Archivo de la etiqueta: López Obrador

La fuerte lucha por el poder militar

PAULINO CÁRDENAS

Mientras llega el desenlace de la lucha postelectoral en la que las izquierdas perdedoras no aceptan la derrota, por el lado de los altos mandos castrenses, entre el generalato sobre todo, existe otra lucha que está dejando de ser soterrada y empieza a ascender a la palestra pública. Se trata de una fuerte lucha para ver quién de entre los generales de cinco estrellas llega a alcanzar el poder militar y logra estar al mando del Ejército y de hecho de las Fuerzas Armadas, en el próximo sexenio que encabezará Enrique Peña Nieto, quien tendrá como asesor militar al general colombiano Oscar Naranjo cuyo gran mérito fue disminuir casi a cero el poder omnímodo del capo Pablo Escobar.

Es en medio de esa pelea de altos mandos castrenses en donde precisamente se ubica el caso del general Tomás Angeles Dauahare, arraigado por la PGR por supuestos vínculos con el narcotráfico, aunque su aislamiento obedece más bien por haber criticado la fallida estrategia del presidente Felipe Calderón contra el crimen organizado, en una reunión organizada por la Fundación Colosio y en la que estuvo presente el entonces candidato priísta. Como se sabe, el militar fue subsecretario de la Defensa Nacional en el arranque de este sexenio. Las imputaciones que le han hecho al general son falsas, dicen sus abogados.

Las acusaciones que le han hecho no se han podido demostrar, señalan. Una corresponde a un anónimo presentada en marzo del 2010, la cual se basa en tres declaraciones del testigo protegido ‘Jennifer’, y quien al final de cuentas “no le consta nada, dice que todo lo sabe a través de un tercero”, dicen los abogados del militar. Otra acusación, esta del testigo protegido ‘Mateo’, también resultó falsa. Este dijo haberle entregado en julio de 2008 cinco millones de dólares provenientes del cartel de los Beltrán Leyva, no obstante que su defensa demostró que en esas fechas su defendido estaba en Alemania.

Y por ahí van las ‘indagatorias’ del gobierno federal en contra del general arraigado, dando tumbos. Incluso hubo una reciente ‘acusación’ de otro testigo protegido, que lo responsabilizaba de haber promovido el narcomenudeo en el Colegio Militar cuando Tomás Angeles Dauahare fue su director, la cual fue desechada por la PGR. Es una denuncia anónima que al verificarse verificar no resultó positiva, señaló la procuradora Marisela Morales. Dijo que esa acusación no forma parte de la investigación por la que el general se encuentra actualmente bajo arraigo.

Se da por hecho que al final de todo ese montaje contra quien fuera subsecretario de la Secretaría de la Defensa Nacional al inicio del sexenio calderonista, todo quedará en el ridículo nuevamente, como han sido los casos del famoso ‘michoacanazo’, del de ‘Greg’ Sánchez, el de la fracasada detención de Jorge Hank Rhon, el del anuncio de que habían atrapado al hijo del ‘Chapo’ Guzmán, así como el caso su socio Ismael ‘El Mayo’ Zambada, que no pudo ser detenido no obstante el ‘pitazo’ que había dado la DEA a las autoridades mexicanas. Están también las acusaciones contra ex gobernadores priístas de Tamaulipas por presuntos vínculos con el narcotráfico, lo cual hasta ahora tampoco ha podido demostrarse cabalmente. Se cree que el arraigo del general Angeles Dauahare acabará en lo mismo.

Pero este caso del general arraigado, quiérase o no, ha detonado dentro de los altos mandos del generalato de la Secretaría de la Defensa Nacional, una serie de pugnas y discusiones internas, en las que además de las que participan en su mayoría generales, también están opinando altos mandos de la Marina-Armada de México. En esas discusiones también hay voces de coroneles y capitanes y sus equivalentes en rango de la Marina. Pero el verdadero golpeteo está entre los generalotes de cinco estrellas que aspiran a suceder al general secretario Guillermo Galván. Aunque Angeles Dauahare se desmarcó de opinar, sin duda él podría saber quién sí es apto para el importante cargo.

Ahora bien, si la violencia será el componente central de la lucha política en el siguiente sexenio, y el objetivo básico, como se está viendo desde ahora, va a ser el querer desligitimar día a día al próximo mandatario de la nación de extracción priísta como sin duda lo hará una vez más López Obrador con sus huestes como lo hizo contra el panista Felipe Calderón cuando sufrió su primer derrota como aspirante presidencial, entonces es donde está el punto de la discusión y está encendido un foco rojo de latente inestabilidad para el país, ya que se tiene información de que a ese movimiento amlista, impulsado por el rencor, la frustración y el odio, pudieran sumársele grupos muy radicales resentidos con el sistema, e inlcuso hasta grupos armados que actúan en la clandestinidad.

