Archivo de la etiqueta: crimen organizado

Juntos, por la reconstrucción del país

PAULINO CÁRDENAS

Habrá que ver si Enrique Peña Nieto se allega de políticos progresistas de pensamiento y obra, que además de contar con experiencia, logren romper con el estigma de que el PRI, que sacará al PAN de Los Pinos el 1 de diciembre próximo será el regreso al pasado de ‘la dictadura perfecta’, y que lejos de ello su mira sea muy alta y esté puesta en el futuro promisorio que merece México, echando a andar desde el primer día de su gobierno prácticas democráticas que demuestren que tendrá una visión de Estado como gobernante, y que no habrá de quedarse en el intento de la solución de los problemas ni en la coyuntura del diagnóstico para atender las demandas sociales, como sucedió con los gobiernos panistas de Vicente Fox y de Felipe Calderón, quienes dejaron a los mexicanos con muchas promesas de campaña incumplidas.

El próximo Presidente de México debe recordar ante todo que el PRI no goza, ni con mucho, de una luna de miel con el electorado, sino al contrario. Habrá de esforzarse para establecer un diálogo permanente con las fuerzas políticas de oposición, y ocuparse personalmente de trabajar con sus mejores cartas en el Congreso de la Unión con responsabilidad compartida con los demás partidos, para construir acuerdos sustantivos que permitan sacar adelante las reformas necesarias que requiere con urgencia el país. Eso será fundamental en el arranque de su administración. Para ello acaba de presentar a sus Tres de Caballería que inicialmente coordinarán los ejes sustantivos en los que soportará sus primeras acciones de gobierno.

Ellos son Jesús Murillo Karam, Luis Videgaray y Miguel Osorio Chong. Los tres se ocuparán, durante el periodo previo a la toma de posesión y al nombramiento formal del gabinete de Enrique Peña Nieto, de coordinar varias tareas por encargo de su jefe. Se habla de que el primero podría ser nombrado en la Secretaría de Seguridad Pública, el segundo en la Secretaría de Hacienda, y el tercero la Secretaría de Gobernación.

Por lo pronto, se encargarán de coordinar los trabajos para la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción, que se ocupará de investigar y sancionar actos de corrupción de los tres órdenes de gobierno y de los tres Poderes de la Unión a partir de la denuncia ciudadana. Asímismo tienen el encargo de conformar una iniciativa que dote de mayores facultades al Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), para que pueda tener competencia en asuntos estatales, municipales, del Poder Judicial y del Legislativo.

También tienen la indicación de su jefe, de iniciar el estudio para crear una ‘instancia ciudadana y autónoma’ que supervise la contratación de publicidad entre los tres niveles de gobierno y los medios de comunicación, con el propósito de abonar al acceso a la información y la transparencia. Las tres iniciativas requerirán que la Constitución sea modificada. Y es precisamente para alcanzar acuerdos en el Congreso de la Unión, que se requerirá de un intenso trabajo y tejido fino para tender los puentes necesarios con la oposición, con miras  a lograr que se ventilen en San Lázaro las propuestas del Ejecutivo, previo estudio y adecuaciones si fueran necesarias, antes de la aprobación de las mismas.

Tras manifestar su confianza en que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación calificará la elección del pasado 1 de julio a su favor, Peña Nieto expresó que como Presidente de la República privilegiará el diálogo, escuchará y tenderá canales de comunicación permanentes para permitir que la democracia avance. Sabemos, dijo que en el Legislativo el PRI no contará con mayoría absoluta, por lo que habrá que trabajar conjuntamente con los demás partidos representados en el Congreso, para sacar adelante las reformas que requieran pasar por el tamiz cameral.

Se sabe que en la agenda legislativa estarán programadas diversas reformas estructurales como la Laboral, la Fiscal o Hacendaria, y la Energética ­o de Pemex por mejor decirlo, e incluso que se le dará especial énfasis a la de Seguridad Pública, entre las que más se han mencionado. Sin embargo la más más caballona, la que coronaría todo lo demás y le daría mucha fuerza y reconocimiento a su gobierno, sería lograr una reforma integral del Estado, lo que significaría el primer gran paso para la modernización del Gobierno mexicano, que garantizaría un futuro más promisorio para la nación.

