Archivo de la etiqueta: Política

Que AMLO acatará el resultado

PAULINO CÁRDENAS 

La idea no es propia. Antes de que López Obrador declarara que está puesto para firmar el documento que propone el Consejo Coordinador Empresarial en el que se comprometería a aceptar el resultado electoral del 1 de julio, Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del Distrito Federal, ya lo había declarado, al señalar que aunque la diferencia sea corta, habría que respetar el resultado. Agregó que si hubiese alguna irregularidad, hay instrumentos legales que permiten reclamarla ante las autoridades electorales y que así se haría, si fuera el caso. El eventual ‘secretario de Gobernación’ del tabasqueño manifestó que no se piensa cuestionar de ningún modo el resultado de las elecciones. ¿Será?

El mencionado Consejo, en un desplegado aparecido esta semana señalaba, entre otras cosas, que para garantizar que no se discutirán los resultados de las elecciones con reacciones fuera de la legalidad, convocaba a los aspirantes a la Presidencia a firmar su compromiso para respetar el dictamen de las autoridades electorales. Luego luego el abanderado de las izquierdas se apuntó: ‘Que me manden el documento y yo se los firmo’. Dijo que ‘fue el pueblo’ el que ‘le aconsejó’ respetar el dictamen de las urnas. En realidad sus asesores lo convencieron a que saliera a decir que sí lo firmaría, para efectos de ‘serenar’ los ánimos no sólo de la cúpula empresarial sino de los ‘nerviosos’.

No obstante, conociéndole al tabasqueño la facilidad con que cambia de opinión según amanezca de ánimo, pocos creen que, de veras, si llegase a perder ante Enrique Peña Nieto, cumpla su palabra de no hacer otro escándalo igual o peor del que hizo cuando no ganó en el 2006 ante Felipe Calderón. Aunque López Obrador se comprometió a respetar los resultados de la próxima elección federal y dijo que firmaría ese compromiso, advirtió que la única condición ‘es que no puedo estar en actos para firmarlo’.

Afirmó también que ‘el fantasma del fraude ya está disipado’. Y es aquí donde la puerca tuerce el rabo. ¿Quién le va a creer eso, cuando en su vida política lleva récord de protestas y escándalos cuando no ha ganado elecciones? ¿Quién le va a creer que el fantasama del fraude está disipado, cuando hace apenas unos días volvió a recurrir a ese artilugio en un mitín celebrado en Puruándiro, Michoacán, en donde empezó a amarrarse el dedo de manera anticipada, por si pierde la elección presidencial por segunda vez?

Pese a que había avanzado en puntuación en las preferencias según algunas encuestas, en ese poblado michoacano pareció entrarle la duda sobre su triunfo e invocó públicamente, de nueva cuenta, el fantasma del fraude que pudiera haber en su contra por parte de las autoridades electorales y la complacencia del PRI, de lo que se desprende, como ha sucedido históricamente en su caso, que si pierde, haría todo un escándalo nacional, azuzando a los suyos a seguirlo en su propósito de reclamo y de no aceptación del resultado en las urnas.

Apenas el martes 5 de junio, en Puruándiro, no parecía el más convencido de su triunfo, no obstante que tiene a a su favor a miles de fieles soldados y soldaderas que pertenecen a su movimiento y ahora con la suma del colectivo estudiantil #YoSoy 132, entre quienes saldrán los 450 mil escogidos para vigilar casillas en todo el país y ‘evitar’ que le pudieran hacer chanchullo con los votos. Por ello vuelve a escucharse desde ahora a todo pulmón en sus mítines el clamor de ‘!voto por voto¡’ y ‘!casilla por casilla¡’ instigados por él, que salido de las gargantas de sus fieles seguidores es como un remanso para sus oídos escucharlos.

Por ello, igual que sucedió hace seis años después de que perdió ante el abanderado panista que hoy despacaha en Los Pinos, nada indica que no hará lo mismo si no gana la contienda electoral, aunque firme lo que tenga que firmar. Ahora anda con la cantaleta de que ‘es el pueblo’ el que le dice lo que tiene que hacer. Pues bien, ¿y si ‘el pueblo’ le dice que mande al diablo lo que firmó y se vayan nuevamente al zócalo capitalino a plantarse permanentemente y a tomar las principales avenidas y calles de la ciudad de México y lo mismo hagan en otras urbes del interior de la República, no les hará caso?

