Archivo de la etiqueta: sobornos

Algo planean con ‘El Chapo’

PAULINO CÁRDENAS

Hay quienes dicen que Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera podría volver a ser noticia importante si, como varias versiones afirman, pronto pudiera ser presentado a los medios arguyendo su supuesta captura, lo que podría ser el ‘arma secreta’ del gobierno de Felipe Calderón para, con ese fuerte impacto mediático que tendría obviamente  repercusión internacional, impulsar de una vez por todas la candidatura de Josefina Vázquez Mota que anda yéndose al sótano en las preferencias electorales, se lograría su repunte con miras a alcanzar por tercera vez consecutiva el triunfo del PAN en el mando federal del país, aprovechando la euforia que desataría la captura del narcotraficante más buscado del mundo.

Una de esas versiones señala que la captura del líder del cárte del Sinaloa le vendría a dar al mandatario panista el crédito que ha perdido en la lucha que emprendió contra los cárteles de la droga desde que asumió el mando en diciembre de 2006 y que ha dejado una cifra escandalosa de miles de muertos en lo que va de su administración. Se dice que a poco más de dos meses de las elecciones presidenciales, la captura del ‘Chapo’ Guzmán representaría ‘un gran logro’ para Calderón, después que el capo sinaloense logró fugarse del penal de alta seguridad de Puente Grande en Jalisco en enero de 2001, se asegura que sobornando autoridades, después de haber sido capurado en Guatemala y traído a México.

Una audaz versión pregona que el capo sinaloense, que sigue mencionado en la revista Forbes entre los más ricos del mundo, ya está cansado de andar de criminal y ha decidido retirarse, para lo cual se prepara su ‘desaparición’ del mapa de la delincuencia organizada mundial, un poco al estilo de lo que se dice fue el caso de Amado Carrillo Fuentes alias ‘El Señor de los cielos’, quien habría acordado con el gobierno proteger a su familia a la que mandó a Chile, ‘donar’ parte de su fortuna y conservar parte de ella para vivir ‘dignamente’ fijando su residencia, se dice, en Islas Caimán, a cambio de dejar de ser protagonista principal del crimen organizado.

Después de hacer los arreglos con quienes debía hacerlos, se afirma que Carrillo Fuentes volvió a México a someterse a una cirugía para cambiar de apariencia física en su rostro, y después de varias horas de intervención en quirófano se anunció que había muerto. Incluso fue mostrado a los medios un viejo cadáver que más bien parecía sacado de un afiteatro que otra cosa. Ahí acabó una leyenda y nació otra, ya que muchos aseguran que vive bajo otra identidad retirado de las actividades criminales.

En el mundo de las mafias se dice que con ‘El Chapo’ podría ocurrir algo parecido, cuyo plan se estaría ultimando. Podría tratarse de otro montaje a cargo del especialista en la materia. Primer capítulo: Se dice que ‘El Chapo’ ha sido detenido y es presentado a los medios. En el lapso para ser juzgado, vendría el día de la elección, ya que el cálculo político-electoral de esa captura sería parte sustancial del plan, pues beneficiaría no sólo al ocupante de Los Pinos sino de paso a la candidata panista. Pasan las elecciones y la disputa derivada de ello. Mientras, con el caso Guzmán Loera se da otro evento. ¿Cuál?

Segundo capítulo: Camino a ser encarcelado en un penal de alta seguridad, se simula en el montaje que el famoso capo escapa, resulta supuestamente herido en la refriega y alcanza a huir ayudado por custodios sobornados. Horas o días más tarde se anuncia que en la huida, murió. Presentan en la televisión dizque testigos de su muerte con imágenes arregladas con photoshop y nunca más se vuelve a saber de él.

Tercer capítulo: Sometido a una cirugía cosmética como se cree que pasó con ‘El Señor de los cielos’, ahí acabaría la leyenda del ‘Chapo’ quien, de ser el capo consentido y menos perseguido del sexenio al haber comprado protección y beneficiar a altos funcionarios para seguir enriqueciéndose con el tráfico de cocaína, heroína y metanfetaminas, ser el principal beneficiario del trasiego de armas e intocable barón de lavado de dinero, pasaría a disfrutar de una nueva vida con otra identidad.