Su gobierno tendrá un papel fundamental que desempeñar, no sólo en el combate a la pobreza y la nivelación de la desigualdad social, sino en otro gran tema como es el del combate a la delincuencia organizada, en donde sin duda pondrá especial interés, ya que la horrorosa herencia de muertos producto de la trágica guerra de Calderón, será motivo necesario de replantear una nueva estrategia. ¿Logrará sus propósitos Peña Nieto? Mucho dependerá del trabajo de sus primeras figuras que acaba de presentar en sociedad y los que más adelante dé a conocer, pero sobre todo de la suma de voluntades para lograr acuerdos entre los legisladores priístas con los de la oposición. Lo que sí ha reiterado es que bucará que todos vayan juntos en pro de la reconstrucción del país.

@Paulinocomenta

Anuncios

El encono puede dividir a México

PAULINO CÁRDENAS 

El encono que ha empezado a ahondarse cada día más entre los aspirantes presidenciales y sus seguidores conforme se acerca la fecha de las elecciones, podría desembocar en un enfrentamiento abierto, clasista y violento, entre los muy pobres, los no tan pobres, los muy ricos y los olvidados, lo que podría dividir al país más de lo que está por como lo ha dejado el gobierno saliente cuya prioridad única ha sido la fracasada guerra contra los cárteles de la droga, máxime si el perdedor de la contienda vuelve a ser el abanderado de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador quien empieza a hablar otra vez de que hay un ‘compló’ en su contra.

El tabasqueño anda que no lo calienta ni el sol por la supuesta ‘pasada de charola’ promovida por gente allegada a él, para juntar 6 millones de dólares ‘que garanticen su triunfo’ en las elecciones del 1 de julio próximo, que aunque nadie sabe a qué se aplicaría ese dinero, hay muchas suspicacias al respecto. Por lo pronto le anda echando la culpa a los medios, los que dice que están a favor de Enrique Peña Nieto, de ‘ inventarle historias’, como ese asunto del ‘boteo’ entre empresarios e industriales, lo que evidentemente el aspirante del Movimiento Progresista niega.

Y si no gana, ¿ese dinero se aplicaría para hacer un escándalo superlativo después de las elecciones?, es lo que se preguntan en el PRI, en donde también existe temor conspirativo respecto de su candidato, solo que la conjura la ven por parte del gobierno federal que encabeza Felipe Calderón quien, aseguran, por ningún motivo quiere que el aspirante más adelantado en las encuestas llegue a la Presidencia. Hay varias versiones sobre el por qué está dispuesto a todo para que el PRI no sea el partido que saque al PAN de Los Pinos aunque todo parece indicar que eso será inminente.

En el tricolor están preparados ‘para lo que viene’ en cuanto a otras posibles embestidas del gobierno a través de la PGR, que con la ‘ayuda’ de la DEA querrán sacar otros asuntos de supuestos vínculos con el crimen organizado, como el que han querido arreglar a toda prisa contra el ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, aunque muchos apuestan a que al final, ese y otros casos habrán de acabar  como el famoso ‘michoacanazo’ o el ’hankazo’ por la falta de cuidado en la instrumentación de los operativos y sobre todo por la falta de coordinación entre instancias federales y estatales con el poder judicial.

El aspirante de las izquierdas ha venido diciendo que con la ayuda de los suyos, esta vez será ‘la buena’ y no le quitarán el triunfo como hace seis años. Sin embargo, quienes no están con él temen que paulatinamente vaya apareciendo su verdadero ‘yo’, el del carácter autoritario, el del espíritu incendiario como cuando amenazaba quemar pozos petroleros en Tabasco, todo concentrado en su vocación mesiánica y caudillista, luego de quitarse la máscara de amoroso con la que pretendió hacer creer a muchos que había cambiado, una vez que, como en 2006, se le ha metido en la cabeza que nada impedirá su triunfo el primero de julio y cuyo resultado por supuesto que cuestionaría con los suyos si le es adverso.

López Obrador es el candidato de los deslindes, no sólo porque ha negado ‘estar enterado’ de la colecta de 6 millones de dólares para su causa, igual que  negó cuando conocer al ex gobernador perredista de Baja California Sur, Narciso Agúndez Montaño, cuando hay fotografías y videos en donde aparece el tabasqueño alzándole el brazo cuando ganó la gubernatura a quien hoy está en la cárcel acusado por malversación de recursos del erario. El mismo delsinde hizo en 2004 con los casos del ‘Señor de las ligas’ René Bejarano y de Gustavo Ponce.

