Archivo de la etiqueta: Javier Sicilia

Calderón ‘no vale nada’ dice Sicilia

PAULINO CÁRDENAS

“Un hombre que falta a su palabra, no vale nada. El presidente (Felipe Calderón), en este momento, no vale nada para nosotros. Está faltando a su compromiso y a su palabra. Está violentando la Constitución”, señaló muy molesto el poeta y escritor Javier Sicilia al saber que el Poder Ejecutivo había regresado con observaciones al Congreso la Ley General de Víctimas, en lugar de haberla publicado en el Diario Oficial de la Federación. Hizo un llamado “muy fuerte al Presidente de la República”, añadió, para que honre su palabra y sea digno con las víctimas inocentes de su guerra contra el narcotráfico, dijo el dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

Respecto a ese reclamo, Emilio Alvarez Icaza, vocero del movimiento, señaló que “no se atrevieron a vetar la ley durante el proceso electoral, y ya que perdieron, lo hicieron”. Explicó: “Como el Presidente Felipe Calderón no quiso vetar la ley en el marco del proceso electoral, se observó un procedimiento fuera del marco legal, donde el decreto de la ley fue secuestrado 20 días, entre el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el panista Óscar Martín Arce Paniagua y la Secretaría de Gobernación”, señaló. Así de marrullero es el team, por órdenes de su gran jefe.

Pues ese mismo Calderón que ‘no vale nada’ es el que está decantando su ánimo a favor del reclamo lopezobradorista, en una especie de alianza postelectoral, pronunciándose de hecho, con el pretexto de que hubo coacción del voto, porque haya nulidad o invalidez de la elección como lo está exigiendo el gran perdedor de la contienda electoral del pasado 1 de julio, según lo ha estado manifestando el mandatario panista en diversas entrevistas. Incluso está en el plan de presionar a las autoridades electorales, lo que habla de la carta que traía escondida bajo la manga si ganaba Peña Nieto.

En lugar de andar de apoyador del Peje, el Presidente debería actuar como fiel de la balanza y predicar con el ejemplo para que todo se conduzca por las vías institucionales y como lo marca la Constitución en material electoral. Lo demás es estarle echando gasolina al fuego. Y eso puede colocar al país al borde de una guerra civil. ¿Eso lo habrá calculado Calderón? Alguien se lo tiene que hacer ver, antes de que sea demasiado tarde. ¿O ya lo sabe y le vale? ¡Cuidado! Y como él pretende irse del país una vez que concluya su administración, no sería justo que deje al país incendiándose. Su llamado debería ser a la cordura, a la unidad de toda la sociedad y a la pacificación, por el bien de México. Pero no.

En entrevistas con diversos medios, ha estado insistiendo en que ‘es inaceptable’ que se dé la compra de votos y dijo –como si ya tuviera las pruebas en la mano–, que el asunto de las tarjetas, refiriéndose sin decirlo a las de Soriana y a los monederos Monex, ‘son una compraventa de voluntades políticas’. Eso, recalcó, ‘es simplemente inaceptable’, y se pronunció porque la autoridad electoral ‘rectifique de inmediato y la castigue si debe castigarla’. ¿Sabrá que el jurídico de Soriana presentará esta semana una denuncia penal contra el metrosexual ex coordinador de campaña de AMLO, Ricardo Monreal, por las acusaciones que éste públicamente ha hecho, al vincular a esa empresa a la supuesta “compra de votos” del PRI?

Como sea, es obvio que el Presidente le está siguiendo el juego a López Obrador. ¿Por qué? Muy simple: porque por supuesto que no le cayó nada en gracia que el priísta Enrique Peña Nieto haya sido el ganador de la elección presidencial, ya que su antipriísmo ha quedado de manifiesto a lo largo de su gestión, pese a que gracias a ese partido pudo rendir protesta ante el Congreso de la Unión el 1 de diciembre de 2006, cosa que ha preferido olvidar. Lejos de eso ha estado sistemáticamente en su contra.

Después de las elecciones intermedias del 2009, donde el PRI arrasó con el PAN, se dice que el mandatario panista habría jurado que ‘por nada’ permitiría que el PRI regresara a Los Pinos. Por ello no se ha cansado de ordenar la persecusión de priístas supuestamente vinculados al narcotráfico, asuntos que no han podido ser probado y que solo ha hecho quedar en ridículo a su gobierno. ¿Por ello su alianza postelectoral con el Peje a favor de su reclamo de nulidad de la elección?