Se recordará que hace pocas semanas el subprocurador de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, Cuitláhuac Salinas, aseguró que ‘El Chapo’ estuvo ‘a punto’ de ser capturado en Los Cabos, Baja California Sur, en donde vacacionaba en las mismas fechas en que se celebraba en aquel lugar el evento preparatorio del G-20, en el que estuvo la secretaria de Estado norteamericano Hillary Clinton.

La audaz versión señala que el capo habría propuesto una suerte de trueque a las autoridades con su ‘detención’ para hacerlas quedar bien ante la opinion pública, como pago por los favores recibidos a lo largo del sexenio. Así se llevaría a cabo el referido plan de ‘desaparecer’ como el principal protagonista del crimen organizado, como habría sucedido con ‘El Señor de los cielos’, y pasar a ser una toda una leyenda. Habrá que ver qué tan verosímil resulta esa versión.

pcardenascruz@yahoo.com.mx 

Anuncios

Se teme ola narcorrepresiva

 PAULINO CÁRDENAS

Aunque nada de lo que hablaron los mandatarios de Estados Unidos y México y el primer ministro de Canadá sobre temas de inseguridad del hemisferio se ha dado a conocer oficialmente, después de la reunión celebrada en Washington el pasado domingo lo que ha trascendido es la seria preocupación que prevalece en la Casa Blanca por el avance de los cárteles mexicanos de la droga, cuyas actividades, según estiman grupos de inteligencia, podrían empezarlas a disfrazar de terrorismo para amagar a gobiernos y poblados enteros, en su afán de conquistar más bastiones de los que ya tiene con miras a ampliar sus actividades ilícitas en todo el continente americano.

Para empezar, ante el acoso de los cárteles de la droga, Barack Obama, Stephen Harper y Felipe Calderón, acordaron sumar la seguridad del hemisferio al Sistema Integral de Centroamérica, por ser una de las zonas más vulnerables de la región americana y donde se ha sabido que las mafias desde hace tiempo han empezado a sentar sus lares para operar, como son Guatemala, Honduras y El Salvador. Lo que es un hecho es que con el poder del dinero y la coacción de los cárteles que suelen acabar en hechos sangrientos contra quienes se oponen a sus designios, el paulatino avance del narco en México y Centroamérica es evidente.

En territorio nuestro son varios los cárteles que se disputan gran parte de las plazas para sus actividades, destacando primordialmente el de Los Zetas, el de Sinaloa y el cártel del Golfo que han extendido sus tentáculos a esos países y más allá.  En esa pelea también están los Caballeros Templarios y la Familia Michoacana con sus derivaciones en la Familia Mexiquense y la Familia Guanajuatense, así como el cártel del Milenio, La Resistencia y Nueva Generación entre otros de los que van surgiendo al recomponerse o hacer alianzas unos con otros, ante el acoso de las fuerzas gubernamentales armadas.

La penetración que han logrado los capos de las mafias en las instituciones de seguridad y procuración de justicia, el gobierno de Estados Unidos lo ve con preocupación ya que tiene conocimiento de que en muchos poblados mexicanos la ley que impera, abierta o soterradamente, es el de los capos quienes han ido estableciendo una especie de gobiernos paralelos. La gente, los ciudadanos comunes y corrientes, tienen que andarse cuidando no sólo de los sicarios que trabajan para los capos, sino también de los militares y policías amafiados con ellos; los ‘levantamientos’ de civiles suelen estar a cargo de estos últimos.

No solo se sabe sino está documentado con detalles, nombres y montos de sobornos, como es que están infiltradas las instituciones de seguridad y de procuración de justicia mexicanas por parte del narco. Policías estatales, comandantes ministeriales, soldados, subtentenientes y mandos militares han sido detenidos al saberse que han caido en la tentación del soborno por parte de los cárteles de la droga, en especial del grupo de Los Zetas. Se dio el caso en Coahuila del ex fiscal Jesús Torres Charles y de la subdelegada de la PGR Claudia González, que fueron encarcelados por estar vinculados con este cártel. Ese ejemplo se replica en otros estados.