¿Cuál será pues, el destino de México en el próximo sexenio, visto desde la óptica militar y en los términos de un escenario de violencia como el que se vislumbra habrá de gobernar Enrique Peña Nieto a partir de diciembre? Eso es justo lo que discuten y pelean en estos momentos los diferentes grupos del generalato, para tratar de imponer a ‘su’ candidato que sería el sucesor del general Galván, salido de una posible terna la designación que hará el mexiquense una vez que lo declaren Presidente Electo. Quien sea, no la tendrá nada fácil. Y menos con la experiencia del general Naranjo, quien aplacó los ímpetus delictivos nada más y nada menos que de Pablo Escobar.

@Paulinocomenta

Anuncios

¿Qué está por ocurrir en México?

PAULINO CÁRDENAS

Hoy es un día clave para el ex candidato de la coalición Movimiento Progresista. Andrés Manuel López Obrador podría empezar a ser víctima de su propio destino. Cuando creía que su argumento de compra de votos prosperaría y lo llevaría a lograr fácilmente la nulidad de la contienda electoral, el pasado martes le desvaneció su ánimo su principal asesor en la materia, Arturo Núñez, quien señaló que es imposible probar la compra de votos y que habría que buscar fuera de las urnas probables causas constitutivas de ilegalidad. Sin embargo, pese a esa lapidaria verdad, seguirá moviéndose porque esa es su naturaleza de animal político. Aunque sus cálculos le hayan fallado, después de lo que pudiera dar a conocer el Tribunal Federal Electoral querrá seguir adelante, porque no puede fallarle a su gente.

De lo que resulte dependerá lo que siga en su agenda respecto de sus reclamos. La resolución de ese tribunal podría convertirse para él en una gran encrucijada parecida a la de hace seis años, para saber si sigue adelante con su plan B de azuzar a los suyos al escándalo y al mitote con un alto ingrediente de repulsión y odio, o de plano desistir del propósito, aceptar lo irremediable, y volver a intentar en el 2018 ir por tercera vez por la Presidencia de la República. Luiz Inácio Lula da Silva lo intentó cuatro veces y lo logró en Brasil. Pero acá, quien iba a ser su secretario de Gobernación, ya se le adelantó.

El jefe de gobierno del Distrito Federal, al ver la debacle de su jefe, prefirió anunciar que desde el 6 de diciembre próximo iniciará su campaña rumbo a la Presidencia para de aquí a seis años. ¿Se lo permitirá López Obrador? Ese será otro cuento. Por lo pronto, sus seguidores están en espera de ver qué señal les da el gran jefe. ¿Qué seguirá después?, se pregunta el resto de la población. ¿Operará el tabasqueño el plan B? ¿Lo apoyará en esa peligrosa aventura su nuevo aliado, Felipe Calderón, a quien el gran perdedor siempre llamó el presidente ‘espurio’?

Lo que ha trascendido es que lo que expresó públicamente en varias entrevistas el mandatario panista, de que las autoridades electorales ‘deben aclarar’ la compra de votos por parte del PRI, será usado a favor de su causa ante el Tribunal Federal Electoral y el IFE, por los dirigentes de los tres partidos –PT, PRD y Movimiento Ciudadadano– que se unieron en coalición para apoyar al tabasqueño a través del Movimiento Progresista para que alcanzara la victoria en la elección presidencial del pasado 1 de julio, que el tabasqueño no logró. Calderón tendrá que ‘aguantar vara’ y si es convocado, podría ratificar sus dichos ante el Trife.

El asunto es que si no hay pruebas que sustenten jurídicamente las quejas de que hubo coacción del voto a 5 millones de ciudadanos para que supuestamente votaran por el PRI, mal habrán quedado, tanto Andrés Manuel López Obrador, como su aliado de lujo Felipe Calderón, de cara a la nación. Al final de la película ambos sumaron sus odios contra el priísmo y contra Peña Nieto, no obstante que hace seis años el mandatario panista y sus estrategas acusaron a AMLO de ser ‘un peligro para México’ cuando buscaba ser presidente por primera vez, y que durante la presente administración el tabasqueño siempre se refirió a Calderón como presidente ‘espurio’ y ‘títere’ de la mafia del poder.

