Archivo de la etiqueta: ‘Jefe’ Diego

Las autoridades los conocen

PAULINO CÁRDENAS

Eduardo García Valseca –uno de los hijos del coronel y ex empresario que fue dueño de la otrora famosa cadena periodística– quien en 2007 fue secuestrado durante siete meses y medio, ha venido hablando de la similitud de su caso con el del ‘Jefe’ Diego, que él atribuye fue realizado en ambos casos por un mismo grupo vinculado a alguna de las organizaciones guerrilleras internacionales. No obstante los captores del panista lo niegan.

Desde su exilio en Estados Unidos el empresario ha mencionado en entrevistas a medios de Estados Unidos y de México, que un agente le confirmó que sus plagiarios eran los mismos que los que mantuvieron cautivo al político panista y que incluso hay políticos que podrían estar siendo cómplices de los mismos secuestradores.

En su más reciente comunicado los ‘Misteriosos desaparecedores” o Red por la Transformación Global (RTG), afirman que “el secuestro y el maltrato que denuncia el empresario Eduardo García Valseca” (…) “no fueron realizados por la RTG y consideramos que dicho acto no pudo haber sido llevado a cabo por organización revolucionaria alguna”.

Si este grupo delictivo considera que en el plagio del empresario, “dicho acto no pudo haber sido llevado a cabo por organización revolucionaria alguna”, ¿quiere decir que en el caso-Diego sí fue una organización revolucionaria la que lo secuestró? García Valseca considera que el grupo que lo privó de su libertad pertenece a agrupaciones guerrilleras internacionales, por diversos datos que fue registrando durante su largo cautivero, entre otras cosas, dijo, por la estructura militar que acusaba el comando.

Dijo que el líder del grupo lo obligó a decirle ‘señor jefe” y quien tenía un dejo de acento norteamericano; que incluso la comida y los horarios para comer eran más bien  caracteríticos de otros países y no de México. Apuntó que inclusive en los más de siete meses que estuvo secuestrado, sólo una o dos veces le llegaron a dar tortilla, y que la ‘cena’ era alrededor de las 6 de la tarde y la porción a esa hora era más vasta que en la del desayuno o comida.

Lo cierto es que el grupo que lo secuestró se estaría tratando de una banda delictiva bien adiestrada, pero muy despistada o sin la información suficiente, porque creyeron que el empresario era millonario, lo mismo de lo que se quejó Fernández de Cevallos a quien le atribuían sus plagiarios una fortuna que dijo no tener y que acaso por eso le habrían perdonado la vida.

Cuenta García Valseca que en la fecha que fue puesto en libertad, acabó secuestrado un amigo que se prestó de mediador para la entregar del dinero a sus plagiarios. Según le contó meses después cuando fue liberado, la noche del canje había sido citado en un callejón de la ciudad de México y que a la hora de la entrega del dinero, los pliagiarios estaban siendo custodiados por una patrulla del DF con las torretas encendidas. A la entrega del rescate lo dejaron en libertad, no así el mensajero que fue privado de su libertad de manera forzada.

Al hallar paralelismos entre su caso y el de Fernández de Cevallos, se comunicó con Armando Espinoza, coordinador de Inteligencia de la Policía Federal, quien había sido designado por el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, para ver lo de su secuestro. Le dijo que le hablaba porque en ambos plagios veía similitudes. “Me dijo: Tienes razón; son los mismos. Ya sabemos que son los mismos. Incluso, a través de ellos le estuvimos enviando mensajes al hijo de Diego Fernández”.

El mismo agente le contó que en el caso de Nelly Esper Sulaimán –secuestrada en mayo de 2004 al parecer por el grupo denominado Tendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del Pueblo (TDR-EP) organización clandestina escindida del Ejército Popular Revolucionario (EPR) en el 2000–, tomaron fotos de los billetes del rescate y los registraron, “como en nuestro caso”. Cuando en 2006 el EPR atacó varios lugares del Distrito Federal con bombas y los responsables fueron detenidos, “les encontraron billetes que estaban registrados como parte de ese rescate”.

