Archivo de la etiqueta: antipriísmo

Spot de la desesperación

PAULINO CÁRDENAS

La desesperación empieza a hacer mella en el equipo de Josefina Vázquez Mota. Sus ‘creativos’ que encabeza Antonio Solá, están por lanzar al aire un spot en el que culpa al PRI y sus gobiernos de toda la criminalidad que agobia al país, lo que finalmente le hará más daño que bien a la candidata panista ya que todo el mundo sabe que fue el presidente Felipe Calderón quien en diciembre del 2006 le declaró la guerra a las mafias sin medir las consecuencias, por lo que al ver el fracaso de esa aventura bélica andan queriendo ver no quién se las hizo, sino quién se las paga, para justificar lo injustificable.     

Lo peor de todo es que ese spot aparece cuando se da el asesinato de la corresponsal de la revista y agencia Proceso, Regina Martínez, sucedido en Xalapa, Veracruz, crimen que queda en medio de la programación de esa versión que está por ser escuchado en todo el país, que viene a significar uno de los últimos intentos para tratar de salvar del naufragio total a la candidata a la Presidencia, antes de decidir si desiste de su intento y le deje el lugar a otro u otra panista o de plano que por hastío sume la suya a una candidatura opositora. Mal momento que le será muy criticado.

Mientras tanto de Enrique Peña Nieto aseguran que su gente lo anda cuidando de no ser carne de cañón de sus opositores aconsejándole no ir a debates para no alterar su amplia ventaja en las encuestas y seguir nadando de muertito. La ventaja que lleva para muchos le garantiza desde ahora el triunfo. Una versión que se viene repitiendo es que hasta el presidente Felipe Calderón está más que convencido que la candidata panista no la hará el 1 de julio.

Esto no obstante que ella sí cree en milagros como le dijo a Vicente Fox, por lo que estaría en vías de lanzarse a los brazos del señor del copete para ir preparando desde ahora la transición, conviniendo por supuesto en el toma y daca, asuntos torales. Se dice que los personeros para el caso son Luis Videgaray, coordinador de campaña del priísta, y Alejandra Sota como intermediaria de Los Pinos.

En cuanto a Andrés Manuel López Obrador él mismo lo mueve la desesperación; por un lado está en espera de rebasar a la candidata y por otro está obsesionado en desinflar al puntero con argumentos que el IFE le ha venido echando abajo. Esta será su última oportunidad. Respecto a Gabriel Quadri, se conformaría con que el partido que lo lanzó no pierda su registro.

Su  jefa nominal, Elba Esther Gordillo -a la que dice no conocer arguyendo que ni siquiera es miembro del Panal-, está a punto de armar la tremolina en todo el país por dos vías, una apoyando con su nutrido gremio al candidato que más aplauden y, otra, queriendo buscar pleito frontal con la autoridad educativa –léase doctor José Ángel Córdova Villalobos–, para sacar raja en tiempos electorales, empeñada como está en que los agremiados al SNTE se sometan a la llamada evaluación universal que establece la Alianza por la Calidad Educativa, al argumentar que afecta los derechos laborales de los maestros. Nada falta para ver de lo que es capaz.

Pero volviendo al caso de doña Josefina, después de la serie de pifias propias y ajenas, el hecho de aceptar la apuesta por la reedición que quieren hacer de Peña Nieto como el nuevo ‘enemigo para México’ que hace seis años le tocó serlo a López Obrador, impulsada esa estrategia, entonces y ahora,  por Solá, lejos de ganar adeptos los está perdiendo, por lo que su campaña sigue sin animar a nadie, lo cual quedó evidenciado por el retiro de dos de sus principales asesores que dizque iban a ‘reforzar’ el ‘golpe de timón’ de su campaña, el codirigente del PAN, Gustavo Madero que se regresó al Senado, y Francisco Ramírez Acuña que ya  es virtual embajador de México en España.

