Archivo de la etiqueta: mentiras

‘Espurio’ y ‘legítimo’ muy del brazo

PAULINO CÁRDENAS   

El cártel antiPeña que encabeza Andrés Manuel López Obrador, tiene un aliado de lujo: Felipe Calderón. El presidente ‘espurio’ y el presidente ‘legítimo’, decidieron unir fuerzas para ir en contra de quien consideran un enemigo común, Enrique Peña Nieto, el priísta ganador de la elección presidencial 2012. Ahora resulta que andan muy del brazo dispuestos a mandar al diablo a las instituciones, involucrarse en la serie de argumentos mentirosos de que hubo una supuesta coacción del voto de 5 millones de ciudadanos, lo cual no se la creen ni ellos mismos.

Esa alianza postelectoral le vendrá muy mal a ambos de cara a los millones de ciudadanos que votaron en las urnas el pasado 1 de julio y que quieren ser tratados, por uno y por otro, como si fueran débiles mentales; el caudillo perdedor sabe que cuenta con sus huestes que están dispuestas a todo si tan solo reciben la señal de su máximo líder. Antes los volvería a convocar al zócalo capitalino para hacer ‘lo que le ordene el pueblo’. Y en esa aventura va como El Borras su nuevo aliado.

¿Lo que quieren ambos es poner al país en una condición de emergencia nacional echando a andar a los seguidores del Peje y a su subversivo movimiento ‘estudiantil’ en protestas generalizadas por las principales plazas públicas del país, calles y avenidas, para que la nación se convulsione e intervengan las fuerzas del orden federal junto con el Ejército y la Armada, llevando a México a una etapa postelectoral inédita, armándola en grande mediáticamente, para llamar la atención mundial?.

Al menos eso es lo que ha empezado a trascender de fuentes castrenses habitualmente bien informadas. Existe, se dice, la posibilidad de que si las cosas se salen de madre, hasta un golpe de Estado vendría. Eso sería conspirar contra el país al romper de facto con la institucionalidad y con lo que dicta la Constitución en material electoral.

Por lo pronto, el argumento al que se le ha unido Calderón a López Obrador, es a su necedad de que hubo coacción del voto con la ‘compra’ de tarjetas de descuentos de Soriana y de monederos electrónicos Monex, de lo cual dicen tener ‘pruebas’ que ya habrían presentado ante el Tribunal Federal Electoral. Lo más probable es que dicho tribunal los mande a freír chongos porque, si no hay pruebas contundentes que acrediten jurídicamente sus dichos, no será por la vía de las presiones políticas con las que puedan avanzar los perdedores.

Y a la suerte de esa locuaz aventura se ha sumado el presidente panista Felipe Calderón. ¿Por qué? Simplemente porque el mandatario panista vomita todo lo que sea priísmo.

Desde joven aprendió a odiar a ese partido, según cuentan quienes lo conocen desde hace muchos años. Se dice que incluso juró ante la tumba de su padre, nunca aceptar nada del PRI. Hay una anécdota que cuenta Gustavo Carvajal Moreno a Julio Scherer García para su libro ‘Calderón de cuerpo entero’, que señala que un día le trajo a regalar a Calderón una caja de puros de San Andrés Tuxtla. Era una caja especial de 20 puros con el nombre de Felipe Calderón.

“Se trataba de un regalo significativo, un signo de amistad”. Añadió: 

“Calderón vio la caja y la observó colérico. Descompuesto el semblante, me increpó. Me dijo que rechazaba el objeto, que debía saber para siempre que nada aceptaría de los priistas”. Y remató. “Mi padre me enseñó a odiar a los priístas”.

 Ese odio contra el PRI ha trascendido los tiempos.

Por otra parte, la coacción del voto ha sido una práctica principalmente del gobierno federal, de siempre, durante todo el año, de cada año, a través de los programas de ayuda de instancias como Sedesol. Pero en épocas electorales, esa ayuda populista se convierte descaradamente en coacción del voto, práctica que sucede en los tres niveles de gobierno, incluida la jefatura de gobierno del Distrito Federal y sus delegaciones.