Nelly le preguntó al agente que si tenían identificados a los secuestradores, por qué no los detenían, y que éste le comentó que  los secuestradores “tienen vínculos políticos; si el gobierno saca eso a la luz, se corre el riesgo de volver mártires a los personajes de la política supuestamente relacionados con ellos”. Y añadió: “No entiendo por qué. O le tienen miedo a ese grupo o quizá se benefician de alguna manera; no lo sé”. Juzgue usted.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

En busca de un ‘delfín’

PAULINO CÁRDENAS

El panismo anda alborotado empujado por un optimismo que nadie sabe de dónde le surge para buscar en el 2012 seguir en Los Pinos, lo que la clase política de oposición ve como un sueño guajiro. Ya están apuntados varios suspirantes como el secretario Heriberto Félix Guerra, de Desarrollo Social; Alonso Lujambio, de la SEP, y Javier Lozano, titular del Trabajo. Por fuera hay también ilusos a la vista; uno es el senador Santiago Creel Miranda, candidato del foxismo, y otra es la diputada y coordinadora de la bancada de su partido en San Lázaro, Josefina Vázque Mota.

Ni aún los interesados están convencidos de que el prospecto más fuerte pudiera ser el titular de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo, por el cargo que ostenta y porque su jefe acaba de nombrar secretarios a dos de sus subalternos, lo cual para algunos sería incuestionable señal de que por ahí va la línea; pero ni así están plenamente convencidos, acaso porque no se ha pronunciado abiertamente de querer ser. No obstante, hay quienes han empezado a apostar que en ninguno de ellos recaerá la divina gracia del gran decididor.

Unos ven en Roberto Gil Zuarth, el nuevo secretario particular del presidente Felipe Calderón, el rostro del verdadero ‘delfín’ para sucederlo en Los Pinos en el 2012. Las facultades que de facto le otorgó al asumir su nuevo encargo en la casa presidencial lo pone muy por arriba de cualquier otro. Al designarlo su particular, Calderón expresó  que el nuevo funcionario se ocupará “de la relación del titular del Ejecutivo federal, con los otros Poderes de la Unión, con las soberanías estatales, y desde luego, con los ciudadanos”. Nada más, pero nada menos.

Sin embargo unos aseguran que el verdadero ‘delfín’ del mandatario panista acabará siendo otro. Señalan que si para el mandatario panista la prioridad única y última ha sido la guerra conra el crimen organizado, entonces habrá de ir por ahí la designación de su sucesor para que continúe su obsesión sexenal. Para ello necesita a alguien que entienda del complejo tema. Incluso se cree que el tema de la narcoguerra sería el eje rector de la campaña presidencial ya que ha sido lo más importante a lo largo de su sexenio. Y esa guerra va para largo según ha dicho.

Por ello, afirman, el nombre del ‘verdadero delfín’ no sería otro que Genaro García Luna, titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal porque tiene, según esto, el ‘backround’ completito sobre la problemática de inseguridad en México y el único que conoce los hilos de los capos que conducen hacia arriba, hacia abajo y hacia los lados para ejercer sus actividades ilícitas en territorio nacional, así como las conexiones de la delincuencia organizada con las distintas mafias que operan en los cinco continentes.

Quien tiene nombre aunque no renombre por los pobres resultados que esa lucha ha tenido, sería la pieza que pudiera encajar con la obsesión sexenal de Calderón, quien ha hecho de la guerra contra el crimen organizado y las bandas del narcotráfico su prioridad gubernamental, por encima de cualquier otra necesidad de las muchas que requiere el país. De hecho es al único funcionario al que el Presidente le concede caprichos.

Uno fue la edificación de un nuevo ‘búnker’ que opera como Centro de Inteligencia de la Policía Federal para concentrar y analizar información criminal, el cual tuvo un costo de más de 500 millones de pesos. Ello, pese a existir el Cisen que maneja Gobernación, así como las áreas de inteligencia que tienen el Ejército y la Armada de México. Incluso el ‘Diálogo por la Seguridad’ fue diseñado para él, aunque sólo ha sido foro para hacer diagnósticos y recriminaciones. La insistencia para la creación de la Policía Única Federal, si se llega a aprobar, también sería otro regalo para quien, se dice, podría ser el ‘mero bueno’ para el 2012.