Desde que las encuestas empezaron a registrar a su favor un ascenso en las preferencias disputándole el segundo lugar a la aspirantes panista Josefina Vázquez Mota, comenzó a aflorar su verdadero estilo personal de decir las cosas, pasando a segundo término su papel de candidato amoroso. Con vehemencia y advertencias empieza a hablar de lo que hará de llegar a la Presidencia, aunque no explica bien a bien cómo lo logrará. No basta que diga que repatirá dinero entre los mexicanos porque eso es populismo vil.

En el 2006 la campaña de Andrés Manuel tenía dos vertientes principales: las promesas de felicidad futura y la amenaza de castigo a los responsables de las desgracias que ha padecido el país. Al inciar su campaña para el 2012 dijo que a quienes antes amenazaba ahora les profesaría amor, reconciliación y perdón. Pero de unos días para acá parece haber retomado aquellos dos componentes centrales de hace seis años, lo que empieza a poner nerviosos a los que creyeron que había cambiado, sobre todo los señores del gran capital.

Muchos le darían su voto, de no ser porque dudan que al llegar al poder suceda lo que pasó con los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón. Es obvio que para todo lo que se propone hacer el tabasqueño le faltaría tiempo y sin duda querría repetir en el poder, dicen algunos. Más ahora que su nuevo aliado Cuauhtémoc Cárdenas cree que la izquierda no sólo podría ganar la Presidencia, sino el Congreso. ¿Y si no gana el tabasqueño qué pasará? No falta mucho para saberlo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Está despertando el México bronco

PAULINO CÁRDENAS

La multiplicación de manifestaciones violentas, además de los actos delictivos del crimen organizado que no cesan y que se están dando cada vez con más frecuencia en México, están llevando al país a una agitación sin precedente ante lo cual el gobierno federal está más en la contemplativa limitándose a hacer eventuales llamados a misa para que prevalezca la concordia, en donde cada uno de los grupos protagonistas defiende su razón anteponiendo el grito insultante y creando un sórdido ambiente que se ha ido generalizando, lo que está dando pie a que estalle el odio, se generalicen las diferencias y se apresure la violencia. Hay una peligrosa ausencia de orden. Nadie está evitando el despertar del México bronco en plena época electoral, lo que puede incendiar a la nación.

Los hechos hablan. Felipe Calderón, ya en la puerta de salida, está más dedicado a regodearse de lo que dice haber hecho y no hizo, ubicado como está en el clásico narcisismo, síndrome que invade a los mandatarios que pierden la brújula y el sentido de la realidad, no queriendo reconocer la crisis económica que dejará por no haber apurado las políticas públicas sociales necesarias, por darle prioridad a su fracasada guerra contra los cárteles de la droga. Ha sido un presidente que ha desdeñado cuanto reclamo se le ha hecho y no tiene oídos más que para lo que sus asesores de guerra le dictan. Según él, ha hecho un gobierno de maravilla, aunque la evidencia de la realidad lo desmienta.

Eso sin contar el número de víctimas ocurridas a consecuencia de su fallida lucha contra el crimen organizado. De esa negra herencia habrá de responder por ello. La mala salud con la que dejará a la nación por haber tenido como prioridad única la lucha contra las mafias a las que no ha podido someter sino al contrario, más las muchas promesas incumplidas de campaña, habrá de servir para recordarlo como el presidente de la indolencia que habría dejado un país bañado en sangre por su necio e inútil combate contra los capos de la droga, que ni siquiera ha tenido los resultados positivos que esperaba.

Derivado de la indolente administración calderonista en la que el mandatario emanado de las filas del PAN ha sido infaliblemente leal a su guerra antes que a nada y por el estado de cosas que eso ha generado, es que México está empezando a vivir una inédita etapa de violencia y odio que ha empezado a aflorar y a ponerse de manifiesto en las calles de la capital del país y de otras ciudades del interior de la República, que es lo que empieza a preocupar seriamente a observadores, de dentro y de fuera del país, que analizan los procesos de los fenómenos sociales, muchos de los cuales suelen llevar a estallidos internos.

