Archivo de la etiqueta: pifias

La fuerte lucha por el poder militar

PAULINO CÁRDENAS

Mientras llega el desenlace de la lucha postelectoral en la que las izquierdas perdedoras no aceptan la derrota, por el lado de los altos mandos castrenses, entre el generalato sobre todo, existe otra lucha que está dejando de ser soterrada y empieza a ascender a la palestra pública. Se trata de una fuerte lucha para ver quién de entre los generales de cinco estrellas llega a alcanzar el poder militar y logra estar al mando del Ejército y de hecho de las Fuerzas Armadas, en el próximo sexenio que encabezará Enrique Peña Nieto, quien tendrá como asesor militar al general colombiano Oscar Naranjo cuyo gran mérito fue disminuir casi a cero el poder omnímodo del capo Pablo Escobar.

Es en medio de esa pelea de altos mandos castrenses en donde precisamente se ubica el caso del general Tomás Angeles Dauahare, arraigado por la PGR por supuestos vínculos con el narcotráfico, aunque su aislamiento obedece más bien por haber criticado la fallida estrategia del presidente Felipe Calderón contra el crimen organizado, en una reunión organizada por la Fundación Colosio y en la que estuvo presente el entonces candidato priísta. Como se sabe, el militar fue subsecretario de la Defensa Nacional en el arranque de este sexenio. Las imputaciones que le han hecho al general son falsas, dicen sus abogados.

Las acusaciones que le han hecho no se han podido demostrar, señalan. Una corresponde a un anónimo presentada en marzo del 2010, la cual se basa en tres declaraciones del testigo protegido ‘Jennifer’, y quien al final de cuentas “no le consta nada, dice que todo lo sabe a través de un tercero”, dicen los abogados del militar. Otra acusación, esta del testigo protegido ‘Mateo’, también resultó falsa. Este dijo haberle entregado en julio de 2008 cinco millones de dólares provenientes del cartel de los Beltrán Leyva, no obstante que su defensa demostró que en esas fechas su defendido estaba en Alemania.

Y por ahí van las ‘indagatorias’ del gobierno federal en contra del general arraigado, dando tumbos. Incluso hubo una reciente ‘acusación’ de otro testigo protegido, que lo responsabilizaba de haber promovido el narcomenudeo en el Colegio Militar cuando Tomás Angeles Dauahare fue su director, la cual fue desechada por la PGR. Es una denuncia anónima que al verificarse verificar no resultó positiva, señaló la procuradora Marisela Morales. Dijo que esa acusación no forma parte de la investigación por la que el general se encuentra actualmente bajo arraigo.

Se da por hecho que al final de todo ese montaje contra quien fuera subsecretario de la Secretaría de la Defensa Nacional al inicio del sexenio calderonista, todo quedará en el ridículo nuevamente, como han sido los casos del famoso ‘michoacanazo’, del de ‘Greg’ Sánchez, el de la fracasada detención de Jorge Hank Rhon, el del anuncio de que habían atrapado al hijo del ‘Chapo’ Guzmán, así como el caso su socio Ismael ‘El Mayo’ Zambada, que no pudo ser detenido no obstante el ‘pitazo’ que había dado la DEA a las autoridades mexicanas. Están también las acusaciones contra ex gobernadores priístas de Tamaulipas por presuntos vínculos con el narcotráfico, lo cual hasta ahora tampoco ha podido demostrarse cabalmente. Se cree que el arraigo del general Angeles Dauahare acabará en lo mismo.

Pero este caso del general arraigado, quiérase o no, ha detonado dentro de los altos mandos del generalato de la Secretaría de la Defensa Nacional, una serie de pugnas y discusiones internas, en las que además de las que participan en su mayoría generales, también están opinando altos mandos de la Marina-Armada de México. En esas discusiones también hay voces de coroneles y capitanes y sus equivalentes en rango de la Marina. Pero el verdadero golpeteo está entre los generalotes de cinco estrellas que aspiran a suceder al general secretario Guillermo Galván. Aunque Angeles Dauahare se desmarcó de opinar, sin duda él podría saber quién sí es apto para el importante cargo.