Aunque es sabido públicamente que no hay coordinación entre las Fuezas Armadas y la SSP federal, García Luna es quien siempre ha contado con el apoyo presidencial en cuanto a los operativos y sobre todo a la hora de estar frente a los medios, por encima de los titulares de la Sedena y de Marina.

Cierta o no esta versión, por lo pronto no habría que perder de vista al funcionario policial, aunque el padre Alejandro Solalinde defensor de los derechos humanos y de los migrantes ya lo trae en la mira, y al titular de la SSP federal le está exigiendo que se defina públicamente y diga para quién trabaja, si para la delincuencia organizada o para el gobierno panista. Otros más señalan que, para no errarle, preferirían como abanderado panista, “pese a todo”, al ‘Jefe’ Diego.

Si aceptara el ‘Jefe’, ¿ganaría?

PAULINO CÁRDENAS

De no ser el recién liberado ‘Jefe’ Diego Fernández de Cevallos quien enarbole la bandera panista para el 2012, su partido, que ha tenido dos veces consecutivas el mando federal, por haber tenido dos administraciones fallidas no ‘levantaría’ el ánimo de los votantes y se iría a pique en las elecciones para el relevo presidencial. Sólo el controvertido y experimentado político lograría revertir la tendencia perdedora que se le augura a Acción Nacional en los comicios de julio del año próximo.

Convertido en poético y hasta místico personaje después de su rapto, el polémico panista sería el candidato idóneo que, sin recurrir a vergonzantes alianzas con un perredismo acomodaticio y venido a menos, pudiera realizar con más dignidad un papel que pudiera devolverle a su partido mucha de la respetabilidad política que ha extraviado en el camino a causa de las extravagancias y estrategias fallidas de quien se ha venido ostentando como el verdadero jefe de ese partido desde el arranque del sexenio.

Además de sus correligionarios, el reconocido abogado litigante y colmilludo ex legislador tendría el apoyo de tres connotados priístas, Carlos Salinas de Gortari, Manlio Fabio Beltrones y Beatriz Paredes Rangel, con quienes, además de tener gran amistad, existe un nivel de entendimiento y confianza histórico. Sin duda de todos los aspirantes panistas, sería el único capaz de ganar sin alianzas lastimeras que para el caso ni las necesitaría.

Como se recordará, el ‘Jefe’ Diego en 1994 protagonizó uno de los muchos misterios no resueltos que forman parte de su biografía al renunciar a ser el candidato del PAN a la Presidencia, después de haber ganado aquel debate televisado frente a Ernesto Zedillo, del PRI, y Cuauhtémoc Cárdenas quien contendió por la entonces reconocida izquierda. Elocuente orador y parlamentario nato, el‘Jefe’ Diego hizo ver chiquitos a sus dos rivales recibiendo no sólo elogios por parte de sus propios simpatizantes sino hasta de sus adversarios políticos.

El camino hacia la Presidencia para Fernández de Cevallos parecía ‘amarrado’ pero, siendo como siempre ha sido, aquel año, después del debate, desapareció del mapa político. Se recluyó en su rancho y dejó que el PRI, que había gobernando México las últimas seis décadas, siguiera en el poder otro período más. Dijo que prefería seguir atendiendo sus negocios particulares. Desde sus propias filas lo llamaron traidor. Hasta Vicente Fox le lanzó improperios.

Parte de su biografía habla de ser defensor de capos de las mafias y de haber sostenido  una supuesta relación amistosa con uno de los legendarios narcotraficantes, Amado Carrillo Fuentes, el ‘Señor de los Cielos’, llamado así porque poseía una flotilla de aviones para abastecer de cocaína a Estados Unidos. Otro hecho que se le atribuye al controvertido político panista es su habilidad para litigar contra el Estado y ganarle multimillonarias sumas a favor de sus clientes privados, siendo al mismo tiempo legislador. En 1994, año en que apareció el EZLN, esta agrupación rebelde lo calificó de enemigo de sus causas.