Esos son los tipos de argucias que suele esconder el tabasqueño bajo la manga para sacarlas a relucir en su momento como hacen los magos, lo que invalida la creencia de que respetará, sólo por haberlo firmado, el compromiso de que respetará y aceptará los resultados de la elección, si pierde. Quienes lo conocen de viejo, saben que con la mano en la cintura rompería tal compromiso en la principal plaza pública del país, ‘porque el pueblo así me lo manda’. Y aléguenle.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

AMLO y sus reclamos de fraude

PAULINO CÁRDENAS

El nombre de Andrés Manuel López Obrador será sin duda el más mencionado de aquí a las elecciones del 1 de julio próximo y más allá de esa fecha. Si llegara a ganar promoverá una fiesta nacional. ¿Pero y si pierde? Dicen quienes lo conocen de siempre que si no es el vencedor de la contienda electoral, convocará a sus seguidores a armar una revuelta en todo el país. Y entre sus seguidores está el naciente movimiento #YoSoy 132, colectivo nacido ‘espontáneamente’ el pasado 11 de mayo en la Ibero, que lo ayudará a hacer bulla de aquí a las elecciones, y sobre todo después.

Si pierde volverá a clamar que hubo fraude en su contra. Ni duda cabe. Esa ha sido su bandera de reclamo siempre que pierde. Si pierde dentro de tres domingos, en plantón permanente exigirá nuevo conteo de actas, descalificará a las autoridades electorales y clamará, como en 2006, que hubo fraude en su contra, además de un complot y una conjura en su contra. Sin embargo sus reclamos de fraude no son nuevos. En su vida política varias veces ha enarbolado el fraude como bandera para hacerse la víctima cuando ha perdido.

Después de 12 años de militancia en el PRI, rompió con este partido; luego, en 1987, se unió a la Corriente Democrática del PRI que encabezaba Cuauhtémoc Cárdenas, y en 1988 compitió por el gobierno de Tabasco que ganó Salvador Neme Castillo. Ante los resultados que le fueron adversos publicó un libro de denuncia sobre el supuesto fraude. El 5 de mayo de 1989, bajo el liderazgo de Cárdenas, fue fundado el Partido de la Revolución Democrática y López Obrador fue designado su presidente en Tabasco.

En 1991 organizó una marcha para protestar contra el supuesto fraude electoral en Tabasco y Veracruz. El presidente Carlos Salinas ordenó entonces reconocer el triunfo perredista en dos municipios tabasqueños, Cárdenas y Nacajuca, donde se instalaron gobiernos de coalición PRI-PRD. En 1994, AMLO volvió  a intentar ser gobernador de su estado, que esta vez perdió con Roberto Madrazo. Tampoco aceptó los resultados e inició su segunda marcha que terminó con la entrega de un informe y documentos sobre el supuesto fraude en su contra. Sin reparar en mientes, publicó oootro libro con su verdad.

En julio de 2006, luego de que perdió la elección frente a Calderón con una diferencia de  243 mil 934 votos (0.58 por ciento), volvió a afirmar que hubo fraude en su contra, porque los resultados no le favorecieron e igual que en anteriores elecciones, vooolvió  a publicar un libro alegando fraude en su contra. De manera que la cantaleta de los fraudes es larga y recurrente en el tabasqueño. Ha sido sistemático ese modo de reclamo cuando los resultados electorales no le han favorecido.

La única vez que  no ha hecho irigote de fraude en su contra fue cuando ganó en 2000 la jefatura de gobierno del Distrito Federal. Esa ha sido por cierto, la única vez que el tabasqueño ha tenido un puesto de elección popular. Podría decirse que el hoy aspirante por segunda vez a la Presidencia, ha vivido del cuento, del acomodo político convenenciero y de negras traiciones, empezando por la que le propinó a su pater admirábilis político, Cuauhtémoc Cárdenas,  a quien hizo que renunciara del PRD y que hoy es su gran aliado.

El tabasqueño se opone rabiosamente –igual que Felipe Calderón– al ‘regreso del viejo PRI’ al mando federal, cuando él mismo es producto de ese viejo PRI en donde comenzó su carrera política. Desde el 2006 se la ha pasado quejándose de que hubo fraude en su contra, y a quien arribó al mando federal lo ha llamado todo el sexenio ‘Presidente espurio’ y ‘Presidente pelele’ mientras él se autonombró ‘Presidente legítimo’.

