Archivo de la etiqueta: PRI

Juntos, por la reconstrucción del país

PAULINO CÁRDENAS

Habrá que ver si Enrique Peña Nieto se allega de políticos progresistas de pensamiento y obra, que además de contar con experiencia, logren romper con el estigma de que el PRI, que sacará al PAN de Los Pinos el 1 de diciembre próximo será el regreso al pasado de ‘la dictadura perfecta’, y que lejos de ello su mira sea muy alta y esté puesta en el futuro promisorio que merece México, echando a andar desde el primer día de su gobierno prácticas democráticas que demuestren que tendrá una visión de Estado como gobernante, y que no habrá de quedarse en el intento de la solución de los problemas ni en la coyuntura del diagnóstico para atender las demandas sociales, como sucedió con los gobiernos panistas de Vicente Fox y de Felipe Calderón, quienes dejaron a los mexicanos con muchas promesas de campaña incumplidas.

El próximo Presidente de México debe recordar ante todo que el PRI no goza, ni con mucho, de una luna de miel con el electorado, sino al contrario. Habrá de esforzarse para establecer un diálogo permanente con las fuerzas políticas de oposición, y ocuparse personalmente de trabajar con sus mejores cartas en el Congreso de la Unión con responsabilidad compartida con los demás partidos, para construir acuerdos sustantivos que permitan sacar adelante las reformas necesarias que requiere con urgencia el país. Eso será fundamental en el arranque de su administración. Para ello acaba de presentar a sus Tres de Caballería que inicialmente coordinarán los ejes sustantivos en los que soportará sus primeras acciones de gobierno.

Ellos son Jesús Murillo Karam, Luis Videgaray y Miguel Osorio Chong. Los tres se ocuparán, durante el periodo previo a la toma de posesión y al nombramiento formal del gabinete de Enrique Peña Nieto, de coordinar varias tareas por encargo de su jefe. Se habla de que el primero podría ser nombrado en la Secretaría de Seguridad Pública, el segundo en la Secretaría de Hacienda, y el tercero la Secretaría de Gobernación.

Por lo pronto, se encargarán de coordinar los trabajos para la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción, que se ocupará de investigar y sancionar actos de corrupción de los tres órdenes de gobierno y de los tres Poderes de la Unión a partir de la denuncia ciudadana. Asímismo tienen el encargo de conformar una iniciativa que dote de mayores facultades al Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), para que pueda tener competencia en asuntos estatales, municipales, del Poder Judicial y del Legislativo.

También tienen la indicación de su jefe, de iniciar el estudio para crear una ‘instancia ciudadana y autónoma’ que supervise la contratación de publicidad entre los tres niveles de gobierno y los medios de comunicación, con el propósito de abonar al acceso a la información y la transparencia. Las tres iniciativas requerirán que la Constitución sea modificada. Y es precisamente para alcanzar acuerdos en el Congreso de la Unión, que se requerirá de un intenso trabajo y tejido fino para tender los puentes necesarios con la oposición, con miras  a lograr que se ventilen en San Lázaro las propuestas del Ejecutivo, previo estudio y adecuaciones si fueran necesarias, antes de la aprobación de las mismas.

Tras manifestar su confianza en que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación calificará la elección del pasado 1 de julio a su favor, Peña Nieto expresó que como Presidente de la República privilegiará el diálogo, escuchará y tenderá canales de comunicación permanentes para permitir que la democracia avance. Sabemos, dijo que en el Legislativo el PRI no contará con mayoría absoluta, por lo que habrá que trabajar conjuntamente con los demás partidos representados en el Congreso, para sacar adelante las reformas que requieran pasar por el tamiz cameral.

Se sabe que en la agenda legislativa estarán programadas diversas reformas estructurales como la Laboral, la Fiscal o Hacendaria, y la Energética ­o de Pemex por mejor decirlo, e incluso que se le dará especial énfasis a la de Seguridad Pública, entre las que más se han mencionado. Sin embargo la más más caballona, la que coronaría todo lo demás y le daría mucha fuerza y reconocimiento a su gobierno, sería lograr una reforma integral del Estado, lo que significaría el primer gran paso para la modernización del Gobierno mexicano, que garantizaría un futuro más promisorio para la nación.