Después de ser liberado –supuestamente por la Red de Transformación Global ligada precisamente al EZLN según una nota recibida por la agencia EFE el pasado fin de semana en la que esa agrupación rebelde reivindica el secuestro del panista–, a pregunta expresa de los periodistas, el ‘Jefe’ Diego había negado que tuviera interés en participar como candidato del PAN a la Presidencia en  las elecciones del 2012. Dijo no obstante que apoyaría a quien su partido designe para participar en la contienda presidencial.

A juzgar por las tendencias que se han venido manifestando a través de diferentes encuestas en los últimos meses, el PAN no goza  para nada de la simpatía ciudadana como sí acontece abrumadoramente a favor del PRI y donde el PRD también anda muy por debajo de las preferencias populares, con miras a las elecciones para elegir al sucesor de Felipe Calderón. Peña Nieto le lleva mil años luz al más cercano aspirante.

Si logran que acepte, Fernández de Cevallos podría ser el ‘gallo’ fuerte que, de ganar la designación interna y más tarde la Presidencia en el 2012 –¿por qué no?–, permitiría al PAN continuar en Los Pinos otros seis años y muy posiblemente reivindicar, para mejor obviamente, el tan pobre papel que ha hecho su partido en los diez años que lleva de gobiernos fallidos con Fox y Calderón, más los dos que aún le faltan a éste, en cuyo lapso nadie cree que las cosas mejoren, ni siquiera en el tema de la narcoguerra que es su prioridad.

El asunto es que ningún panista como Fernández de Cevallos tiene el bagaje, el empaque, la experiencia, ni el tamaño político que se requiere, para descarrilar al tren en el que viene a todo lo que da el candidato obligado del PRI y actual gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, cuya decisión para contender para la ‘grande’ acaso dependa del triunfo o la derrota de quien lo suceda por parte del tricolor en los comicios del 3 de julio próximo, ya que él mismo  ha señalado que ‘sin 2011 no habrá 2012’.

Y si no le vuelve a ganar la soberbia, Andrés Manuel López Obrador sería el otro candidato que podría quitarle votos al mexiquense. Asímismo, se viene hablando de que el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, andaría en tratos ‘por debajo de la mesa’ y ‘en lo oscurito’ con Felipe Calderón, para ser el candidato aliancista PAN-PRD para el 2012. Sólo que si Andrés Manuel López Obrador se queda con el PRD –que es lo más probable– al irse Jesús Ortega ahora en marzo , el PAN tendría que buscar otra opción. Y esa opción tiene nombre y apellido: Diego Fernández de Cevallos.

 

Captores ‘rolleros’: Calderón

PAULINO CÁRDENAS

El presidente Felipe Calderón comentó que los conceptos planteados por los captores de Diego Fernández de Cevallos en los últimos comunicados que hicieron públicos al tiempo de liberarlo, son puro ‘rollo e hipocresía’. No cree que el grupo que secuestró al polémico político panista tenga apoyo social como pudiera ser el caso de algún movimiento armado.

“La verdad es que la acción de privar de la libertad a alguien es un delito y por más rollo que se echen, por más hipocresías que quieran generar en torno a supuesta causa social, son unos criminales a los que hay que perseguir y aprehender”.

Señaló: “Es una variable distinta de criminalidad, organizada, pero es delito puro y duro, no se vengan con rollos ni con hipocresías”, comentó Calderón sobre los escritos y motivaciones de los plagiarios, en una entrevista radiofónica con Ezra Shabot  para el grupo MVS. “Es una falacia eso del supuesto apoyo social”.