A México no le falta mucho. Sólo hay que ver lo que está sucediendo a diario con los distintos grupos que protestan en las calles de la ciudad cada cual por sus causas, todos disidentes y en contra de las malas políticas del gobierno federal, sobre todo los de la clase trabajadora cuyas demandas salariales se han mantenido bajo control,  y otros por el despido masivo de más de 44 mil empleados de Luz y Fuerza, más los de la clase media que más han  sufrido el mal gobierno en su economía familiar, sin que nada impida la necedad del incremento mensual de las gasolinas que resulta un fenómeno inflacionario, que encarece las cosas pues, aunque oficialmente se niegue.

 Y ni hablar de las clases olvidadas, las del campo, las que viven de la siembra de temporal, o las que no tienen ni para comer y que viven en las zonas más alejadas e inhóspitas del país, como los rarámuris de la sierra tarahumara de Chihuahua y muchos otros que viven en las mismas o peores condiciones en el territorio nacional, los cuales el gobierno los voltea a ver sólo cuando mediáticamente sale a relucir la desgracia en la que viven y las penurias por las que pasan para subsistir ellos y sus familias que incluye a mujeres, ancianos y niños y que suman millones.

Todo eso ha hecho un caldo de cultivo que está haciendo despertar al México bronco al que don Jesús Reyes Heroles advertía mejor dejarlo dormido, porque de despertar nadie podría predecir hasta dónde podría llegar el coraje y los arrebatos de los distintos sectores de la sociedad contra el gobierno, contra el régimen y contra el sistema que los ha tenido sometidos en la mediocridad, prefiriendo darle todos los privilegios a la élite del poder. Por ello, movimientos como el #Yo Soy 132 es apenas un asomo de rebeldía encabezado por jóvenes universitarios.

Aun con todo lo que tendrán que aprender en el camino, habría que alentarlos a seguir como acicate para quienes podrían gobernar al país. Quienes ya han hecho camino al andar son los integrantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad a los que los jóvenes deberían emular, al menos en cuanto al sentido de unidad en su lucha que ha sido ejemplo de rechazo a la indolencia gubernamental. Para no ir al caos, el coraje requiere de serenidad y juicio. Ojalá que México detenga su camino hacia la anarquía. Aun es tiempo. Nuestro país tiene muchas cosas buenas que darle a los suyos y al mundo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

A los cuatro Sicilia los sacudió

PAULINO CÁRDENAS 

Entre confundidos y abrumados, tuvieron que aguantar vara cuando el dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Javier Sicilia, les prodigó, además de besos, reclamos bien ganados por los desdenes que cada uno, y una, han tenido respecto de tantas muertes, desapariciones y violaciones a los derechos humanos de miles y miles de mexicanos, a consecuencia de la fracasada guerra de Calderón, por lo que les reprobó su omisión y les exigió tomar el tema muy en serio y como una de sus prerrogativas de campaña de ahora en adelante.

Más que humillante, la reunión que sostuvieron los cuatro candidatos presidenciales fue aleccionadora. A quien tal vez le tocó la peor parte fue a Josefina Vázquez Mota, porque Sicilia le dijo que ella representa la continuidad de la política de Felipe Calderón, quien “nos ha sumido en el horror y convertido al país en un inmenso camposanto” lo que la hizo quedar impávida. También le señaló a quien cree ser ‘diferente’: “Usted y su presidente, Felipe Calderón, se niegan a escuchar el corazón herido de la patria”, ya que ambos pertenecen “a un partido que nos debe la transición y se ha corrompido a grados ignominiosos”.

Le recordó  que el panismo tiene mucha cola que le pisen con los casos de Sergio Estrada Cajigal, ex gobernador de Morelos, que se paseaba con la hija de un narcotraficante en helicóptero; del “irresponsable” Marco Antonio Adame el actual mandatario morelense; y de ese “Herodes”, como le dijo a Juan Molinar Horcasitas por el caso de la guardería infantile ABC de Hermosillo donde murieron calcinados 49 niños , o de Cecilia Romero quien estuvo al frente de Migración dejando una mala fama como funcionaria.

Después del beso –menos a uno que lo evitó–, a todos les tocó una verdadera zarandeada verbal. A Peña Nieto lo señaló como heredero de “un regreso al pasado y al origen de la corrupción”, y el candidato priísta fue cuestionado por la represión en Atenco, y aunque admitió que en ese “incidente” hubo excesos policiacos, Sicilia le reprochó que en su “discurso frío” no dedicara una sola palabra de piedad ni compasión, “entre tanto dolor, frente a tanta violencia y humillación” a los habitantes de esa población. “Usted no pidió perdón, aunque fue señalado como responsable directo por las víctimas”, insistió el poeta. También le pidió que los priístas que han cometido delitos vayan a la cárcel o, al menos, queden fuera de la política.