Un ejemplo que todo mundo vio no hace mucho tiempo, fue cuando el propio presidente Calderón repartió dinero en efectivo a mucha gente pobre en diversos poblados del país,  -fue aquella vez que regañó a una maestra diciéndole ‘atrás de la raya que estoy trabajando’ y que todo mundo le reprobó-, dinero que por más de 15 mil millones de pesos le había pichicateado a los labriegos que habían resultado damnificados por las sequías y que incluso los legisladores de la Cámara de Diputados le exigieron al Ejecutivo que soltara.

Ese botón de muestra dibuja quién es Calderón, quien ahora anda de manita sudada con el Peje, con tal de que hacer la trastada, pasando por encima de las instituciones, de que el priísta Enrique Peña Nieto no llegue a Los Pinos. Eso se llama querer conspirar contra el país. Como uno no sabe perder y el otro ya se va, entonces que a México se lo cargue la chingada, parece ser la maquiavélica consigna.

@Paulinocomenta

Anuncios

Desalientan las campañas de odio

PAULINO CÁRDENAS

Los mexicanos están hartos de las campañas de odio de los candidatos presidenciales en las que exacerban los ánimos, lo mismo que por las escandaleras que a diario se traen los grupos que apoyan a cada aspirante, entre otros el movimiento #YoSoy 132 que tiene de claro favorito al candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, y no sólo fobia sino declarado odio contra Enrique Peña Nieto, no obstante que ese colectivo estudiantil se precia de ser dizque ‘apartidista’. Por ello el priísta no irá al cadalso que le tenían preparado para esta noche porque no existen condiciones de imparcialidad.

La gente está hasta la madre de escuchar tantos improperios, difamaciones, mentiras,  verdades a medias y abiertos insultos que se lanzan unos a otros, no sólo en los spots que se escuchan día y noche por todos los rincones del país, sino en cada mitin y evento abierto o a puerta cerrada que les organizan sus equipos de campaña y quienes se encargan de llevar a cientos y hasta miles de acarreados cada vez, como aplaudidores ‘espontáneos’ que sólo van de paleros a hacerle el caldo gordo a cada candidato para hacer creer que son ‘los buenos’.

Para normar criterios bastaría darle un repaso a lo que les zampó  a cada uno de ellos y a ella, el poeta Javier Sicilia el 24 de mayo pasado en el Alcázar de Chapultepec. A la candidata panista le dijo: “Aquí señora Vázquez Mota hay víctimas que son el engendro del pudrimiento de las instituciones, de la represión de su partido y del crimen organizado. Usted representa a un partido (el PAN) que después de 12 años deja como una de sus herencias un inmenso camposanto”. Las víctimas de la delincuencia le pidieron a la aspirante panista que se comprometa a investigar los casos de desapariciones y secuestros.

Al candidato priísta le señaló: “Me preocupa señor Peña Nieto, no oigo su corazón, no escucho su corazón, no lo escucho vibrar con el dolor de las víctimas. Escucho un discurso frío, muy acostumbrado al viejo PRI y me aterra, creo que nos aterra a todos. No oí a usted pedirle perdón a las víctimas”. Integrantes del Movimiento por la Paz cuestionaron a Peña Nieto por el caso Atenco, y le pidieron que de llegar a la Presidencia atienda los casos de desapariciones y violencia.

A Gabriel Quadri, candidato del partido Nueva Alianza, Sicilia le reprobó su relación con la dirigente Elba Esther Gordillo: “Usted señor Quadri significa la usurpación de las candidaturas ciudadanas. Usted sostiene su campaña apoyado en la mano de una cacique, que representa lo peor de nuestra clase política, con el apoyo de un sindicato corrupto que tiene secuestrado la educación”. El candidato del Panal fue cuestionado por las víctimas por su arrogancia y su doble moral.