Dicen que Madero se enojó porque ella le endilgó el nombramiento en su equipo de Juan Molinar Horcasitas que todo mundo reprobó por su antecedente en el caso de la guardería ABC. Del jalisciense se asegura que al mandarlo de embajador, Calderón le paga el favor de haberlo ‘destapado’ cuando era secretario de Energía. Se dice que Ramírez Acuña se adelanta para hacer los arreglos necesarios en España, ya que existe la posibilidad de que al terminar su mandato, el mandatario panista decida irse a vivir a aquel país en donde ha hecho migas con la clase política y la cúpula empresarial de élite.

A estas alturas, cuando ha pasado un mes de los tres que durarán las campañas de los aspirantes a la Presidencia de la República, las cosas están cada vez más confusas para quienes no han decidido su voto, factor  que quienes manejan las estrategias de campaña de los cuatro candidatos parecen no estar enterados o los tiene sin cuidado. Lo cierto es que para los cuatro aspirantes el panorama podría cambiar radicalmente después de los dos debates convocado por el IFE. De los resultados de ambos, los mexicanos podrían estar viendo un escenario político totalmente distinto antes de las elecciones.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Panismo ensaya estrategia

PAULINO CÁRDENAS 

Desde el pasado mes de junio escribíamos en ese mismo espacio que después de la reunión que sostuvo el Presidente en el Alcázar del Castillo de Chapultepec con los integrantes del Movimiento por la Paz, parecían haberse despejado las dudas sobre cuál debía ser el principal eje de campaña del PAN con miras al 2012. No sería otro que el de la inseguridad. Ese sería el tema ‘paraguas, pero había que vestirlo, ponerle ‘carnita’ antes de convertirlo en campaña, para lo cual había que analizar sus efectos con grupos de enfoque, como ha estado sucediendo con las entrevistas posteriores a la partcipación del mandatario panista en el Campo Marte, antes de echarla a andar formalmennte.

Desde tiempo atrás el PRI ya venía siendo el ‘punching bag’. El principal objetivo panista era debilitar a ese partido que desde las elecciones intermedias del 2009 ya había mostrado su músculo, al hacer pinole toda posibilidad de triunfo del PAN. Por ello había que echarle toda la carne al asador al propósito de hacer quedar mal a ese partido públicamente, objetivo que no fue difícil de lograr en virtud de que el tricolor sigue teniendo cola que le pisen, al menos por parte de algunos de sus más señalados cuadros.

Había pues que sacar a la luz pública asuntos ligados con actividades presuntamente ilícitas de varios de sus principales figuras, como pretendió ser el fallido intento del ‘michoacanazo’ contra el PRD, cuyas baterías se enfocaron más tarde contra el priísta Jorge Hank Rohn, operación que resultó fallida por la descoordinación que hubo por parte de las autoridades de justicia y de seguridad locales y federales, incluido el papelazo que hizo el Ejército.

El turno fue luego para Humberto Moreira, a quien le destaparon las cuitas de una danza de millones de dejó de deuda en Coahuila aun no aclaradas, echándole todo el peso del PAN-gobierno encima, hasta que la presión no fue aguantada por el candidato Enrique Peña Nieto ni por el propio priísmo, al grado de que tuvo renunciar a la dirigencia del tricolor. Aquella campaña empezó con un video de casi 8 minutos que bajo el título “El rostro oculto de la corrupción”, el panismo exhibió a los hermanos Humberto y Rubén, ex gobenador y actual mandatario de esa entidad federativa.

También se dice que el turno al bat es para Arturo Montiel Rojas, ex gobernador del estado de México y que fuera precandidato a la Presidencia en 2005, quien parece estar en la mira entre los ‘probables’ que podrían ser exhibidos pronto por el panismo como parte de esa misma campaña contra los hombres de nombre priístas. El objetivo evidente es exhibir al PRI como causante de todos los males de México y, por consecuencia, de los que vendrían si la gente vota por ese partido.