La peor pesadilla para los mexicanos, empezando por los que habitan la capital del país,  podrían empezarla a vivir a partir de unas horas más, si el dictámen del Tribunal Federal Electoral no favorece los alegatos del Peje. Existe el temor de que comiencen los disturbios callejeros, azuzados por su caudillo, el gran perdedor de la contienda electoral 2012. Se supone que su jefe máximo los convocaría, a través de las redes sociales, al zócalo capitalino, para, en asamblea plenaria, después de hacer los planteamientos del por qué las instituciones no accedieron a sus necedades, acatar ‘lo que decida el pueblo’.

¿Qué podría decidir un ‘pueblo’ dolido por la derrota? El odio y la frustración son malas consejeras. Las protestas callejeras les quedarán chicas. Podrían desatarse actos de vandalismo que irían subiendo de tono, si López Obrador no los frena. Tendría que emular a Cuauhtémoc Cárdenas cuando no ganó las elecciones de 1988, y los suyos le exigían realizar actos subversivos como protesta por lo que consideraron un robo en los comicios que finalmente ganó Carlos Salinas de Gortari.

Al grito de ‘!Repudio total al fraude electoral!’, aquella vez sus seguidores quisieron lanzar al michoacano a la aventura de tomar las calles y empezar disturbios que sin duda acabarían en una guerra civil, ya que los ánimos estaban muy exacerbados. Pero el candidato perdedor no aceptó entrarle a esa aventura. Ojalá ese recordatorio le sirva esta vez al tabasqueño. Y a su aliado de lujo, ya que los ánimos de los perdedores podrían ser motivo de una ola de violencia que podría convertirse en un tsunami sangriento. Eso sin contar que el crimen organizado anda más desatado que nunca. ¿Qué está por ocurrir en México?

@Paulinocomenta

‘Espurio’ y ‘legítimo’ muy del brazo

PAULINO CÁRDENAS   

El cártel antiPeña que encabeza Andrés Manuel López Obrador, tiene un aliado de lujo: Felipe Calderón. El presidente ‘espurio’ y el presidente ‘legítimo’, decidieron unir fuerzas para ir en contra de quien consideran un enemigo común, Enrique Peña Nieto, el priísta ganador de la elección presidencial 2012. Ahora resulta que andan muy del brazo dispuestos a mandar al diablo a las instituciones, involucrarse en la serie de argumentos mentirosos de que hubo una supuesta coacción del voto de 5 millones de ciudadanos, lo cual no se la creen ni ellos mismos.

Esa alianza postelectoral le vendrá muy mal a ambos de cara a los millones de ciudadanos que votaron en las urnas el pasado 1 de julio y que quieren ser tratados, por uno y por otro, como si fueran débiles mentales; el caudillo perdedor sabe que cuenta con sus huestes que están dispuestas a todo si tan solo reciben la señal de su máximo líder. Antes los volvería a convocar al zócalo capitalino para hacer ‘lo que le ordene el pueblo’. Y en esa aventura va como El Borras su nuevo aliado.

¿Lo que quieren ambos es poner al país en una condición de emergencia nacional echando a andar a los seguidores del Peje y a su subversivo movimiento ‘estudiantil’ en protestas generalizadas por las principales plazas públicas del país, calles y avenidas, para que la nación se convulsione e intervengan las fuerzas del orden federal junto con el Ejército y la Armada, llevando a México a una etapa postelectoral inédita, armándola en grande mediáticamente, para llamar la atención mundial?.

Al menos eso es lo que ha empezado a trascender de fuentes castrenses habitualmente bien informadas. Existe, se dice, la posibilidad de que si las cosas se salen de madre, hasta un golpe de Estado vendría. Eso sería conspirar contra el país al romper de facto con la institucionalidad y con lo que dicta la Constitución en material electoral.

Por lo pronto, el argumento al que se le ha unido Calderón a López Obrador, es a su necedad de que hubo coacción del voto con la ‘compra’ de tarjetas de descuentos de Soriana y de monederos electrónicos Monex, de lo cual dicen tener ‘pruebas’ que ya habrían presentado ante el Tribunal Federal Electoral. Lo más probable es que dicho tribunal los mande a freír chongos porque, si no hay pruebas contundentes que acrediten jurídicamente sus dichos, no será por la vía de las presiones políticas con las que puedan avanzar los perdedores.

Y a la suerte de esa locuaz aventura se ha sumado el presidente panista Felipe Calderón. ¿Por qué? Simplemente porque el mandatario panista vomita todo lo que sea priísmo.