Lo que parece vislumbrarse en los 152 días que quedan para que el virtual ganador de la contienda tome posesión como Presidente República, es que las ‘manos negras’ del cártel antiPeña, apoyados en sus huestes y en el subversivo movimiento ‘estudiantil’, tienen toda la intención de acelerar el descontento, de ahondar el encono social, de propiciar la violencia y de llevar las cosas al terreno de los enfrentamientos e incluso al derramamiento de sangre si es necesario, en busca de crear un ambiente de emergencia nacional, Eso la mayoría de los mexicanos por supuesto que lo reprueba.

@Paulinocomenta

Anuncios

Desalientan las campañas de odio

PAULINO CÁRDENAS

Los mexicanos están hartos de las campañas de odio de los candidatos presidenciales en las que exacerban los ánimos, lo mismo que por las escandaleras que a diario se traen los grupos que apoyan a cada aspirante, entre otros el movimiento #YoSoy 132 que tiene de claro favorito al candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, y no sólo fobia sino declarado odio contra Enrique Peña Nieto, no obstante que ese colectivo estudiantil se precia de ser dizque ‘apartidista’. Por ello el priísta no irá al cadalso que le tenían preparado para esta noche porque no existen condiciones de imparcialidad.

La gente está hasta la madre de escuchar tantos improperios, difamaciones, mentiras,  verdades a medias y abiertos insultos que se lanzan unos a otros, no sólo en los spots que se escuchan día y noche por todos los rincones del país, sino en cada mitin y evento abierto o a puerta cerrada que les organizan sus equipos de campaña y quienes se encargan de llevar a cientos y hasta miles de acarreados cada vez, como aplaudidores ‘espontáneos’ que sólo van de paleros a hacerle el caldo gordo a cada candidato para hacer creer que son ‘los buenos’.

Para normar criterios bastaría darle un repaso a lo que les zampó  a cada uno de ellos y a ella, el poeta Javier Sicilia el 24 de mayo pasado en el Alcázar de Chapultepec. A la candidata panista le dijo: “Aquí señora Vázquez Mota hay víctimas que son el engendro del pudrimiento de las instituciones, de la represión de su partido y del crimen organizado. Usted representa a un partido (el PAN) que después de 12 años deja como una de sus herencias un inmenso camposanto”. Las víctimas de la delincuencia le pidieron a la aspirante panista que se comprometa a investigar los casos de desapariciones y secuestros.

Al candidato priísta le señaló: “Me preocupa señor Peña Nieto, no oigo su corazón, no escucho su corazón, no lo escucho vibrar con el dolor de las víctimas. Escucho un discurso frío, muy acostumbrado al viejo PRI y me aterra, creo que nos aterra a todos. No oí a usted pedirle perdón a las víctimas”. Integrantes del Movimiento por la Paz cuestionaron a Peña Nieto por el caso Atenco, y le pidieron que de llegar a la Presidencia atienda los casos de desapariciones y violencia.

A Gabriel Quadri, candidato del partido Nueva Alianza, Sicilia le reprobó su relación con la dirigente Elba Esther Gordillo: “Usted señor Quadri significa la usurpación de las candidaturas ciudadanas. Usted sostiene su campaña apoyado en la mano de una cacique, que representa lo peor de nuestra clase política, con el apoyo de un sindicato corrupto que tiene secuestrado la educación”. El candidato del Panal fue cuestionado por las víctimas por su arrogancia y su doble moral.

Al tabasqueño, Sicilia le hizo los siguientes señalamientos: “Para muchos usted López Obrador significa la intolerancia, la sordera, la confrontación en contra de lo que pregona su República Amorosa, con aquellos que no se le parecen o no comparten sus opiniones. Significa el resentimiento político, la revancha sin matices contra lo que fueron la desaseadas elecciones del 2006. Le criticó su mesianismo y “la incapacidad autocrítica para señalar las corrupciones de muchos miembros de su partido”. Algunas de las víctimas que se encontraban en esa reunión, le reclamaron las desapariciones ocurridas en estados gobernados por el PRD.

Adiestradas como las tiene, las huestes del candidato de la coaliciónde las izquierdas fueron los contestarios inmediatos y lanzaron en esa ocasión una avalancha de críticas contra el poeta y escritor, a través de las redes sociales, por decirle a su caudillo que para mucha gente sigue siendo autoritario, soberbio y mesiánico. Sicilia salió en su propia defensa y declaró: “Me dicen: ‘Eres un hijo de la chingada, eres un traidor, un ojete’. Pero eso es fascismo, estalinismo, y yo no voy con eso. Se lo dije a Andrés Manuel: ‘A usted lo respeto y lo admiro’. Muchos en Morena son mis amigos y los respeto. Pero con ese fascismo yo no quiero nada. ¡Pinto mi raya!”.