Su gobierno tendrá un papel fundamental que desempeñar, no sólo en el combate a la pobreza y la nivelación de la desigualdad social, sino en otro gran tema como es el del combate a la delincuencia organizada, en donde sin duda pondrá especial interés, ya que la horrorosa herencia de muertos producto de la trágica guerra de Calderón, será motivo necesario de replantear una nueva estrategia. ¿Logrará sus propósitos Peña Nieto? Mucho dependerá del trabajo de sus primeras figuras que acaba de presentar en sociedad y los que más adelante dé a conocer, pero sobre todo de la suma de voluntades para lograr acuerdos entre los legisladores priístas con los de la oposición. Lo que sí ha reiterado es que bucará que todos vayan juntos en pro de la reconstrucción del país.

@Paulinocomenta

AMLO sería un ‘López Chávez’: Fox

PAULINO CÁRDENAS 

El ex presidente Vicente Fox, refiriéndose a AMLO, dijo hace unos días que “en México no queremos un López Chávez”, en alusión a que si gana sería como el presidente venezolano Hugo Chávez. “De ninguna manera México puede ser Venezuela; sería el caos, el desorden, y la pérdida del futuro para los jóvenes; México no puede ser Venezuela; en México no queremos un López Chávez”, reiteró el ex mandatario panista en rueda de prensa celebrada en Guanajuato, donde volvió a reiterar que los mexicanos deben de votar por el más adelantado de los aspirantes, el priísta Enrique Peña Nieto.

“Seguramente me van a criticar por eso, pero no importa”, señaló el hombre de las botas que estuvo en el mando federal de 2000 a 2006 y que sacó al PRI de Los Pinos después de más de siete décadas de gobernar al país consecutivamente. Ese mismo día el aspirante de las izquierdas celebraba en Guanajuato un mitin. “Los socialdemócratas del mundo, mi respeto para ellos, han sabido gobernar con eficacia; pero mi rechazo absoluto y total al populismo, a la demagogia, al engaño”, añadió Fox.

El exmandatario, en entrevista con CNN, dijo que el candidato presidencial de la izquierda “mandó” a los jóvenes a la Universidad Iberoamericana, escuela donde surgió el movimiento tras las protestas por la visita del abanderado priísta, Enrique Peña Nieto. “Hay un titiritero detrás, en el origen, que los mandó a la Ibero, que luego muchos estudiantes de buena fe, quizá con candidez, se sumaron temporalmente pero que hoy ha quedado al desnudo y al descubierto: no es más que un movimiento más de López Obrador”, manifestó el panista.

Fox añadió que “no tiene nada de malo” que el tabasqueño haya iniciado el movimiento #YoSoy132, pero se debe “decir la verdad al resto de los  jóvenes”. Añadió: “Los jóvenes, bienvenidos a participar; los jóvenes deben de estar muy activos en política y por tanto, ojalá y siga ese movimiento. “Si siguen trabajando para construir un México exitoso, democrático, con oportunidades iguales para todos, bienvenido ese movimiento. Si van a hacer camorra porque los invita ‘López Chávez’, pues ya quedarán claramente desnudos ante la opinión pública”. Sin embargo concluyó: “el verdadero 132″ se verá el día siguiente de la elección”.

Mientras tanto, el candidato de la coalición de las izquierdas comienza a preparar el escenario de derrota y a adelantar lo que hará si pierde las elecciones como muchos aseguran que sucederá, estrategia que consiste en lo mismo que ha hizo en 2006 “pero mejorado’ dicen algunos de sus seguidores. La respuesta consistirá en desconocer los resultados, criticar a las autoridades electorales, convocar a un plantón indefinido en el zócalo capitalino y en las principales calles y avenidas de la ciudad de México, así como una réplica de esas acciones en el interior de la República.

Desde hace unos días anda diciendo que la cúpula del PRI, en un cónclave que se realizó en el estado de México, ‘se dio la órden’ de aplicar una estrategia de presión a los gobernadores de ese partido, para que se comprometan a pactar ‘una cuota’ de votos el día de las elecciones, para garantizar el triunfo del candidato del Revolucionario Institucional, Enrique Peña Nieto. Incluso dijo que presentaría ‘pruebas’ de su dicho, ante las autoridades eletorales.