Ahora bien, si la violencia será el componente central de la lucha política en el siguiente sexenio, y el objetivo básico, como se está viendo desde ahora, va a ser el querer desligitimar día a día al próximo mandatario de la nación de extracción priísta como sin duda lo hará una vez más López Obrador con sus huestes como lo hizo contra el panista Felipe Calderón cuando sufrió su primer derrota como aspirante presidencial, entonces es donde está el punto de la discusión y está encendido un foco rojo de latente inestabilidad para el país, ya que se tiene información de que a ese movimiento amlista, impulsado por el rencor, la frustración y el odio, pudieran sumársele grupos muy radicales resentidos con el sistema, e inlcuso hasta grupos armados que actúan en la clandestinidad.

¿Cuál será pues, el destino de México en el próximo sexenio, visto desde la óptica militar y en los términos de un escenario de violencia como el que se vislumbra habrá de gobernar Enrique Peña Nieto a partir de diciembre? Eso es justo lo que discuten y pelean en estos momentos los diferentes grupos del generalato, para tratar de imponer a ‘su’ candidato que sería el sucesor del general Galván, salido de una posible terna la designación que hará el mexiquense una vez que lo declaren Presidente Electo. Quien sea, no la tendrá nada fácil. Y menos con la experiencia del general Naranjo, quien aplacó los ímpetus delictivos nada más y nada menos que de Pablo Escobar.

@Paulinocomenta

Peña pudo perder puntos

PAULINO CÁRDENAS

El precandidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador podría haber alcanzado la delantera en las preferencias preelectorales por sobre el precandidato presidencial priísta Enrique Peña Nieto. La diferencia estaría fluctuando en alrededor de 8 puntos porcentuales. No se sabe si la muestra habría sido a nivel Distrito Federal o a nivel nacional porque la especie no ha sido confirmada, aunque tampoco desmentida. Si esta información resulta cierta, en la cúpula del Revolucionario Institucional podrían estarse sometiendo a consideración el sostener o no a su candidato.

Al parecer esa muestra se habría realizado  para saber cuál habría sido el efecto en las preferencias, después de las pifias, titubeos y desconocimiento de autores y libros así como el no saber los precios de productos básicos por parte del ex mandatario mexiquense, y se dice en voz baja que el resultado habría sido de una caída del priísta en las preferencias que venía ostentando como figura política inalcanzable por parte de sus seguidores, admiradoras y fans del precandidato del tricolor, en tanto el tabasqueño lo habría rebasado.

Todavía el pasado jueves 29 de diciembre, en su primer acto público de precampaña en el municipio de Huejutla, Hidalgo, lugar donde iniciara su campaña Luis Donaldo Colosio en enero de 1994, Peña Nieto cometió otra equivocación al querer hablar en náhuatl. Ante más de ocho mil simpatizantes en la Plaza Constitución del Centro de Huejutla, el ex gobernador del Estado de México dijo “muchas tortillas” (“tlaxkali miak”) en lugar de “muchas gracias” (“tlazkamati miak”), en el mítin organizado en la huasteca hidalguense, lo cual le volvió a ser criticado.

Hasta noviembre pasado, y durante casi todo el 2011, las preferencias en torno a los nombres más mencionados por las encuestadoras, el de Enrique Peña Nieto era el más conocido. Y en cuanto a la elección de candidato del PRI,  a la pregunta de ‘¿quién te gustaría que fuera?’, el mexiquense estuvo siempre muy por delante del senador Manlio Fabio Beltrones con porcentajes que fluctuaban entre 85 y  87 por ciento contra un apurado 9 por ciento del legislador. Se supone que entre otras cosas, por ello el sonorense decidió no participar en la interna para elgir prencandidato de su partido.