Ese mismo estilo intransigente de hacer y decir lo ha copiado el movimiento estudiantil ‘132’, que ven en el candidato del Movimiento Progresista, más que a un aspirante presidencial, a un redentor. Y el asunto es que él se la cree. De ahí que su amoroso Mesías se permita el lujo de insultar y decirle a la hora que quiere lo que le viene en gana a sus opositores. Sobre todo al que le lleva una ventaja tal, que en lo que resta de las campañas se ve imposible que lo alcance.

Pero lo mismo sucede  con la panista. Y el priísta ha comenzado a reaccionar tardíamente  en ese mismo sentido. Esos son los motivos de tanta alharaca, de tanto insulto, de tanto improperio, de tanto odio que se ha visto en las campañas y de lo que la gente está harta. ¿Por quién votar?, es lo que se pregunta muchos mexicanos. Y solo faltan doce días para ir a las urnas. ¿Se violentarán más las pugnas de aquí a entonces?

@Paulinocomenta

A los cuatro Sicilia los sacudió

PAULINO CÁRDENAS 

Entre confundidos y abrumados, tuvieron que aguantar vara cuando el dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Javier Sicilia, les prodigó, además de besos, reclamos bien ganados por los desdenes que cada uno, y una, han tenido respecto de tantas muertes, desapariciones y violaciones a los derechos humanos de miles y miles de mexicanos, a consecuencia de la fracasada guerra de Calderón, por lo que les reprobó su omisión y les exigió tomar el tema muy en serio y como una de sus prerrogativas de campaña de ahora en adelante.

Más que humillante, la reunión que sostuvieron los cuatro candidatos presidenciales fue aleccionadora. A quien tal vez le tocó la peor parte fue a Josefina Vázquez Mota, porque Sicilia le dijo que ella representa la continuidad de la política de Felipe Calderón, quien “nos ha sumido en el horror y convertido al país en un inmenso camposanto” lo que la hizo quedar impávida. También le señaló a quien cree ser ‘diferente’: “Usted y su presidente, Felipe Calderón, se niegan a escuchar el corazón herido de la patria”, ya que ambos pertenecen “a un partido que nos debe la transición y se ha corrompido a grados ignominiosos”.

Le recordó  que el panismo tiene mucha cola que le pisen con los casos de Sergio Estrada Cajigal, ex gobernador de Morelos, que se paseaba con la hija de un narcotraficante en helicóptero; del “irresponsable” Marco Antonio Adame el actual mandatario morelense; y de ese “Herodes”, como le dijo a Juan Molinar Horcasitas por el caso de la guardería infantile ABC de Hermosillo donde murieron calcinados 49 niños , o de Cecilia Romero quien estuvo al frente de Migración dejando una mala fama como funcionaria.

Después del beso –menos a uno que lo evitó–, a todos les tocó una verdadera zarandeada verbal. A Peña Nieto lo señaló como heredero de “un regreso al pasado y al origen de la corrupción”, y el candidato priísta fue cuestionado por la represión en Atenco, y aunque admitió que en ese “incidente” hubo excesos policiacos, Sicilia le reprochó que en su “discurso frío” no dedicara una sola palabra de piedad ni compasión, “entre tanto dolor, frente a tanta violencia y humillación” a los habitantes de esa población. “Usted no pidió perdón, aunque fue señalado como responsable directo por las víctimas”, insistió el poeta. También le pidió que los priístas que han cometido delitos vayan a la cárcel o, al menos, queden fuera de la política.

El único que había logrado esquivar el ósculo de bienvenida y que prefirió cambiarlo por un efusivo abrazo, fue el candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, a quien Sicilia lo tildó de mesiánico, autoritario, intolerante, sordo, confrontador e incapaz de aceptar la autocrítica, a lo que el representante de las izquierdas respingó: “Javier, a mi no me puedes meter en el mismo costal” que a los demás, dando a entender que su linaje no es de esos, lo que corrobora lo dicho por su anfitrión. “No somos sectarios y no somos intransigente; no odiamos; queremos justicia”, se defendió el tabasqueño.

Pero el poeta le reviró: “Yo le pido autocrítica. No es con usted, señor López Obrador; mis respetos absolutos, lo quiero muchísimo, pero me disgusta mucho la falta de autocrítica. Hay debajo de todo esto, no de usted, no de lo mejor del PRD, pero sí de mucha gente que lo apoya, un espíritu fascista”.