Lo que no ha querido es reconocer el vínculo que tiene con el uruguayo Luis Costa Bonino, estratega electoral quien dijo en una cena celebrada en la casa de Luis Creel, en la que estuvieron gentes muy allegadas a López Obrador, que el candidato de las izquierdas estaba a 6 millones de dólares de garantizar su triunfo, luego de lo cual  se habría pasado la ‘charola’ entre empresarios e insutriales para recolectar esa lana y meterla en el ‘cochinito’ del Peje para su causa. Gobernación no ha dado a conocer oficialmente datos sobre la condición migratoria del promotor extranjero.

Tampoco ha querido que se fiscalicen sus gastos de campaña ni la forma en que ha fondeado sus gastos para vivir y para viajar durante los seis años que lleva de campaña después de su primera derrota como aspirante a la Presidencia en 2006. Al respecto Leonardo Valdez, consejero presidente del IFE, dijo: “Yo celebro que el candidato haya puesto a disposición de los medios esa información. Es un buen gesto, pero no es información que tenga vinculación o alguna relevancia para efectos de la fiscalización”, indicó.

El mismo funcionario, respecto a la insistencia que ha empezado a reiterar el tabasqueño de que podría haber fraude en las próximas elecciones, salió al quite y dijo que ciudadanos y por ende candidatos, deben estar completamente seguros de que “estamos listos para enfrentar la recta final del proceso electoral y que los votos serán protegidos por la justicia electoral”. Mientra tanto, el panista Fox insiste en que se vote por el priísta Peña Nieto y que ‘en México no queremos un López Chávez’. ¿Servirán sus consejos?

@Paulinocomenta

El encono puede dividir a México

PAULINO CÁRDENAS 

El encono que ha empezado a ahondarse cada día más entre los aspirantes presidenciales y sus seguidores conforme se acerca la fecha de las elecciones, podría desembocar en un enfrentamiento abierto, clasista y violento, entre los muy pobres, los no tan pobres, los muy ricos y los olvidados, lo que podría dividir al país más de lo que está por como lo ha dejado el gobierno saliente cuya prioridad única ha sido la fracasada guerra contra los cárteles de la droga, máxime si el perdedor de la contienda vuelve a ser el abanderado de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador quien empieza a hablar otra vez de que hay un ‘compló’ en su contra.

El tabasqueño anda que no lo calienta ni el sol por la supuesta ‘pasada de charola’ promovida por gente allegada a él, para juntar 6 millones de dólares ‘que garanticen su triunfo’ en las elecciones del 1 de julio próximo, que aunque nadie sabe a qué se aplicaría ese dinero, hay muchas suspicacias al respecto. Por lo pronto le anda echando la culpa a los medios, los que dice que están a favor de Enrique Peña Nieto, de ‘ inventarle historias’, como ese asunto del ‘boteo’ entre empresarios e industriales, lo que evidentemente el aspirante del Movimiento Progresista niega.

Y si no gana, ¿ese dinero se aplicaría para hacer un escándalo superlativo después de las elecciones?, es lo que se preguntan en el PRI, en donde también existe temor conspirativo respecto de su candidato, solo que la conjura la ven por parte del gobierno federal que encabeza Felipe Calderón quien, aseguran, por ningún motivo quiere que el aspirante más adelantado en las encuestas llegue a la Presidencia. Hay varias versiones sobre el por qué está dispuesto a todo para que el PRI no sea el partido que saque al PAN de Los Pinos aunque todo parece indicar que eso será inminente.

En el tricolor están preparados ‘para lo que viene’ en cuanto a otras posibles embestidas del gobierno a través de la PGR, que con la ‘ayuda’ de la DEA querrán sacar otros asuntos de supuestos vínculos con el crimen organizado, como el que han querido arreglar a toda prisa contra el ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, aunque muchos apuestan a que al final, ese y otros casos habrán de acabar  como el famoso ‘michoacanazo’ o el ’hankazo’ por la falta de cuidado en la instrumentación de los operativos y sobre todo por la falta de coordinación entre instancias federales y estatales con el poder judicial.

El aspirante de las izquierdas ha venido diciendo que con la ayuda de los suyos, esta vez será ‘la buena’ y no le quitarán el triunfo como hace seis años. Sin embargo, quienes no están con él temen que paulatinamente vaya apareciendo su verdadero ‘yo’, el del carácter autoritario, el del espíritu incendiario como cuando amenazaba quemar pozos petroleros en Tabasco, todo concentrado en su vocación mesiánica y caudillista, luego de quitarse la máscara de amoroso con la que pretendió hacer creer a muchos que había cambiado, una vez que, como en 2006, se le ha metido en la cabeza que nada impedirá su triunfo el primero de julio y cuyo resultado por supuesto que cuestionaría con los suyos si le es adverso.