Desde joven aprendió a odiar a ese partido, según cuentan quienes lo conocen desde hace muchos años. Se dice que incluso juró ante la tumba de su padre, nunca aceptar nada del PRI. Hay una anécdota que cuenta Gustavo Carvajal Moreno a Julio Scherer García para su libro ‘Calderón de cuerpo entero’, que señala que un día le trajo a regalar a Calderón una caja de puros de San Andrés Tuxtla. Era una caja especial de 20 puros con el nombre de Felipe Calderón.

“Se trataba de un regalo significativo, un signo de amistad”. Añadió: 

“Calderón vio la caja y la observó colérico. Descompuesto el semblante, me increpó. Me dijo que rechazaba el objeto, que debía saber para siempre que nada aceptaría de los priistas”. Y remató. “Mi padre me enseñó a odiar a los priístas”.

 Ese odio contra el PRI ha trascendido los tiempos.

Por otra parte, la coacción del voto ha sido una práctica principalmente del gobierno federal, de siempre, durante todo el año, de cada año, a través de los programas de ayuda de instancias como Sedesol. Pero en épocas electorales, esa ayuda populista se convierte descaradamente en coacción del voto, práctica que sucede en los tres niveles de gobierno, incluida la jefatura de gobierno del Distrito Federal y sus delegaciones.

Un ejemplo que todo mundo vio no hace mucho tiempo, fue cuando el propio presidente Calderón repartió dinero en efectivo a mucha gente pobre en diversos poblados del país,  -fue aquella vez que regañó a una maestra diciéndole ‘atrás de la raya que estoy trabajando’ y que todo mundo le reprobó-, dinero que por más de 15 mil millones de pesos le había pichicateado a los labriegos que habían resultado damnificados por las sequías y que incluso los legisladores de la Cámara de Diputados le exigieron al Ejecutivo que soltara.

Ese botón de muestra dibuja quién es Calderón, quien ahora anda de manita sudada con el Peje, con tal de que hacer la trastada, pasando por encima de las instituciones, de que el priísta Enrique Peña Nieto no llegue a Los Pinos. Eso se llama querer conspirar contra el país. Como uno no sabe perder y el otro ya se va, entonces que a México se lo cargue la chingada, parece ser la maquiavélica consigna.

@Paulinocomenta

¿Existe un pacto Calderón-AMLO?

PAULINO CÁRDENAS

Quedándole claro que la candidata panista Josefina Vázquez Mota ya no dio el ancho, parece que el presidente Felipe Calderón acabó convencido de que, aunque fuese tras bambalinas, debía hacer un pacto de hecho con el candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador, y apostar su resto haciendo una alianza ‘secreta’ no escrita con el tabasqueño, para impedir ‘a toda costa’ –¿será en alusión a Luis Costa Bonino?–, que Enrique Peña Nieto alcance el triunfo en las elecciones del 1 de julio. Todo parece indicar que sí hay una conexión en ese sentido. Un valor entendido, pues, para impedir que el PRI saque al PAN de Los Pinos. Nótese cómo la actitud de uno con otro ha cambiado y se mimetiza. Obsérvelos. Parece no importarles si hay más violencia con tal de lograr su propósito.

Ambos tienen un denominador común y un mismo propósito que es lo que parece estarlos uniendo cada vez más, como dijo Ripley, aunque usted no lo crea. Una primera pista es que Andrés Manuel dejó de llamarle a Calderón ‘Presidente espurio’ y Presidente pelele’ como le vino diciendo a lo largo del sexenio desde que perdió las elecciones del 2006.  Ahora lo trata muy respetuosamente como ‘Presidente Calderón’ y ‘jefe del Ejecutivo’. En los recientes escarceos de campaña no quiso confrontarse con el mandatario panista ni entrar en polémica con el aparato gubernamental sobre las cifras de ahorro que dio al hablar de su programa de ‘austeridad’ y que le aclaró el propio Calderón en su cuenta de twitter el día del debate.

Por lo que respecta al michoacano, ha quedado consignado en declaraciones de quienes lo conocieron antes de ser Presidente, el haber hecho una promesa en la tumba de su padre en el sentido de que nunca aceptaría nada del PRI. “Mi padre me enseñó a odiar al PRI” señala en su libro ‘Calderón de cuerpo entero’ el periodista Julio Scherer; en entrevista con Gustavo Carbajal le platicó ese pasaje, cuando siendo presidente del PRI le ofreció a Calderón una caja de puros que había traído de San Andrés Tuxtla. ¿La ingratitud y los odios a ese partido de veras se los habrá inculcado su padre Luis Calderón Vega?