Pero de unos días para acá, extrañamente se ha empezado a referir pública y respetuosamente al michoacano como ‘Presidente Calderón’ en Tercer Grado y como ‘jefe del Ejecutivo’ en entrevista con Pepe Cárdenas. !!Órale!! ¿A qué obedece ese drástico cambio? Y de andar pregonando que acabaría con ‘la mafia del poder’ si ganaba, ahora dice que no perseguirá a nadie y que gobernará ‘para ricos y pobres’ si llega a ser Presidente. De pronto se volvió un alma de Dios. ¿Pero y si no gana?

Si no gana volverá a ser el de siempre, dicen quienes lo conocen de toda la vida. El tabasqueño confía en que los suyos, que son muchos, y el aguerrido movimiento estudiantil #YoSoy132 de reciente cuño, lo ayudarán a hacer el ruido necesario de aquí a las elecciones, y sobre todo después de esa fecha. Quienes manejan a través de las redes sociales tras bambalinas a esta agrupación estudiantil, parecen estar dispuestos a que pase lo que tenga que pasar con tal de que Enrique Peña Nieto no llegue a Los Pinos. Lo mismo piensan en la casa presidencial. ¿Habrá habido un pacto secreto?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Los indecisos quedaron peor

 PAULINO CÁRDENAS 

Peña Nieto y López Obrador salieron a cuidar lo suyo. Doña Josefina quiso atizarles a todos y perdió tiempo para ella. Mister Quadri de plano quiso robarle el rol a Javier Solórzano. Ese segundo debate celebrado en Guadalajara, el último organizado por el IFE, fue una decepción para todos. Incluso para los mismos protagonistas. Quien diga que lo ganó está mintiendo. A decir verdad, si de animar a los indecisos se trataba, estos de plano quedaron no igual sino peor de como estaban. Los candidatos ni la aspirante habrían ganado simpatías como para que voten por ellos el 1 de julio próximo. No hubo motivación para ello. Perdieron de hecho su última oportunidad.

En ese encuentro hubo temas que no se tocaron, como el horroroso número de muertos del actual sexenio derivado de la fracasada guerra de Calderón, ni las vergonzantes omisiones de su gobierno para con prácticamente todos los sectores de la población; tampoco debatieron sobre la ‘espontánea’ aparición del movimiento estudiantil #YoSoy132 que nació antipeñista y proamlista y que parece ser un colectivo de choque solamente; también quedo sin tocarse el tema de la famosa ‘pasada de charola’ para recaudar 6 millones de dólares que habrían de ‘garantizar’ el triunfo del tabasqueño.

De ahora en adelante no les quedará más que seguirse tirando lodo unos a otros y a otra, como lo venían haciendo hasta antes del domingo, no sólo en los spots sino en cada foro y mítines al que asistan, asuntos de los que la gente ya está harta de escuchar. Nadie cree que de aquí a las elecciones cada cual vaya a variar un ápice su script. En realidad lo que se escuchará en lo que resta de las campañas, serán precisamente los temas que no se abordaron en ese segundo decepcionante debate.

Un asunto que ha empezado a inquietar a millones de mexicanos en todo el país es la rebelión juvenil que se ha desatado en la capital del país y en otros lugares de la República, quienes ya llevan de antemano los dados cargados a favor de uno de los aspirantes. Si no tuvieran simpatía por uno y fobia contra otro, estaría perfecto, pero resulta obvio a quién quieren favorecer,  arrastrando a otros jóvenes. Es curioso, escribíamos ayer, que están señalando con índice flamígero el caso de Atenco en donde hubo dos muertos, y soslayen los más de 70 mil muertos que ha dejado la guerra de Calderón, muchos de ellos gente inocente.

Esa infructuosa guerra que le declaró al narco el mandatario panista sin consultarle a nadie y sin medir consecuencias, no sólo ha cobrado la vida de quienes andan metidos en los diferentes cárteles, sino que ha llevado a la muerte a miles de gentes que nada tienen que ver con la guerra contra el narco, por la actuación atrabiliaria de miembros del Ejército, instituto armado, junto con la Marina, en donde, hay que decirlo, también han fallecido decenas y decenas de elementos castrenses, más otros cientos soldados y marinos heridos por esa lucha, muchos de los cuales quedarán inválidos para el resto de sus vidas.