Respecto a otros aspirantes, 67 de cada 100 ciudadanos daban al ex mandatario mexiquense como favorito para el 2012, mientras que uno de cada 10 mexicanos decía que López Obrador. Respecto a los del PAN –que aun no define abanderado–, a la pregunta de ¿quién te gustaría que fuera candidato de ese partido?, Josefina Vázquez Mota llegó a alcanzar el 49 por ciento, Santiago Creel 36 por ciento y Ernesto Cordero 10 por ciento. Hacia finales del año Creel se puso adelante, seguido de la aspirante y del supuesto delfín presidencial que siguió estado en la cola.

En la primera quincena de diciembre el ex gobernador mexiquense mantenía la delantera con 48 por ciento de la preferencia electoral, mientras que Creel lograba 14  y 15 López Obrador, estos dos prácticamente con un empate técnico. De acuerdo con las encuestas de finales de año, de siete empresas consultoras Peña llevaba una cómoda ventaja con respecto a Santiago Creel Miranda, del PAN y Andrés Manuel López Obrador del PT, dijo Roy Campos, presidente de Consulta Mitofsky.

En diciembre le expresó en el espacio de Joaquín López Dóriga que había tres variables que se podían comparar a Mitofsky con la otras empresas consultoras y es “cómo va la identidad partidista, cómo va la preferencia electoral y cómo va el enfrentamiento entre Creel, Peña Nieto y López Obrador”.

En preferencia electoral, el PRI iba a la delantera con 40 puntos y supuestamente no lo alcanzaría ni el máximo del PAN, ni el máximo del PRD. Y aun en la peor encuesta, Enrique Peña Nieto iba dos a uno de las preferencias dijo al periodista el director de Consulta Mitofsky. Comentó que de hecho todas las empresas encuestadoras ponían adelante al PRI, con más o menos puntos sobre sus más cercanos rivales. La propia Mitofsky le daba 19 puntos de ventaja en una de sus últimas muestras. .

Hasta antes de las vacaciones de fin de año todas las muestras arrojaban resultados similares y ponían al PAN en segundo lugar y al PRD lo bajaban hasta seis puntos. Incluso coincidían en que, ni con la suma del PAN y el PRD, alcanzaban al PRI. En promedio las cifras ponderadas andaban entre 33 y 35 por ciento para el PRI, 20 para el el PAN y 10 para el PRD. No había, pues, dudas en cuanto a las preferencias por partido ni por candidato para el 2012.

No obstante, después de los tropiezos del priísta en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, y las que tuvo posteriormente, esas preferencias estarían tendiendo a cambiar. De acuerdo con un sondeo de una conocida firma encuestadora después de esa serie de tropiezos, Peña Nieto habría caído varios puntos, quedando supuestamente López Obrador arriba. De ser así, no hay duda que en la cúpula del Revolucionario Institucional podrían tomarse medidas decisorias en cuanto a su candidato que el año pasado parecía imbatible.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


¿Podrían sustituir a Peña?

PAULINO CÁRDENAS

Nada que ver con el Día de los Inocentes. Se habla de que a raíz de las pifias que ha cometido Enrique Peña Nieto en las últimas semanas, el PRI podría estar planeando sustituirlo como su abanderado para la contienda electoral del 2012, en donde se sigue asegurando que de cualquier modo, con él o sin él, el partido tricolor sería el triunfador en las elecciones de julio próximo. La maestra Elba Esther Gordillo podría ser un factor determinante, y se menciona de que quien pudiera ocupar el lugar del mexiquense sería el senador sonorense Manlio Fabio Beltrones, quien declinó participar en la interna ‘por la unidad del partido’.