El único que había logrado esquivar el ósculo de bienvenida y que prefirió cambiarlo por un efusivo abrazo, fue el candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, a quien Sicilia lo tildó de mesiánico, autoritario, intolerante, sordo, confrontador e incapaz de aceptar la autocrítica, a lo que el representante de las izquierdas respingó: “Javier, a mi no me puedes meter en el mismo costal” que a los demás, dando a entender que su linaje no es de esos, lo que corrobora lo dicho por su anfitrión. “No somos sectarios y no somos intransigente; no odiamos; queremos justicia”, se defendió el tabasqueño.

Pero el poeta le reviró: “Yo le pido autocrítica. No es con usted, señor López Obrador; mis respetos absolutos, lo quiero muchísimo, pero me disgusta mucho la falta de autocrítica. Hay debajo de todo esto, no de usted, no de lo mejor del PRD, pero sí de mucha gente que lo apoya, un espíritu fascista”.

A Quadri también le fue como en feria. Le cuestionó su candidatura ‘ciudadana’ y le dijo que era una gente de doble moral, al señalarle que aceptó ser candidato del Panal aun cuando detrás de ese partido están la corrupción, la riqueza mal habida y la represión a los maestros. Añadió Sicilia que su candidatura se base en el cacicazgo de Elba Esther Gordillo y que el “sindicato corrupto tiene secuestrada a la educación, usa a los niños como chantaje, y su fuerza es producto de la corrupción que ofende e indigna a todos”.

El hombre de estampa antigua sólo alcanzó a vociferar: “Yo estoy hasta la madre de todo esto. Y por eso estoy aquí, aunque no me crean. Por eso acepté esta candidatura, porque estoy hasta la madre y quiero hacer algo por mi país, dijo sacado de onda también. “Lo que les ocurrió a ustedes no sólo me hace sentir hasta la madre, me conmueve, me aterra. ¡También me encabrona! “Es fuente de un encabronamiento profundo saber que no estamos resolviendo esta tragedia”, exclamó.

Como sea, el tema de la violencia y el escandaloso número de víctimas que lleva la fracasada lucha contra los cárteles de la droga, deberían estar presentes de ahora en adelante en las campañas de los candidatos y de la aspirante. Tampoco estaría mal que esas expresiones de inconformidad generalizada las hicieran suyas quienes integran el Movimiento #Yo Soy 132, lo mismo que el tema de la corrupción y la impunidad que han ennegrecido aun más el panorama en este sexenio junto con el abandono de varias prioridades básicas. Eso fortalecería más su movimiento y empataría con lo que la sociedad en general está reclamando en todo el país.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

‘Papa caliente’ lo del General

PAULINO CÁRDENAS

Ojalá ahora sí haga bien las cosas el gobierno que encabeza Felipe Calderón con el asunto del ex subsecretario de la Defensa Nacional, el general diplomado del Estado Mayor, Tomás Ángeles Dauahare, quien fue arraigado por presuntos vínculos con el narcotráfico, y tenga los elementos probatorios suficientes para consignarlo y procesarlo, porque de otra manera se echará encima a los más altos mandos del Ejército y la Marina si salen con otro ‘michoacanazo’ u otro ‘hankazo’.

El asunto es una ‘papa caliente’ ya que, de ser cierto que ese alto mando militar retirado pudiera estar vinculado al crimen organizado, el hecho tendría para el presidente Felipe Calderón en su calidad de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas y para el propio general secretario de la Defensa, Guillermo Galván Galván, la connotación sería la de un tremendo golpe que repercutiría internacionalmente, no se sabe si para bien o para mal.  De inicio tendría que revisarse el impacto que ello tendría en la seguridad nacional.

Demostrar que quien fue subsecretario de la Defensa Nacional de México por dos años en este sexenio, ha tenido vínculos con los cárteles de la droga, es mandar un mensaje que tendría varias lecturas a nivel internacional. Una, acaso la más delicada, es que si ese alto mando ha sido coptado y sometido por alguno de los capos del crimen organizado, se antojaría pensar que el asunto seguiría en línea ascendente en similares términos. Todo mundo sabe de la presencia del narco en las instituciones de seguridad y justicia y la infiltración que ha tenido en las estructuras de mando.