¿Por qué no hay registro por parte del movimiento 132 de clamores, señalamientos y exigencias para que se aclaren todos los crímenes de lesa humanidad a causa de esa guerra contra los cárteles de la droga? ¿Acaso ignoran los abusos que han cometido militares, marinos y policías federales contra gente inocente a quienes han vejado, violado sus derechos y sus personas, sin importar sin son mujeres, niños o ancianos?

¿No saben de tantas desapariciones forzadas, torturas e incluso asesinatos a mansalva de mucha gente que nada tiene que ver con la lucha armada del gobierno contra los capos, y que son muertes que nadie investiga. ¿Ignoran las corruptelas y colusiones de autoridades del actual gobierno con las mafias, incrustados en zonas por donde pasan los migrantes, quienes son objeto no sólo de abusos y vejaciones sino de trata de personas?

¿Quién financia y moviliza secretamente a través de las redes sociales a ese colectivo que comenzó siendo universitario y al que ya se les pegaron otros grupos ajenos a las universidades y que no tarda en tener infiltrados, mercenarios dispuestos a todo? Incluso Felipe Calderón, recién que irrumpió en la vida política el ‘132’, se jactó de que las manifestaciones de grupos sociales no han sido en contra de él ni contra su gobierno. Esa es precisamente la otra sospecha. ¿Por qué? ¿Será por lo que comentamos ayer en este mismo espacio?

Volviendo al tema del segundo debate, los ciudadanos lo que quieren saber es quién de quienes aspiran a la Presidencia será capaz de llevar a México por un mejor camino, que no sea el de la pobreza, el del caos, la incertidumbre, la desolación, los enfrentamientos, más violencia ni más muertes. De eso los mexicanos están hasta la madre. Y de eso no hablan al grano los candidatos. Acaso porque implicaría hacer compromisos que no van a cumplir. O quizá porque se requiere madera de estadista y en ello no se ven empeñados sus esfuerzos.

pcardenascurz@yahoo.com.mx

¿Quién ‘pompó’ a AMLO el ‘132’?

 PAULINO CÁRDENAS

Ya empezó a salir el peine sobre quiénes están detrás del movimiento “#YoSoy 132”. El pasado 6 de junio señalábamos en este mismo espacio que a raíz de que irrumpió en la vida política ese colectivo universitario, varios analistas y periodistas de investigación imparciales se habían avocado a indagar quién o quiénes eran los artífices que estarían detrás de ese grupo que aunque se autodefine como ‘apartidista’, está abiertamente en contra del candidato priísta Enrique Peña Nieto y descaradamente a favor del candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador.

Ese colectivo se está constituyendo en un grupo fáctico de choque frontal contra los que no están con ellos –como el que hubo el viernes en el estadio Azteca–, mientras los mexicanos ya no quieren revueltas, enfrentamientos, ni más sangre. Ya con el de la fracasada guerra de Calderón, tienen. Un dato curioso es precisamente que los del ‘132’ ignoran los más de 70 mil muertos del sexenio y en cambio le dan vuelo al reclamo de Atenco en donde hubo dos muertos. ¿Curioso no?

Y algo que llamó mucho la atención es que en el programa de Televisa, Tercer Grado, del pasado miércoles, el tabasqueño se refirió al mandatario panista como ‘Presidente Calderón’ y ya no como el ‘Presidente pelele’ ni como ‘Presidente usurpador’ ¿Pues qué le picó? ¿Ya hubo arreglo en lo oscurito, como se rumorea, para evitar que llegue Peña Nieto a Los Pinos? ¿En la casa presidencial ven con gusto los reclamos del ‘132’ al candidato priísta, su apoyo al Peje y la omisión de las cuitas de la administración calderonista que son muchísimas?

El pasado miércoles 6 señalábamos aquí que el nombre que ha surgido como uno de los posibles artífices y quien pudiera estar moviendo los hilos del movimiento de reciente cuño que está a favor del tabasqueño, es el del chileno Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio, de 38 años, quien en 2009 fue candidato independiente a la Presidencia de Chile. Había sido diputado por el Partido Socialista por Valparaíso; líder del Partido Progresista. Es cineasta, con una impresionante currícula como activista político juvenil cuya carrera la comenzó desde muy joven; tiene antecedentes familiares en las filas de izquierda y de la democracia cristiana.