A Quadri también le fue como en feria. Le cuestionó su candidatura ‘ciudadana’ y le dijo que era una gente de doble moral, al señalarle que aceptó ser candidato del Panal aun cuando detrás de ese partido están la corrupción, la riqueza mal habida y la represión a los maestros. Añadió Sicilia que su candidatura se base en el cacicazgo de Elba Esther Gordillo y que el “sindicato corrupto tiene secuestrada a la educación, usa a los niños como chantaje, y su fuerza es producto de la corrupción que ofende e indigna a todos”.

El hombre de estampa antigua sólo alcanzó a vociferar: “Yo estoy hasta la madre de todo esto. Y por eso estoy aquí, aunque no me crean. Por eso acepté esta candidatura, porque estoy hasta la madre y quiero hacer algo por mi país, dijo sacado de onda también. “Lo que les ocurrió a ustedes no sólo me hace sentir hasta la madre, me conmueve, me aterra. ¡También me encabrona! “Es fuente de un encabronamiento profundo saber que no estamos resolviendo esta tragedia”, exclamó.

Como sea, el tema de la violencia y el escandaloso número de víctimas que lleva la fracasada lucha contra los cárteles de la droga, deberían estar presentes de ahora en adelante en las campañas de los candidatos y de la aspirante. Tampoco estaría mal que esas expresiones de inconformidad generalizada las hicieran suyas quienes integran el Movimiento #Yo Soy 132, lo mismo que el tema de la corrupción y la impunidad que han ennegrecido aun más el panorama en este sexenio junto con el abandono de varias prioridades básicas. Eso fortalecería más su movimiento y empataría con lo que la sociedad en general está reclamando en todo el país.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Aumenta la presión social

PAULINO CÁRDENAS

O se ponen las pilas los candidatos o que se den por vencidos de una vez, empieza a ser el mensaje popular que va expandiéndose por todo el país. Una gran parte de los mexicanos que aún no deciden por quién votar no están dispuestos a seguir escuchando promesas y más promesas que al final no se cumplen, pudieran ir el uno de julio próximo a las urnas no sin antes estar monitoreando quién sí y quién no pudiera reorientar no sólo su discurso y su oferta de gobierno, sino quién cumplirá cabalmente sus promesas de campaña, para decidir a quien darle su sufragio de los cuatro aspirantes. Los indecisos no son pocos; son millones.

‘Seguimos hasta la madre’, se escuchó decir a Javier Sicilia hace unos días, quien, ante la incompetencia de las autoridades y la “imbecilidad” del crimen organizado, llamó a la ciudadanía a ejercer su voto en blanco. Y un botón de muestra de que la gente sigue ‘hasta la madre’ por las falsas promesas, los incuplimientos, malas políticas públicas de gobierno, y falta de sensibilidad, fue el supuesto impedimento a Josefina Vázquez Mota de celebrar una reunión proselitista en el World Trade Center el sábado pasado con trabajadores de Mexicana.

Según versión de quienes los encabezan, los trabajadores de tierra de esa empresa aérea habían sido invitados para ‘dialogar’ sobre la problemática que vienen padeciendo, y al final, por razones que nuevamente quedaron en el limbo y volvieron  a hacer quedar mal a la abanderada panista, la invitación acabó en zafarrancho y ella nunca apareció. Si bien su estribillo es ‘Digamos no al regreso al pasado’, el de millones de mexicanos es el de ‘Digamos no al regreso al presente’, porque ha sido desastroso para su economía.

Ya un grupo de académicos, actores y políticos hace unos días a través de un desplegado, plantearon a los candidatos responder por escrito una serie de preguntas muy concretas sobre diversos temas de la vida del país como la economía, programas sociales y políticas públicas en general, exhortándolos a abrir una serie de debates sobre los asuntos más trascendentes para México. Aunque entre los abajofirmantes aparecen personajes de distintas ideologías y creencias, hay plantamientos afines y hasta coincidentes que buscaron recoger el sentimiento de la nación. Dicen que entre quienes suscriben el documento muchos son los apuntados de siempre que buscan decirle al próximo Presidente ‘aquí estoy’.