Ello sería una clara muestra de que las mafias del crimen organizado tienen de su lado no sólo a los mandos federales y locales de las policías, sino sería una muestra de que también tendrían cómplices en las más altas esferas del Ejército y de la Marina, además de la Policía Federal. Al interior del país, la percepción sería mucho peor, ya que es un secreto a voces que la guerra contra el narcotráfico emprendida por Calderón no ha tenido éxito, por la corrupción y la impunidad que impera entre el querer hacer y la brutal realidad.

Se dice, según testigos protegidos, que la DEA, la agencia norteamericana antidrogas, es la que ha venía  investigando desde hace varios años al ex funcionario militar. ¿Por qué entonces en pleno proceso electoral se da su detención junto con la del general brigadier en activo Roberto Dawe González? Como sea, el hermetismo con que se ha manejado el asunto llama a sospecha y cualquiera puede darle vuelo a la imaginación con el dato duro focalizado en el ámbito político, como fue la participación que tuvo el ex subsecretario de la Defensa en la reunión convocada por la Fundación Colosio, estando presente el candidato priísta.

Tomás Ángeles Dauahare ocupó diversos mandos de importancia, siendo incluso agregado militar de México en Washington, hasta llegar a ser subsecretario de la Defensa Nacional en este sexenio. Incluso su nombre había sonado para ser el titular de la SEDENA en lugar de Guillermo Galván, con quien se dice que no llevaba una buena relación. Ocupó el cargo de subsecretario de Defensa Nacional entre 2006 y 2008; en este año, sin dar mayor explicación, la secretaría de Defensa Nacional anunció que sería sustituido por Francisco Armando Meza Castro. El militar de alto rango retenido, es experto en inteligencia militar.

Su abogado, Alejandro Sánchez Ortega, señaló que las imputaciones en contra de su cliente son de testigos protegidos que dicen haber sabido “de oídas” que Édgar Valdés Villarreal, ‘La Barbie’, le entregó alguna suma de dinero, y que en su primera declaración ministerial el general dijo ser inocente de las acusaciones; luego apeló a su derecho de no hablar hasta que estuviera su defensor.

Uno de esos  testigos protegidos es el que lleva el seudónimo de ‘Jennifer’, quien ha sido utilizado por la Procuraduría General de la República en acusaciones contra el exalcalde de Cancún, Gregorio ‘Greg’ Sánchez, por supuestos vínculos con los Beltrán Leyva y Los Zetas. Dijo el abogado que el arraigo de su cliente y amigo se hizo sin haber sido respetados sus derechos legales ni sus garantías individuales.

El caso pues, parece tener dos caras: una, la del posible vínculo del ex subsecretario de la Defensa Nacional con los cárteles de la droga, y otra, que haya sido arraigado por razones meramente políticas, porque no quisieran, por ningún motivo, que llegara a ser titular de Seguridad Pública federal, como corrió la especie después de haber participado en la reunión celebrada en San Luis Potosí que encabezó el candidato priísta. Habrá que ver cuál de las dos versiones es la verdadera.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Descuartizados: Zetas se deslinda

PAULINO CARDENAS

El grupo delictivo Los Zetas se deslindó de los 49 descuartizados aparecidos en  Cadereyta, Nuevo León, y le piden al gobierno de este estado y al gobierno federal, que investiguen bien quiénes fueron los autores, según señala ese cártel en diversas narcomantas aparecidas en San Luis Potosí y Zacatecas el martes y en distintos puntos del área metropolitana de Monterrey ayer. El narcomensaje está dirigido a Javier del Real, Jorge Domene y Adrián de la Garza, funcionarios neoleoneses. Habría que preguntar entonces: ¿Si no fue el cártel de Los Zetas, quiénes fueron los autores de esa atroz matanza? ¿De quién para quién o quiénes fue pues, ese tétrico mensaje?