Se empieza a hablar de un ‘Plan B’ por los desaciertos que ha tenido el ex mandatario del estado de México, que le podrían pegarle  duro a su imagen en los próximos sondeos de opinión, lo que le estaría allanando el camino, no tanto al candidato del PAN, sino al de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador. Se dice que en el cuarto de guerra del mexiquense, aunque abiertamente no se manifiesta, hay preocupación porque en las cúpulas de los partidos aliancistas del tricolor se empieza a hablar en voz alta de  la falta de habilidad en la improvisación del mexiquense.

Esto quedó en evidencia en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y en posteriores foros y entrevistas, lo que estaría cambiando la idea entre un buen número de sus fieles seguidores –que en mucho representan el voto duro de ese partido–, por lo  que la cúpula priísta habría que ponderar seriamente la posibilidad de tener un sustituto a la mano para cambiarlo en caso de extrema necesidad, si el impacto de las críticas que recibió por twitter movió considerablemente las cifras de las preferencias.

Eso dependerá, dicen, de las consultas de opinión que empezarán a realizarse al inicio de año, y la manera como habrán afectado en las preferencias populares los olvidos de autores de libros y el desconocimiento de datos de productos básicos por parte del candidato más adelantado para sacar al PAN de Los Pinos, en las que el ex mandatario mexiquense ha llevado siempre una amplísima ventaja por sobre sus más cercanos adversarios de otros partidos. Se cree que si esos sondeos de opinión llegasen a mostrar una sensible baja en las preferencias de su candidato, estaría encendiéndose la  alerta roja en la cúpula priísta.

Muchos de los que creyeron que Peña Nieto sería un excelente candidato ya no están tan seguros, lo que proyectado en términos de alcanzar la Presidencia el año próximo, las dudas serían muchas sobre si sería el hombre capaz de hacer un buen papel al frente de los destinos de la nación. La gente común y corriente, en sus comentarios de sobremesa, en tertulias familiares, reuniones de amigos e incluso en las pláticas de cantina en donde se suele arreglar el mundo, sus opiniones empiezan a estar divididas sobre si el PRI no se habría equivocado con su candidato.

Claro que la discusión de muchos estriba en que qué es lo que requiere México, si un Presidente preparado, culto, y que sea una enciclopedia andando para saber quién es quién en los precios o alguien que con habilidad, sensibilidad y pragmatismo político y un buen equipo en el gabinete, venga a resover la enorme cantidad de pendientes que ha dejado la actual administración que encabeza Felipe Calderón para quien no ha habido otra prioridad que la guerra contra las mafias, una lucha armada que tiene hasta la madre a millones de mexicanos por tanta sangre derramada –se calcula que la cifra se encamina hacia los 70 mil muertos en lo que va del sexenio–, y porque las actividades de la delincuencia organizada y del narcotráfico siguen como si nada.

Son varios los factores por los que se habla de una posible sustitución de Peña, aunque el propio dirigente de ese partido, Pedro Joaquín Codwell, ha dicho y reiterado que eso no está considerado para nada en la cúpula del tricolor, no obstante que se sabe que el nuevo dirigente y el candidato no han tenido un trato estrecho políticamente. Aunque se sabe que ese ha sido siempre el estilo de ser del ex mandatario quintanarroense, ha llamado la atención que no ha salido en defensa de Peña, como sí lo hizo en su momento y en varias ocasiones su predecesor Humberto Moreira.

Dentro de las filas del tricolor hubo cuestionamientos porque el ex mandatario de Coahuila había llegado a ocupar la dirigencia del Revolucionario Institucional, como retribución de Peña Nieto de garantizarle el apoyo del partido de Elba Esher Gordillo para ‘amarrar’ el triunfo en las elecciones del 2012, lo mismo que gestionó con el Partido Verde. Es sabido que hubo disgusto a interior del PRI al no estar de acuerdo con eso, ni con el compromiso que suscribió con los representantes del Panal y del Verde Ecologista para garantizarles anticipadamente curules en el Congreso, dejando de lado a gente que había hecho méritos para lograr un lugar el Legislativo.

