra de votos y triquiñuelas, mismas que  él sabe hacer a la perfección, lo mismo que Acción Nacional y el PRD. A esa exigencia del candidato de la coalición Movimiento Progresista, de hecho se empezó a sumar el apuntado de Felipe Calderón, no obstante que la noche de la jornada electoral el jefe del Ejecutivo felicitó a Peña Nieto como virtual ganador de la contienda.

Un primer asomo de esa alianza postelectoral es que el dirigente del PAN, Gustavo Madero, señaló que a pesar de que los conteos de los votos han sido precisos por parte del Instituto Federal Electoral, no significa que el proceso electoral del 1 de julio haya sido equitativo. Y enseguida el propio jefe del Ejecutivo salió con que ya pidió a las autoridades electorales atender las inconformidades con el proceso electoral, en particular las referentes al uso de recursos indebidos en las campañas, “que provocan una desigualdad”. Expuso que si estas acusaciones no son atendidas debidamente, habrá razones para no aceptar el proceso o, por lo menos, para protestar. “Mi mensaje es que se haga legalmente, por las vías institucionales”, aseveró Calderón.

Lo anterior lo señaló en una entrevista a Excélsior en la que también expuso que un señalamiento en el que coincidieron los candidatos Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota (lease él mismo), fueron los relativos a la inequidad y a la desproporción en el uso de los recursos para las campañas. “Yo no puedo afirmar que la haya habido, pero sí creo, como Presidente y como ciudadano, que las autoridades electorales están obligadas a darnos a todos una respuesta sobre ello”, aseguró.

Eso explica por qué el movimiento ‘YoSoy 132’, nacido dizque ‘apartidista’ aunque es descaradamente amlista y antipeñista, no se ha lanzado contra el pésimo gobierno de Calderón ni lo ha cuestionado por los más de 80 mil muertos de su guerra contra el narcotráfico, ya que a los aliados no se les ataca. Además, esa alianza postelectoral con el tabasqueño evidencia que, diga lo que diga y declare lo que declare, el mandatario panista anda con la espina bien clavada, de que el PRI al final vendrá a sacar al PAN de Los Pinos. De ahí su decidido apoyo postelectoral  a López Obrador.

Ahora Calderón quiera montarse en la exigencia del gran perdedor, lo que pudo haberse ahorrado si durante el periodo de campaña, cuando podía haberse hecho, no se decidió a que Josefina Vázquez Mota declinara a favor de López Obrador, con lo cual el candidato de la coalición Movimiento Progresista sin duda le hubiese ganado al priísta, cosa que hoy debe estarse lamentando el jefe del Ejecutivo panista,

Ahora bien, si se aplicara la lógica del tabasqueño de que hubo coacción del voto para que ganara Peña, entonces habría que preguntar si con el triunfo del también representante de la coalición de izquierdas, Miguel Angel Mancera, no hubo compra de votos para que ganara en la abrumadora forma en que ganó la contienda para jefe de gobierno del Distrito Federal. Y es muy probable que así haya sido por el obvio control absoluto que tiene el PRD en el capital del país en materia electoral, aunque la diferencia estriba en que las candidatas perdedoras aceptaron que las preferencias en el voto no les favorecieron, y punto. Además, el modo de ser y de pensar entre Mancera y López Obrador es abismalmente diferente. El virtual jefe de gobierno capitalino es gente seria.

La terrible encrucijada en la que estará muy pronto Andrés Manuel, será ya no tanto el tener que aceptar las resoluciones del IFE y del Tribunal Electoral e incluso de la Fiscalía especializada en asuntos electorales, sino el qué va hacer después del 6 de septiembre con sus huestes, fecha perentoria del proceso electoral, cuando ya no haya más qué discutir dentro de los cauces legales a los que, según ha dicho, sometería las impugnaciones sobre la coacción del voto que afirma hubo por parte del PRI en el proceso para elegir nuevo Presidente de la República que finalizó el pasado domingo 1 de julio.