Sin embargo, ha trascendido que uno de los principales operadores de ese movimiento es Manuel Camacho Solís, coordinador de DIA, (Diálogo para la Reconstrucción de México), que agrupa al PRD, Convergencia y PT. Uno de los analistas políticos que se dio a la tarea de indagar también quiénes son las manos que mecen la cuna del ‘132’, Ricardo Alemán, así lo dio a conocer ayer, y señaló que además del mencionado líder juvenil chileno hay en México otras gentes que están coordinando esa ‘ayuda’ a favor de AMLO.

Incluso el PRI acusó la semana pasada al tabasqueño de ya estar utilizando los recursos de la ‘pasada de charola’ que fue promovida en una cena en la que estuvieron algunos colaboradores directos de López Obrador y el uruguayo especialista en estrategias electorales Luis Costa Bonino quien propuso recaudar 6 millones de dólares, que serían destinados ‘a garantizar’ el triunfo del tabasqueño de lo cual el aspirante presidencial de las izquierdas se deslindó de las intenciones de que empresarios se cayeran ‘con su cuerno’ para apoyarlo. Típico en él. 

Además de Camacho Solís, ‘asesor’ del jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, hay otros personajes señalados como apoyadores de ese movimiento. El pasado miércoles señalábamos que había también uno muy allegado al tabasqueño a quien le había prometido un cargo en el gabinete si ganaba y que también estaría involucrado en el manejo de ese movimiento.

Se trata de Miguel Torruco Marqués, a quien el tabasqueño le ha ofrecido ser secretario de Turismo. Su hijo, Miguel Torruco Garza, es uno de los principales activistas en CU del colectivo. Su hermana María Elena está casada con Carlos Slim Domit, hijo de Carlos Slim Helú, considerado el hombre más rico del mundo según Forbes, y quien ha tenido conflictos con Televisa y TV Azteca porque el duopolio televisivo le han impedido entrar al mercado como tercera opción.  

Hay otros nombres de mucho menor peso, y personajes del mundo empresarial que están empujando ese movimiento a favor de AMLO, como Alfonso Romo, quien en el 2006 estuvo en su contra porque ‘era un peligro para México’ pero que de un tiempo para acá es su gran aliado. Lo que empieza a trascender es que detrás de esa maloliente conspiración está también Los Pinos, para evitar que llegue Peña Nieto a la Presidencia. De todo ese complot habrá que ver qué dicen los millones de mexicanos que irán a las urnas a votar el 1 de julio próximo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

El ‘132 ¿un grupo fáctico de choque?

PAULINO CÁRDENAS

Quienes están detrás del movimiento universitario “#Yosoy132”, al proveer su ayuda clandestina a través de las redes sociales a ese naciente grupo que ha manifestado estar en contra del candidato priísta Enrique Peña Nieto y que está abiertamente a favor del candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, a sabiendas podría estar contribuyendo a provocar el caos antes de las elecciones que se celebrarán el primer domingo de julio próximo, y si nadie los detiene podrían llegar a desestabilizar al país, ya que en primera instancia ese colectivo estudiantil, sin saberlo bien a bien, se ha empezado a constituir en un grupo fáctico de choque en ciernes, con tintes anarquistas.

En el fondo parece haber el intento de provocar una secesión social, a juzgar por lo que reflejan los discursos del colectivo. A su modo buscan romper con lo establecido. Ese grupo se ha autodefinido como ‘apartidista’ defensor de causas nacionalistas y sus miembros, fieles seguidores de sus líderes, se preparan para constituirse supuestamente en un ejército democrático, al parecer sin propósitos sediciosos, en defensa de la autonomía, del Estado de derecho y de la democracia. Sin embargo, en la práctica, tienden a convertirse en un grupo de presión que quiere imponer sus peticiones y condiciones por encima de lo institucional. ¿A quién les recuerda?

Desde que nació ese movimiento en la Universidad Iberoamericana, el viernes 11 del pasado mes de mayo, sus centros de operaciones por ahora han sido las instituciones de estudios superiores, privadas y públicas, en donde han comenzado a sesionar y en donde someten a votación sus acuerdos y proclamas. Un siguiente propósito parece ser el convertirse pronto en poder fáctico en las calles y en lugares públicos desde donde habrían de manifestarse como un grupo nacionalista compacto que quiere el cambio verdadero. ¿En voz de quién hemos eschuchado eso?