Tan motivaron enojo esas componendas, que entre las cosas que declaró Joaquín Codwell al llegar a la dirigencia del tricolor fue que se revisarían las alianzas acordadas con el Panal y el PVEM, lo que, dicen, a la dirigente magisterial le cayó en la punta del hígado esa declaración, y más porque Peña no salió a defender con vehemencia y de inmediato  lo ya pactado con la maestra. En las listas de legisladores plurinominales de Chiapas y de Sinaloa están –o estaban– en primera fila la hija de la lideresa magisterial, Mónica Arreola, y su yerno, Fernando González Sánchez.

Se afirma que si el PRI no respeta el acuerdo de Moreira y obligan a que el candidato no apoye a los familiares de Elba Esther Gordillo, ésta podría retirar su apoyo ofrecido a Peña y a su partido, hacer una declaración tronante e irse con su música a otra parte, lo que pondría en un predicamento no sólo al ex mandatario mexiquense sino al tricolor en pleno, y esto sería usado por el PAN-gobierno para festinarlo, criticarlo y hacer escarnio de lo que pudiera significar ese golpe político inesperado para el Revolucionario Institucional, justo en vísperas de que se inicien las campañas en abril próximo.

Frente a ese panorama real, ¿el PRI estará preparando un ‘Plan B’? ¿Pese a todo ese partido se la jugará con el mexiquense? Por lo demás, para los fieles seguidores del tricolor y quienes están con él, especialmente sus admiradoras y sus fans, Peña Nieto sigue siendo un candidato sólido y consideran que pese a todo, ganará en 2012.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

¿Sería peor Peña Nieto?

PAULINO CÁRDENAS

¿Sería peor Presidente de la República el ex mandatario mexiquense Enrique Peña Nieto, que todos los anteriores, incluídos los dos últimos surgidos del panismo? ¿De veras? Sus pifias, primero en la Feria Internacional del Libro y luego en ocasiones posteriores en donde en cascada ha venido cometiendo otros deslices verbales, lo han colocado en el ojo de huracán por parte de quienes políticamente lo quieren ver disminuido en las preferencias para el 2012. Obvio.

Incluso a esas críticas se acaba de sumar la del escritor Carlos Fuentes, –acaso molesto porque el priísta lo confundió como autor de ‘La silla del águila’ con Enrique Krauze–, y le puso la cereza al pastel del escarnio al señalar que tiene el derecho de no leerlo, pero a “lo que no tiene derecho es a ser Presidente de México a partir de la ignorancia; eso es lo grave”, dijo constituyéndose en el gran elector con su habitual aire de suficiencia.

Y como todo mundo dice ahora, a verrr: ¿Acaso los otros aspirantes son una ‘Chucha cuerera’? ¿Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota, Ernesto Cordero o Santiago Creel, serán más capaces que el mexiquense? ¿Y en todo caso, el priísta sería peor Presidente de la República que Vicente Fox que se jactaba de ser un ranchero enamorado y de compartir el poder con su pareja presidencial o que el propio Felipe Calderón dedicado a promover sin éxito la guerra armada contra  los cárteles de la droga y que por ello desde muy lejos México huele a violencia y muerte?

Dice Fuentes que México requiere de un Presidente que pueda estar capacitado para hablar con otros líderes mundiales somo el de Estados Unidos, de Alemania o Francia. ¿Acaso Fox fue un gran interlocutor e hizo un gran papel con sus homólogos cercanos y lejanos después de aquel ‘comes y te vas’ que le dijo a Fidel Castro? ¿O de veras hay quienes creen que su sucesor Felipe Calderón es un dechado de virtudes como internacionalista y un hombre brillante en materia de política exterior, cuando el propio Barack Obama prefirió a Luiz Inácio Lula da Silva como interlocutor de Estados Unidos  en América Latina?