López Obrador es el candidato de los deslindes, no sólo porque ha negado ‘estar enterado’ de la colecta de 6 millones de dólares para su causa, igual que  negó cuando conocer al ex gobernador perredista de Baja California Sur, Narciso Agúndez Montaño, cuando hay fotografías y videos en donde aparece el tabasqueño alzándole el brazo cuando ganó la gubernatura a quien hoy está en la cárcel acusado por malversación de recursos del erario. El mismo delsinde hizo en 2004 con los casos del ‘Señor de las ligas’ René Bejarano y de Gustavo Ponce.

Desde que las encuestas empezaron a registrar a su favor un ascenso en las preferencias disputándole el segundo lugar a la aspirantes panista Josefina Vázquez Mota, comenzó a aflorar su verdadero estilo personal de decir las cosas, pasando a segundo término su papel de candidato amoroso. Con vehemencia y advertencias empieza a hablar de lo que hará de llegar a la Presidencia, aunque no explica bien a bien cómo lo logrará. No basta que diga que repatirá dinero entre los mexicanos porque eso es populismo vil.

En el 2006 la campaña de Andrés Manuel tenía dos vertientes principales: las promesas de felicidad futura y la amenaza de castigo a los responsables de las desgracias que ha padecido el país. Al inciar su campaña para el 2012 dijo que a quienes antes amenazaba ahora les profesaría amor, reconciliación y perdón. Pero de unos días para acá parece haber retomado aquellos dos componentes centrales de hace seis años, lo que empieza a poner nerviosos a los que creyeron que había cambiado, sobre todo los señores del gran capital.

Muchos le darían su voto, de no ser porque dudan que al llegar al poder suceda lo que pasó con los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón. Es obvio que para todo lo que se propone hacer el tabasqueño le faltaría tiempo y sin duda querría repetir en el poder, dicen algunos. Más ahora que su nuevo aliado Cuauhtémoc Cárdenas cree que la izquierda no sólo podría ganar la Presidencia, sino el Congreso. ¿Y si no gana el tabasqueño qué pasará? No falta mucho para saberlo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

El repudio se verá en las urnas

PAULINO CÁRDENAS

Cuestionado sobre las marchas de estudiantes y organizaciones que han habido en contra del candidato del PRI a la Presidencia, el mandatario panista Felipe Calderón dijo orondo que en México, a diferencia de lo que ocurre en otros países, las manifestaciones de grupos sociales no han sido en contra del mandatario en turno, sino de otros actores. Soslaya que los que protestan lo hacen por lo que consideran que puede tener remedio, no por lo irremediable; que se trata de señalarle cosas al que viene y que escucha, no al que está de salida y ha puesto oídos sordos a todo, y que la verdadera manifestación de repudio masivo será en las urnas el primer domingo de julio, entre otras razones por tantas promesas incumplidas, tanta demagogia, tanta guerra inútil y tantísimos muertos que nadie sabe dónde quedaron.

El titular del Ejecutivo habló después de participar en la segunda Cumbre de México y la Comunidad del Caribe celebrada en Barbados, en donde refrendó en conferencia su respeto a la libre expresión. “No deja de ser paradójico que en otros países haya manifestaciones, en la gran mayoría o en casi todos las manifestaciones son en contra del Presidente. En México no es en contra del Presidente, sino de otros actores. Pero eso es una curiosidad nada más”, expresó.  Por suerte los hechos lo volverán a la realidad y lo sacarán de su sueño guajiro en las próximas elecciones, en donde su partido, si no hay alianza, quedará tercero. Él mismo será testigo.

Y perderá porque a los mexicanos -jóvenes, adultos y viejos-, les quedó claro que en los doce años de gobiernos panistas no hubo los famosos cambios que ofrecieron en campaña su antecesor y él,  por lo que  las cosas no mejoraron ni un ápice sino al contrario, ya que la situación económica familiar de millones de mexicanos, en lugar de mejorar, empeoró y como se la pongan a los gobiernos anteriores -esos a los que, para justificar tantas pifias, fallas y omisiones de su gobierno, hoy trata de echarles todas las culpas habidas y por haber en un acto de desesperación que quiere disfrazar con acervas críticas sin tener el valor y la honestidad de reconocer los propios errores de su administración- antes no era así.