¿De veras López Obrador, y ahora Calderón, creen que azuzando a los dolidos seguidores del gran perdedor a realizar en las plazas públicas y en las calles y avenidas de otras entidades del país, sus peregrinaciones de lamentación y repudio contra el ganador y contra las instituciones electorales, podrán revertirse los resultados o, lo más descocado, que se anulen las elecciones presidenciales? Bien que las inconformidades se expresen libremente, pero ese profundo resquemor y odio que emana de las entrañas de sus huestes en sus marchas –las que sin duda ve con simpatía y gusto el principal huésped de Los Pinos–, podrían acabar muy pronto en episodios de un peligroso encono social y desembocar en violencia y hechos de sangre.

@Paulinocomenta

‘López Hablador’ busca culpables

PAULINO CÁRDENAS 

Quienes conocen su estilo personal de reaccionar cuando pierde, lo dijeron desde mucho antes: que Andrés Manuel López Obrador –‘López Hablador’ como le llaman ahora–, no respetaría los resultados oficiales de la elección presidencial si estos no le eran favorables, y en una actitud coincidente con la fama bien ganada que tiene de no aceptar la derrota, no pudo contenerse y esperar, como había dicho, el dictamen final de los resultados preliminares del IFE, y el mismo lunes por la tarde empezó a lanzar sus primeros misiles verbales contra todo mundo, en busca de culpables. Lo que no tuvo madre fue cuando dijo que todos los que votaron por Enrique Peña Nieto votaron por la corrupción. ¿Y los que votaron por él? ¿No lo habrían hecho por un loco en ciernes a quien lo pierde no ganar y que de mohina quisiera ver desquiciado al país?

En una supuesta conferencia de prensa en la que hubo más paleros que reporteros como alguien lo apuntó certeramente, dijo que los partidos que lo postularon impugnarán el proceso electoral por considerar que estuvo lleno, según él, de ‘graves irregularidades’. Están en su pleno derecho; sólo que dichas impugnaciones que habrán de hacer los partidos que integran la coalición Movimiento Progresista, tendrán que encuadrarse en los supuestos que para cada caso dispone la ley electoral para darles curso o de otro modo de entrada quedarán invalidadas. Lo mismo sucedió hace seis años cuando perdió ante quien hoy despacha en Los Pinos. Por lo pronto el magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, José Alejandro Luna Ramos, advirtió que “nadie ganará en la mesa lo que no pudo ganar en las urnas”.

También, cuando perdió dos veces las elecciones por la gubernatura de Tabasco,  en 1988 y 1994, el tabasqueño organizó sus famosos ‘éxodos por la democracia’, llevando al DF contigentes campesinos y trabajadores transitorios de Pemex a quienes ordenaba plantarse de manera permanente en el zócalo capitalino, hasta que el entonces regente priísta, Manuel Camacho, le ordenaba al hoy jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard que trabajaba con él, ‘negociar’ su levantamiento de la principal plaza pública del país. Ambos negociaron con el tabasqueño sus berrinches, que los cobraba caros. Dios –¿o el diablo?– los hizo, y hoy están juntos como parte del cártel antiPeña, junto con Alejandro Encinas entre otros, según lo reveló en un video el creador del movimiento “YoSoy132”, Saúl Alvídrez Ruiz.

Nadie sabe si después del irigote que sus seguidores y activistas que forman parte del cártel que no quiere a Peña volverán a armar, ‘López Hablador’ acabará yéndose a La Chingada –rancho que lleva ese nombre ubicado en Palenque y que heredó de sus abuelos–, como se lo dijo a un grupo de empresarios en una reunión privada que tuvo durante su campaña. Por supuesto que el ‘pacto de civilidad’ que había firmado en el Instituto Federal Electoral, junto con los otros tres aspirantes, el cual era simbólico, y más que otra cosa de compromiso moral con la ciudadanía, se lo pasó por el arco del triunfo, característica muy de él.

En la dizque conferencia de prensa arremetió contra el IFE, contra el presidente Calderón, contra los medios de comunicación, específicamente contra las televisoras, pero sobre todo lo que dijo de quienes votaron por el ganador de la contienda, lo pinta como lo que es: un farsante embaucador incapaz de asumir que en una democracia, aunque sea incipiente como la nuestra, se gana o se pierde. Pero ‘López Hablador’ es muy dado a torcer las cosas. A no aceptar más que su verdad. De ahí lo que le dijo Javier Sicilia en el Alcázar de Chapultepec, durante la reunión de los cuatro aspirantes con las víctimas de la guerra de Calderón.