Si de politizar la ignorancia sobre muchos tópicos se trata, entonces podría establecerse ahora mismo un concurso en Televisa o Televisión Azteca en el que todos los aspirantes presidenciales debían de pasar a responder preguntas X, a ver si de veras sabrían las respuestas. Queda en el aire ese tufo de soberbia de quienes como Fuentes pretenden consituirse en el gran elector al referir que  a Peña Nieto es ‘incapaz’ para gobernar México porque equivocó el autor de ‘La silla del águila’ y tampoco supo manejarse de manera políticamente correcta en Guadalajara ni supo los precios de productos básicos.

Ni siquiera un afamado escritor y premio Nobel de Literatura 2010 como Mario Vargas Llosa  quien, exitoso  con la pluma como Carlos Fuentes, en política no la pudo hacer cuando fue postulado como candidato y perdió la contienda para la Presidencia en Perú en 1990 contra Alberto Fujimori. Él mismo lo aceptó, que para político no sirve. Si en México, desde siempre y anticipadamente, hubieran sido juzgados los aspirantes a a Presidencia de la República por su cultura y preparción, prácticamente ninguno de los que llegaron a serlo, incluidos los dos últimos de los regímenes panistas, debieron haberlo sido. De la época contemporánea, quizá un caso de excepción lo fue José López Portillo. Y aún así de poco le sirvió al país que fuera un hombre preparado.

Si sólo por joder va a ser por ahí el flanco por el que querrán debilitarlo ante sus seguidores y simpatizantes –la mayoría mujeres–, muy pronto se les agotará la pólvora y ya no tendrán con qué atacarlo. Ya se vio que el propio Cordero, aspirante presidencial panista, la regó feo al apurarse al día siguiente y quererlo criticar, e incluso otro que anda en campaña en Guanajuato, también panista, el doctor José Angel Córdova, dijo que Maquiavelo escribió ‘El Principito’, en tanto el secretario de Educación del DF, el perredista Mario Delgado, le cambió el nombre al autor de Cien Años de Soledad y sigue en su cargo tan campante, y conste que también es aspirante para la jefatura de gobierno capitalino.

Aunque gentes como el escritor Carlos Fuentes se sumen al juego del escarnio y aticen el fuego con sus declaraciones, lo más probable es que nada o muy poco alterará las preferencias a favor del candidato más adelantado para el 2012, que es el objetivo primordial de sus enemigos políticos que han magnificado ese episodio con propósitos electoreros. Pronto se verá en los sondeos si sus momios bajaron. Mientras tanto, la rienda suelta en su contra seguirá por un rato. Si no es con eso, con otras que desde Los Pinos le estarán preparando, porque por nada quiere su hoy principal huésped que llegue el PRI a la Presidencia.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


“Golpe al gobierno federal”

PAULINO CÁRDENAS

También  fuera de México la noticia de la liberación del ex alcalde de Tijuana, Jorge Hank Rohn, ha sido considerada como un “golpe al gobierno federal”, como lo señaló The Washington Post. En tanto acá, entre sus seguidores, inocente o culpable, ya se habla que en el 2013 el empresario dueño de casas de apuestas volverá a lanzar su candidatura por el PRI e irá a la conquista de la gubernatura de Baja California que perdió en el 2007 ante el panista José Guadalupe Osuna Millán a quien la maestra Elba Esther Gordillo ayudó a ganar.

Según anticipan sus ‘fans’, la gubernatura ‘la ganará de calle’ porque según arguyen, la maniobra de quererlo ligar con la delincuencia organizada, luego tratar de acusarlo por acopio de armas y al final queriéndole imponer un arraigo que no prosperó para investigarlo en relación a un supuesto crimen, lejos de debilitar su fama, la hizo crecer. Otro priísta que incrementó aún más su capital político fue Enrique Peña Nieto.