Al gobierno federal esa organización le exige que hagan su trabajo como debe de ser y que investigue bien lo que hay detrás del hallazgo de los 49 cuerpos que fueron mutilados dejándolos descabezados, sin piernas ni brazos, quedando solo el tronco de 46 varones y 3 mujeres, los cuales fueron tirados en la carretera que va a Reynosa, Tamaulipas, la madrugada del pasado domingo. Reclaman que no por el hecho de que apareció un mensaje supuestamente de Los Zetas en el lugar, debe reivindicársele esa matanza. Este cártel acusa que las autoridades se fueron por la fácil, dieron por hecho que ese cártel había sido el autor de la espantosa masacre y no investigaron si de veras era cierto.

Señalan que, sin más, las autoridades llamaron a conferencia de prensa y le echaron la culpa a esta banda delictiva. Agrega el largo texto: “Señores no sean tontos analicen las cosas y no hagan su trabajo a lo fácil. Ya para quitarse el paquete ese y también pónganse a pensar si lo hubiéramos echo (sic) nosotros que nos cuesta tirárselos dentro de Reynosa? Ellos los tiraron en Nuevo León porque es terreno de nosotros (…) Investiguen, nos deslindamos de esos 49 muertos”.

No obstante ese cártel sí se adjudica los crímenes de Jalisco y los 9 colgados de Nuevo Laredo. En estos ‘sí aceptamos nuestra responsabilidad” escriben. “Los invitamos a que hagan su trabajo y no solucionen el trabajo sin investigación y a lo pendejo solo por quitarse la responsabilidad”. Respecto al mutihomicidio de Cadereyta, insisten: “Nosotros no fuimos, les pedimos AL GOBIERNO FEDERAL QUE INVESTIGUEN LAS COSAS“. Así termina, con letras mayúsculas, el largo mensaje de esas narcomantas que fueron retiradas casi de inmediato por policías estatales y agentes ministeriales de donde habían sido colocadas.

El hecho es que ni las coporaciones federales ni las estatales han podido contener la creciente violencia derivada de la guerra de Calderón contra las mafias, cuya lucha  sigue cobrado miles y miles de muertos. Los esquemas de ‘blindaje’ del gobierno federal a los estados de la República con el programa ‘Operativo Seguro’ no funcionan. El acarreo de miles y miles de contigentes militares y federales a entidades donde las mafias están más desatadas, ha resultado más un espectáculo mediático que otra cosa. La inteligencia anticrimen del gobierno federal no ha servido para nada.

La razón es que esos propósitos no han dado los resultados esperados porque en medio priva la corrupción y la impunidad entre las mafias y las instituciones que están para combatirlas. Ese fracaso le pega de frente al gobierno federal, porque bajo su responsabilidad constitucional está el combate al crimen organizado, aunque con razón o sin ella quiere deslindar a su gobierno y busca descargar todas las culpas en los gobiernos del PRI, echándole en cara la falta de colaboración en esa lucha.

Por más que el gobierno federal le quiera echar la culpa a los gobiernos priístas de que es en sus entidades donde más ha proliferado el narco soslayando lo que sucede en estados panistas como Jalisco y Morelos donde también la criminalidad se enseñorea, es sabido que el problema de la criminalidad en México no está focalizada en unas cuantas entidades federativa o en la ineficacia del gobierno federal. La causa estriba en la corrupción y la impunidad que impera entre las instituciones, ya sean federales, estatales o municipales, incluídos mandos del Ejército, la Marina y la Policía Federal, que están coaligados con la delincuencia organizada.

Como sea, por lo pronto Los Zetas han lanzado un reclamo aclaratorio a los altos mandos de Nuevo León y al gobierno federal que encabeza Felipe Calderón, a través de mantas aparecidas en San Luis, Zacatecas y las inmediaciones de Monterrey, en las que afirman que ese grupo delictivo no fue el culpable de la atroz masacre de los cuerpos aparecidos en Cadereyta, Nuevo León, ciertamente territorio dominado por esa organización. Que las autoridades hagan su tarea e investiguen bien, exigen. ¿Si Los Zetas no fueron, entonces quienes descuartizaron los 49 cuerpos? ¿Para quién fue ese tétrico mensaje?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Reta ‘Los Zetas’ al Gobierno

PAULINO CÁRDENAS 

El macabro hallazgo en el municipio de Cadereyta, Nuevo León, donde aparecieron la madrugada del domingo regados en la carretera que va a Reynosa, Tamaulipas, 49 personas sin cabeza ni extremidades, un criminal acto que se atribuyeron Los Zetas, es un mensaje cruento dirigido no sólo a la actual administración que encabeza Felipe Calderón, sino también a quien gane la sucesión presidencial que como van las cosas no sería otro que el abanderado del PRI. Para empezar este tipo de eventos son un afrenta al programa del gobierno federal ‘Operativo Seguro’.