Los sucesos contra Peña Nieto, primero en la Ibero y días después en Querétaro; luego en menor grado de asedio las protestas contra Josefina Vázquez Mota en su alma mater, pero de más econo contra Isabel Miranda de Wallace, en la UAM de Iztapalapa, evidencian hacia dónde quiere ir ese movimiento. Una de las cosas que más preocuparon fue esa cartulina en la que se leía ‘Aburto en dónde estás, te necesitamos’ la cual salió a relucir el pasado 24 de mayo cuando unos 500 seudoestudiantes buscaban impedir el paso al vehículo en el que suponían iba el candidato priísta al salir del estadio municipal queretano.

Con condenas injuriantes y amenazantes actitudes que tienden a la violencia, ese movimiento estudiantil de nuevo cuño ha irrumpido de pronto y de lleno en la lucha partidista electoral que está en plena marcha, con miras a las elecciones que se celebrarán dentro de 23 días, el cual se ha declarado ‘antepeñista’, lo que choca con su argumento de que ‘#YoSoy132’ es ‘apartidista’, máxime cuando hay evidencias de que el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador es su consentido. En la Plaza de las Tres Culturas hubo una muestra de ello. En las afueras de Televisa ha habido otras.

Estas fuerzas de choque, cuasi pacíficas hasta ahora, no están exentas de que quienes pudieran estar detrás de ese movimiento universitario –ignorándolo la gran mayoría de sus integrantes–, estén encaminándolos a caer en actos de violencia, choques y enfrentamientos que pudieran desembocar en hechos de sangre. Los líderes gestores de ese colectivo acaso ni sepan a lo que los están orillando las manos que mecen esa cuna. Porque de que alguien está detrás azuzándolos a la rebeldía, ni duda cabe. No se dan cuenta los jóvenes que pueden infiltrarse mercenarios, profesionales de la provocación. Y si empieza a correr la sangre la factura se la pasarán al movimiento.

El por segunda vez aspirante a la Presidencia de la República anda feliz porque ese movimiento desde el principio se ha pronunciado a su favor y en contra de Peña. Pero también porque los estudiantes le están haciendo el favor de exigir la apertura informativa al duopolio televisivo, porque fueron al IFE a promover su inscripción como observadores electorales y porque exigieron que el segundo ‘debate’ que se celebrará este domingo 10 de junio en Guadalajara, se transmita en cadena nacional por los canales 2 y 13. Hasta ahora han logrado sus propósitos.

En asamblea realizada el pasado miércoles acordaron invitar a los candidatos para que participen en un debate por internet el martes 19 por la noche. Ya aceptaron López Obrador, Vázquez Mota y Gabriel Quadri. Peña Nieto ya lo descartó. Para esta noche en el estadio Azteca durante el juego de futbol México-Guyana, ese colectivo prepara proclamas contra el candidato del PRI y otros personajes que están en su lista de indeseables. Parece haber signos de desestabilización popular. ¿Esa es la consigna? ¡Cuidado!

pcardenascruz@yahoo.com.mx

¿Quiénes mueven a #Yo Soy 132?

PAULINO CÁRDENAS

A raíz de que surgió el  movimiento universitario #Yo Soy 132, varios analistas y periodistas de investigación imparciales, se han dado a la tarea de indagar quién es el artífice que está detrás de ese colectivo estudiantil que habría surgido ‘espontáneamente’ el pasado 11 de mayo en la Ibero, el cual, aunque se autodefine como  ‘apartidista’, está en contra del candidato priísta Enrique Peña Nieto, pero a favor del candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, a quien le demostraron su adhesión gritándole ‘presidente, presidente’ en un mitin que realizó en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco lo que, dicen, emocionó al tabasqueño hasta las lágrimas.

Al respecto parece haber presunciones de quién o quiénes pudieran estar moviendo los hilos de ese movimiento que estaría extendiéndose a otras plazas fuera del Distrito Federal como parte de la estrategia para debilitar al puntero en las preferencias electorales. Los personajes se ubican al parecer dentro del propio equipo del candidato del Movimiento Progresista, aunque hay al menos uno que fungiría como asesor externo y es extranjero. Parece que es un hombre de 38 años, chileno y especialista en adiestrar cuadros universitarios que saben movilizar masas estudiantiles para diversos fines. Se valen de las redes sociales para lograrlo.