Calderón parece no tener dudas de que el tema de campaña del PAN será sobre la inseguridad y por lo pronto él mismo ha empezado a ensayar por dónde sí y por dónde no debe irse enfocando la estrategia correspondiente de Acción Nacional para el 2012. Esto empezó a vislumbrarse desde el pasado domingo cuando habló en el Campo Marte principalmente de su guerra contra las mafias como lo mejor que le ha podido suceder a México y los mexicanos, no obstante el escaliofriante número de muertos que lleva en su cuenta esa lucha armada, sin que los resultados convenzan a nadie.

Desde ahí, Calderón empezó a mandar el mensaje de que es probable la intromisión del crimen organizado y del narco en las próximas elecciones del 2012, y acto seguido alerta a los partidos, a las autoridades electorales y a la ciudadanía, de esa posibilidad, como habría sucedido en Michoacán en donde perdió la gubernatura su hermana Luisa María, de lo cual, dijo, tiene pruebas contundentes y palmarias de que así fue. En esa entidad, que es la nativa de Presidente, el triunfo fue para el priísta Fausto Vallejo

Con quienes lo han entrevistando posteriormente esta semana, ha hecho hincapié en que esa intromisión representaría un peligro para el proceso electoral que se avecina el próximo año, dejando entrever de paso que el beneficiario sería el PRI y su candidato como, según él, sucedió en Michoacán en donde afirma que hay evidencias de que la delincuencia participó en los comicios de aquel estado, lo que podría repetirse el próximo año cuando se elija a su sucesor y en donde el PAN desde ahora se ve que no tendrá con qué repetir.

A todo esto habría que preguntarle al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas a dónde quedaron aquellas baladronadas de que las bandas del crimen organizado y las mafias del narcotráfico ya estaban desmembradas, sometidas y prácticamente desaparecidas, cuando resulta que siguen tan empoderadas que pueden ser un peligro para el 2012, por lo que el asunto deja mucho qué pensar ya que eso podría ser causa, que no razón, para que no haya elecciones. ¿Será el verdadero objetivo de la estrategia panista? Por lo pronto, el dirigente panista Gustavo Madero ya empezó a hacer su parte.

pcardenascuz@yahoo.com.mx 


“Golpe al gobierno federal”

PAULINO CÁRDENAS

También  fuera de México la noticia de la liberación del ex alcalde de Tijuana, Jorge Hank Rohn, ha sido considerada como un “golpe al gobierno federal”, como lo señaló The Washington Post. En tanto acá, entre sus seguidores, inocente o culpable, ya se habla que en el 2013 el empresario dueño de casas de apuestas volverá a lanzar su candidatura por el PRI e irá a la conquista de la gubernatura de Baja California que perdió en el 2007 ante el panista José Guadalupe Osuna Millán a quien la maestra Elba Esther Gordillo ayudó a ganar.

Según anticipan sus ‘fans’, la gubernatura ‘la ganará de calle’ porque según arguyen, la maniobra de quererlo ligar con la delincuencia organizada, luego tratar de acusarlo por acopio de armas y al final queriéndole imponer un arraigo que no prosperó para investigarlo en relación a un supuesto crimen, lejos de debilitar su fama, la hizo crecer. Otro priísta que incrementó aún más su capital político fue Enrique Peña Nieto.

Al gobernador del estado de México evidentemente iba dirigido el bazucazo contra el dueño del Grupo Caliente –vinculado al grupo Atlacomulco y supuestamente ayudador del proyecto futuro del mandatario mexiquense– como parte de la campaña que encabeza el presidente Felipe Calderón contra el PRI, y quien, pese al fracaso de las autoridades federales y locales con el caso del ex edil priísta, se da por hecho que el mandatario panista seguirá con la misma estrategia persecutoria contra otros personajes de ese partido.