Ante todo este panorama, de poco sirve que el presidente Barack Obama diga que su gobierno seguirá apoyando a Felipe Calderón en la lucha anticrimen y siga aventándole flores al reconocer ‘la valentía’ del mandatario panista de enfrentar a los cárteles de la droga, como sucedió el pasado fin de semana al término de una reunión celebrada en la Casa Blanca donde recibió al mandatario mexicano y al primer ministro de Canadá, para hablar en secreto sobre el  combate a la criminalidad en el hemisferio americano.

Diríase que por los resultados no obtenidos después de cinco años y cuatro meses de haberle declarado la guerra a los cárteles de la droga, la de Calderón pareciera ser una guerra simulada o manipulada, ya que detienen y detenienen a supuestos líderes de células criminales casi todos los días, pero las actividades de las mafias siguen y siguen. Bien le decía Ismael ‘El Mayo’ Zambada a don Julio Sherer García en una entrevista, que la guerra del gobierno contra los cárteles de la droga no será suficiente para acabar con esas actividades. Menos si en medio hay corrupción e impunidad.

Los que son de verdad son los muertos. En México se habla de más de 70 mil, aunque el  secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, afirmó hace unos días en una reunión celebrada en Ottawa, Canadá, que “150 mil personas han fallecido” por la guerra de Calderón. El titular de la Defensa, Guillermo Galván, lo corrigió y dijo que ‘solo’ eran 50 mil los muertos. Cincuenta mil, 70 mil o 150 mil son una barbaridad de decesos, cuyos cadáveres nadie sabe en dónde quedaron ni en qué condiciones perdieron la vida esos seres humanos. Como para el gobierno calderonista eran criminales, lo demás no importa.

“El problema del narco envuelve a millones” le dijo ‘El Mayo’ al periodista fundador de Proceso. Sobre los capos, encarcelados, muertos o extraditados, “sus reemplazos ya andan por ahí”. Considera que el gobierno llegó tarde a la lucha contra el narco ‘y no hay quien pueda resolver el problema’. Aseguró que el gobierno fue infiltrado ‘desde abajo’ y que la corrupción se arraigó en el país. Dice además que a Felipe Calderón lo engañan sus colaboradores. “Son embusteros y le informan avances que no se dan en una guerra que está perdida”.

Por otro lado, lo que venía diciendo desde hace ya tiempo la titular de Seguridad Interior de Estados Unidos, Janet Napolitano, de que tenía informes de inteligencia de que Los Zetas pudieran entablar una alianza con alguna célula extremista islámica de Al Qaeda para atacar nuevamente instalaciones estratégicas del vecino país del norte, para el gobierno que encabeza Obama sigue vigente. Para el Pentágono y la Defensa militar estaounidense, la latente posibilidad de que pudiera darse esa alianza representa un  problema real que incluso está clasificado como de seguridad nacional para Washington.

Nadie sabe de qué hablaron Obama, Calderón y Harper en la Casa Blanca el domingo pasado. Lo único que se publicitó en México es la baladronada mediática del mandatario panista que volvió a ‘exigir’ al gobierno norteamericano que haga algo para evitar la libre venta de armas y su trasiego ilegal a nuestro país a través de operativos como ‘Rápido y Furioso’, queriendo ignorar cómo se manejan las cosas en aquel país. El hecho es que allá se teme una ola narcorrepresiva en pleno proceso electoral mexicano. Y acá el gobierno federal seguirá empujando la idea, ¿acaso para ‘reventar’ las elecciones?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

El Presidente ‘patriota’

PAULINO CÁRDENAS

Felipe Calderón se considera ahora un Presidente ‘patriota’ y en eventos públicos sigue regodeándose como instrumentador de la guerra contra las mafias las cuales, a pesar de la enorme cantidad de recursos que su gobierno le ha inyectado a esa lucha armada a lo largo del sexenio y pese a los miles y miles de efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Federal que hay distribuidos en todo el territorio nacional, no han mermado sus actividades criminales  y sí en cambio ha subido el número de muertos por esa aventura bélica.