Al tabasqueño, Sicilia le hizo los siguientes señalamientos: “Para muchos usted López Obrador significa la intolerancia, la sordera, la confrontación en contra de lo que pregona su República Amorosa, con aquellos que no se le parecen o no comparten sus opiniones. Significa el resentimiento político, la revancha sin matices contra lo que fueron la desaseadas elecciones del 2006. Le criticó su mesianismo y “la incapacidad autocrítica para señalar las corrupciones de muchos miembros de su partido”. Algunas de las víctimas que se encontraban en esa reunión, le reclamaron las desapariciones ocurridas en estados gobernados por el PRD.

Adiestradas como las tiene, las huestes del candidato de la coaliciónde las izquierdas fueron los contestarios inmediatos y lanzaron en esa ocasión una avalancha de críticas contra el poeta y escritor, a través de las redes sociales, por decirle a su caudillo que para mucha gente sigue siendo autoritario, soberbio y mesiánico. Sicilia salió en su propia defensa y declaró: “Me dicen: ‘Eres un hijo de la chingada, eres un traidor, un ojete’. Pero eso es fascismo, estalinismo, y yo no voy con eso. Se lo dije a Andrés Manuel: ‘A usted lo respeto y lo admiro’. Muchos en Morena son mis amigos y los respeto. Pero con ese fascismo yo no quiero nada. ¡Pinto mi raya!”.

Ese mismo estilo intransigente de hacer y decir lo ha copiado el movimiento estudiantil ‘132’, que ven en el candidato del Movimiento Progresista, más que a un aspirante presidencial, a un redentor. Y el asunto es que él se la cree. De ahí que su amoroso Mesías se permita el lujo de insultar y decirle a la hora que quiere lo que le viene en gana a sus opositores. Sobre todo al que le lleva una ventaja tal, que en lo que resta de las campañas se ve imposible que lo alcance.

Pero lo mismo sucede  con la panista. Y el priísta ha comenzado a reaccionar tardíamente  en ese mismo sentido. Esos son los motivos de tanta alharaca, de tanto insulto, de tanto improperio, de tanto odio que se ha visto en las campañas y de lo que la gente está harta. ¿Por quién votar?, es lo que se pregunta muchos mexicanos. Y solo faltan doce días para ir a las urnas. ¿Se violentarán más las pugnas de aquí a entonces?

@Paulinocomenta

Los candidatos y sus mentiras

PAULINO CÁRDENAS

La historia de las mentiras de los candidatos que aspiran a ser Presidente, gobernantes,  ediles o legisladores sigue siendo muy parecida y es muy antigua. En la actualidad no es distinto. Hoy por ejemplo, el PAN cree que generando spots en donde acusa al priísta Enrique Peña Nieto de mentiroso, es como va a generar las condiciones apropiadas para convencer a la ciudadanía, indecisa o no, a que vote por Josefina Vázquez Mota. Ese enfoque  está equivocado. La gente no quiere escuchar chismes ni dimes y diretes entre candidatos, sino que le propongan planes de gobierno sensatos y alcanzables para salir cuanto antes de la agobiante realidad que viven millones de mexicanos.

Porque no es sólo el ex gobernador mexiquense el que en todo caso sería un mentiroso por supuestamente no haber cumplido con los compromisos que suscribió cuando inicio su mandato en el estado de México, sino la propia aspirante panista quien en uno de los spots proselitistas hablaba de que cuando fue titular de Sedesol había logrado dotar a la gente más necesitada de más de 3 millones de piso firme, cuando el informe de Fox y del INEGI hablaban de otras cifras muchísimo menores. Esto le valió que el PRI la tildara de ‘una mentirosa descarada’. Ese partido señaló que la diferencia en los números ‘es simplemente vergonzosa’.