Al gobernador del estado de México evidentemente iba dirigido el bazucazo contra el dueño del Grupo Caliente –vinculado al grupo Atlacomulco y supuestamente ayudador del proyecto futuro del mandatario mexiquense– como parte de la campaña que encabeza el presidente Felipe Calderón contra el PRI, y quien, pese al fracaso de las autoridades federales y locales con el caso del ex edil priísta, se da por hecho que el mandatario panista seguirá con la misma estrategia persecutoria contra otros personajes de ese partido.

Aunque es evidente que el bumerang abolló la cabeza de quien lo lanzó, ahora parece estar en la mira el líder del PRI, Humberto Moreira. El martes pasado el panista Federico Doring interpuso una demanda en la PGR por súbito enriquecimiento contra el coordinador general administrativo del tricolor, Vicente Chaires Yañez. De ahí buscarán el hilo conductor que llegue hasta el ex gobernador de Coahuila. Muchos creen que se avecina otro escándalo.

Otros dicen que no, que eso ya se negoció o se está negociando, afirmación que vinculan con la solicitud que acaba de hacer el jefe del Ejecutivo al Congreso de abrir un periodo extraordinario de sesiones, para sacar al vuelo varias de las reformas pendientes, como la política, la laboral, de seguridad nacional, y las designaciones pendientes de tres consjeros del IFE, todo con el apoyo de las bancadas del PRI. Una corriente priísta está a favor y otra se opone.

Los que no quieren es por las declaraciones que hizo Calderón en California, en donde puso como chancla al ‘régimen autocrático desaparecedor y masacrador de estudiantes’ por parte del Ejército, y mucho más, refiriéndose obviamente al PRI y sus más de  70 años de poder federal, sacándole todos los trapitos al sol –primero con un nutrido grupo de migrantes y después con egresados universitarios– con el único afán de denostar a ese partido.

Sólo que cuando hacía ese repaso, durante la ceremonia de graduación de la generación 120 de la Universidad de Stanford en donde fue orador, una avioneta sobrevoló en varias ocasiones el estadio donde se celebraba el acto, de la cual pendía una gran banderola que oteaba y en la cual se veía desde cualquier ángulo una leyenda escrita en inglés que decía: “No más sangre, Van 40 mil muertos, ¿Cuántos más?”, lo que evidentemente incomodó al mandatario mexicano, mojándole la pólvora a su beligerante discurso.

Calderón creyó que echándole tierra al PRI y su pasado reforzaría la detención del ex alcalde de Tijuana. Pero no contaba con que habría tantas pifias e inconsistencias que le permitirían al empresario alcanzar su libertad hasta dos veces en un día. Para Ripley. Eso era impensable. Y menos tan rápido. Nada les salió bien a los encargados de sacar adelante el caso, en esa que los que gustan del canchondeo verbal ahora llaman ‘Operación Pellizcada’.

En tanto, la PGR y la Siedo buscan reaprehenderlo, con información clasificada que han solicitado a diversas agencias anticrimen norteamericanas. Habrá que verlo para creerlo. Lo mismo han dicho las autoridades del gobierno de Baja California con respecto a la otra acusación del fuero común por la que quiso ser arraigado.

Y en medio de todo ese ‘golpe al gobierno federal’ como lo publicó el Post, los altos mandos del Ejército están muuuy molestos. Diríase que están hasta la madre de seguir siendo utilizados para asuntos político-judiciales y por estar haciéndo quedar mal a esa institución armada ante los ojos de la nación, abusando de su obediencia y lealtad.

Lo que dijo Calderón con los egresados de la Universidad de Stanford sobre las masacres del Ejército en épocas pasadas, por supuesto que no gustó a los altos mandos militares. ¿Hasta cuándo aguantarán tanto maniqueo los generales de cinco estrellas?

pcardenascruz@yahoo.com.mx


AMLO, pifias y alianzas le ayudan

PAULINO CÁRDENAS

Los recientes denuestos del Presidente contra Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores, y el anuncio de que el PRD sí irá en alianza obviamente con el PAN en las elecciones del 2011 en el estado de México, le han allanado el camino al tabasqueño para volver a posicionarse políticamente, cuando muchos lo daban por ‘muerto’.