Como sea, señalan en su escrito que la complejidad de los problemas que aquejan a los mexicanos parece no haber sido registrado plenamente por quienes pretender gobernar al país. Mediante el desplegado ‘Preguntas cuyas respuestas podrían transformar a México’, proponen que tanto Enrique Peña Nieto del PRI, como Andrés Manue López Obrador de la Coalición de Izquierdas, Josefina Vázquez Mota del PAN y Gabriel Cuadri de Nueva Alianza, se pongan la pilas y se ajusten a la realidad que vive México, que sin duda es de emergencia nacional.

Los temas que proponen para ser respondidos son diversos, como la recomposición de la economía, la inseguridad y la violencia, la creación de empleos, la falta de oportunidades de miles y miles de mexicanos en edad productiva, entre otros problemas, lo que deberá ser dimensionado por cada aspirante, afinando el oído para escuchar los planteamientos que se hagan en los foros de discusión y debate sobre lo que los diferentes sectores de la sociedad están demandando. Uno de tantos pendientes será la prioridad que representa la atención de millones y millones de jóvenes que por razones muy diversas no estudian ni trabajan.

Otro asunto de la mayor importancia será la de definir si Petróleos Mexicanos se moderniza –o se privatiza– y mejoran las reglas del juego a favor de esa importante empresa paraestatal para reactivarla y que no muera de inanición por el indiscrimiando aporte que es obligada a dar cada año fiscal, arrancándole a la brava gran parte de sus ingresos para el gasto corriente del gobierno. Será necesario ver si el esquema de Brasil o de Noruega le pudiera funcionar o si es otro el camino que habrá de tomarse para que Pemex no deje de ser la ‘gallina de los huevos de oro’ del gobierno en turno.

Este y otros temas de primerísimo orden serán motivo de discusión de aquí al 27 de junio cuando finalice el periodo de campañas de los cuatro aspirantes. Del análisis cuidadoso que sean capaces de hacer de las demandas ciudadanas y de los sectortes de la sociedad con respecto a la política social, a la justicia, al combate a la corrupción y la impunidad, a la inversión pública y privada entre otros rubros, dependerá que cada uno logre beneficiarse con el voto no tanto de quienes ya decidieron desde ahora por quién lo harán, sino sobre todo de los indecisos que son más de la tercera parte de quienes supuestamente sufragarán el próximo uno de julio.

Bajo ese esquema de presión social es como cada candidato podría ir afinando su propuesta de gobierno y lo que será su plataforma de políticas públicas para el próximo sexenio. Quién mejor capte esas necesidades ingentes que requieren ser enderazadas de inmediato para que México no se hunda más, podrá tener la certeza de que más de 34 por ciento de potenciales votantes que aún no saben a quién darle su sufragio y que bien podrían optar por cruzar la boleta a su favor. Hay que avertirles que quien diga que no subirá impuestos y después lo proponga, le irá como en feria ya en funciones.

Esto parecería ser una mejor opción que dejar el voto en blanco como propone Sicilia en su comprensible desesperación, coraje e indignación que lo aqueja, al igual que a miles y miles de deudos que han perdido a sus familiares a causa de la guerra contra el narco, ante la incompetencia de las autoridades y la “imbecilidad” del crimen organizado. Al tiempo que señala que la soberanía radica en los ciudadanos, no en los políticos, mandó el mensaje a los 4 aspirantes que deben entender que los mexicanos ya no están dispuestos a aceptar seguir viviendo lo intolerable, al referirise entre otras cosas, a la inútil guerra de Calderón.

Por ello, a causa de la “ceguera” que las partidocracias han llevado a estas elecciones, el poeta convocó para junio a los candidatos a reunirse en el Castillo de Chapultepec, para que “respondan por esta ignominia y por la paz y la justicia que borraron de sus agendas”. No hay duda pues, que el imperativo de la sociedad es que los candidatos levanten la mira para sacar a México de la mediocridad en la que ha estado en los últimos dos sexenios. Que lo hagan pensando en milllones de mexicanos que han sufrido en carne propia las políticas equivocadas del gobierno, y no lo hagan pensando en el beneficio personal o de su clan político. Quien más se aplique en esos propósitos podría salir triunfante en las próximas elecciones.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Gobierno sin Buen Fin

PAULINO CÁRDENAS

No obstante que para autoanimarse el presidente Felipe Calderón señaló que todavía ‘le cuelga’ para que termine su período y hasta planes hace para el último año de gobierno, una vez que presente su quinto informe será un hombre políticamente venido a menos, porque así ha sido siempre con cada Presidente en su sexto año, y más en su caso cuya actividad prioritaria seguirá siendo la inútil guerra contra el crimen organizado. Las candilejas estarán dirigidas a los protagonistas de la contienda electoral del año próximo.