Quienes los conocen bien a bien empiezan a caer en la cuenta de que hay muchos rasgos sicológicos y de carácter muy similares entre López Obrador y Calderón: mienten, manipulan y traicionan. Se han construido con lo peor de sí mismos. Les gusta difamar y muchas veces calumniar. Ambicionan el poder por el poder mismo. No tiene madera de estadistas. No escuchan consejos. Suelen hacer reproches con ánimo violento. Están atados a la capacidad de sus subordinados. Son de temperamento primario, se conducen con impulsos, no con razonamientos. Son coléricos e irascibles. Son autoritarios y voluntariosos.

Esos y muchos más comentarios sobre el panista se leen en el mencionado libro. Pero lo mismo es atribuible al tabasqueño. Si se revisan las historias políticas de cada uno de ellos se verá el impresionante parecido entre ambos. Podría decirse que son almas gemelas. No se detienen a reflexionar razones políticas, diplomáticas, sociales o coyunturales tratándose de lo que deciden hacer. En el caso de Calderón ello quedó de manifiesto, entre otras muchas cosas, con la declaración de guerra contra los cárteles de la droga que hizo sin consultarle a nadie a su llegada al mando federal, en busca de tratar de legitimar su dudoso triunfo, precisamente ante el tabasqueño a quien lo quisieron desaforar y le endilgaron que era un peligro para México.

López Obrador por su parte, tampoco reparó en mientes en declarar que su derrota en el 2006 obedeció a un fraude y que hubo un complot en su contra –mismo argumento que esgrime cuando pierde– por lo que se autonombró ‘Presidente legítimo’ desde que perdió las elecciones en un acto ‘republicano’ llevado a cabo en el zócalo capitalino, cuando empezó a llamar desde entonces ‘Presidente espurio’ y ‘Presidente pelele’ al mandatario panista. Hoy, cuando trata de parecer amoroso para captar votos de los indecisos, quiere que ese capítulo que alimentó durante cinco años se olvide.

Por todo ello, y sobre todo porque tienen en común la firme intención de impedir que llegue a la Presidencia de la República el priísta Enrique Peña Nieto –quien se sigue sosteniendo como puntero en las encuestas a pesar de las embestidas que ha sufrido por parte del movimiento #YoSoy132 de reciente aparición, dizque espontánea, en la vida política y en pleno proceso electoral, que está a favor del tabasqueño y es declaradamente antipeñista, no obstante que ese colectivo estudiantil dice ser ‘apartidista’–, es que podría decirle Calderón a López Obrador y viceversa, “te pareces tanto a mí”, sin temor a equivocarse.

Aunque pudiera parecer increíble, hay indicios que permiten sospechar que pudiera haber una conexión entre el Presidente y el candidato de las izquierdas, para no dejar pasar, por ningún motivo, al candidato del PRI, quien sigue como puntero en las preferencias, y evitar que sea quien saque al PAN de Los Pinos el próximo 1 de julio. Parece haber una clara y orquestada estrategia para impedirlo. Y parece que el naciente movimiento estudiantil es parte del plan. Y en política, decía don Jesús Reyes Heroles, lo que parece, es.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Los indecisos quedaron peor

 PAULINO CÁRDENAS 

Peña Nieto y López Obrador salieron a cuidar lo suyo. Doña Josefina quiso atizarles a todos y perdió tiempo para ella. Mister Quadri de plano quiso robarle el rol a Javier Solórzano. Ese segundo debate celebrado en Guadalajara, el último organizado por el IFE, fue una decepción para todos. Incluso para los mismos protagonistas. Quien diga que lo ganó está mintiendo. A decir verdad, si de animar a los indecisos se trataba, estos de plano quedaron no igual sino peor de como estaban. Los candidatos ni la aspirante habrían ganado simpatías como para que voten por ellos el 1 de julio próximo. No hubo motivación para ello. Perdieron de hecho su última oportunidad.

En ese encuentro hubo temas que no se tocaron, como el horroroso número de muertos del actual sexenio derivado de la fracasada guerra de Calderón, ni las vergonzantes omisiones de su gobierno para con prácticamente todos los sectores de la población; tampoco debatieron sobre la ‘espontánea’ aparición del movimiento estudiantil #YoSoy132 que nació antipeñista y proamlista y que parece ser un colectivo de choque solamente; también quedo sin tocarse el tema de la famosa ‘pasada de charola’ para recaudar 6 millones de dólares que habrían de ‘garantizar’ el triunfo del tabasqueño.