“Si lo tuvieran, desde luego tendrían una presencia abierta, beligerante, como ocurre en otros movimientos armados en otras partes del mundo o como los que hubo en México”. Reiteró el mandatario que el argumento político en el plagio de Diego es “sólo rollo”, lo que de algún modo contradice la apreciación del propio panista plagiado quien parece  padecer el ‘síndrome de Estocolmo’.

Luego de ser liberado por sus secuestradores el pasado lunes, el ‘Jefe’ Diego dijo que su secuestro había tenido dos motivaciones. “Por un lado, desde luego, hubo un reclamo de una cantidad, pero también tuvo una marca, una connotación política supuestamente por cuestiones ideológicas”.

Y comentó: “Yo tengo la tranquilidad de conciencia de haber luchado siempre por mis ideales, siempre en Acción Nacional, siempre por México. No lo vieron así mis plagiarios, ellos me consideraron un hombre enemigo de sus causas. Naturalmente fue parte de lo que generó este suceso”.

Por su parte el empresario Eduardo García Valseca –hijo de José García Valseca que hace décadas fue dueño de la cadena periodística que llevaba su apellido y que hoy es el Sol de México– aseguró en una entrevista con el periódico Reforma, que los plagiarios de Diego Fernández de Cevallos son los mismos que a él lo secuestraron durante siete meses y medio en 2007, y aseguró que “el gobierno federal conoce de ellos”.

Relató que de acuerdo con información que le han proporcionado autoridades federales, sus secuestradores pertenecen a un grupo que se separó del Ejército Popular Revolucionario, EPR, que se denomina “Tendencia Democrática Revolucionaria”.

Sin embargo, precisó que en las comunicaciones que establecía con su esposa durante las negociaciones para su liberación se hacían llamar “sociedad anónima”, mientras que con Fernández de Cevallos rubricaban sus escritos como los “misteriosos desaparecedores”.

García Valseca está convencido que se trata del mismo grupo delictivo el que plagió al  panista. Refirió que su secuestro duró casi el mismo tiempo que el suyo y que las fotografías que los delincuentes difundieron del mismo así como la redacción de las cartas que le hicieron mandar a sus familiares son muy similares a las que utilizaron en su cautiverio. “Indiscutiblemente hay muchísimas pruebas de que es el mismo grupo que me tuvo a mí el que agarró a Fernández de Cevallos”, afirmó.

“El mismo tiempo, la misma forma de hablar de que ‘goza de buena salud’, la cuestión clasista, es indiscutiblemente el mismo grupo; no hay otro grupo que actúe de la misma manera”, reiteró.

No obstante, Calderón aventó su propio ‘rollo’ mediático ante lo que considera “rollo e hipocresía” de los plagiarios del ‘Jefe’ Diego. Lo que habría que preguntar es, por qué, si afirma que los secuestradores del político panista “son unos criminales a los que hay que perseguir y aprehender”, no lo han hecho las autoridades que debieron actuar desde el principio y que no lo hicieron dizque a petición de los familiares de Fernández de Cevallos.

 

¿Luego de Diego quién sigue?

PAULINO CÁRDENAS

Uno de los objetivos del plagio de Diego Fernández de Cevallos, según sus captores, era “exhibirlo y obligarlo a devolver una milésima de lo robado”, y fue también una muestra “de la voluntad de lucha y de la capacidad operativa de los “descalzonados”, como él nos denomina”, y demostrar que nadie, por poderoso que sea, es intocable.

Según uno de los escritos, se quiso “dar un golpe político a la plutocracia y a sus instituciones”, en las que incluyen una larga lista de nombres de los empresarios y políticos entre los que aparecen Carlos Salinas de Gortari y Carlos Slim, considerado el hombre más rico del mundo y quizá el personaje más allegado al ex presidente y el de más confianza de éste en materia de negocios.

Sin embargo, los ‘descalzonados’ y millones de mexicanos, quisieran saber a qué grupo pertenecen los plagiarios, y en todo caso –además de Fernández de Cevallos, que “acumula una larga pero poco honrosa carrera de impunidad y enriquecimiento”–, quiseran saber quién sigue y cuándo, es decir, si la historia de ‘aprehensiones’ continuará.