Ahí lo describió tal como es. Lo tildó de mesiánico, autoritario, intolerante, sordo, confrontador e incapaz de aceptar la autocrítica. Ni tampoco la derrota agregarían muchos. El poeta y escritor le dijo que entre la mucha gente que lo apoya, hay quienes actúan con un ‘espíritu fascista’. Y este mismo espíritu es el que prevalece, no solamente entre muchos de sus seguidores pertenecientes a las tribus de la llamada izquierda y que él aprovecha para dejarse querer, sino incluso entre sus ‘consejeros’ de cabecera que están dispuestos a incendiar al país si es necesario, con tal de responderle por un lado a su clientela y por otro para no quedarse mascullando su derrota ante la imposibilidad de aceptarla.

Hay trosquistas entre sus fieles –y él lo sabe–, que están dispuestos a dividir al país en lugar de unirlo. Uno de esos grupos radicales es el movimiento “YoSoy132”, el colectivo supuestamente estudiantil, proamlista y antipeñista, que actúa en aras de la ‘libertad de expresión’, que desde el lunes comenzó su trabajo postelectoral a favor del gran perdedor, al congregarse en la Estela de Luz para gritarle al priísta ganador: “¡Enrique, entiende, no eres Presidente!” y “¡Fuera el IFE!”, entre otros epítetos. Querrán presionar a las autoridades electorales durante el periodo de desahogo de pruebas de sus impugnaciones. Habrá que ver hasta dónde llega la mohina de ‘López Hablador’ y sus huestes.

@Paulinocardenas

Desenlace habría dolido a millones

PAULINO CÁRDENAS

México al parecer tiene un virtual Presidente electo: Enrique Peña Nieto. Así habrían terminado las dudas y la incertidumbre. Anoche mismo se empezó a conocer la realidad que decepcionó a los que abrigaban con fe y esperanza ver triunfar a su candidato o candidata, mientras que a otros muchos les alegró la existencia el corroborar que su voto contó para que triunfara quien, de hecho, según las encuestas preliminares, estaba perfilado para lograrlo. Al final habría ganado el voto de los más discretos, los que no hicieron alharacas ni bullas callejeras; fue la mayoría que prefirió esperar a la hora buena. Y la hora buena llegó. Y al parecer las definiciones también. Donde no hubo ninguna duda fue con el triunfo de Miguel Angel Mancera, representante de las izquierdas, como virtual jefe de gobierno del Distrito Federal.

Mientras millones de mexicanos comenzaban a disfrutar la virtual victoria de su candidato, otro buen número de ciudadanos empezaba a mascullar su derrota o lloraba con rabia que su favorito o favorita no alcanzara el triunfo. Incluso hubo el agandalle de Jesús Zambrano, presidente del PRD, de ‘adelantar’ resultados diciendo que el candidato del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, llevaba la delantera en varios estados por lo que podía anticipar que el ganador de la contienda electoral para la Presidencia era el tabasqueño, lo que le mereció la inmediata réplica del líder del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, diciendo que había violado los dispuesto por el Cofipe y tildándolo de mentiroso con lo que había declarado.

Desde temprana hora las urnas recibieron las primeras muestras que favorecían  mayoritariamente al virtual ganador, lo que confirmó, primero por el conteo rápido de salida y más tarde el Programa de Resultados Electorales Preliminares conocido como Prep, que Peña Nieto, según las tendencias, había sido el candidato ganador, y habría logrado, pese a todo, remontar la estrategia que le zampó desde semanas antes el cártel antiPeña, para finalmente alzarse con la virtual victoria de la elección presidencial, superando a sus oponentes, incluido a quien tenía la esperanza de ganar, Andrés Manuel López Obrador, quien estará bajo los reflectores a ver si cumple con el compromiso suscrito por el IFE de aceptar los resultados y no ganar las calles para el reclamo de fraude como hizo hace seis años.