Aunque es evidente que el bumerang abolló la cabeza de quien lo lanzó, ahora parece estar en la mira el líder del PRI, Humberto Moreira. El martes pasado el panista Federico Doring interpuso una demanda en la PGR por súbito enriquecimiento contra el coordinador general administrativo del tricolor, Vicente Chaires Yañez. De ahí buscarán el hilo conductor que llegue hasta el ex gobernador de Coahuila. Muchos creen que se avecina otro escándalo.

Otros dicen que no, que eso ya se negoció o se está negociando, afirmación que vinculan con la solicitud que acaba de hacer el jefe del Ejecutivo al Congreso de abrir un periodo extraordinario de sesiones, para sacar al vuelo varias de las reformas pendientes, como la política, la laboral, de seguridad nacional, y las designaciones pendientes de tres consjeros del IFE, todo con el apoyo de las bancadas del PRI. Una corriente priísta está a favor y otra se opone.

Los que no quieren es por las declaraciones que hizo Calderón en California, en donde puso como chancla al ‘régimen autocrático desaparecedor y masacrador de estudiantes’ por parte del Ejército, y mucho más, refiriéndose obviamente al PRI y sus más de  70 años de poder federal, sacándole todos los trapitos al sol –primero con un nutrido grupo de migrantes y después con egresados universitarios– con el único afán de denostar a ese partido.

Sólo que cuando hacía ese repaso, durante la ceremonia de graduación de la generación 120 de la Universidad de Stanford en donde fue orador, una avioneta sobrevoló en varias ocasiones el estadio donde se celebraba el acto, de la cual pendía una gran banderola que oteaba y en la cual se veía desde cualquier ángulo una leyenda escrita en inglés que decía: “No más sangre, Van 40 mil muertos, ¿Cuántos más?”, lo que evidentemente incomodó al mandatario mexicano, mojándole la pólvora a su beligerante discurso.

Calderón creyó que echándole tierra al PRI y su pasado reforzaría la detención del ex alcalde de Tijuana. Pero no contaba con que habría tantas pifias e inconsistencias que le permitirían al empresario alcanzar su libertad hasta dos veces en un día. Para Ripley. Eso era impensable. Y menos tan rápido. Nada les salió bien a los encargados de sacar adelante el caso, en esa que los que gustan del canchondeo verbal ahora llaman ‘Operación Pellizcada’.

En tanto, la PGR y la Siedo buscan reaprehenderlo, con información clasificada que han solicitado a diversas agencias anticrimen norteamericanas. Habrá que verlo para creerlo. Lo mismo han dicho las autoridades del gobierno de Baja California con respecto a la otra acusación del fuero común por la que quiso ser arraigado.

Y en medio de todo ese ‘golpe al gobierno federal’ como lo publicó el Post, los altos mandos del Ejército están muuuy molestos. Diríase que están hasta la madre de seguir siendo utilizados para asuntos político-judiciales y por estar haciéndo quedar mal a esa institución armada ante los ojos de la nación, abusando de su obediencia y lealtad.

Lo que dijo Calderón con los egresados de la Universidad de Stanford sobre las masacres del Ejército en épocas pasadas, por supuesto que no gustó a los altos mandos militares. ¿Hasta cuándo aguantarán tanto maniqueo los generales de cinco estrellas?

pcardenascruz@yahoo.com.mx


La Operación Salvación

PAULINO CÁRDENAS

En lugar de gobernar para resolver tantos rezagos que tiene el país, el presidente Felipe Calderón anda en plena campaña que bien pudiera llamarse Operación Salvación, la cual  tiene dos vertientes: una enfocada a señalar, sin decirlo, que ‘el PRI es un peligro para México’, y, otra que bien podría titularse ‘en busca de culpables’, cuyo objetivo es hallar, a como dé lugar, dentro y fuera de México y antes que finalice el sexenio, corresponsables del holocausto en el que se ha convertido la guerra que le decretó a los cárteles de la droga desde que asumió el cargo y cuya cifra de muertos corre alarmantemente hacia los 45 mil.