Por lo pronto, firmando ya como “Red por la Transformación Global”, que antes se autodenominaban “Misteriosos desaparecedores”, los secuestradores del ‘Jefe’ Diego –quien fue liberado ‘sano y salvo’ este fin de semana según declararon  sus familiares y confirmado ayer por Joaquín López Dóriga–, le imputan al polémico político panista varios señalamientos.

Asumen que “es un operador de la oligarquía neoliberal y de la ultraderecha fundamentalista, un traficante de influencias, un mercenario de los juzgados, un legislador a sueldo, un rentista de la crisis y un defensor de los grandes capos de la droga”. Agregan que por ello, “su aprehensión” –que no secuestro según esto– “fue una actividad pensada y realizada como un acto de desagravio”. En uno de los largos documentos se lee:

“En México coexisten dos países distintos. Uno es habitado por menos del 10% de la población; son Ellos quienes participan en la política y aplauden los discursos del gobierno de progreso y bienestar porque los viven; es la empresa dirigida y sostenida por quienes poseen y gozan de la mayor parte de la riqueza del país. En contraste el otro México es habitado por más del 90% de la población; y aunque somos la gran mayoría no tenemos ningún peso en las decisiones políticas y económicas”.

Y preguntan: “¿Es posible conocer a los individuos que decidieron el destino de un país entero? El proyecto neoliberal en México se concretó gracias a la actuación de diversos personajes en acuerdo y complicidad. En la figura de Carlos Salinas de Gortari se identifica más claramente el inicio de esta etapa destructiva, cruzando varios intereses y procesos; es un actor principal y es miembro de los círculos más restringidos del control de poder de ese entramado mafioso.

“Salinas impuso transformaciones (diseñadas desde la cúspide del poder capitalista) en sintonía con Estados Unidos, que no ha abandonado su histórica política intervencionista, apoyado por la elite empresarial y política mexicana de su partido (PRI) y algunos importantes aliados políticos; ha permanecido tras bambalinas desde que dejó la presidencia.

(…) “El Jefe Diego es otro nudo por donde atraviesan múltiples historias turbias. Ahora conocemos de cierto los modos de los trabajos y oficios con los que se maneja, las personas con las que trata y algunas de las que han sido sus más logradas empresas. Con nada que ocultar la mafia ha sido enumerada en las cartas elaboradas y dirigidas por el propio Diego a sus “benefactores”, reclamándoles apoyo económico en correspondencia a su lealtad y a sus servicios”.

Entre ellos mencionan a Carlos Salinas de Gortari, Carlos Slim, Roberto Hernández, Alfredo Harp, Alberto Bailleres, Claudio X González, Lorenzo Servitje, Lorenzo Zambrano, Emilio Azcárraga Jean, Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Quintana, Ignacio Loyola, Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa Patrón, Juan Sandoval Íñiguez, Onésimo Cepeda, Norberto Rivera Carrera, Roberto Madrazo, Jorge Hank Rohn, Santiago Creel, Enrique Peña Nieto, Carlos Romero Dechamps, Elba Esther Gordillo, entre otros.

Y sigue la larga historia de relaciones y complicidades entre empresarios, políticos, la Iglesia, el narcotráfico, las redes de crimen organizado, el ejército, los grupos paramilitares, las televisoras, etc., según la “Red por la Transformación Global”. Pero los “descalzonados” y muchos otros quieren saber: ¿Quién sigue? ¿El nombre está en la lista de los personajes que  mencionan? Y preguntan en tono morboso: ¿Cuándo sería su ‘aprehensión’? ¿En el 2011 o hasta el 2012?

 

Diego robó cámara a la boda

PAULINO CÁRDENAS

¿Quién más que el nombre del ‘Jefe’ Diego Fernández de Cevallos, sobre quien ha estado atenta la opinión pública sobre su paradero desde hace más de 200 días cuando fue secuestrado en su rancho de Querétaro, podría robarle cámara al evento más espectacular de los últimos años como fue la boda entre el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, la Gaviota?