De ahora en adelante no les quedará más que seguirse tirando lodo unos a otros y a otra, como lo venían haciendo hasta antes del domingo, no sólo en los spots sino en cada foro y mítines al que asistan, asuntos de los que la gente ya está harta de escuchar. Nadie cree que de aquí a las elecciones cada cual vaya a variar un ápice su script. En realidad lo que se escuchará en lo que resta de las campañas, serán precisamente los temas que no se abordaron en ese segundo decepcionante debate.

Un asunto que ha empezado a inquietar a millones de mexicanos en todo el país es la rebelión juvenil que se ha desatado en la capital del país y en otros lugares de la República, quienes ya llevan de antemano los dados cargados a favor de uno de los aspirantes. Si no tuvieran simpatía por uno y fobia contra otro, estaría perfecto, pero resulta obvio a quién quieren favorecer,  arrastrando a otros jóvenes. Es curioso, escribíamos ayer, que están señalando con índice flamígero el caso de Atenco en donde hubo dos muertos, y soslayen los más de 70 mil muertos que ha dejado la guerra de Calderón, muchos de ellos gente inocente.

Esa infructuosa guerra que le declaró al narco el mandatario panista sin consultarle a nadie y sin medir consecuencias, no sólo ha cobrado la vida de quienes andan metidos en los diferentes cárteles, sino que ha llevado a la muerte a miles de gentes que nada tienen que ver con la guerra contra el narco, por la actuación atrabiliaria de miembros del Ejército, instituto armado, junto con la Marina, en donde, hay que decirlo, también han fallecido decenas y decenas de elementos castrenses, más otros cientos soldados y marinos heridos por esa lucha, muchos de los cuales quedarán inválidos para el resto de sus vidas.

¿Por qué no hay registro por parte del movimiento 132 de clamores, señalamientos y exigencias para que se aclaren todos los crímenes de lesa humanidad a causa de esa guerra contra los cárteles de la droga? ¿Acaso ignoran los abusos que han cometido militares, marinos y policías federales contra gente inocente a quienes han vejado, violado sus derechos y sus personas, sin importar sin son mujeres, niños o ancianos?

¿No saben de tantas desapariciones forzadas, torturas e incluso asesinatos a mansalva de mucha gente que nada tiene que ver con la lucha armada del gobierno contra los capos, y que son muertes que nadie investiga. ¿Ignoran las corruptelas y colusiones de autoridades del actual gobierno con las mafias, incrustados en zonas por donde pasan los migrantes, quienes son objeto no sólo de abusos y vejaciones sino de trata de personas?

¿Quién financia y moviliza secretamente a través de las redes sociales a ese colectivo que comenzó siendo universitario y al que ya se les pegaron otros grupos ajenos a las universidades y que no tarda en tener infiltrados, mercenarios dispuestos a todo? Incluso Felipe Calderón, recién que irrumpió en la vida política el ‘132’, se jactó de que las manifestaciones de grupos sociales no han sido en contra de él ni contra su gobierno. Esa es precisamente la otra sospecha. ¿Por qué? ¿Será por lo que comentamos ayer en este mismo espacio?

Volviendo al tema del segundo debate, los ciudadanos lo que quieren saber es quién de quienes aspiran a la Presidencia será capaz de llevar a México por un mejor camino, que no sea el de la pobreza, el del caos, la incertidumbre, la desolación, los enfrentamientos, más violencia ni más muertes. De eso los mexicanos están hasta la madre. Y de eso no hablan al grano los candidatos. Acaso porque implicaría hacer compromisos que no van a cumplir. O quizá porque se requiere madera de estadista y en ello no se ven empeñados sus esfuerzos.

pcardenascurz@yahoo.com.mx

A votar por Peña Nieto invita Fox

PAULINO CÁRDENAS

El pasado domingo, en conferencia de prensa convocada en su rancho San Cristóbal ubicado en Guanajuato, su estado natal, el ex presidente Vicente Fox llamó a cerrar filas a favor de Enrique Peña Nieto, a quien no mencionó por su nombre. Esa declaración fue un  ‘descontón’ directo contra su sucesor el también panista Felipe Calderón, más que para su partido y su candidata. Eso habla del cisma que algunos niegan que hay desde hace rato en el Partido Acción Nacional. Muchos se preguntan por qué ese embate tan franco y directo del ex mandatario contra el jefe del Ejecutivo. De paso el guanajuatense le dio un fuerte  raspón al candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador. ¿Por temor a que llegue?