En otra parte de su intervención habló de los arraigos de tres generales y un coronel del Ejécito. Afirmó que son sospechosos de tener vínculos con el crimen organizado y dijo que en su administración no se tolerarán actos contra la ley, “vengan de quien vengan”. Aunque lamentó y condenó que algunos militares hayan incurrido en actos ilícitos, enalteció la labor de la milicia contra el crimen organizado.

“Mi gobierno reconoce el esfuerzo y la patriótica tarea que han venido desempeñando las Fuerzas Armadas y en particular el Ejército. Sin él, probablemente el país hubiera caído en manos de criminales. Las Fuerzas Armadas han defendido la seguridad interior del país con valentía, con lealtad y con patriotismo”. Esto aunque él mismo ha aceptado que los cárteles de la droga han establecido gobiernos paralelos en México, donde cobran lo que el Estado no recauda.

Respecto a este tema del Ejército, habría que preguntar por qué, si la pista que tenía la DEA de los supuestos vínculos con los cárteles de la droga por parte de los militares arraigados, tenía años, ese asunto se tiene que ventilar en pleno proceso electoral, a modo de cortina de humo para hacer escándalo y ocultar nadie sabe qué cosa. Lo que se dice es que al menos uno de los casos, el del general diplomado del Estado Mayor, Tomás Ángeles Dauahare, tiene más tintes políticos que otra cosa.

En este sexenio, de 2006 a 2008, fue subsecretario de la Defensa Nacional y tiene una impresionante trayectoria militar, pero su pecado habría sido no sólo el haberse reunido en un foro de discusión sobre el futuro de México en el que estuvo el candidato priísta Enrique Peña Nieto, sino lo que en el mismo dijo. Invitado por la Fundación Colosio, señaló que la estrategia de guerra de Calderón contra los cárteles de la droga era equivocada y criticó que el Ejército siguiera en las calles combatiendo delincuentes, cuando ese no es su papel.

Eso obviamente al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, Felipe Calderón, le cayó en la punta del hígado. Los otros militares que han sido arraigados e incomunicados ilegalmente son Roberto Dawe González, Ricardo Escorcia Vargas y Silvio Isidro de Jesús Hernández Soto, a quienes se les acusa también de estar vinculados con el cártel de Los Beltrán Leyva, según ‘testigos protegidos’. Lo que espera la alta jerarquía militar es que esas detenciones no vayan a resultar otro ‘michoacanazo’ u otro ‘hankazo’, porque podría haber un motín en su contra. El arraigo es por 40 días y terminará en vísperas de las elecciones. Algo perverso entraña ese cálculo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Está harta la clase trabajadora

PAULINO CÁRDENAS 

La clase trabajadora harta e indignada le mandó un mensaje muy claro al PAN y al PRI el pasado martes durante el desfile del Día del Trabajo, donde los sindicatos independientes arremetieron contra esos dos partidos ‘porque han quebrantado la nación’ por lo que ‘hay que cobrarles la factura’ y ‘vetar a sus candidatos’ en la contienda electoral que se avecina. Esa conmemoración se convirtió en  un foro de crítica abierta por las promesas incumplidas de los mandatarios cuyos partidos han ostentado el mando federal.

A lo largo de la marcha se escucharon y se vieron fuertes epítetos que fueron desde lo más ingenioso hasta lo más punzante. ‘Di no a la Mota’ decía uno, ‘No votes por Peña, quiere quitarle el águila a la bandera y ponerle una gaviota’ decía otra consigna o ‘No regales tu voto al PRI-AN’, mientras que los desplazados de la línea aérea más antigua portaban pancartas que decían: ‘Los indignados de Mexicana también votamos’; y en una más se leía: ‘última marcha del Día del Trabajo de la era panista’.

Los manifestantes sacaron a relucir el hecho de que Felipe Calderón no ha sido el presidente del empleo, sino “el de la sangre”; del antisindicalismo, el que más obreros pobres o desempleados deja; el que ha intentado imponer una reforma laboral regresiva; el que no resolvió las huelgas mineras; el que puso en la calle a más de 44 mil trabajadores de la compañía Luz y Fuerza del Centro. En síntesis pidieron el voto de castigo el primer domingo de julio para quienes los han empobrecido.