Los cárteles siguen haciendo de las suyas todos los días, sobornando a las autoridades para poder distribuir drogas, cometer extorsiones, secuestros, cobros de derecho de piso, realizar ejecuciones, atacando instalaciones policiales y matando a sus mandos en diferentes estados y municipios, entre otras de sus actividades criminales, todo lo cual ha dejado un baño de sangre inédito desde la Revolución Mexicana, con más de 60 mil muertos en el haber de esa guerra.

No obstante, durante un desayuno de fin de año con miembros de las Fuerzas Armadas y la titular de la Procuraduría General de la República, el mandatario panista señaló, respecto de esa lucha armada, que tiene la conciencia de haber “obrado como patriota”, en busca del bien de México; en busca del bien de los demás. Manifestó que serán las próximas generaciones las que hagan el juicio de esa decisión que tomó desde el inicio de su administración.

“Independientemente del juicio que merezca para este tiempo, las generaciones venideras, por lo que a mí respecta y, estoy seguro, por lo que toca a cada una y a cada uno de ustedes”, serán las que realicen esa tarea, añadió el Presidente. Dijo que a final de cuentas, “esa es, precisamente, la única acción posible en la conciencia de cualquiera patriota: actuar pensando en el bien de México”.

Añadió: “Veo con satisfacción que lo que hemos hecho, con aciertos y con errores, dejará después de nosotros una casa mucho más limpia, una casa mucho más segura, una casa que será digna de ser habitada por los mexicanos. Eso será un esfuerzo que, desde luego, no podría hacerse sin ustedes y sin las fuerzas armadas”.

Sin embargo, tal parece que para el Presidente el número de muertos no cuenta. Igual que dijo el mandatario norteamericcnao Barack Obama durante la ceremonia en la que decretó ‘el fin histórico’ de la guerra en Irak y ordenar el regreso de las tropas antes de que finalice el año, a quienes anticipadamente les dio la bienvenida a casa.

El número de víctimas “no cuenta, ni de lejos la historia de la guerra de Irak”, que se cobró más de 4 mil 400 vidas estadounidenses, causó 30 mil heridos y en la que han participado un millón y medio de soldados norteamericanos. Obama aseguró que Estados Unidos responderá por sus soldados como ellos respondieron por el país y prometió “cientos de miles de puestos de trabajo para aquellos que sirvieron” en el Ejército con el compromiso de las empresas privadas.

Por lo pronto en Washington sigue creciendo el temor de que la violencia y la estela de muerte que han dejado los encuentros armados en nuestro territorio, llegue a cruzar su frontera y esos eventos de sangre, extorsiones, secuestros, torturas y ejecuciones o las matanzas como las de San Fernando que sufrió un numeroso grupo de migrantes, se empiecen a dar en la Unión Americana.

El Departamento de Estado sigue advirtiendo a Obama de la posibilidad que los capos de algunos cárteles mexicanos pudieran establecer vínculos con células extremistas islámicas que pudieran estarse asentando clandestinamente en México, de lo cual las agencias de inteligencia de aquel país han dicho tener pistas sobre  la intención de una o varias alianzas entre capos y rebeldes de Al Qaeda. Se teme por la seguridad nacional norteamericana.

Esto, según algunos observadores, podría significar que en fechas no muy lejanas miembros del Ejército estadunidense y ‘marines’ norteamericanos, de los que habrían andado en Irak o Afganistán, pudieran empezar a ‘turistear’ en México, más bien con el propósito de sondear ‘in situ’ el ambiente que priva en el país sobre las bandas criminales que, por razones no muy claras, el gobierno mexicano no ha podido someter. Por otro lado se sigue insistiendo en que la violencia de los cárteles se verá incrementada en 2012, año de elecciones.