Acaso lo del apoyo que le da al ex mandatario mexiquense la razón se halle como consecuencia de que el gobierno de Calderón le mandó a su antecesor a principios de enero una inspección de peritos de la PGR a su rancho, por una denuncia por enriquecimiento ilícito que data de hace cinco años, pero que fue echada a andar seguramente porque el guanajuatense, antes de su declaración del domingo, ya le había alzado el brazo al priísta, diciendo que ahí estaba el posible ganador de las elecciones presidenciales de julio próximo. Luego declaró que ‘sólo un milagro’ lograría que la candidata panista pudiera ganar la contienda electoral.

La sorpresiva visita al rancho San Cristóbal que le hicieron peritos consistió en una inspección ocular de sus propiedades, a resultas de una supuesta acusación por enriquecimiento ilícito la cual había sido hecha por algunos legisladores y por su ex colaborador Lino Korrodi desde 2007. Los inspectores estuvieron revisando diversas áreas y muebles del lugar durante tres horas. Eso habría disgustado a Fox, aunque en ese momento no hizo ningún pronunciamiento al respecto.

Después hubo aquel encuentro ‘casual’ con doña Josefina en Monterrey que muchos pensaron que era parte del doblegamiento para que apoyara a la candidata panista, ya que en la capital de Nuevo León le dijo ‘presidenta’ y le besó la mano, y ella toda ingenua habló de que por ese gesto creía en milagros, ya que se fue con la finta de que Fox haría proselitismo a su favor, lo cual nunca sucedió. Al considerar que no había pasado a mayores lo de aquella inspección a su rancho, en otra de sus declaraciones volvió a dar a entender que la panista no llegaría con el triunfo.

Luego se dio a conocer el caso de los hijos de Martha Sahagún sobre supuestas prácticas ilícitas realizadas a base de tráfico de influencias de la mamá y del padrastro, lo que volvió a poner contra la pared a la ex pareja presidencial. Tal vez Fox esperaba que el gobierno de Calderón le entrara al quite para suavizar las cosas, pero al parecer eso no sucedió sino que su sucesor dejó correr el balón. ¿Acaso por eso el ex mandatario volvió a la cargada y llamó a cerrar filas con el candidato presidencial que está el frente de las encuestas?

En su conferencia del pasado domingo también se refirió al candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador de quien dijo, ‘se le ha inflado artificialmente’ y tiene una propuesta del pasado, ‘una propuesta de gobierno del siglo XX que no va a prosperar en nuestro país’. Añadió que no puede creerle al Andrés Manuel López que hace 15 años incendiaba pozos petroleros, que hace 10 años descalificaba las instituciones y que hoy tiene un discurso amoroso y contestatario.

Recomendó que para la elección de un presidente de la República se debe tener absoluta certidumbre, esto es, como están las cosas, el pueblo de México debe estar bien informado, muy consciente de cuáles son las verdaderas propuestas, cuáles son los engaños, las mentiras, los ataques, las descalificaciones, que debemos hacer un lado, refirió.

Respecto al movimiento universitario #YoSoy132, que se ha manifestado en contra de Peña Nieto, consideró que está manipulado y no tendrá ningún efecto electoral. “No creo en la generación espontánea; simple y sencillamente no creo posible que 100, 500 o mil jóvenes se pongan de acuerdo de la noche a la mañana en un tema a seguir; simple y sencillamente alguien armó esto detrás”, aseguró. No señaló la mano de quién está detrás.

El otro palo, que no fue de ciego, fue asestado contra el tabasqueño, quien anda como león enjaulado por lo que ha salido a relucir de la ‘pasada de charola’ por 6 millones de dólares para su causa, tema del cual se deslindó, igual que con los casos del ‘Señor de la ligas’ René Bejarano, Carlos Ahumada, Gustavo Ponce y más recientemente el del ex gobernador de Baja California Sur, el perredista Narciso Agúndez, hoy encarcelado por desvío de recursos públicos.

Como sea, y aunque dicen que nada alterará las preferencias electorales, lo dicho por el ex presidente fue en primera instancia un ‘descontón’ seco contra Felipe Calderón lanzado desde el rancho San Cristóbal. Lo de Fox contra el Peje, ¿por miedo a que llegue?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

AMLO ni Josefina ganarían solos

PAULINO CÁRDENAS

¿Qué pasaría si llegar a anunciarse en las próximas horas una alianza entre el PRD y el PAN? ¿En Los Pinos estarían de acuerdo que López Obrador sea su ‘nuevo gallo’? ¿Los votos de ambos servirían para ganarle a Peña Nieto? Tomando como ejemplo una de las encuestas, la de BGC-Excélsior aparecida en su edición impresa de ayer, en la que Peña lleva 45 por ciento de las preferencias, AMLO 27 por ciento y Josefina 24 por ciento, si se sumaran los dos porcentajes del segundo y tercer lugar, ¿en teoría vencerían a Peña? El jueves se vence el plazo para un pacto aliancista.