De poco le sirve a los ciudadanos estar escuchando acusaciones mutuas que a nada llevan, si la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional acusa a la candidata de mentir y basa su oferta electoral en el engaño y la falsedad, o que en una costosa campaña con dinero que sale del erario el PAN le revira con la misma moneda en busca de que Peña Nieto acepte que le ha mentido a México, mientras que el PRI le saca a relucir a Vázquez Mota si ‘ser mentirosa es ser diferente’. ¿Quién gana con toda esa retahíla de acusaciones mutuas?

Para colmo, todavía uno de los contrincantes, el tricolor, propuso instalar una ‘mesa de la verdad’ en donde se diriman las acusaciones y prueben sus dichos los panistas sobre las obras que quedaron inconclusas durante el mandato del priísta cuando fue gobernador, lo que el aspirante de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, calificó como una ‘cortina de humo’ y una simulación supuestamente convenida entre ambos partidos para ocultar, según el tabasqueño, el enorme gasto de campaña del ex mandatario mexiquense. El hecho es que las acusaciones de que uno y otro echa mentiras, como estrategia de campaña, no es por supuesto el camino para ganar votos.

Los mexicanos saben de antemano que todos los candidatos mienten cuando andan en campaña y prometen hasta lo que no, y cuando ganan, se olvidan de todas sus promesas lo que los hace quedar como unos mentirosos de cara a la nación. El caso más reciente es el de Felipe Calderón, quien no cumplió sus promesas de campaña, empezando por la creación de empleos y de que propondría bajar los impuestos a quienes menos ganaran, que abatiría los índices de corrupción y que le entraría de lleno a erradicar la impunidad, entre algunas promesas que ofreció para llegar a Los Pinos.

Pero no es el único. De hecho todos los aspirantes han hecho lo mismo en todos los tiempos. Vicente Fox, por ejemplo prometió solucionar el conflicto de Chiapas en 15 minutos, crear un millón de empleos al año, y lograr un crecimiento anual de la economía de 7 por ciento. Fueron pamplinas. La principal promesa de Ernesto Zedillo fue el ‘bienestar para tu familia’ y más pronto de lo que se imaginó vino el ‘error de diciembre’ y la debacle de sus promesas, empezando por el agudo desempleo que empezó a verse en todo el país.

Con Salinas de Gortari su obsesión fue que México debía entrar al primer mundo, por lo que impulsó la entrada de nuestro país al Tratado de Libre Comercio sin ser la nuestra una nación competitiva, sobre lo cual habría que preguntarle a millones de trabajadores y a muchos empresarios cómo les fue con esa necedad.  Y de Miguel de la Madrid sólo habría que recordar cuando quiso abolir la corrupción y no pudo por la serie de amafiatos entre autoridades y la delincuencia, organizada y no, que prevalece hasta nuestros días, lo mismo que ahora se propone el candidato López Obrador si llega a ganar las elecciones según dijo.

La mentira nunca se logra dice el viejo adagio. De modo que es inútil la insistencia del PRI y del PAN de andarse tildando mutuamente de que sus candidatos son unos metirosos; eso de antemano lo sabe la gente. Las descalificaciones no van a generar votos. Nadie sabe si el priísta es un vil mentiroso o si la panista, que algunos dudan que  tenga aliento para acabar la campaña, para ella ser mentirosa es ser diferente. Tampoco creen que el candidato de las izquierdas sea tan amoroso. Y al pobre Quadri ni quien le tire un lazo. ¿Luego entonces por quién va a votar la gente?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

El PAN miente: Moreira

PAULINO CÁRDENAS

También en su campaña para el estado de México ha salido a relucir la falsedad, la nueva estrategia del panismo, ahora para echarle en cara al PRI culpas con datos inventados, según lo declaró ayer el líder del tricolor Humberto Moreira ante los medios. El dirigente denunció en conferencia de prensa que el candidato de Acción Nacional, Luis Felipe Bravo Mena, y al menos tres secretarios que lo acompañaron a un mitin en Tlalnepantla el domingo, acudieron a la mentira para denostar al candidato del PRI, Eruviel Ávila, y al propio gobernador de la entidad Enrique Peña Nieto.