Lo cierto es que pese a los diarios anuncios de detenciones de supuestos líderes criminales, los encuentros armados siguen siendo cotidianos y la suma de muertos aumenta, mientras que los mandos y efectivos militares continúan sufriendo un desgaste tal, que tiene a muchos al borde de la frustración, la baja estima, la deserción y hasta del suicidio. Todo, en aras del bien de México, según ha dicho el Presidente y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas quien, según afirma, ha estado obrando ‘como patriota’ con su guerra que lleva más de 60 mil muertos.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

No sólo en la CFE hay corrupción

PAULINO CÁRDENAS

No solamente en la CFE se han dado casos de corrupción vía sobornos como el que ha salido nuevamente a la luz pública de Néstor Félix Moreno Díaz, hasta hace muy poco jefe de Operación de esta paraestatal, quien siendo en 1998 coordinador de Proyectos de Transmisión y Transformación de la CFE fue inhabilitado por diez años para ser funcionario público, por irregularidades cometidas. No obstante, nunca dejó el cargo. ¿Por qué? pregunta el ingenuo.

Esas prácticas se dan de hecho en todas las dependencias del sector público, sólo que no siempre se ventilan a la luz pública, excepto algunas que trascienden por investigaciones, como la que realizó Ana Lilia Pérez en su libro ‘Camisas Azules, Manos Negras. El saqueo de Pemex desde Los Pinos”, en el que señala que en las administraciones del ex presidente Vicente Fox y del actual jefe del Ejecutivo, Felipe Calderón, se han tolerado y facilitado negocios ilegales ejecutados por militantes blanquiazules y diversos empresarios del país, para beneficiarse económicamente de Petróleos Mexicanos.

No es pues sólo el caso de la CFE en donde ha privado el  soborno como forma de corrupción, en el que hace unos días volvió a saltar el nombre a las páginas de los medios de Moreno Díaz, quien ha estado protegido por el sagrado manto de la impunidad. En el año 2000,  junto con otros funcionarios de CFE, fue también denunciado por un quebranto de 16.2 millones de pesos, pero tampoco pasó nada.

Dos años después diputados del PAN denunciaron que ese mismo funcionario era propietario de SEPAC-SENSA Control Digital SA de CV por medio de un prestanombres. Fue acusado de estar involucrado en ilícitos de esa empresa contra la CFE y porque la empresa SENSA, del mismo Moreno Díaz, había cobrado millones de pesos con contratos de la CFE.

Se dice que uno de los panistas que participaron en sesión de la denuncia fue José Francisco Blake Mora, amigo cercano del también diputado federal en ese entonces, Felipe Calderón. No se castigó a Moreno Díaz. Al contrario, lo premiaron ascendiéndolo a Subdirector de Generación de la CFE. Esto sucedió siendo presidente Vicente Fox;  Alfredo Elías Ayub era director de la CFE, mismo cargo que ocupa hasta la fecha.

No obstante los antecedentes de Moreno Díaz, en el año 2007 Elías Ayub y Georgina Kessel lo nombran Director de Operaciones de CFE. En días pasados el periódico Reforma sacó la información de los sobornos a este sujeto que ha tenido la habilidad de  ‘convencer’ a sus superiores de tener virtudes que la justicia de los Estados Unidos no le vio, a raíz de una confesión hecha por un ex directivo de la empresa suiza ABB.

En agosto de este 2010 una corte de California inició un jucio contra la empresa Azusa por haber sobornado a Néstor Moreno Díaz con un yate de casi 2 millones de dólares, un automóvil Ferrari de casi un tercio de millón de dólares y cientos de miles del dólares en efectivo a cambio de contratos de CFE.

Sospechando que vendría otro escándalo mediático, el pasado 14 de septiembre le fue solicitada la renuncia al funcionario ‘ejemplar’. En la misma fecha se dio el relevo del contralor interno de esa paraestatal, Rubén López Magallanes, quien estuvo al frente del órgano interno de control de CFE dos años quien, como dato curioso, previamente había estado en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Queda visto pues que el problema de la corrupción y la impunidad no han sido privativos del PRI en sus más de 70 años en el poder sino también del PAN-gobierno en apenas diez años que lleva al frente del mando federal. ¡Y Fox que hablaba de ‘cambio’! Sería cambio, pero de estafeta solamente porque las cosas siguen igual. O peor.

 

Quitan trámites; ¿y los ‘cochupos’?