Nadie cree que el tabasqueño y los suyos se queden como si nada y con los brazos cruzados, aceptando el resultado adverso, según las cifras preliminares. Se da por hecho que de un momento a otro –si es que después de una declaración que haría al filo de la media noche no habría decidido reciclar su acostumbrado plan rebelde, ir al Zócalo y empezar a alegar fraude, compra de votos, complot y una conspiración orquestada en su contra–, sus soldados y soldaderas pudiera empezar a tomar las calles y a organizar un plan similar al de hace seis años, cuando perdió por primera vez la Presidencia, pero en esta ocasión con un plan ofensivo corregido y aumentado. Se cuenta que desde que empezaron a darse los primeros indicios de su derrota, comenzó la discusión en su cuarto de guerra si se activaba o no el operativo de reclamo generalizado.

Desde hoy, los días por venir podrían volver a ser aciagos para los mexicanos, que al menos en la capital del país, tendrían que soportar de nueva cuenta los reclamos a voz en cuello del tabasqueño y sus huestes. Tal vez irían primero por impugnaciones sobre irregularidades supuestamente habidas durante la jornada de ayer, por la vía legal, antes de abrir la vertiente de mandar al diablo a las instituciones o que, en un acto de verdadera civilidad, se apegue al pacto suscrito en el IFE de aceptar los resultados de la jornada electoral. Si fuera otro el plan,  en unas cuantas horas echaría a andar su operativo apoyado en las redes sociales, a través de las cuales intercambiarían los detalles de su estrategia con sus seguidores, incluido el #movimiento YoSoy132.

Cierto que hubo reportes y quejas generalizadas por diferentes hechos considerados irregulares, incluidos varios hechos de sangre sucedidos en al menos dos estados de la República, los cuales fueron canalizados a las autoridades judiciales respectivas y otras a las electorales, algunas incluso elevadas a la consideración de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, la Fepade, dependiente de la Procuraduría General de la República. Se habla de que un ejército de twitteros tendrán a  su cargo esa tarea de apoyo al plan de apoyo a López Obrador. Otra cosa sería un verdadero milagro. Seguro que lo amoroso, con su virtual derrota, ya se le acabó.

La aspirante panista Josefina Vázquez Mota, así como Gabriel Quadri de la Torre, del Partido Nueva Alianza, aceptaron de hecho su derrota. Después de la once de la noche de ayer, el consejero presidente del IFE, Leonardo Valdéz Zurita, habría adelantado, de acuerdo al conteo rápido oficial y las tendencias del Prep, que el virtual ganador seguía siendo el priísta Enrique Peña Nieto, quien después de correr el camino que marca la ley electoral, habría de ocupar la Presidencia de la República. Por lo pronto, el virtual mandatario federal electo tendrá que empezar a quitarse mucho del lastre que pesa sobre él. En eso estribaría su verdadera victoria. Por lo pronto le lloverá tupido por parte de quienes no votaron por el PRI.

@Paulinocomenta

Si pierde AMLO habría violencia

PAULINO CÁRDENAS 

A pesar del ‘pacto de civilidad’ al que ha convocado el consejero presidente del IFE Leonardo Valdés Zurita, se da por hecho que si pierde Andrés Manuel López Obrador como lo pronostican las encuestas previas a la elección presidencial, la reacción de él y sus seguidores será peor que en 2006, la cual estaría impregnada de más rabia y más odio que entonces. Por supuesto que no aceptarán los resultados en contra, por más que el aspirante de las izquierdas hubiere suscrito el pacto de aceptación tanto del conteo rápido de salida como los del Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep) el domingo próximo, día de los comicios.

Ojalá que si pierde, la violencia verbal que tienen preparada él y sus huestes, no pase más allá de las pasiones y llegue a hechos de sangre. Hoy, en el zócalo capitalino, será el ensayo, el preámbulo de lo que será la noche del domingo y los días que siguen, si el tabasqueño no gana por segunda vez la elección presidencial. Desde esta tarde-noche, como cierre de campaña empezarán a sonar en la principal plaza pública del país sus tambores de guerra. Aunque AMLO trata de inyectarle a los suyos optimismo con ánimo exultante ya que ‘sus’ encuestas dicen que va a ganar, en el fondo quien tiene las más profundas dudas es él mismo, aunque finja lo contrario.