Se vieron muñecos de cartón que representaban las figuras de los aspirantes del PAN, Josefina Vázquez Mota, y del PRI, Enrique Peña Nieto, con leyendas en repudio a sus candidaturas. Otros portaban caretas con el famoso rostro que representa a los indignados del mundo y que usa el grupo Anonymous. Los contingentes, con un mayor número de sindicatos representados esta vez y por tanto más numerosos que en años anteriores, marcharon del Eje Central hasta el Zócalo capitalino.

En algunas pancartas se leía: “Si eres mexicano no permitas que estos partidos sigan saqueando a México: PAN-PRI”, “Josefina y Enrique, sinónimos de corrupción”. Por aquello de que este sería el último primero de mayo de los gobiernos panistas, los trabajadores independientes acuñaron una nueva consigna “¡Ya se van, ya se van, y no volverán!”

Fue pues una fiesta de alarido, de repudio y de reclamo de décadas de olvido y de abusos contra la clase trabajadora, que a cuentagotas y con eventuales actos de violencia han logrado diversas prerrogativas que el sistema autoritario priísta y la indolencia panista, no sólo las han frenado sino en muchas ocasiones pisoteado, por lo que las calles de la ciudad capital de nuestro país escucharon por varias horas las protestas que parecieron volverse el prólogo que podría marcar un derrotero diferente para México el primero de julio.

Además de los gremios de los electricistas disidentes, del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, participaron organizaciones campesinas y sociales. Ahí, en medio de rechiflas hacia el régimen calderonista, se llamó a conformar una nueva central de trabajadores, que permita revertir la política antilaboral del panismo, y se anunció que se organizará un “IFE alterno”, porque “ya se cocina otro fraude”.

En esa conmemoración del Día del Trabajo estuvieron miles de trabajadores no sólo de quienes integran las listas de los indecisos, sino de los que de plano están dispuestos a anular su voto el 1 de julio próximo. Ellos y sus familias, junto con otros muchos que no siendo de ese gremio están igual o peor de decepcionados, como son las familias de las zonas rurales que viven en la pobreza, más los que sobreviven en la total desesperanza olvidados por el gobierno, hacen una sumatoria de millones en todo el país.

Esos son los que podrían lograr una revolución electoral si es que deciden, en lugar de abstenerse o anular su sufragio, darle su voto a quien no sólo prometa sino a quien garantice cómo va a combatir la corrupción, impedir la devastación de bosques, castigar ejemplarmente los abusos de las fuerzas de seguridad, cambiar radicalmente la estrategia de guerra contra las mafias, fijarle límites al poder, supervisar las tareas legislativas y judiciales, castigar el desvío de recursos públicos, conjurar el monopolio de la partidocracia, y recuperar los índices de ingreso y de desarrollo del país.

La marcha de los trabajadores indignados del pasado martes en la capital del país fue sin duda un aviso para los candidatos que creen que podrían ganar sólo con el voto duro, sus mañas y sus trampas. Fue –mucho ojo–, una especie de última llamada. La clase trabajadora está harta. Igual que millones de mexicanos. Y al parecer ningún aspirante ha reparado en ello.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Los candidatos y sus mentiras

PAULINO CÁRDENAS

La historia de las mentiras de los candidatos que aspiran a ser Presidente, gobernantes,  ediles o legisladores sigue siendo muy parecida y es muy antigua. En la actualidad no es distinto. Hoy por ejemplo, el PAN cree que generando spots en donde acusa al priísta Enrique Peña Nieto de mentiroso, es como va a generar las condiciones apropiadas para convencer a la ciudadanía, indecisa o no, a que vote por Josefina Vázquez Mota. Ese enfoque  está equivocado. La gente no quiere escuchar chismes ni dimes y diretes entre candidatos, sino que le propongan planes de gobierno sensatos y alcanzables para salir cuanto antes de la agobiante realidad que viven millones de mexicanos.

Porque no es sólo el ex gobernador mexiquense el que en todo caso sería un mentiroso por supuestamente no haber cumplido con los compromisos que suscribió cuando inicio su mandato en el estado de México, sino la propia aspirante panista quien en uno de los spots proselitistas hablaba de que cuando fue titular de Sedesol había logrado dotar a la gente más necesitada de más de 3 millones de piso firme, cuando el informe de Fox y del INEGI hablaban de otras cifras muchísimo menores. Esto le valió que el PRI la tildara de ‘una mentirosa descarada’. Ese partido señaló que la diferencia en los números ‘es simplemente vergonzosa’.