Él sería un asesor del equipo de López Obrador, junto con el uruguayo especialista en estrategias electorales Luis Costa Bonino quien cobró fama por haber participado en la famosa cena celebrada en la casa de las Lomas de Chapultepec propiedad de Luis Creel –primo de Santiago Creel, ex secretario de Gobernación con Vicente Fox y frustrado aspirante a la Presidencia en el 2006–, quien propuso ‘pasar la charola’ para recopilar 6 millones de dólares (cerca de 90 millones de pesos), que serían destinados ‘a garantizar’ el triunfo de López Obrador, de lo cual el aspirante presidencial se deslindó de las intenciones de esa reunión que se habría realizado el 24 de mayo.

El nombre que ha surgido como posible artífice y quien mueve los hilos del movimiento estudiantil de reciente cuño que está a favor del tabasqueño, es el del chileno Marco Antonio Enríquez-Ominami Gumucio, quien en 2009 fue candidato independiente a la Presidencia de Chile. Había sido diputado por el Partido Socialista por Valparaíso; ha sido líder del Partido Progresista. Es un talentoso cineasta, con una impresionante currícula como activista político cuya carrera la comenzó desde muy joven; es carismático, nacido en 1973 y con antecedentes familiares en las filas de izquierda y de la democracia cristiana.

Se le atribuye ser especialista en movimientos estudiantiles y en hacer activismo liderando a esas fuerzas guardando distancia. Parece haber participado anteriormente en campañas electorales realizadas en México y Perú. En Chile asumió la coordinación de la campaña del senador Carlos Ominami en 1993 y 1999. Esta labor la continuó en la campaña presidencial de Ricardo Lagos en 1999, así como en las senatoriales de 2001 y en las elecciones municipales del año 2004.

Naturalmente que si se le pregunta a López Obrador si Enríquez-Ominami es uno de sus asesores, dirá que ni lo conoce, como sucedió cuando le preguntaron por el uruguayo Luis Costa Bonino, quien fue estratega electoral de varios presidentes sudamericanos, y a quien se atribuye la idea de la ‘pasada de charola’ para garantizar el triunfo del tabasqueño, y que criticó a Javier Sicilia, el líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, luego de que llamara al Peje intolerante, sordo, mesiánico, confrontador e incapaz de autocrítica para castigar las corrupciones de muchos de sus miembros. “Hay un espíritu fascista entre algunos de quienes lo apoyan”, le dijo Sicilia al tabasqueño en el Alcázar de Chapultepec.

Al parecer Enríquez-Ominami no es el único asesor en ese naciente movimiento universitario mexicano. Hay trascendidos en el sentido de que al menos otro importante personaje que pudo estar apoyando la idea de la creación del #Yo Soy 132, es uno de los más allegados y que más influye en el ánimo del candidato de las izquierdas, versión que de confirmarse, podría acabar en otro escándalo que pondría en otro predicamento al candidato de las izquierdas a la Presidencia de la República, y que pudiera dar al traste con sus aspiraciones. Se trata de alguien que AMLO lo invitó a formar parte de su gabinete este año y que por supuesto no es Cuauhtémoc Cárdenas.

Por lo pronto  el aspirante de la coalición Movimiento Progresista anda eufórico porque ese movimiento se ha pronunciado a su favor, porque los estudiantes han ido al IFE a promover su inscripción como observadores electorales y a exigir que el segundo ‘debate’ se transmita en cadena nacional. En lo horizontal aparentemente ese movimiento tiende a ser moderadamente beligerante con ideas liberadoras y de apertura democrática. En lo vertical ni ellos saben quién o quiénes están incitándolos al econo y que más temprano que tarde habrá los infiltrados a sueldo que provocarán la violencia. Y no tarda mucho. Algo podría pasar en el estadio Azteca este viernes 8 durante el juego México-Guyana.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

A votar por Peña Nieto invita Fox

PAULINO CÁRDENAS

El pasado domingo, en conferencia de prensa convocada en su rancho San Cristóbal ubicado en Guanajuato, su estado natal, el ex presidente Vicente Fox llamó a cerrar filas a favor de Enrique Peña Nieto, a quien no mencionó por su nombre. Esa declaración fue un  ‘descontón’ directo contra su sucesor el también panista Felipe Calderón, más que para su partido y su candidata. Eso habla del cisma que algunos niegan que hay desde hace rato en el Partido Acción Nacional. Muchos se preguntan por qué ese embate tan franco y directo del ex mandatario contra el jefe del Ejecutivo. De paso el guanajuatense le dio un fuerte  raspón al candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador. ¿Por temor a que llegue?