De otra manera no se entiende por qué, desde hace un par de semanas o más viene diciendo que habrá fraude, que habrá chanchullos, compra de votos por parte del PRI, que en síntesis volverá  a haber un complot y una conspiración en su contra, como si las izquierdas, que se han distinguido precisamente por hacerse trampas ellos mismos, fueran unas santas palomas y no pudieran hacer lo mismo o cosas peores en el último bastión que les queda, el Distrito Federal, en donde tendrán un completo control durante la jornada electoral. René Bejarano y sus subordinados están listos para ello.

Ni siquiera el PAN podría ser excluido de esa tradicional y tramposa forma de allegarse votos. En once años y medio de gobierno federal ya aprendieron las mañas y prácticas ilegales, tales como el Ratón Loco, la Tamalada, la Cadena, la Urna Embarazada, el Carrusel, y el vil robo de urnas, que son algunas de las prácticas que suelen realizar los partidos, todos sin excepción, para favorecer a su candidato el día de la jornada electoral, pese a que haya, además de los funcionarios de casillas, observadores nacionales e internacionales y de los propios partidos políticos.

Sin duda hoy con zócalo lleno, dirá a sus huestes cuáles serán las señales que habrán de recibir de su caudillo y de sus representantes, para hacer lo que tengan que hacer conforme la estrategia que ya ha sido trazada de antemano por lo que consideren que esté fuera de la legalidad y afecte y anule sus esperanzas de triunfo, no sólo cuando se empiecen a dar los resultados de la contienda electoral la misma noche del domingo, sino el día después y los subsiguientes, como sucedió hace seis años, pero que ahora se prevé que el ruido sería estruendoso y superlativo, buscando convertirlo en escándalo nacional. Habrá que ver si las campanas de la Catedral metropolitana no le hacen sombra.

Aunque el IFE ha convocado a la prudencia y a la serenidad, resulta obvio que AMLO, si pierde, mandaría al diablo lo que diga ese organismo, aún con la convocatoria hecha a todos los partidos y aspirantes de que, lo que esté fuera de la legalidad, deberá remitirse a las autoridades electorales e incluso si es necesario a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), dependiente de la PGR, que es la encargada de garantizar la equidad, legalidad y transparencia de las elecciones federales y locales en los casos que resultan de su competencia.

No sería exagerado asegurar que los tambores de guerra empezarán a sonar desde esta misma tarde-noche. Sus seguidores aclamarán todo lo que proponga su caudillo. Más ahora que tiene de su lado al movimiento estudiantil #YoSoy132, que igual pertenece al cártel antiPeña que según Saúl Alvídrez Ruiz, comanda Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y Alejandro Encinas entre otros, además de contar con la asesoría del uruguayo Luis Costa Bonino, el empuje del ex líder estudantil chileno Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio, y la inspiración de esa jovencita que desborda inteligencia llamada Camila Vallejo, lideresa estudiantil también chilena.

Por lo pronto, no se sabe si se animó a firmar el pacto que a instancias del IFE convoca a los partidos políticos y candidatos de la contienda electoral, a evitar la violencia y a respetar los resultados de la decisión ciudadana que se pondrá de manifiesto en las urnas el próximo domingo 1 de julio. El compromiso incluye que los cuatro aspirantes acaten el resultado de la elección, en los terminos que dé a conocer el IFE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). ¿AMLO lo respetará si pierde? Aunque pocos lo creen, ya veremos.

@Paulinocomenta

AMLO sería un ‘López Chávez’: Fox

PAULINO CÁRDENAS 

El ex presidente Vicente Fox, refiriéndose a AMLO, dijo hace unos días que “en México no queremos un López Chávez”, en alusión a que si gana sería como el presidente venezolano Hugo Chávez. “De ninguna manera México puede ser Venezuela; sería el caos, el desorden, y la pérdida del futuro para los jóvenes; México no puede ser Venezuela; en México no queremos un López Chávez”, reiteró el ex mandatario panista en rueda de prensa celebrada en Guanajuato, donde volvió a reiterar que los mexicanos deben de votar por el más adelantado de los aspirantes, el priísta Enrique Peña Nieto.