De poco le sirve a los ciudadanos estar escuchando acusaciones mutuas que a nada llevan, si la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional acusa a la candidata de mentir y basa su oferta electoral en el engaño y la falsedad, o que en una costosa campaña con dinero que sale del erario el PAN le revira con la misma moneda en busca de que Peña Nieto acepte que le ha mentido a México, mientras que el PRI le saca a relucir a Vázquez Mota si ‘ser mentirosa es ser diferente’. ¿Quién gana con toda esa retahíla de acusaciones mutuas?

Para colmo, todavía uno de los contrincantes, el tricolor, propuso instalar una ‘mesa de la verdad’ en donde se diriman las acusaciones y prueben sus dichos los panistas sobre las obras que quedaron inconclusas durante el mandato del priísta cuando fue gobernador, lo que el aspirante de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, calificó como una ‘cortina de humo’ y una simulación supuestamente convenida entre ambos partidos para ocultar, según el tabasqueño, el enorme gasto de campaña del ex mandatario mexiquense. El hecho es que las acusaciones de que uno y otro echa mentiras, como estrategia de campaña, no es por supuesto el camino para ganar votos.

Los mexicanos saben de antemano que todos los candidatos mienten cuando andan en campaña y prometen hasta lo que no, y cuando ganan, se olvidan de todas sus promesas lo que los hace quedar como unos mentirosos de cara a la nación. El caso más reciente es el de Felipe Calderón, quien no cumplió sus promesas de campaña, empezando por la creación de empleos y de que propondría bajar los impuestos a quienes menos ganaran, que abatiría los índices de corrupción y que le entraría de lleno a erradicar la impunidad, entre algunas promesas que ofreció para llegar a Los Pinos.

Pero no es el único. De hecho todos los aspirantes han hecho lo mismo en todos los tiempos. Vicente Fox, por ejemplo prometió solucionar el conflicto de Chiapas en 15 minutos, crear un millón de empleos al año, y lograr un crecimiento anual de la economía de 7 por ciento. Fueron pamplinas. La principal promesa de Ernesto Zedillo fue el ‘bienestar para tu familia’ y más pronto de lo que se imaginó vino el ‘error de diciembre’ y la debacle de sus promesas, empezando por el agudo desempleo que empezó a verse en todo el país.

Con Salinas de Gortari su obsesión fue que México debía entrar al primer mundo, por lo que impulsó la entrada de nuestro país al Tratado de Libre Comercio sin ser la nuestra una nación competitiva, sobre lo cual habría que preguntarle a millones de trabajadores y a muchos empresarios cómo les fue con esa necedad.  Y de Miguel de la Madrid sólo habría que recordar cuando quiso abolir la corrupción y no pudo por la serie de amafiatos entre autoridades y la delincuencia, organizada y no, que prevalece hasta nuestros días, lo mismo que ahora se propone el candidato López Obrador si llega a ganar las elecciones según dijo.

La mentira nunca se logra dice el viejo adagio. De modo que es inútil la insistencia del PRI y del PAN de andarse tildando mutuamente de que sus candidatos son unos metirosos; eso de antemano lo sabe la gente. Las descalificaciones no van a generar votos. Nadie sabe si el priísta es un vil mentiroso o si la panista, que algunos dudan que  tenga aliento para acabar la campaña, para ella ser mentirosa es ser diferente. Tampoco creen que el candidato de las izquierdas sea tan amoroso. Y al pobre Quadri ni quien le tire un lazo. ¿Luego entonces por quién va a votar la gente?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Incomoda ‘Niños incómodos’

PAULINO CÁRDENAS

El cortometraje ‘Niños incómodos exigen a candidatos’, que en muy breve lapso se ha vuelto uno de los más vistos en las redes sociales y en YouTube por la originalidad y audacia como plantea una problemática real que vive México, ha causado polémica en varios sectores de la sociedad, pero en donde más ha incomodado es en la clase política, específicamente entre algunos legisladores acaso porque en esa realización se ven retratados con crudeza, no obstante que principalmente exalta los flagelos como el secuestro, la corrupción y la violencia que agobia a millones de mexicanos.