Porque es obvio que la noticia que corrió como pólvora de que Diego Fernández de Cevallos había aparecido vivo según versión de un familiar directo, le robó muchos reflectores mediáticos a la boda del año celebrada en la catedral de Toluca. Aunque en realidad no está confirmada la versión, el objetivo fue cumplido. Había que lanzar un distractor escandaloso para restarle importancia al enlace de los famosos consortes.

Se había dicho que hasta los partidos de futbol de la liga en turno habían cambiado el orden de su realización para no distraer a los miles de fanáticos futboleros viendo tele y no restarle atención a la famosa boda. Como sea, cuando todo mundo desde la víspera estaba atento del enlace matrimonial de Peña Nieto y La Gaviota, el sábado la noticia fue la de la supuesta liberación de su largo cautiverio del controvertido panista.

Desde temprana hora, una vez que México amaneció con la nota de que Fernández de Cevallos había sido liberado por sus captores, todas las jefaturas de información ordenaron hacer guardia en los alrededores del rancho del ‘Jefe’ Diego, en su domicilio particular e incluso en otras propiedades que el político tiene en Querétaro. Mientras tanto, las versiones se contradecían, lo que más atrajo la atención de mucha gente.

Cuando se creía que todo mundo estaría atento a la anunciada boda con tinte telenovelesco que sería en privado con no más de 220 invitados y sin acceso a los medios a la fiesta de recepción, vino la bomba mediática de la supuesta liberación del ‘Jefe’ Diego que, quiérase o no, hizo voltear la atención de los medios y de mucha gente que al filo del medio día del sábado ya se había enterado de la supuesta liberación del ‘Jefe’ Diego.

El enlace matrimonial había despertado mucha expectación entre los admiradores del mandatario mexiquense y de su prometida, e incluso de la clase política, cuyos adversarios se habían empezado a cuestionar si era una boda por auténtico amor o por conveniencia política, dado que el consorte, apuntado como candidato indiscutible de su partido para competir en las elecciones del 2012 para Presidente y, de ganar, llegaría casado a Los Pinos y  su esposa, la célebre actriz, pasaría a ser la primera dama del país.

El guión, como de telenovela, pasó a segundo término de la atención mediática, cuando la noticia de la supuesta liberación de su largo cautiverio del controvertido político panista irrumpió la mañana del sábado y atrajo la atención de los medios y de la clase política al enterarse del suceso, quedando en espera de que la versión fuera confirmada y que algún vocero de la familia diera por buena la especie, en tanto reporteros, fotógrafos y camarógrafos se aprestaban a captar cualquier declaración a respecto.

Por la parte oficial hubo mutis en virtud de que desde el principio se dijo que las autoridades judiciales y policiacas se retiraban del caso a petición de los familiares de Fernández de Cevallos, supuestamente para no obstaculizar las negociaciones de su rescate con los secuestradores. Versiones extraoficiales comentaron al final del día que no era cierta la versión, en tanto todavía ayer domingo se sostenía que un familiar cercano al político panista confirmaba que, en efecto, el ‘Jefe’ Diego ya había sido liberado.

Verdad o mentira, tal parece que el buscapiés mediático cumplió su cometido, que habría sido el de distraer la atención y quitarle reflectores a la boda del año, que de cualquier forma tuvo su cobertura amplia y su gran público de admiradores. ¿Lo de su supuesta liberación fue sólo un distractor para robarle cámara al enlace del joven mandatario y la célebre actriz? Porque en política, decía don Jesús Reyes Heroles, lo que parece, es. Y en política no hay coincidencias.

Fuerzas Armadas en raros asuntos

PAULINO CÁRDENAS

El Ejército, junto con la Marina y la Policía Federal, se han aplicado a últimas fechas en asuntos raros, por decir lo menos. Un caso fue el episodio que protagonizó la semana pasada el hijo de Diego Fernández de Cevallos, David, quien para ‘recuperar’ a dos de sus hijos por tener supuestamente su custodia, tuvo el apoyo de elementos del Ejército, la Armada y la Policía Federal, según denunció su ex esposa Ximena Marín-Foucher.