PAULINO CÁRDENAS

El presidente Felipe Calderón anunció que para quitar burocracia y evitar corrupción, ordenó la disminución de normas que de siempre han trabado la agilización de trámites de la ciudadanía ante las diversas dependencias oficiales. Dijo que desde el pasado lunes fueron eliminadas 7 mil 311 disposiciones normativas y que para el 10 de septiembre próximo habrán sumado un total de 12 mil 234.

Lo que no dijo el mandatario panista es si con ello habrían de desaparecer los ‘cochupos’ que los proveedores del gobierno federal tienen que pagar a quienes autorizan los contratos. Tampoco acabará la famosa ‘mordida’. Ambas prácticas nocivas llegaron para quedarse. Esas no las acabarán por decreto.  El ex presidente Miguel de la Madrid incluso realizó su campaña con base en el slogan aquel de ‘renovación moral’  propósito gubernamental que murió en el intento.

La corrupción le cuesta a México entre el 8 y el 12 por ciento del Producto Interno Bruto, según han calculado especialistas nacionales e internacionales. Se estima que cada año hay una derrama de miles de millones de pesos sólo en pagos de los ciudadanos en sobornos, ‘mordidas’, o el afamado ‘ten-per-cent’ establecido como ‘norma’ de agardecimiento por parte de los proveedores de bienes y servicios al gobierno, además de lo que éstos invierten previamente en cortejar a las autoridades para lograr favores.

Esto, independientemente de las ‘normas’ establecidas para dizque evitar la corrupción que impera en las transacciones de todo tipo, permisos, autorizaciones o para participar en concursos de licitación,  pese al cacareado ‘compranet’ y otras innovaciones tecnológicas incorporadas por el gobierno para supuestamente disminuir las transas que hay en la relación comercial con los proveedores de bienes y servicios.

Otro problema es el gasto que tiene que hacer millones de mexicanos en asuntos de toda índole principalmente en tres ámbitos: trámite de documentos, infracciones de tránsito y el abuso de autoridad. El análisis “Perfil de México a través de indicadores clave”, con datos del año pasado enumera, entre otros, los resultados del Diagnóstico sobre el Impacto del Fraude y la Corrupción en las Pequeñas y Medianas Empresas, suscrito por la empresa CEI Consulting & Research.

Según ese indicador, 43 por ciento de los pequeños y medianos empresarios admitieron hacer ocasionalmente “pagos extraoficiales” a servidores públicos, y 35 por ciento más lo hace de manera habitual, lo que representa el 10 por ciento de los ingresos anuales de esos grupos, principalmente del ramo de la construcción y del sector servicios.

Y respecto a las ‘percepciones’, vocablo que tanto gusta usar en sus discursos el presidente Calderón, según esas empresas especializadas México es percibido en el exterior como un país “con alta propensión a los actos de corrupción”, problema que empatan en dos vías, por parte de las autoridades y por parte también de los ciudadanos que se dejan llevar por esas prácticas nocivas porque les resulta menos costoso y se ahorran pérdida de tiempo.

La parsimonia de la burocracia se ve no sólo en las instancias del gobierno federal. Lo mismo sucede en el Poder Legislativo cuando de aprobar iniciativas de trata. Y en el Poder Judicial también existen situaciones de degradación y deterioro por la tardanza que suelen sufrir los asuntos públicos. Y ni qué decir de las normas que todos los días violan las autoridades encargadas de combatir al crimen organizado, dando lugar a la ingobernabilidad  en muchas plazas del país que están dominadas por los capos de las mafias.

El gobierno federal y los gobiernos estatales y municipales deberían exigirle también a sus empleados un mejor trato con la gente, sobre todo de más comprensión para con los adultos mayores, quienes  muchas veces no tienen idea de cómo hacer un trámite de jubilación, de pensión o para ver cualquier asunto relacionado con los juzgados civiles.

Y de los trámites que tiene que hacer la gente común y corriente en los ministerios públicos –ese ciudadano que no tiene ni influencias ni dinero que es la gran mayoría– sólo hay que decir que es como visitar la antesala del infierno. Arreglar pues, tantos entuertos de ‘nomatividad’ en México es un gigantesco reto para cualquier administración, y con tanta corrupción en medio, resulta una quimera la consecución de buenos resultados.