Según Moreira, la campaña que está haciendo el candidato de ese partido –sin duda por órdenes del dirigente máximo de ese partido que lo maneja desde Los Pinos– ‘es perversa y sólo divide al país’. Dijo que con datos falsos y equivocados se busca denostar al candidato de la coalición ‘Unidos por Ti’ y de paso al gobernador. Por ello, el dirigente nacional del tricolor exhortó al presidente Felipe Calderón “a poner orden entre aquellos miembros de su gabinete que utilizan las campañas políticas como las del estado de México, para difamar y distorsionar la verdad”.

Durante la conferencia acusó a los secretarios de Hacienda, Ernesto Cordero, del Trabajo, Javier Lozano, y de Educación, Alonso Lujambio, de hacer, junto con el candidato del blanquiazul Luis Felipe Bravo Mena, una campaña del PAN perversa y que sólo divide al país. “Es guerra sucia; son actos lamentables y actos adelantados de campaña”, acusó el lider priísta.

Uno de los temas que abordaron los panistas fue el del feminicidio. Al respecto, Moreira, presentó una gráfica donde comparó los datos de feminicidios a nivel nacional y en el estado de México. En dicha gráfica, se muestra que a nivel nacional, la cifra creció, en tanto que en la entidad mexiquense disminuyó. Anunció que podrían realizar una denuncia ante las autoridades correspondientes por la utilización de estos datos e información falsa.

El domingo, Luis Felipe Bravo Mena, candidato del PAN a la gubernatura del estado de México, había dicho que el problema más critico en la entidad es la inseguridad y narcotráfico. En compañía de los tres secretarios mencionados señaló que el tema de la inseguridad  “hay que atenderlo con un enfoque nuevo”. Manifestó que el enfoque será en seguridad ciudadana para que la sociedad vigile de cómo se están haciendo las cosas.

En el mitin en Tlalnepantla, durante las intervenciones de respaldo a Bravo Mena por parte de los tres secretarios, Lujambio fue el más lanzado en críticas. Pidió  al candidato del PRI, “ dejar de tomarnos el pelo” y dijo que el ex alcalde de Ecatepec firmó los 6 mil compromisos ante notario público “porque la gente ya no le cree al PRI”. Y arremetió: “Basta ya que hablen de ratas, basta ya y después las convierten en espejos y se convierten ellos mismos en una rata más”.

Hasta el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, dizque el ‘bueno’ para enarbolar la bandera panista en el 2012, se apuntó con sus críticas. Aseguró que la entidad mexiquense se merece un gobernador responsable no “irresponsables, que con propuestas fáciles que quieren arrancar aplausos inmediato, van a hundir al estado de México”.

Quienes deberían poner el ejemplo como protagonistas y apoyadores de la contienda con propuestas en pro del avance democrático del país y acuerdos que planteen cómo podría cerrársele el paso a la violencia y las matanzas propiciadas por la guerra contra el crimen organizado y mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía, han preferido aprovechar esos espacios para atacarse mutuamente.

Por ello a Andrés Manuel López Obrador no le falta razón al señalar que “en el estado de México está iniciando la disputa por la nación, que se va a dar de manera plena en julio del año próximo” contra la “mafia del poder”, que llevará como candidato presidencial al gobernador de la entidad, Enrique Peña Nieto y a quien apoyan Carlos Salinas de Gortari, Televisa y la maestra Elba Esther Gordillo para “reinstalar al PRI” en la Presidencia de la República.

Todo esto, en lugar de que candidatos y líderes partidistas generen confianza y certidumbre hacia los votantes con miras al proceso que se avecina en la entidad mexiquense, previo a la madre de todas las elecciones a celebrarse el año próximo. En lugar de propiciar esa confianza en la ciudadanía en el proceso electoral donde se buscará al sucesor de Peña Nieto, se empeñan en hacer todo lo contario. Y luego los políticos se quejan de que hay abstencionismo, voto nulo y renuncia de la ciudadanía al sufragio.

pcardenascruz@yahoo.com.mx