Por lo pronto parecen discrepar en su apreciación el candidato priísta y la bancada de su partido. Enrique Peña Nieto apuntó en su cuenta de Twitter: “Apoyo el mensaje de #NiñosIncómodos. Lo mismo escucho en giras: se acabó el tiempo. Es hora de renovar la esperanza y cambiar a México”, en tanto el diputado, Miguel Ángel García Granados, consideró ‘deleznable’ utilizar a menores de edad para esa realización, además de que ve un “tinte” de carácter electorero “para establecer una política de miedo e inhibir el voto el próximo 01 de Julio”.

Añadió el legislador que no será a través de la política, de la estridencia y el amarillismo como se resolverán los problemas que se presentan en el video. 
Dijo que las verdaderas intenciones del polémico cortometraje que dura cuatro minutos, 

probablemente lo que está pretendiendo su patrocinador, Alberto Bailleres, presidente de GNP seguros, es arrancar o violentar la cuestión de las reformas estructurales que hacen falta en el Congreso, “aún y cuando en la Cámara de Diputados hemos observado que alguna de ellas lesionan gravemente los derechos humanos”.

Según se desprende de lo que ha declarado en varias entrevistas Rosenda Martínez, coordinadora general del proyecto Nuestro México del Futuro, el famoso cortometraje es producto de una idea surgida en el seno de la agrupación y que con motivo del bicentenario de la Independencia, se buscó la forma de recopilar opiniones sobre los temas que la gente considera deben ser atendidos para lograr que las nuevas generaciones tengan un país distinto, floreciente y próspero, con oportunidades de desarrrollo para todos, pero sobre todo, saneado de flagelos como la corrupción y la impunidad que da lugar a la cadena de actividades criminales que están vigentes y de los que trata de dar cuenta el video en cuestión.

Mientras que algunos sectores se han escandalizado por la forma de presentar esa realidad que azota al país, por ser actuada por niños, para otros es una forma original de llamar la atención, para que sociedad y gobierno vean de otra forma lo que la cotidianidad le impide ver con objetividad y preocupación, como es la serie de flagelos que azotan a la ciudadanía en cada entidad federativa de la nación, sin que las autoridades logren detener su avance.

Esa producción es un crudo recordatorio de que los problemas ahí están, aunque muchos no los quieran ver. De hecho es un sacudimiento de conciencias que debe hacer reaccionar a todos, sociedad y gobierno en sus tres órdenes: ejecutivo, legislativo y judicial. Mientras para unos es un problema de falta de sensibilidad el poner a actuar a niños los problemas de la criminalidad, para otros el reto era de enfoque sobre cómo hacer para que todo mundo volterara a ver esos problemas.

Aunque algunos se han escandalizado y tratan de verle intencionalidades nocivas al video, otros elogian al realizador por haber logrado sumar varios elementos de una sola vez: enviar un mensaje de largo aliento, presentar una realidad política y social, e invitar a hacer conciencia para hallar soluciones conjuntas hacia una transformación real de México. Nadie podría decir que lo que ahí se plantea es exagerado o que no representa una realidad cotidiana que vive la nación y que agobia a los mexicanos.

Nada es distante de lo que en realidad acontece a diario en prácticamente cualquier rincón de nuestro país. Cierto que su impacto es innegable, pero sin duda era justo lo que el realizador buscaba, independiente del manejo politico que se le quiera dar al cortometraje en cuestión. A unos les preocupa el patrocinador, a otros que los niños hayan hecho un rol de adultos en la película, y para los que participaron en realizar la idea lo importante fue que su esfuerzo de inmediato fructificó. Pudiera ser inacabada, pero la propuesta ahí está.

Por lo pronto se dice que la indignación de algunos diputados llegó al extremo de que harán una petición a la Secretaría de Gobernación para que el video sea retirado de las redes sociales, páginas de internet y YouTube. Poco se lograría porque esa dependencia no tiene injerencia en el uso de esas tecnologías y, de intentar algo, la medida sería equiparable a querer coptar la libertad de expresión. Además, la bancada panista parece estar de acuerdo con el propósito del video, que sin duda ha sido un exitoso golpe mediático. ¿De parte de quién? Ya se sabrá.

pcardenascruz@yahoo.com.mx