Ambas circunstancias las capitalizará, primero para empujar a un candidato salido de las ‘bases’ de la izquierda para los comicios de julio próximo en la entidad mexiquense, y segundo, para arropar su propia campaña en la que busca participar nuevamente por la sucesión presidencial del 2012. En ambos casos se estima que el Partido del Trabajo será la instancia propiciatoria para tales fines.

El primer favor que recibió fue del presidente Felipe Calderón, quien en aras de nadie sabe qué, abrió fuego contra el tabasqueño al volverlo a señalar como ‘un peligro para México’ frase oprobiosa que fue cosa ya juzgada por las autoridades electorales, lo que dio pie a colocar a su ex rival de contienda política nuevamente en la palestra de la discusión pública.

Ello, junto con el calificativo de ‘fanáticos’ que el mandatario panista le acomodó a los seguidores del tabasqueño, en lugar de perjudicarlo lo puso en los cuernos de la luna política y acendró en su contra el coraje de millones de ellos que siguen jurando que le fue arrebatado el triunfo en 2006 a quien fuera candidato de la coalición ‘Por el bien de todos’.

Otro asunto que también le ayudó al ex jefe de gobierno capitalino fue la decisión votada mayoritariamente este fin de semana en Toluca durante una reunión entre perredistas del estado de México que, a instancias de los ‘Chuchos’ –Ortega y Zambrano–,  aceptaron ir en alianza –obviamente con el PAN–, para los comicios del 2011 en la entidad que gobierna Enrique Peña Nieto, quien igual que López Obrador, también se opone a las alianzas.

Sabiendo de las intenciones de los ‘Chuchos’ y del PAN-gobierno, López Obrador está seguro de contar con el Partido del Trabajo para lograr sacar de entre las ‘bases’ de la izquierda, a un candidato ‘o candidata’ para las elecciones en el estado de México, que pudiera derrotar al candidato del PRI y al de la alianza PAN-PRD. Acaso quiera repetir la fórmula Brugada-Juanito que tan buenos resultados le dio en Iztapalapa, pese al escándalo mediático que ello suscitó.

López Obrador, de quien no hay que olvidar que muchas de las mañas políticas las aprendió de su paso por el priísmo, estaría tejiendo sendas estrategias para el estado de México y para ‘la grande’, con argumentos similares e incuestionables que han propiciado el PAN y el PRI. Estos serían algunos de ellos:

El graves problema de desigualdad, aumento del número de pobres en el país, abandono de las políticas sociales, corrupción, impunidad, creciente desempleo, economía en declive, cobros de más impuestos, incesante aumento de las gasolinas siendo un país petrolero y, sobre todo, los problemas de inseguridad y del escandaloso número de muertos que ha cobrado la lucha contra el narcotráfico por insistir el gobierno en estrategias equivocadas.

Habrá que ver en la imaginaria si, en caso de ganar su candidato ‘o candidata’ los comicios del año próximo en el estado de México y en la misma saga él se lanzara por el PT para el 2012, y en similares circuntancias que a Fox de hartazgo ciudadano le favoreciera el voto mayoritario, sería capaz el tabasqueño de acabar con la oligarquía dominante y el grupo de los 30 potentados que dice tienen en un puño al país.

Muchos se preguntan si de veras emprendería una lucha contra la corrupción y la impunidad, contra la desigualdad, los abusos de poder y privilegios del que goza una minoría. ¿De veras cambiaría el sistema imperfecto del que hace referencia en su libro donde escribe que a México hay que depurarlo y corregir tantos defectos que han propiciado la clase política, los monopolios y las mafias cobijadas por el poder? ¡Ajáaa!, exclaman los incrédulos.