El conteo regresivo de su mandato empezó de hecho ayer con el registro de Enrique Peña Nieto como precandidato para enarbolar la bandera del PRI con miras a sacar al PAN de Los Pinos en el 2012 como muchos de sus seguidores desde ahora lo dan por hecho, con lo que el mandatario panista pasará a un segundo o tercer término, una vez que reúna a los suyos en el Campo Marte para darles a conocer sus actividades de este año.

Seguramente en ese escenario le dará énfasis a la inútil guerra contra las mafias –que no ha servido más que para robustecer el poder de las bandas del crimen organizado y a los capos de la droga–, sobre la cual seguirá insistiendo en la misma estrategia fallida de llevar por delante a miles de efectivos del Ejército y la Armada haciéndole de policías, junto con las espeluznante cifra de muertos que lleva acumulada esa lucha armada.

Lo que para Calderón ha sido una evidente satisfacción como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, su papel como Presidente ha dejado muchos qué desear para millones de mexicanos. Además de no dar pie con bola en el combate a los capos de la droga y del crimen organizado, ha sido un mandatario que ha padecido el mal fario de las calamidades, yéndole peor que a ninguno de sus antecesores de medio siglo para acá. Sólo hay que ver los casos de las misteriosas muertes de dos de los cinco secretarios de gobernación que hasta ahora ha tenido.

A la mitad de su mandato los ciudadanos dieron muestra del repudio al panismo en las elecciones intermedias del 2009, dándole el voto al PRI y dejando en el camino al PRD. Eso llevó al panismo a hacer alianzas para tratar de recuperar terreno en 2010 con candidatos ex priístas, y este año de 2011 recibió otro duro revés con la derrota de su hermana, Luisa María Calderón, pese a que había la orden darle todo el apoyo y de echarle toda a carne al asador para hacerla ganar.

Acaso una de sus más errráticas decisiones  de su sexenio fue la de anunciarle al mundo la aparición en México de la influenza porcina que dizque contagiaría al mundo entero, por lo que siendo agorero del mal, anunció ‘urbi et orbi’ la advertencia de que nuestro país era foco del supuesto virus mutante A/H1N1 por lo que ordenó la inactividad general junto con la recomendación sanitaria de usar cubrebocas, quedando nuestra nación prácticamente aislada del mundo el tiempo suficiente como para golpear la economía, muy especialmente al sector turístico que tuvo pérdidas millonarias. Al final, el famoso virus fue como el ‘chupacabras’: una pesadilla más bien inventada.

Eventos como el del Casino Royale de Monterrey, los desencuentros con los miembros del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad encabezado por el poeta Javier Sicilia, y lo que reveló la maestra Elba Esther Gordillo de que sí tuvo arreglos la dirigencia magisterial con el mandatario panista previos a las elecciones del 2006, son tres botones de muestra de los desaguisados que ha tenido que pasar Felipe Calderón en lo que va de su administración.

Esto sin contar con el secreto a voces de que su gobierno tiene en calidad de ‘intocable’ a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, en virtud de que existe un acuerdo entre la DEA y el líder del cártel de Sinaloa para fungir como una especie de ‘cártel protegido’ a cambio de der información sobre otras bandas rivales, según lo aseguró ‘El Vicentillo’ Zambada Niebla, hijo de ‘El Mayo Zambada’ socio de aquel, y que por necesidad estratégica ese acuerdo se tendría que respetar aquí.

De las asignaturas pendientes habrá que esperar qué dice en su quinto informe. Entre otros rubros los que le dejará a quien lo suceda en Los Pinos, como son los de la difícil situación económica para millones de familias mexicanos que lejos de mejorar su calidad de vida ha empeorado, el creciente desempleo y la lacerante pobreza extrema que priva en las zonas rurales e indígenas del país.

Como sea, según mucho anticipan, a Calderón le espera más bien un final de pesadilla –y no un ‘buen fin’ como la campaña de ventas que acaba de celebrarse en el país para beneplácito de los comerciantes–, no obstante de que para él todavía ‘le cuelga’ para que termine su sexenio. Un año que seguirá siendo de bla,bla, bla y de imaginaria más que de hechos, como los cinco ya casi cumplidos.

pcardenascruz@yahoo.com.mx 

Réquiem por los muertos

PAULINO CÁRDENAS

Convidados por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que encabeza Javier Sicilia, miles de mexicanos se sumaron en todo el país a pedir por la paz de las almas de los muertos, la gran mayoría sin nombre y casi todos sin recibir, como dicen los clásicos, cristiana sepultura, tirados en un desconocido camposanto o lanzados por ahí en fosas clandestinas, que suman alrededor de 60 mil, caídos a lo largo de cinco años de guerra decretada por el gobierno de Felipe Calderón contra los capos de la droga y las mafias del crimen organizado, cuyos resultados han sido pírricos.