Por otra parte, la verdadera sorpresa podría estar entre los votantes de primera vez; en los sufragios del Movimiento #Yo Soy 132 que aunque se dice ‘apartidista’ en parte pudiera votar a favor del tabasqueño; en el peso del voto real de al menos cuatro centrales obreras que estaría a favor del PRI; más el factor Elba Esther Gordillo con sus huestes del magisterio que obviamente contará y cuyo apoyo pudiera ser a favor del puntero en las encuestas. Con  todo eso la cosa se pone buena con miras a las elecciones del domingo 1 de julio próximo.

Los potenciales votantes primerizos según el IFE suman 14 millones, aunque sólo suelen votar por primera vez no más del 20 por ciento. ¿Por quién lo harían? ¿Y si se animan todos a ir a las urnas? El padrón total de votantes a nivel país es de poco más de 76 millones de ciudadanos mexicanos incorporados según el Instituto Federal Electoral. Parece ser que esta vez el abstencionismo sería el gran perdedor. Ojalá.

Como van las encuestas hasta ahora, favoreciendo todas al puntero priísta, quienes saben de esas tendencias empiezan a afirmar que con que Peña Nieto se sostenga de aquí al día de las elecciones como va, no tendría ningún problema para ganar la Presidencia y sacar al PAN de Los Pinos. Aún que López Obrador se acercara a 9 puntos del ex mandatario mexiquense, de cualquier modo éste ganaría el día de las elecciones.

No obstante, hay varios factores numéricos que pudieran contar y darle un vuelco a las estadísticas y a las predicciones. Uno es la cifra de nuevos votantes, la de los jóvenes que por primera vez irían a las urnas. Otro es el movimiento antipeñista surgido entre el estudiantado de las escuelas privadas que inició en la Ibero que aunque se dice ‘apartidista’ está en contra del PRI.

El otro factor es el de los trabajadores sindicalizados que en total se estima en poco menos 5 millones de votos, donde el sufragio corporativo de cuatro centrales obreras ya declararon su preferencia a favor del PRI, lo que equivale a 1.5 millones de votos aproximadamente.  Esto quiere decir que entre los que votarían por primera vez, los votos que tiene asegurado el candidato priísta, más la ventaja que lleva en las preferencias según todas las encuestas, no se requiere ser brujo para adivinar quien sería el ganador de la contienda.

Aunque ha sido negado de manera reiterada, pareciera haber un viso de verdad en la especie que no ha dejado de circular, de que a causa del desplome que ha venido sufriendo paulatinamente la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, pudiera haber la decisión, venida de arriba, de que se sume a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador. Incluso si sus agendas no han variado, ambos coincidirán hoy martes en Cancún, Quintana Roo, víspera de la fecha máxima que marcan las autoridades electorales para cualquier cambio, dimisión por enfermedad, renuncia o muerte de un candidato, que es de un mes antes de los comicios. Ahí podría darse el pacto.

Por un lado lo que en Los Pinos no quieren es que por ningún motivo llegue Peña Nieto a Los Pinos. Y por otro, están convencidos que su candidata no da para más y en lo que resta del periodo de campañas no creen que vaya a repuntar en las preferencias ni con un ‘milagro’ como dijo Fox, sino al contrario. Por ello, estarán terminando de deshojar la margarita para decidir si suman la candidatura panista a la del tabasqueño, o de plano dejar ir sola a doña Josefina, como va, derechito al despeñadero.

Cierto es también que el gobierno panista la ha dejado morir sola sin brindarle la ayuda que en otro caso hubiera sido patente aunque hubiesen dicho que era una elección de Estado. Incluso la hermana del Presidente tuvo una mucho mayor ayuda ‘del centro’ que la misma candidata al gobierno federal. Como sea, parece llegado el momento en que ‘de arriba’ se decida la suerte de la aspirante ‘diferente’, ya que el tiempo legal que dicta el IFE para cualquier decisión finaliza el último día de mayo. De no hacer esa alianza, se da por hecho que ninguno ganaría la contienda electoral y Peña Nieto llegaría a Los Pinos.

pcardenascruz@yahoo.com.mx