“Seguramente me van a criticar por eso, pero no importa”, señaló el hombre de las botas que estuvo en el mando federal de 2000 a 2006 y que sacó al PRI de Los Pinos después de más de siete décadas de gobernar al país consecutivamente. Ese mismo día el aspirante de las izquierdas celebraba en Guanajuato un mitin. “Los socialdemócratas del mundo, mi respeto para ellos, han sabido gobernar con eficacia; pero mi rechazo absoluto y total al populismo, a la demagogia, al engaño”, añadió Fox.

El exmandatario, en entrevista con CNN, dijo que el candidato presidencial de la izquierda “mandó” a los jóvenes a la Universidad Iberoamericana, escuela donde surgió el movimiento tras las protestas por la visita del abanderado priísta, Enrique Peña Nieto. “Hay un titiritero detrás, en el origen, que los mandó a la Ibero, que luego muchos estudiantes de buena fe, quizá con candidez, se sumaron temporalmente pero que hoy ha quedado al desnudo y al descubierto: no es más que un movimiento más de López Obrador”, manifestó el panista.

Fox añadió que “no tiene nada de malo” que el tabasqueño haya iniciado el movimiento #YoSoy132, pero se debe “decir la verdad al resto de los  jóvenes”. Añadió: “Los jóvenes, bienvenidos a participar; los jóvenes deben de estar muy activos en política y por tanto, ojalá y siga ese movimiento. “Si siguen trabajando para construir un México exitoso, democrático, con oportunidades iguales para todos, bienvenido ese movimiento. Si van a hacer camorra porque los invita ‘López Chávez’, pues ya quedarán claramente desnudos ante la opinión pública”. Sin embargo concluyó: “el verdadero 132″ se verá el día siguiente de la elección”.

Mientras tanto, el candidato de la coalición de las izquierdas comienza a preparar el escenario de derrota y a adelantar lo que hará si pierde las elecciones como muchos aseguran que sucederá, estrategia que consiste en lo mismo que ha hizo en 2006 “pero mejorado’ dicen algunos de sus seguidores. La respuesta consistirá en desconocer los resultados, criticar a las autoridades electorales, convocar a un plantón indefinido en el zócalo capitalino y en las principales calles y avenidas de la ciudad de México, así como una réplica de esas acciones en el interior de la República.

Desde hace unos días anda diciendo que la cúpula del PRI, en un cónclave que se realizó en el estado de México, ‘se dio la órden’ de aplicar una estrategia de presión a los gobernadores de ese partido, para que se comprometan a pactar ‘una cuota’ de votos el día de las elecciones, para garantizar el triunfo del candidato del Revolucionario Institucional, Enrique Peña Nieto. Incluso dijo que presentaría ‘pruebas’ de su dicho, ante las autoridades eletorales.

Lo que no ha querido es reconocer el vínculo que tiene con el uruguayo Luis Costa Bonino, estratega electoral quien dijo en una cena celebrada en la casa de Luis Creel, en la que estuvieron gentes muy allegadas a López Obrador, que el candidato de las izquierdas estaba a 6 millones de dólares de garantizar su triunfo, luego de lo cual  se habría pasado la ‘charola’ entre empresarios e insutriales para recolectar esa lana y meterla en el ‘cochinito’ del Peje para su causa. Gobernación no ha dado a conocer oficialmente datos sobre la condición migratoria del promotor extranjero.

Tampoco ha querido que se fiscalicen sus gastos de campaña ni la forma en que ha fondeado sus gastos para vivir y para viajar durante los seis años que lleva de campaña después de su primera derrota como aspirante a la Presidencia en 2006. Al respecto Leonardo Valdez, consejero presidente del IFE, dijo: “Yo celebro que el candidato haya puesto a disposición de los medios esa información. Es un buen gesto, pero no es información que tenga vinculación o alguna relevancia para efectos de la fiscalización”, indicó.

El mismo funcionario, respecto a la insistencia que ha empezado a reiterar el tabasqueño de que podría haber fraude en las próximas elecciones, salió al quite y dijo que ciudadanos y por ende candidatos, deben estar completamente seguros de que “estamos listos para enfrentar la recta final del proceso electoral y que los votos serán protegidos por la justicia electoral”. Mientra tanto, el panista Fox insiste en que se vote por el priísta Peña Nieto y que ‘en México no queremos un López Chávez’. ¿Servirán sus consejos?

@Paulinocomenta