Asímismo, la gente más afectada –la que ha sufrido la pérdida de un hijo involucrado en esa guerra o la que vio morir a un familiar por el fuego cruzado o aquellos que fueron ‘levantados’ por militares, marinos o policías federales en lo que se conoce como desapariciones forzadas y que nadie sabe en dónde están o las familias desplazadas por voluntad propia que tuvieron que huir de su lugar de origen por temor a morir víctimas de los encuentros armados–, habrían elevado oraciones por los suyos.

Para la mayoría de los mexicanos las decisiones del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas más que inteligentes han sido viscerales respecto de esa lucha armada, cuya estrategia no ha querido ser modificada ni un ápice y ni siquiera matizada o complementada con otras alternativas que lleven a la disuasión de las actividades de los delincuentes organizados. Quizá Juan Camilo Mouriño sí lo hubiera logrado, según lo señala en su libro Anabel Hernández ‘Los Señores del Narco’. Pero hace casi tres años murió en el intento.

El pragmatismo salvaje del Presidente y sus asesores bélicos no les ha permitido comprender el dolor que la muertes de tantos mexicanos ha provacado en miles de familias que hubieran querido un mejor destino para sus hijos y hermanos muertos en ese absurdo baño de sangre, oportunidad que al menos en los diez últimos dos sexenios les ha sido negada, igual que a millones de jóvenes de los llamados ‘ninis’, precisamente por la incapacidad de sus gobernantes panistas.

Se dirá que si los anteriores gobiernos están libres de culpa de que haya proliferado el avance de las mafias en México, pero en más de setenta años de priísmo no se acumularon más de 55 mil muertos como los que lleva este sexenio en menos de cinco años, más los que todavía faltan de aquí a finales del 2012. Si Mario Vargas Llosa calificó la jettatura del PRI como la ‘dictadura perfecta’, ¿a los dos sexenios panistas habría de llamarles la ‘dictadura imperfecta’?

Cualquiera que pregunte, como lo ha hecho Javier Sicilia, ¿en dónde han quedado tantos muertos sin nombre que han sido víctimas de esa guerra?, no obtendrá del gobierno federal respuestas tangibles; hay rollos y evasivas, pero nadie atina a responder con la verdad porque más bien la desconoce; ni los voceros ni su jefe se animan a abordar el cómo evitar que siga habiendo más víctimas mortales por esa guerra. Para ellos es consecuencia lógica.

El jefe del Ejecutivo parece que no se ha percatado de que ha estado jugando un juego altamente peligroso. Si se concreta la acusación en su contra por crímenes de lesa humanidad y violaciones a los derechos humanos que haría un puñado de académicos, intelectuales y periodistas que representarían a millones de mexicanos indignados, llegado el tiempo tendrá que responder a lo que la Corte Internacional de La Haya le cuestione sobre esa guerra y sobre tantísmos muertos que ha cobrado esa lucha sin que haya resultados positivos.

Calderón mismo y sus voceros afirman que si no se hubiera echado mano del Ejército, las mafias se habrían apoderado de muchas plazas en el país. Pero ni con el Ejército ni con la Marina ni con la Policía Federal juntos -que suman miles y miles de efectivos en los frentes de guerra-, el gobierno panista ha podido someter en casi cinco años de intentos a los capos y sus sicarios, aunque la propaganda oficial día y noche diga otra cosa. El hecho es que  tantos muertos son un exceso. Y está siendo un escándalo mundial.

Por lo pronto, en estos días que en México los tradicionalistas todavía conmemoran a los Santos Difuntos, vaya un réquiem por los muertos de esa guerra, que si bien no fueron ningunos santos, sí fueron mexicanos que quisieron, aunque optando por el camino equivocado, tener un ingreso para darle sustento a su familia, error que los llevó a la muerte y que han quedado por supuesto en el olvido oficial. Por eso la popular frase de “¡estamos hasta la madre!” expresada por Javier Sicilia a la muerte de su hijo por manos criminales, ha cobrado grandilocuencia en el país.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Los primeros ‘indignados’

PAULINO CÁRDENAS

La manifestación pública de protesta pacífica a la que ha convocado Javier Sicilia para la noche del 31 de octubre llevará como símbolo el Día de Muertos y acaso se convierta en la primera manifestación auténtica de ‘indignados’ en México, a la que podrían irse sumando miles y miles de agraviados en todo el país, no sólo por el derramamiento de sangre y el escandaloso número de muertos que ha dejado la guerra de Calderón, sino que por esa obsesión bélica ha quedado al garete la economía de millones de familias mexicanas y el propio país.