Al menos eso quedó visto en su reciente visita a California donde apadrinó a la generación 120 de egresados de la Universidad de Stanford en Palo Alto, frente a quienes fustigó ‘el pasado autocrático del país encarnado por un solo partido político que masacró estudiantes y desapareció a sus opositores y recurrió al fraude electoral y robo de votos para ganar comicios’, refiriéndose evidentemente al PRI. Y en San José, ante un nutrido grupo de migrantes mexicanos aprovechó para lanzarse contra la libre venta de armas que acaban en manos de las bandas criminales que operan en México, preguntándose: “¿Por qué sigue este negocio de armas?”.

El mismo mandatario respondió: “Yo lo digo abiertamente: por el lucro; por las ganancias que le produce a la industria armamentista norteamericana este asunto. Yo acuso a la industria armamentista norteamericana, de miles de muertes que están ocurriendo hoy en México”, dijo en tono beligerante. pero cuyo reclamo, hecho al grado del desgañite, lo hizo para que fuera escuchado en el Departamento de Estado norteamericano. Todo eso, con evidentes tintes electoreros.

El lanzamiento de culpas es parte de la otra vertiente de esa campaña que busca disminuir la carga de responsabilidad de su gobierno ante los cruentos y dramáticos resultados de la narcoguerra, que sin duda irán empeorando por las descomunales cifras alcanzadas hasta ahora y que ya se enfilan hacia los 45 mil muertos. Sólo que en Estados Unidos, en Washington para ser precisos, no gustó ni el tema y menos el tono a grito pelado de decir las cosas.

Con la primera de las vertientes, la antipriísta, resulta evidente que el mandatario panista pretende disuadir a la ciudadanía para que no vote por los candidatos del tricolor, en especial en el estado de México, con lo cual se le estaría asestando un golpe fulminante al prospecto más adelantado para sucederlo en Los Pinos, el gobernador de esa entidad, Enrique Peña Nieto. Incluso para desprestigiar al Revolucionario Institucional ha echado mano de los ‘expedientes negros’ de políticos priístas ciertamente con colas largas que les pise la PGR.

Pero en plena época de campañas, previas a los comicios del mes próximo, tiene una connotación evidentemente político-electoral, lo cual es negado enfáticamente por los operadores de esas acciones, las cuales son más para consumo mediático que otra cosa. Es el signo del sexenio: el de crear escenarios de alto impacto social, pero efímeros y adoleciendo jurídicamente de contundencia.

Al mismo tiempo la otra vertiente de esa campaña –Operación Salvación podría llamarse integralmente dicha campaña, nombre que se ajustaría perfectamente al propósito gubernamental– es la de hallar a mil por hora, dentro y fuera de México, corresponsables del holocausto propiciado por la guerra que le lanzó a los cárteles del narco que operan en nuestro país desde que asumió el mando. Al menos así quedó visto en la visita que realizó el fin de semana el mandatario panista a Estados Unidos, en donde no desaprovechó la oportunidad de lanzar su ‘yo acuso’ a las armerías gringas.

En Estados Unidos están preocupados porque ven que ni el jefe del Ejecutivo mexicano en su calidad de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, ni el Ejército, ni la Marina ni la Policía Federal, han podido en cuatro años y medio frenar tanta violencia, tantas masacres, tantas decapitaciones, tantos colgados, tantos descuartizados y tantos enterrados en fosas clandestinas. Y no pueden porque no hay coordinación entre su mandos. Pero también porque hay corrupción e impunidad. ¿Qué hacer entonces?

Y hacia dentro del país, los mexicanos se preguntan: ¿Quién va a responder por tantos muertos al final del sexenio de la narcoguerra? ¿Quién va a dar la cara por tanta impunidad y tanta injusticia cometida contra gente inocente en aras de esa guerra inútil? La sociedad está hasta la madre. Pero por lo que se ve también lo está el mandatario panista porque las cosas no le han salido como sus asesores le hicieron creer.

pcardenascuz@yahoo.com.mx