CFE ¿empresa de clase mundial?

PAULINO CÁRDENAS

Como ha sido práctica común en México, las famosas licitaciones para otorgar contratos gubernamentales a prestadores de servicios y proveedores de la iniciativa privada suelen arreglarse ‘fast track’ con el famoso ‘ten-per-cent’, haciendo a un lado  las disposiciones de orden normativo y jurídico establecidas paralas empresas que pretenden obtener contratos del gobierno federal.

Pues es el caso de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), organismo que se hizo cargo de los servicios que prestaba  la Compañía Luz y Fuerza del Centro (LyFC) hoy en proceso de extinción, la cual se publicita a través de costosos anuncios que pasan día y noche por televisión, como una ‘empresa de clase mundial’.

Resulta que el Departamento de Justicia de Estados Unidos investiga una red que entregó sobornos por cientos de miles de dólares a cuando menos cuatro funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). El anuncio fue dado a conocer apenas esta semana, aunque las investigaciones sobre el caso de soborno venían de tiempo atrás.

Agentes del FBI detuvieron a John Joseph O’Shea, acusado de conspiración, violación de la ley anticorrupción, lavado internacional de dinero y falsificación de registros. Este hombre de 57 años, fue gerente de una empresa suiza, ABB, encargada de suministrar asesoría técnica especializada en materia eléctrica, y era el enlace para sobornar a la red de funcionarios corruptos de la CFE.

Otro hombre, Fernando Maya Basurto, había sido también detenido en abril pasado en Dallas, Texas, acusado de haber colaborado como representante en el Distrito Federal de esa misma red de corrupción, quien se encargaba de pactar contratos sin licitación alguna en la CFE, por medio del famoso ‘ten per cent’. Maya Basurto reconoció haber hecho pagos a cuatro funcionarios corruptos de esta empresa mexicana.

John Joseph O’Shea sobornó a funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad en México para recibir dos contratos que le generaron ganancias a esa empresa suiza por 44 y 37 millones de dólares respectivamente.

El primer contrato fue otorgado en diciembre de 1997, siendo presidente Ernesto Zedillo, secretario de energía Luis Téllez –quien después fue secretario de Comunicaciones y Transportes con Felipe Calderón–, y el director de CFE Rogelio Gasca Neri, hoy consejero privado de Pemex.

Las autoridades norteamericanas dieron a conocer que 4.4 millones de dólares se habrían usado para sobornar a funcionarios de CFE para obtener los dos contratos.

En octubre de 2003 se renovaron ambos contratos, siendo presidente Vicente Fox, secretario de Energía el hoy presidente Felipe Calderón, y director de CFE Alfredo Elías Ayub, quien sigue en ese cargo. Para este contrato se habrían canalizado 3.7 millones de dólares de acuerdo con datos del gobierno de Estados Unidos.

Según el director general de la CFE, Alfredo Elías Atub, no tenía conocimiento de estos sobornos, hasta el lunes 23 de noviembre de 2009 cuando el gobierno de Estados Unidos dio a conocer esta información por medio de un boletín. Información que en nada ayuda a la actual administración panista.

Sin embargo, Martín Esparza, líder de los electricistas de LyFC, dijo que uno de los funcionarios implicados en el caso de corrupción de la firma O’Shea y  la CFE, aún forma parte de la estructura administrativa de esta empresa. Se trata, afirmó, del director de operaciones de CFE, Néstor Moreno Félix, quien ha estado implicado en varios actos de esta índole e incluso fue inhabilitado en 1998 por diez años, que no cumplió.

Esparza presentó un documento en el que este funcionario es implicado en un acto de compra de favores por parte de la empresa Techint para obtener la licitación de la construcción de la Terminal de Recibo y Manejo de Carbón de la Central Petacalco. Ello es prueba, dijo, de que el actual director de la CFE, Elías Ayub, sabía de estos actos de corrupción.

pcardenascruz@yahoo.com.mx