Invita el poeta a que la gente se reúna en los panteones y en los lugares en donde ha habido más luto en las familias por la pérdida de sus seres queridos caídos mortalmente en los encuentros bélicos entre sicarios y fuerzas gubernamentales armadas, o saber si aún están vivos aquellos de quienes sus familiares no saben nada por haber sufrido desapariciones forzadas a manos de policías federales, estales o municipales o por militares. La noche del lunes próximo habría reclamos pacíficos al gobierno para saber en dónde han quedado tantos muertos, quiénes son, las causas por las que murieron o están desaparecidos.

El sábado pasado, en el Monumento a la Revolución, hubo una primera manifestación de ‘indignados’ en México que resultó una muy pobre demostración de indignación, comparada con las que vienen realizando miles y miles de ciudadanos en las principales plazas públicas de sus localidades en 82 países, exigiéndole a sus gobiernos un cambio radical de sus políticas neoliberales que tienen sumidos en la inopia económica, el desempleo, el endeudamiento y la pobreza a millones de familias en el mundo.

Ese movimiento de indignación ciudadana nació en Madrid, España el pasado 15 de mayo y su ejemplo ha cundido en el mundo donde los reclamos por la situación económica que padecen millones y millones de familias y que contrasta con los privilegios que siguen teniendo las élites, por lo que las protestas populares siguen multiplicándose. La reunión del sábado de los ‘indignados’ mexicanos en la Plaza de la República, acabó siendo más bien una tertulia de cuates donde se juntaron alrededor de 500 gentes, de las cuales apenas unos cuantos sabían bien a bien a qué obedecía esa concentración.

Por ello, la que está convocando Sicilia en la víspera del Día de Muertos pudiera tener mucha más autenticidad y fondo en sus protestas, porque del pliego de peticiones formuladas al mandatario panista por el movimiento que encabeza, ninguna ha sido cumplida cabalmente por el gobierno después de tres meses de haber sido planteadas.

Para los integrantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad quedó claro que esos encuentros acabarán como aquellos que se celebraron ‘por la seguridad’ en el Palacio Nacional, que terminaron siendo un rotundo fracaso. Con aquellos diálogos celebrados entonces en Palacio Nacional y luego en el Campo Marte, lo único que pasó fue que algunos de los que exigían justicia de manera vehemente por tantos crímenes habidos hasta entonces a causa de la narcoguerra, acabaron siendo coptados por el gobierno.

Por ello, se estima que uno de los primeros pasos será la de tomar un camino diferente que el de tratar de dialogar nuevamente con un gobierno que ha puesto oídos sordos a cualquier propuesta que no sea la que comulgue con la de seguir combatiendo a las mafias con las Fuerzas Armadas solamente, sin que a los cárteles se les combata por el lado que más les duele que es el de cortarles el flujo de dinero que obtienen de ganancias en efectivo por sus actividades ilícitas cada año, es decir por el lado del lavado de dinero.

Una de la posibilidades de cambiar de estrategia por parte de ese movimiento, es la de avocarse a gestionar que se integre una Comisión de la Verdad para que se investigue y castigue a los responsables de los crímenes cometidos contra gente inocente e indagar en donde están los desaparecidos y qué destino ahora los desplazados por esa absurda guerra que ha dejado hasta ahora alrededor de 60 mil muertos. Absurda, porque ha sido un fracaso en cuanto a resultados, ya que las mafias siguen haciendo de las suyas en más de la mitad del territorio nacional.

En la reunión celebrada el viernes pasado en el Alcázar de Chapultepec, quedó claro que la estrategia bélica del Presidente seguirá igual, pésele a quien le pese. En ese segundo encuentro, cada una de las partes llevaba su propio discurso y ninguno de sus planteamientos coincidió por la sencilla razón que el movimiento que encabeza el poeta y escritor busca que se clarifiquen los crímenes por la vía de la paz y la justicia, mientras que el Presidente pugna porque prosiga la guerra armada contra las mafias sin matiz alguno. Un tecer encuentro sería igual.

pcardenascruz@yahoo.com.mx