Acaso lo del apoyo que le da al ex mandatario mexiquense la razón se halle como consecuencia de que el gobierno de Calderón le mandó a su antecesor a principios de enero una inspección de peritos de la PGR a su rancho, por una denuncia por enriquecimiento ilícito que data de hace cinco años, pero que fue echada a andar seguramente porque el guanajuatense, antes de su declaración del domingo, ya le había alzado el brazo al priísta, diciendo que ahí estaba el posible ganador de las elecciones presidenciales de julio próximo. Luego declaró que ‘sólo un milagro’ lograría que la candidata panista pudiera ganar la contienda electoral.

La sorpresiva visita al rancho San Cristóbal que le hicieron peritos consistió en una inspección ocular de sus propiedades, a resultas de una supuesta acusación por enriquecimiento ilícito la cual había sido hecha por algunos legisladores y por su ex colaborador Lino Korrodi desde 2007. Los inspectores estuvieron revisando diversas áreas y muebles del lugar durante tres horas. Eso habría disgustado a Fox, aunque en ese momento no hizo ningún pronunciamiento al respecto.

Después hubo aquel encuentro ‘casual’ con doña Josefina en Monterrey que muchos pensaron que era parte del doblegamiento para que apoyara a la candidata panista, ya que en la capital de Nuevo León le dijo ‘presidenta’ y le besó la mano, y ella toda ingenua habló de que por ese gesto creía en milagros, ya que se fue con la finta de que Fox haría proselitismo a su favor, lo cual nunca sucedió. Al considerar que no había pasado a mayores lo de aquella inspección a su rancho, en otra de sus declaraciones volvió a dar a entender que la panista no llegaría con el triunfo.

Luego se dio a conocer el caso de los hijos de Martha Sahagún sobre supuestas prácticas ilícitas realizadas a base de tráfico de influencias de la mamá y del padrastro, lo que volvió a poner contra la pared a la ex pareja presidencial. Tal vez Fox esperaba que el gobierno de Calderón le entrara al quite para suavizar las cosas, pero al parecer eso no sucedió sino que su sucesor dejó correr el balón. ¿Acaso por eso el ex mandatario volvió a la cargada y llamó a cerrar filas con el candidato presidencial que está el frente de las encuestas?

En su conferencia del pasado domingo también se refirió al candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador de quien dijo, ‘se le ha inflado artificialmente’ y tiene una propuesta del pasado, ‘una propuesta de gobierno del siglo XX que no va a prosperar en nuestro país’. Añadió que no puede creerle al Andrés Manuel López que hace 15 años incendiaba pozos petroleros, que hace 10 años descalificaba las instituciones y que hoy tiene un discurso amoroso y contestatario.

Recomendó que para la elección de un presidente de la República se debe tener absoluta certidumbre, esto es, como están las cosas, el pueblo de México debe estar bien informado, muy consciente de cuáles son las verdaderas propuestas, cuáles son los engaños, las mentiras, los ataques, las descalificaciones, que debemos hacer un lado, refirió.

Respecto al movimiento universitario #YoSoy132, que se ha manifestado en contra de Peña Nieto, consideró que está manipulado y no tendrá ningún efecto electoral. “No creo en la generación espontánea; simple y sencillamente no creo posible que 100, 500 o mil jóvenes se pongan de acuerdo de la noche a la mañana en un tema a seguir; simple y sencillamente alguien armó esto detrás”, aseguró. No señaló la mano de quién está detrás.

El otro palo, que no fue de ciego, fue asestado contra el tabasqueño, quien anda como león enjaulado por lo que ha salido a relucir de la ‘pasada de charola’ por 6 millones de dólares para su causa, tema del cual se deslindó, igual que con los casos del ‘Señor de la ligas’ René Bejarano, Carlos Ahumada, Gustavo Ponce y más recientemente el del ex gobernador de Baja California Sur, el perredista Narciso Agúndez, hoy encarcelado por desvío de recursos públicos.

Como sea, y aunque dicen que nada alterará las preferencias electorales, lo dicho por el ex presidente fue en primera instancia un ‘descontón’ seco contra Felipe Calderón lanzado desde el rancho San Cristóbal. Lo de Fox contra el Peje, ¿por miedo a que llegue?

pcardenascruz@yahoo.com.mx