¿En aras de qué un civil puede obtener el apoyo de las Fuerzas Armadas para un evento de carácter administrativo? ¿Acaso de trataba de un asunto federal? El hecho sucedió en Chetumal, Quintana Roo. En un video subido a Youtube se observa la presencia policiaca y una camioneta blanca, en la cual los menores fueron trasladados, presuntamente, para sacarlos de la isla. En el video se incrimina al Ejército y a la Armada.

Se observa en la penumbra a dos vehículos que se retiran, al parecer de la Policía Federal y la Marina. En primer plano se ve a un hombre que grita: “Yo soy el padre de la señora. David Fernández de Cevallos y su hermano Rodrigo se están robando a los hijos de mi hija Ximena. Yo soy el abuelo. Este cabrón tiene todas las demandas”.

La Secretaría de la Defensa Nacional difundió un comunicado en el cual negó haber participado en la presunta diligencia judicial. ¿Y lo que se vio en el video que se estuvo difundiendo? ¿Hay que creerle o no a los videos difundidos por las redes sociales? Porque el otro caso es el del hermano de Patricia González la ex procuradora general de Justicia de Chihuahua, Mario González, en el que hace graves revelaciones que se han quedado en el limbo.

Por lo pronto, David Fernández de Cevallos, hijo del ex senador del PAN Diego Fernández de Cevallos –secuestrado desde el 14 de mayo–, fue demandado ante la Procuraduría de Justicia de Quintana Roo por ataque armado, lesiones con violencia, allanamiento, agresión y plagio de los niños Diego Manuel de cuatro años y David de uno y medio, según la averiguación previa 1656/2010.

Otro caso en donde el Ejército se aplicó para prestar sus servicios sucedió en Tijuana, Baja California, en donde efectivos militares liberaron en un operativo a tres mujeres que se encontraban privadas de su libertad en esta ciudad. Las víctimas son tía, prima y sobrina de Ismael ‘El Mayo’ Zambada, segundo hombre fuerte del cártel de Sinaloa que comanda Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, de acuerdo con una fuente castrense.

Las mujeres habían sido secuestradas a su arribo al aeropuerto internacional de aquella ciudad fronteriza hace unos 20 días por una célula del cártel de Tijuana, que lidera Fernando Sánchez Arellano, alias ‘El Ingeniero’. El rescate se dio durante un operativo militar implementado tras un denuncia anónima que informó sobre la casa de seguridad del crimen organizado la tarde del sábado anterior, confirmó la fuente.

Ambos asuntos, el de Chetumal, y el de Tijuana, llaman la atención. En el primero la gente se pregunta: ¿Cualquier hijo de vecino puede pedir la ayuda de las Fuerzas Armadas para ser apoyado en sus cuitas y desencuentros maritales como lo hizo Diego, el hijo del ‘Jefe’ Diego, según acusa su ex esposa? ¿Si es usurpación de funciones por qué no se investiga y se deslindan responsabilidades, pero en serio?

La otra es: ¿Para quiénes trabajan las Fuerzas Armadas? De por sí las malas lenguas hablan de que en el combate al narcotráfico Felipe Calderón y su caballero de armas, Genaro García Luna, le han dado golpes a las bandas del narcotráfico, menos a una, precisamente la del ‘Chapo’ Guzmán. Empero, el caso de la liberación de las familiares de ‘El Mayo’ Zambada, segundo hombre fuerte del cártel de Sinaloa, llama a sospecha.

Y no es que sus familiares no tengan derecho a ser liberadas, sino el punto es que hay secuestrados que desde hace tiempo ahí siguen, plagiados. El ‘Jefe’ Diego es uno de ellos. En este caso nadie se ha aplicado, ni el Ejército, ni la Armada ni la Policiía Federal; al contrario, ha habido una grave omisión de las autoridades para investigar. ¿Por qué con unos casos sí se atienden con tanta eficacia y eficiencia y otros no?