Sobre ese horrendo suceso, las autoridades creen que las víctimas pudieran ser migrantes centroamericanos, aunque circulan otras versiones. Una de ellas es que pudiera ser un ajuste de cuentas de Los Zetas contra el cártel del Golfo aliado con el cártel de Sinaloa, ya que entre ellos se disputan, entre otras cosas, la ruta de robos de condensados de gas natural que Pemex saca de la Cuenca de Burgos, que después los criminales venden en el ‘mercado negro’ de Estados Unidos.

Como sea, lo que resulta evidente con ese macabro hallazgo es que Los Zetas le han lanzado un reto abierto y directo al gobierno que encabeza el mandatario panista, el cual está hecho bolas porque el mundo del crimen organizado se le está viniendo encima, justo cuando su administración va de salida. ¿O hay algo mucho más perverso como pudiera ser el preámbulo de una conspiración contra el proceso electoral? ¿Es esto lo que se dice que querría Calderón al ver que su partido no ganará la carrera presidencial?

Lo cierto es que ese sanguinario hecho que se da en pleno proceso electoral, junto con las recientes masacres sucedidas en Jalisco y Veracruz, es una advertencia que tiene varias lecturas. Una evidente es para la clase política. Ese suceso es algo más que un ajuste de cuentas. Es un reto directo al gobierno federal. Se teme que uno de estos día algún atentado pudiera estar dirigido a alguna gente de nombre de la clase política, que en plena campaña para la Presidencia podría poner en jaque la contienda electoral del próximo mes de julio.

Por lo pronto, esa cruel matanza, que se suma a las que se han dado en los últimos seis meses en otras entidades federativas, es una pésima señal que no sólo está poniendo en riesgo la estabilidad del país, sino que coloca en entredicho la guerra que el mandatario panista emprendió contra los capos de la droga hace casi cinco años y medio, ya que es una muestra que esos grupos pueden actuar con total libertad, a la hora que quieran y con plena impunidad, ya que, aunque se declare públicamente, en este sexenio nunca se han investigado esos crímenes.

Ese sanguinario acontecimiento también se ha interpretado como un reto abierto de Los Zetas al cártel de Sinaloa. La razón es que el activismo de esta organización que encabeza Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, que parece seguir gozando de privilegios no sólo para que realice cómodamente sus actividades ilícitas, sino para hacer operaciones de lavado de dinero, tiene hasta la madre a Los Zetas. De ahí que esta temida organización, integrada por ex militares de élite, está dispuesta a romper con ese paradigma de consentimiento sexenal.

Empero, el mensaje del grupo considerado el más violento y peligroso de los que haya existido jamás en nuestro país, va más allá, al darse en pleno proceso electoral. Al parecer quieren dejarle muy claro al sucesor de la actual administración federal, que esa agrupación delictiva, es y será, la que tenga el camino franco para realizar el trasiego de drogas, el tráfico de personas y armas en México, cobros por derecho de piso además de autores de múltiples secuestros y toda la demás cadena delictiva del crimen organizado, para lo cual ese cártel está dispuestos a todo.

El camino que han escogido es el de sembrar el temor entre la población y de paso exhibir las deficiencias de la inteligencia anticrimen del gobierno federal, que no ha servido para anticipar ni prever ataques contra la población civil ni siquiera contra los propios contingentes del Ejército, la Armada, y de la Policía Federal –entre los cuales parece haber más bajas de las que oficialmente se reportan-, que tienen la orden de ir contra ellos.

Por ahora sus víctimas pertenecen a la sociedad civil de donde escogen gente al azar para cometer sus atroces crímenes, con el propósito de dejar advertencias claras de lo que son capaces. No obstante se teme que Los Zetas pudieran subir la mira y empezar a escoger víctimas de nombre y renombre, sobre todo de la clase política, para dar golpes inéditos que marquen de una vez por todas su poderío, ante la incapacidad del gobierno federal, cuya ‘estrategia’ en esa lucha sigue siendo igual de inoperante.

pcardenascruz@yahoo.com.mx